Va­mos a con­tar men­ti­ras (fis­ca­les)

Ru­bal­ca­ba es­gri­me la ban­de­ra de los im­pues­tos a los ri­cos pa­ra evi­tar fu­gas de vo­tos ha­cia IU. Pue­de ha­ber sor­pre­sas, por­que la fis­ca­li­dad en Es­pa­ña es mu­cho más pro­gre­si­va de lo que se cree.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Rivasés en www.tiem­po­dehoy.com

jean fra­nçois re­vel sa­bía ser contundente pa­ra ven­der li­bros. “La pri­me­ra de to­das la fuer­zas que di­ri­gen el mun­do es la men­ti­ra”. Así co­mien­za El co­no­ci­mien­to inú­til, un su­per­ven­tas de su gé­ne­ro en la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XX. Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba ex­pri­me su per­fil de víc­ti­ma y, a po­co más de dos me­ses de las elec­cio­nes, tam­bién in­ten­ta ser contundente pa­ra ara­ñar vo­tos. Ma­riano Ra­joy, que sa­le de ga­na­dor sin ba­jar­se del au­to­bús, tie­ne otra tác­ti­ca. Ru­bal­ca­ba y Ra­joy, R&R, no pre­sen­tan un his­to­rial es­pec­ta­cu­lar de éxi­tos elec­to­ra­les. El 20-N uno de los dos -Ra­joy se­gún De­mos­co­pia-rom­pe­rá su tra­di­ción y en­tra­rá en otra di­men­sión, la de los pre­si­den­tes de Go­bierno. No, no es lo mis­mo ser vi­ce­pre­si­den­te que pre­si­den­te. Ra­joy ya lo sa­bía. Ru­bal­ca­ba, y sus se­gui­do­res, em­pie­zan a ca­li­brar las di­fe­ren­cias en­tre la bri­llan­tez de un se­gun­do y las exi­gen­cias de ser el pri­me­ro de la fi­la.

El can­di­da­to so­cia­lis­ta, desahu­cia­do por las en­cues­tas, se con­for­ma­ría con una de­rro­ta dig­na, sea lo que sea, pe­ro sue­ña con más. Es­tá có­mo­do, a pe­sar de to­do, en su pa­pel de aspirante-víc­ti­ma y con­fía so­bre to­do en los po­si­bles erro­res que pue­da co­me­ter su ri­val. Sí, Ra­joy y no el PP. Ru­bal­ca­ba ha op­ta­do por una cam­pa­ña per­so­nal. Pre­ten­de que los es­pa­ño­les eli­jan en­tre per­so­nas, él o Ra­joy, y no en­tre si­glas, PSOE o PP. Es la pri­me­ra vez que al­guien lo plan­tea de for­ma abier­ta. Has­ta aho­ra, tam­bién en la iz­quier­da, la fi­de­li­dad a las si­glas ha si­do enor­me. El sue­lo elec­to­ral de so­cia­lis­tas y po­pu­la­res es­tá muy al­to. Aho­ra, en ple­na cri­sis que no ce­sa, con la ame­na­za ca­si per­ma­nen­te de la in­ter­ven­ción eco­nó­mi­ca o de ma­les peo­res, y tras siete años lar­gos de Za­pa­te­ro, en el PSOE te­men fu­gas -tan li­mi­ta­das co­mo de­ci­si­vas-por la iz­quier­da. Ha­cia la abs­ten­ción y tam­bién ha­cia Iz­quier­da Uni­da. Ro­sa Díez no preo­cu­pa a los es­tra­te­gas de Fe­rraz. Mo­les­ta, pe­ro qui­zá ras­ca más en­tre vo­tan­tes que el PP que­rría atraer y no aca­ba de con­se­guir.

Ru­bal­ca­ba que­ría -y quie­re-co­nec­tar con los in­dig­na­dos del 15-M. No es im­po­si­ble, pe­ro tam­po­co de­ma­sia­do pro­ba­ble. “Es la era de los mo­vi­mien­tos so­cia­les”, es­cri­be Daniel In­ne­ra­rity. Sin em­bar­go, tam­bién apun­ta que “el pro­ble­ma de los gran­des ges­tos crí­ti­cos no es que se pro­pon­ga al­go di­fe­ren­te, sino que las co­sas sue­len que­dar inal­te­ra­das cuan­do las mo­di­fi­ca­cio­nes desea­das es­tán fue­ra de cual­quier ló­gi­ca po­lí­ti­ca”. El can­di­da­to del PSOE ha lo­gra­do enar­bo­lar la ban­de­ra de la re­cu­pe­ra­ción -más teó­ri­ca que real-del im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio. Za­pa­te­ro y Ele­na Sal­ga­do no que­rían, pe­ro Ru­bal­ca­ba lo­gró im­po­ner el debate. “¡Que pa­guen los ri­cos!”. El ob­je­ti­vo de Ru­bal­ca­ba no es re­cau­dar más, sino li­mi­tar la fu­ga de vo­tos ha­cia Iz­quier­da Uni­da, por ejem­plo. Es tam­bién el úl­ti­mo ar­gu­men­to, el cla­vo ar­dien­te al que afe­rrar­se pa­ra ex­pri­mir la pe­núl­ti­ma opor­tu­ni­dad elec­to­ral, en la más ran­cia tra­di­ción po­pu­lis­ta.

