Pa­tri­mo­nio vuel­ve so­lo pa­ra de­ba­tir

Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba ha lo­gra­do re­su­ci­tar el im­pues­to de pa­tri­mo­nio pa­ra ase­gu­rar­se ar­mas elec­to­ra­les en la pró­xi­ma cam­pa­ña pre­via al 20-N.

Tiempo - - PORTADA - JO­SE MA­RÍA VALS

Se aca­bó el mis­te­rio. El Go­bierno, que el pró­xi­mo día 27 co­men­za­rá a ejer­cer en fun­cio­nes has­ta el 20 de no­viem­bre, ha apro­ba­do la re­cu­pe­ra­ción del im­pues­to de pa­tri­mo­nio, sus­pen­di­do en 2007 por es­te mis­mo Eje­cu­ti­vo. La apro­ba­ción coin­ci­de en el tiem­po con la pu­bli­ca­ción de los da­tos de bie­nes y pa­tri­mo­nio de los dipu­tados y se­na­do­res, a los que les que­dan me­nos de dos se­ma­nas en el car­go, ya que las Cor­tes que­da­rán di­suel­tas tam­bién el día 27 de sep­tiem­bre. Con las ci­fras en la mano, los par­la­men­ta­rios es­pa­ño­les que so­bre­pa­san el lí­mi­te exen­to del tri­bu­to, tal y co­mo ha si­do res­ca­ta­do, se pue­den con­tar prác­ti­ca­men­te con los de­dos de una mano.

En ello se pa­re­cen al­go a la so­cie­dad es­pa­ño­la en su con­jun­to, al me­nos por lo que res­pec­ta a los es­pa­ño­les que pa­sa­ron por la ven­ta­ni­lla de Ha­cien­da en el año 2006, úl­ti­mo ejer­ci­cio en el que fue obli­ga­to­rio pre­sen­tar la de­cla­ra­ción del im­pues­to de pa­tri­mo­nio. In­clu­so po­dría de­cir­se que los po­lí­ti­cos son más po­bres que el res­to. De he­cho, en aque­lla úl­ti­ma de­cla­ra­ción, un to­tal de 88.939 per­so­nas de­cla­ra­ron un pa­tri­mo­nio su­pe­rior al mi­llón de eu­ros, lo que su­po­nía el 8,8% del to­tal (1.001.503 de­cla­ra­cio­nes). Si se apli­ca ese por­cen­ta­je a los 614 par­la­men­ta­rios (350 dipu­tados y 264 se­na­do­res), ha­ría fal­ta que hu­bie­ra 54 de ellos con más de un mi­llón de eu­ros en cuen­tas y pro­pie­da­des, cuan­do ape­nas su­pe­ran la do­ce­na.

Pe­ro apar­te de lo que tie­nen y lo que ga­nan los dipu­tados y se­na­do­res, ex­pli­ca­do en las pá­gi­nas an­te­rio­res, el im­pues­to de pa­tri­mo­nio vuel­ve con una

Los de­cla­ran­tes con más de un mi­llón de pa­tri­mo­nio so­por­ta­ron el 68% del im­pues­to en 2006

vo­ca­ción de es­ca­sa re­cau­da­ción, pe­ro de mu­cha po­lé­mi­ca. Ese es uno de los pun­tos cru­cia­les que ha lle­va­do al can­di­da­to so­cia­lis­ta, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, a pe­dir al pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que apro­ba­ra la re­cu­pe­ra­ción de un tri­bu­to que él mis­mo til­dó de inú­til cuan­do lo de­jó en suspenso en 2007.

Va­rias du­das se cier­nen so­bre es­tas pri­sas en res­ca­tar el im­pues­to, so­bre to­do por­que hay dos co­sas que apa­ren­te­men­te no en­ca­jan. La pri­me­ra, que el tri­bu­to se re­cau­da­rá a me­dia­dos de 2012, cuan­do ten­gan que de­cla­rar los que so­bre­pa­sen el mí­ni­mo exen­to. Y la se­gun­da, que es un im­pues­to ce­di­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que tie­nen ple­na po­tes­tad pa­ra co­brar­lo o no, en to­do o en par­te, ya que pue­den to­car las exen­cio­nes co­mo quie­ran. ¿Por qué en­ton­ces ha­cer­lo aho­ra y no de­jar­lo pa­ra in­cluir­lo co­mo pro­me­sa elec­to­ral en la cam­pa­ña?

Ar­ma elec­to­ral.

Se­gún co­men­tan a Tiem­po per­so­nas co­no­ce­do­ras del pro­ce­so in­terno se­gui­do en el PSOE y en el Go­bierno, el can­di­da­to Ru­bal­ca­ba pre­fe­ría que el im­pues­to es­tu­vie­ra en vi­gor ya, an­tes de ini­ciar­se la cam­pa­ña elec­to­ral, por­que la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas go­ber­na­das por el PP han ini­cia­do pla­nes de re­cor­tes de gas­tos en mu­chos ca­sos muy drás­ti­cos, a la vez que sus man­da­ta­rios re­cha­zan pú­bli­ca­men­te la apli­ca­ción efec­ti­va del im­pues­to. Ello, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, se con­ver­ti­rá en una ba­za de Ru­bal­ca­ba en los de­ba­tes elec­to­ra­les y en los mí­ti­nes pa­ra con­tra­po­ner los re­cor­tes de gas­tos con la re­nun­cia a unos in­gre­sos que pro­vie­nen, ade­más, de los más ri­cos y no afec­tan a las cla­ses me­dias. El can­di­da­to so­cia­lis­ta sí se ha guar­da­do pa­ra la cam­pa­ña la pro­pues­ta de pa­sar el im­pues­to otra vez al Es­ta­do pa­ra que se apli­que en to­da Es­pa­ña, in­de­pen­dien­te­men­te de quién go­bier­ne en ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma.

