dé­ci­mo aniver­sa­rio del 11-s

Man­hat­tan re­pro­gra­ma­da

Tiempo - - ZOOM -

ha­ce diez años que nue­va york pa­só a ser una ciu­dad már­tir. Fue apu­ña­la­da dos ve­ces a la vista de to­do el mun­do, co­mo si no fue­ra más que la ca­pi­tal de una na­ción ter­cer­mun­dis­ta agre­di­da por una gran po­ten­cia. An­tes de la caí­da de las To­rres Ge­me­las, so­lo los vi­sio­na­rios más ex­cén­tri­cos ha­brían po­di­do ima­gi­nar la mor­tal hu­mi­lla­ción in­fli­gi­da a Man­hat­tan. Tras una dé­ca­da de lu­to y de gue­rras pre­ven­ti­vas, pa­re­ce que Es­ta­dos Uni­dos se ha pro­pues­to es­pan­tar de­fi­ni­ti­va­men­te la in­men­sa y te­naz no­che de an­gus­tia y odio que los aten­ta­dos del 11-S es­par­cie­ron por su país. Los ojos de Nue­va York y de Amé­ri­ca, si­tua­dos pa­ra siem­pre en el co­ra­zón de la ca­tás­tro­fe, mi­ran con ahín­co al cie­lo, por­que el cie­lo, aunque nun­ca tie­ne na­da que de­cir (así es de tí­mi­do), da la im­pre­sión de apor­tar más con­sue­lo y áni­mo que un ejér­ci­to de psi­có­lo­gos o de pre­di­ca­do­res. El tío Sam no se can­sa de pe­dir la ben­di­ción de Dios. Los yanquis son maes­tros en fa­bri­car fe y es­pe­ran­za. Fa­bri­can am­bas co­mo si fue­ran co­ches o ras­ca­cie­los o lin­ter­nas. Es di­fí­cil des­truir al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se, pues es un pue­blo com­pues­to prin­ci­pal­men­te por ni­ños ac­ti­vos y en­tu­sias­tas, y esos ni­ños, a des­pe­cho de caí­das y gol­pes, siem­pre se le­van­tan pa­ra se­guir ju­gan­do a va­que­ros o a jus­ti­cie­ros del es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.