Al­gu­nos eco­no­mis­tas re­cuer­dan con fre­cuen­cia que exis­ten tres cla­ses de men­ti­ras: “Pe­que­ñas, gran­des y es­ta­dís­ti­cas”, que son “las ma­yo­res”, apos­ti­llan. Se ol­vi­dan, sin em­bar­go, de las fis­ca­les, que tam­po­co son pe­que­ñas. El im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio, con ca­rác­ter “ex­tra­or­di­na­rio” fue in­tro­du­ci­do en Es­pa­ña por el mi­nis­tro de Ha­cien­da Fran­cis­co Fernández Ordóñez, en­ton­ces en UCD, en 1977, en los al­bo­res de la Tran­si­ción. Era un com­ple­men­to del

Un mi­leu­ris­ta pa­ga 20 ve­ces me­nos im­pues­tos que al­guien con un sa­la­rio de 6.000 eu­ros

IRPF y su ob­je­ti­vo era que el fis­co tu­vie­ra una idea -y pu­die­ra con­tro­lar me­jor-de la si­tua­ción de los con­tri­bu­yen­tes. Nun­ca tu­vo pro­pó­si­to re­cau­da­to­rio y con el tiem­po, co­mo ha es­cri­to Da­vid Ta­guas, que fue je­fe de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de Za­pa­te­ro en La Mon­cloa, se con­vir­tió “en un im­pues­to que vul­ne­ra­ba los prin­ci­pios bá­si­cos de equi­dad, tan­to ho­ri­zon­tal co­mo ver­ti­cal, y que ter­mi­na­ba pe­na­li­zan­do el aho­rro de las cla­ses me­dias”. Tam­bién por eso un Go­bierno de Za­pa­te­ro, del que for­ma­ba par­te Ru­bal­ca­ba, lo eli­mi­nó al prin­ci­pio de es­ta le­gis­la­tu­ra. Ha­cía lo mis­mo que hi­cie­ron a fi­na­les del si­glo XX Aus­tria (1994), Di­na­mar­ca (1995), Ale­ma­nia (1997) y Ho­lan­da (2000). Lu­xem­bur­go se apun­tó en 2006 y los ad­mi­ra­dos paí­ses nór­di­cos hi­cie­ron lo mis­mo. Fin­lan­dia, en 2006, y Sue­cia, el mo­de­lo de tan­tos so­cial­de­mó­cra­tas du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, en 2007. Nin­gún otro país desa­rro­lla­do ha apli­ca­do ni apli­ca im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio, con la ex­cep­ción de Fran­cia, que lo ha re­in­tro­du­ci­do en ple­na cri­sis, pe­ro so­lo pa­ra gran­des for­tu­nas y con unos gra­vá­me­nes que son me­nos de la mi­tad de los que se apli­ca­ban en Es­pa­ña mien­tras es­tu­vo vi­gen­te. Gus­te o no gus­te, esa es la reali­dad y la reali­dad com­pa­ra­da.

El can­di­da­to Ru­bal­ca­ba, con to­da la le­gi­ti­mi­dad aunque su pre­sión al Go­bierno es dis­cu­ti­ble, ha in­tro­du­ci­do el debate fis­cal en la cam­pa­ña elec­to­ral. Pue­de ser efec­ti­vo, pe­ro tam­bién es un ar­ma de do­ble fi­lo. Los im­pues­tos

di­rec­tos en Es­pa­ña -el IRPF-son mu­cho más pro­gre­si­vos de lo que se cree. Los da­tos son con­clu­yen­tes, aunque no agra­den a mu­chos. Juan de Mer­ca­do, co­lec­ti­vo de eco­no­mis­tas agru­pa­dos en torno a Fe­dea (Fun­da­ción de Es­tu­dios de Eco­no­mía Apli­ca­da), ha he­cho un ejer­ci­cio muy in­tere­san­te ti­tu­la­do De qué (no) ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos

de pro­gre­si­vi­dad fis­cal. Apor­tan un ejem­plo contundente. Un mi­leu­ris­ta, sol­te­ro, con re­si­den­cia en Ma­drid e in­gre­sos bru­tos de 15.000 eu­ros anua­les, pa­ga­ría a Ha­cien­da -con la ta­ri­fa vi­gen­te en 2010-un to­tal de 1.410,73 eu­ros. Es de­cir, un 9,4% de su ren­ta anual. Si la mis­ma per­so­na ga­na­ra 90.000 eu­ros anua­les pa­ga­ría a Ha­cien­da 28.146 eu­ros, es de­cir, un 31,3%. Eso sig­ni­fi­ca que con seis ve­ces más de ren­ta (90.000 so­bre 15.000) pa­ga­ría ¡20! ve­ces más de im­pues­tos (28.146 so­bre 1.410). Des­de lue­go, to­da­vía es po­si­ble im­plan­tar un sis­te­ma fis­cal más pro­gre­si­vo -aunque es de los más pro­gre­si­vos de Eu­ro­pa-, pe­ro los crí­ti­cos de la pro­gre­si­vi­dad fis­cal en Es­pa­ña de­be­rían re­fle­xio­nar. Los im­pues­tos han ate­rri­za­do en la cam­pa­ña elec­to­ral a la ca­za de vo­tos, no de re­cur­sos, y con ellos tam­bién han lle­ga­do las men­ti­ras fis­ca­les. Qui­zá no sea po­pu­lar de­cir­lo, pe­ro ha­ber­las, hay­las.

Can­di­da­to.

Ru­bal­ca­ba ha op­ta­do por una cam­pa­ña per­so­nal. Pre­ten­de que los es­pa­ño­les eli­jan en­tre per­so­nas, él o Ra­joy, y no en­tre

si­glas, PSOE o PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.