La cri­sis de­vo­ra el pa­tri­mo­nio ita­liano. La sal­va­ción, en ma­nos de dos mag­na­tes.

La re­ce­sión ha de­ja­do Ita­lia al bor­de del abis­mo y ame­na­za tam­bién su pa­tri­mo­nio mo­nu­men­tal. La sal­va­ción po­dría ve­nir de la mano de dos mag­na­tes: Mon­te­ze­mo­lo (Fe­rra­ri) y De­lla Va­lle (Tod’s).

Tiempo - - SUMARIO - BAR­BIE LAT­ZA NADEAU (News­week)

La mis­ma cri­sis eco­nó­mi­ca que ha des­ar­bo­la­do Eu­ro­pa y ha pues­to a Gre­cia al bor­de del abis­mo ya ha se­ña­la­do a su pró­xi­ma víc­ti­ma: Ita­lia. En las úl­ti­mas se­ma­nas los mer­ca­dos han de­ja­do sen­tir su pre­sión so­bre bol­sas y bo­nos de deu­da, lo que ha lle­va­do a los mi­nis­tros de Eco­no­mía eu­ro­peos a ce­le­brar una se­rie de reunio­nes de ur­gen­cia que han ejer­ci­do aún más pre­sión so­bre el Go­bierno ita­liano, que en res­pues­ta ha anun­cia­do la apli­ca­ción de un am­bi­cio­so plan de aus­te­ri­dad pa­ra aho­rrar unos 79.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Co­mo la pro­pia eco­no­mía, los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos y bue­na par­te del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de Ita­lia tam­bién se en­cuen­tran en pe­li­gro. Ve­ne­cia des­apa­re­ce ba­jo las aguas, los mu­ros de la ca­te­dral de Flo­ren­cia es­tán agrie­ta­dos y des­cas­ca­ri­lla­dos, y en Si­ci­lia las igle­sias del pe­rio­do nor­man­do han te­ni­do que ser ta­pia­das. Y sin em­bar­go los ma­les cul­tu­ra­les de Ita­lia no se li­mi­tan a la ero­sión de los ma­te­ria­les. Los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y el aban­dono han pro­vo­ca­do que des­de 2008 se ha­yan con­ta­bi­li­za­do 15 emer­gen­cias ar­queo­ló­gi­cas gra­ves so­lo en Pom­pe­ya, y de­ce­nas más en el res­to del país.

El te­cho de la Ca­sa do­ra­da de Ne­rón (Do­mus Áu­rea) se vino aba­jo el año pa­sa­do; en el Co­li­seo, tres gran­des blo­ques de mor­te­ro se des­pren­die­ron de los mu­ros ho­ras des­pués de que el ve­ne­ra­ble an­fi­tea­tro fue­ra abier­to al pú­bli­co, y por su par­te, en Pom­pe­ya, lo que no con­si­guió el Ve­su­bio lo po­dría lo­grar la fal­ta de pre­su­pues­to: el pa­sa­do no­viem­bre la Do­mus de los gla­dia­do­res, de 2.000 años de an­ti­güe­dad, se de­rrum­bó has­ta que­dar re­du­ci­da a una pi­la de es­com­bros.

Ita­lia es el país del mun­do con ma­yor nú­me­ro de si­tios de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Unes­co, y sin em­bar­go su pre­su­pues­to en cul­tu­ra se ha re­du­ci­do prác­ti­ca­men­te a la mi­tad en los úl­ti­mos tres años, de 423 a 238 mi­llo­nes de eu­ros, y en la ac­tua­li­dad ape­nas al­can­za pa­ra su­fra­gar las la­bo­res de man­te­ni­mien­to y pre­ser­va­ción. “El que pien­se que re­cor­tar el pre­su­pues­to de cul­tu­ra en un país co­mo Ita­lia so­lu­cio­na al­go no ha en­ten­di­do na­da”, ha afir­ma­do el ac­tual mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Gian­car­lo Galan.

Y es que lo que es­tá en jue­go no es so­lo al­gún ti­po de apre­cio sen­ti­men­tal por el pa­tri­mo­nio. La ri­que­za mo­nu­men­tal ita­lia­na atrae ca­da año a más de 45 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, lo que con­vier­te al tu­ris­mo, que re­pre­sen­ta el 8,6% del PIB, en la pri­me­ra in­dus­tria del país. Ita­lia co­mo mar­ca no es so­lo un va­go in­di­ca­ti­vo de be­lle­za o ca­li­dad, sino que tie­ne un cla­ro re­fle­jo eco­nó­mi­co.