Pe­ro el pro­ce­so de dis­cu­sión in­ter­na en­tre par­ti­do y Go­bierno, o me­jor di­cho, en­tre el can­di­da­to elec­to­ral y el pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo, ha con­ta­do con más ele­men­tos que han ido pu­lien­do las par­tes du­ran­te las úl­ti­mas dos se­ma­nas. Uno de ellos, fun­da­men­tal, ha si­do el de las ci­fras. Ru­bal­ca­ba ya ade­lan­tó, cuan­do anun­ció su in­ten­ción de im­po­ner una ta­sa a los ri­cos, que la re­cau­da­ción pre­vis­ta se­ría de unos 1.400 mi­llo­nes de eu­ros. Eso de­mues­tra, se­gún los téc­ni­cos, que ya te­nía muy bien di­se­ña­da la idea de a quié­nes gra­va­ría el tri­bu­to y, por tan­to, dón­de iba a co­lo­car la lí­nea del mí­ni­mo exen­to.

En la úl­ti­ma de­cla­ra­ción del im­pues­to de pa­tri­mo­nio de 2006 la re­cau­da­ción efec­ti­va, una vez apli­ca­do el lí­mi­te con­jun­to que te­nía con el IRPF, fue de 1.801 mi­llo­nes de eu­ros. De es­ta can­ti­dad to­tal, los de­cla­ran­tes con más de un mi­llón de eu­ros de pa­tri­mo­nio de­cla­ra­ble se de­ja­ron en Ha­cien­da el 68,4% de lo re­cau­da­do, es de­cir, 1.231 mi­llo­nes de eu­ros. Si a esa ci­fra se le apli­ca la pro­gre­sión nor­mal de la acu­mu­la­ción de ri­que­za de

los tres años trans­cu­rri­dos sin de­cla­ra­ción, lo ló­gi­co es pen­sar en una ci­fra del en­torno de los 1.400 mi­llo­nes de eu­ros.

En­tre me­dias ha ha­bi­do dis­cu­sio­nes in­ter­nas so­bre dón­de se po­nía el lis­tón, si en me­dio mi­llón o en un mi­llón de eu­ros, y có­mo se iba a tra­tar la vi­vien­da ha­bi­tual en la re­cu­pe­ra­ción del im­pues­to. En la pri­me­ra de las ba­ta­llas, co­lo­car el lí­mi­te exen­to en 500.000 eu­ros su­po­nía ele­var en 350 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les la re­cau­da­ción.

El pe­so de la vi­vien­da.

En el se­gun­do debate, el de la vi­vien­da ha­bi­tual, se al­za­ron vo­ces que re­cor­da­ban que el pre­cio de las mis­mas ha subido con­si­de­ra­ble­men­te en los años de la bur­bu­ja y que, por tan­to, la ci­fra de 150.000 eu­ros co­mo exen­ción por vi­vien­da ha­bi­tual exis­ten­te cuan­do se sus­pen­dió el im­pues­to se ha­bía que­da­do ob­so­le­ta, ya que la in­ten­ción de los le­gis­la­do­res cuan­do se creó el tri­bu­to era cu­brir con esos 150.000 eu­ros la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las vi­vien­das ha­bi­tua­les de la cla­se me­dia es­pa­ño­la.

Ade­más, el can­di­da­to so­cia­lis­ta te­nía que de­jar cla­ro, con un ges­to contundente, que cum­plía su pro­me­sa de que el im­pues­to re­cu­pe­ra­do no afec­ta­ra a esa cla­se me­dia. Cuan­do se sus­pen­dió el tri­bu­to en 2007 se di­jo, in­clu­so por par­te de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que ese con­jun­to de es­pa­ño­les si­tua­dos en el cen­tro de la ta­bla de la ri­que­za eran pre­ci­sa­men­te los que so­por­ta­ban la ma­yor par­te de la car­ga im­po­si­ti­va que se de­ja­ba en suspenso.

Por otra par­te, los da­tos de las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das del im­pues­to de pa­tri­mo­nio se­ña­lan que pa­ra quie­nes tie­nen me­nos de un mi­llón de eu­ros, el pe­so de la vi­vien­da ha­bi­tual es muy al­to, de más del 35% en el ca­so de quie­nes de­cla­ra­ban un pa­tri­mo­nio de en­tre me­dio mi­llón y 750.000 eu­ros, y del 64% pa­ra quie­nes te­nían en­tre 100.000 y 110.000 eu­ros de ri­que­za de­cla­ra­ble. Sin em­bar­go, pa­ra quie­nes di­cen te­ner más de 2,5 mi­llo­nes de eu­ros de pa­tri­mo­nio el pe­so de la vi­vien­da es de un es­ca­so 18%, ci­fra que so­bre­pa­sa li­ge­ra­men­te el 25% pa­ra los si­tua­dos en­tre un mi­llón y 2,5 mi­llo­nes.

Al fi­nal es­tá por ver si el im­pues­to de pa­tri­mo­nio lo­gra re­cau­dar en 2012 unos po­cos cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros. Pa­ra cuan­do ha­ya que de­cla­rar­lo ha­brá nue­vo Go­bierno, nue­vos Pre­su­pues­tos del Es­ta­do y la po­lé­mi­ca se­rá his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.