Un be­so

Tiempo - - ZOOM -

Cuan­do éra­mos críos yo so­lía re­ñir mu­cho con Car­li­nes, mi her­mano pe­que­ño, que era un ji­jas y un in­cor­dión. Y cuan­do nos en­fa­dá­ba­mos de ver­dad, mi pa­dre nos aga­rra­ba a am­bos de la ore­ja y or­de­na­ba: “Daos un be­so aho­ra mis­mo”. Zas, el en­fa­do des­apa­re­cía de in­me­dia­to, co­mo si ja­más nos hu­bié­se­mos da­do de pa­ta­das. Su­pon­go que ese mé­to­do ex­tre­mo es la úni­ca so­lu­ción po­si­ble pa­ra la fa­mi­lia Al­ba, cu­yos miem­bros lle­van dé­ca­das ha­cién­do­se ca­na­lla­di­tas unos a otros y sa­lien­do lue­go en las fo­tos mo­ní­si­mos de la muer­te. Pe­ro no sé. Cuan­do un hi­jo es­tá dis­pues­to a ben­de­cir la ter­ce­ra bo­da de su ma­dre si le dan bas­tan­te di­ne­ro, o la ca­sa que él quie­re, y si no es así, pues na­da, creo que las co­sas no tie­nen fá­cil arre­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.