Crear va­lor.

Hay po­cas per­so­nas que com­pren­dan me­jor la im­por­tan­cia de crear va­lor de mar­ca que Die­go De­lla Va­lle, pre­si­den­te del fa­bri­can­te de ar­tícu­los de lu­jo Tod’s, y su ami­go Lu­ca Cor­de­ro di Mon­te­ze­mo­lo, pre­si­den­te de Fe­rra­ri. Co­mo si fue­ran una ver­sión mo­der­na de los Me­di­ci del Re­na­ci­mien­to, am­bos apo­yan la pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral rea­li­zan­do do­na­cio­nes, pa­tro­ci­na­cio­nes y tam­bién gra­cias a la in­fluen­cia que ejer­cen en sus re­des so­cia­les.

De­lla Va­lle ha en­tre­ga­do a La Sca­la de Mi­lán siete mi­llo­nes de eu­ros, la ma­yor do­na­ción que ha re­ci­bi­do el tea­tro en sus 233 años de his­to­ria, lo que ga­ran­ti­za que los in­tér­pre­tes po­drán se­guir can­tan­do va­rias tem­po­ra­das más con in­de­pen­den­cia de las es­tre­che­ces pre­su­pues­ta­rias. “La Sca­la pue­de in­cluir­se fá­cil­men­te en­tre los diez ma­yo­res sím­bo­los de la ex­ce­len­cia cul­tu­ral ita­lia­na -afir­ma De­lla Va­lle-. Eso lo con­vier­te en crucial pa­ra nues­tra ima­gen en el ex­te­rior. Si lo ce­rra­mos es­ta­ría­mos man­dan­do al res­to del mun­do el men­sa­je de que a Ita­lia le da igual”.

Mon­te­ze­mo­lo, que tie­ne un gus­to im­pe­ca­ble y un gran sen­ti­do del hu­mor afir­ma: “Te­ne­mos que ha­blar so­bre mu­cho más que za­pa­tos –afir­ma en su lu­jo­so des­pa­cho de Ro­ma-. Ita­lia es ex­ce­len­cia, des­de su ar­queo­lo­gía y su his­to­ria has­ta sus pues­tas de sol en Ca­pri. Nin­gún otro país en el mun­do ofre­ce se­me­jan­te aba­ni­co de opciones. Cuan­do veo el mo­do en que lo es­ta­mos des­per­di­cian­do, se me rom­pe el co­ra­zón”.

De al­gún mo­do, las mo­ti­va­cio­nes de am­bos em­pre­sa­rios son egoís­tas. Sus ne­go­cios se ba­san en el pres­ti­gio que po­see Ita­lia en lo re­fe­ren­te a los ar­tícu­los de lu­jo, a gus­to es­té­ti­co y a al­ta cul­tu­ra.

Un pres­ti­gio, ade­más, ame­na­za­do por la pre­ca­ria si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país y por los sór­di­dos es­cán­da­los se­xua­les de su pri­mer mi­nis­tro, Sil­vio Ber­lus­co­ni.

De­lla Va­lle do­nó más de 25 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sal­var el Co­li­seo des­pués de que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra re­co­no­cie­ra que sim­ple­men­te no po­día su­fra­gar el man­te­ni­mien­to del edi­fi­cio. “Pa­ra nues­tro gru­po, que vi­ve del pres­ti­gio del

ma­de in Italy, no se tra­ta de una op­ción. Sim­ple­men­te lo de­be­mos ha­cer”.

Ita­lia fu­tu­ra.

En ju­nio, Mon­te­ze­mo­lo apa­dri­nó una ini­cia­ti­va de­no­mi­na­da Ita­lia Fu­tu­ra, cu­yo ob­je­ti­vo es pa­tro­ci­nar pro­yec­tos cul­tu­ra­les en to­do el país y ani­mar a otros em­pre­sa­rios a que se su­men a es­te es­fuer­zo. El pre­si­den­te de Fe­rra­ri pre­ten­de re­cor­dar a sus co­le­gas que la mar­ca ma­de in Italy no va­le na­da si los ti­tu­la­res aso­cia­dos a ella so­lo ha­blan de edi­fi­cios de­rrum­ba­dos y de an­da­mios.

Ita­lia Fu­tu­ra es en par­te un think tank y en par­te una co­mu­ni­dad so­cial en la que se fun­den po­lí­ti­ca, fi­lan­tro­pía, eco­no­mía y cul­tu­ra. En Ita­lia mu­chos creen que se tra­ta del em­brión de un fu­tu­ro par­ti­do po­lí­ti­co que es­ta­ría li­de­ra­do por Mon­te­ze­mo­lo. Por aho­ra, sin em­bar­go, se li­mi­ta a re­unir fon­dos con los que sa­car ade­lan­te al­gu­nos de los más ur­gen­tes pro­yec­tos, co­mo la re­no­va­ción del de­te­rio­ra­do puer­to de Gé­no­va.

En­tre otros pro­yec­tos, De­lla Va­lle es­tá fi­nan­cian­do la res­tau­ra­ción del Co­li­seo, que se es­pe­ra du­re dos años. Los tra­ba­jos, que co­men­za­rán es­te oto­ño, in­clu­yen la­bo­res de lim­pie­za y man­te­ni­mien­to así co­mo la ha­bi­li­ta­ción de in­fraes­truc­tu­ras que fa­ci­li­ten el ac­ce­so a an­cia­nos y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des. Hay ra­zo­nes sen­ti­men­ta­les que jus­ti­fi­can el im­pul­so res­tau­ra­dor del em­pre­sa­rio. “Re­cuer­do la pri­me­ra vez que vi el Co­li­seo cuan­do era ni­ño –afir­ma-. Me pro­du­jo una gran im­pre­sión”.

Con sus ojos in­ten­sos y tra­vie­sos tras las ga­fas cir­cu­la­res, De­lla Va­lle po­see la ele­gan­cia y el en­can­to de un gran es­ta­dis­ta. Su fa­mi­lia es ori­gi­na­ria de la mon­ta­ño­sa re­gión de Le Mar­che, si­tua­da en el cen­tro de Ita­lia, don­de su abue­lo tra­ba­jó co­mo za­pa­te­ro re­men­dón. Su pa­dre ex­pan­dió el ne­go­cio, fabricando za­pa­tos pa­ra gran­des al­ma­ce­nes de lu­jo co­mo Saks o Nei­man Mar­cus, y De­lla Va­lle se hi­zo con las rien­das de la em­pre­sa en

Ve­ne­cia se hun­de y re­cien­te­men­te se han de­rrum­ba­do edi­fi­cios en Pom­pe­ya y Ro­ma

1978, a la que cam­bió el nom­bre por el de J.P. Tod, que en­con­tró en una guía te­le­fó­ni­ca de Bos­ton. La em­pre­sa de los za­pa­tos de la sue­la ru­go­sa aca­ba­ba de na­cer, y De­lla Va­lle no tar­dó en con­ver­tir­la en una de las mar­cas más exi­to­sas.

Mon­te­ze­mo­lo, por el con­tra­rio, es un in­ci­si­vo play­boy. Del­ga­do, con pe­lo lar­go y per­fil re­gio, es co­mo un río bra­vo, enér­gi­co y ca­si im­pa­ra­ble. Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia de la aris­to­cra­cia bo­lo­ñe­sa, fue pi­lo­to de ca­rre­ras y es­tu­dió De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, y a su vuel­ta a Ita­lia as­cen­dió rá­pi­da­men­te en la es­ca­la di­rec­ti­va del gru­po Fiat. Pe­se a que él ni lo con­fir­ma ni lo des­mien­te, se ru­mo­rea que pre­ten­de dar el sal­to a la po­lí­ti­ca. En­can­ta­dor y vi­vaz, se ha ca­sa­do tres ve­ces (la úl­ti­ma de ellas, con una mu­jer de 23 años me­nor que él) y tie­ne tres hi­jos.

Es­tos dos hom­bres, que coin­ci­die­ron en la uni­ver­si­dad, reúnen am­bos la quin­tae­sen­cia de lo ita­liano, y en­car­nan el aro­ma y el ca­rác­ter de la eti­que­ta ma­de in Italy. Por su­pues­to, hay otras fir­mas de lu­jo tan­to ita­lia­nas co­mo ex­tran­je­ras que ce­den mi­llo­nes a causas fi­lan­tró­pi­cas y hu­ma­ni­ta­rias. Lo que di­fe­ren­cia a Ita­lia es que la lis­ta de te­so­ros na­cio­na­les en pe­li­gro es de­ma­sia­do lar­ga, y la ac­tual si­tua­ción, de­ma­sia­do gra­ve. El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ita­liano tie­ne las ma­nos ata­das en lo que se re­fie­re a la fi­nan­cia­ción (su pre­su­pues­to anual se ha re­du­ci­do un 50% en los úl­ti­mos seis años), y, si aten­de­mos a las úl­ti­mas no­ti­cias eco­nó­mi­cas, pa­re­ce po­co pro­ba­ble que las pers­pec­ti­vas del mi­nis­te­rio me­jo­ren.

Pa­ra em­peo­rar las co­sas, en los úl­ti­mos tiem­pos es­te de­par­ta­men­to ha te­ni­do que afron­tar gra­ví­si­mas acu­sa­cio­nes de ne­gli­gen­cia. El an­te­ce­sor de Galan en el mi­nis­te­rio, San­dro Bon­di, hu­bo de di­mi­tir el año pa­sa­do tras ser acu­sa­do de ges­tio­nar inade­cua­da­men­te el ya­ci­mien­to de Pom­pe­ya. Es­te mes un de­mo­le­dor in­for­me del Tri­bu­nal de Cuen­tas acu­sa­ba al mi­nis­te­rio de ma­la ad­mi­nis­tra­ción y de fal­ta de trans­pa­ren­cia, y con­cluía que las ne­ce­si­da­des del país “ex­ce­den los re­cur­sos dis­po­ni­bles”.

Par­tien­do del pun­to de que Ita­lia no es­tá en ven­ta, Galan da la bien­ve­ni­da a

la ini­cia­ti­va pri­va­da. De he­cho, el mi­nis­te­rio con­fía en con­tar con el apo­yo de em­pre­sa­rios y de es­te mo­do lo­grar, por ejem­plo, los dos mi­llo­nes y me­dio de eu­ros que ha­cen fal­ta pa­ra man­te­ner abier­ta la vi­lla del em­pe­ra­dor Adriano, de 1.800 años de an­ti­güe­dad, que ca­da año atrae a las afue­ras de Ro­ma a unos 250.000 vi­si­tan­tes.

Cla­ro que, tra­tán­do­se de Ita­lia, to­do se ha­rá de acuer­do a las re­glas del buen gus­to. No ha­brá car­te­les hor­te­ras ni em­pre­sas vul­ga­res ac­tuan­do co­mo be­ne­fac­to­ras. La re­cons­truc­ción del Co­li­seo se ha­rá de acuer­do a unas re­glas muy cla­ras. Tod’s, por ejem­plo, no po­drá ins­ta­lar va­llas pu­bli­ci­ta­rias. “Es­toy con­ven­ci­do de que to­do el mun­do pien­sa que yo aho­ra ten­go las lla­ves del Co­li­seo –afir­ma De­lla Va­lle-. Pe­ro si quiero vi­si­tar el re­cin­to ten­go que pa­gar la en­tra­da co­mo el res­to de la gen­te”. Mon­te­ze­mo­lo, por su par­te, dis­tin­gue en­tre su­fra­gar una res­tau­ra­ción y con­ver­tir un con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co en un par­que de atrac­cio­nes: “No quiero que Pom­pe­ya se con­vier­ta en Dis­ney World, pe­ro tam­po­co que las rui­nas des­apa­rez­can”. La cla­ve es­ta­rá en sa­ber con­ci­liar los dos ex­tre­mos: sal­var el país sin ven­der su al­ma.

Am­bos mag­na­tes del lu­jo es­tán ani­man­do a sus co­le­gas a que con­tri­bu­yan al es­fuer­zo pa­ra sal­va­guar­dar las jo­yas pa­tri­mo­nia­les del país. “Es im­por­tan­te que el mun­do vea que nos preo­cu­pa­mos de pre­ser­var lo que te­ne­mos”, ase­gu­ra con­ven­ci­do.

Pom­pe­ya. Uno de los mu­ros que se han caí­do en las rui­nas

de Pom­pe­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.