A dos me­ses de las elec­cio­nes

El can­di­da­to po­pu­lar si­gue sin dar de­ma­sia­das pis­tas so­bre sus pla­nes eco­nó­mi­cos cuan­do lle­gue a La Mon­cloa, mien­tras Ru­bal­ca­ba in­ten­ta for­mu­lar un pro­gra­ma de iz­quier­das.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

one­to@gru­po­ze­ta.es a po­co más de una se­ma­na de la di­so­lu­ción de las cá­ma­ras y a dos me­ses de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, fi­ja­das pa­ra el pró­xi­mo 20 de no­viem­bre (20-N), to­do el in­te­rés po­lí­ti­co e in­for­ma­ti­vo si­gue cen­tra­do en la gra­ve si­tua­ción eco­nó­mi­ca que, se­gún ha re­ve­la­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Co­mi­sio­nes Obre­ras, Ignacio Fernández To­xo, ha es­ta­do a pun­to de pro­vo­car, du­ran­te la pri­me­ra quin­ce­na del mes de agos­to, el res­ca­te de la Unión Eu­ro­pea, de acuer­do con la in­for­ma­ción que al di­ri­gen­te sin­di­cal le ha pro­por­cio­na­do el pre­si­den­te del Go­bierno.

De es­te mo­do, es­ta se­ría la ex­pli­ca­ción a la pre­ci­pi­ta­da re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, pa­ra in­cluir en ella, en su ar­tícu­lo 135, la ne­ce­si­dad del equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio y de un te­cho de dé­fi­cit, se­gún la im­po­si­ción del di­rec­to­rio fran­co-ale­mán (An­ge­la Mer­kel-Ni­co­las Sar­kozy) y del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), que si­gue com­pran­do ma­si­va­men­te deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la an­te el au­men­to de la pri­ma de ries­go. una re­for­ma que ha ro­to el “con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal” de 1978, que so­lo ha con­ta­do con los vo­tos de so­cia­lis­tas, po­pu­la­res y la mi­no­ri­ta­ria Unión del Pue­blo Na­va­rro (UPN), y que ha pro­vo­ca­do un au­tén­ti­co en­fren­ta­mien­to en­tre los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos y la to­ta­li­dad de las mi­no­rías re­pre­sen­ta­das en el Par­la­men­to, que han si­do mar­gi­na­das has­ta el pun­to de re­cha­zar to­das las en­mien­das pre­sen­ta­das y, so­bre to­do, la pe­ti­ción de un re­fe­rén­dum que ava­le la pri­me­ra re­for­ma im­por­tan­te en 32 años que su­fre la Cons­ti­tu­ción de 1978.

Una re­for­ma, por otra par­te, que siem­pre han de­fen­di­do Ma­riano Ra­joy y el Par­ti­do Po­pu­lar, fren­te a las re­ti­cen­cias del PSOE, de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y del can­di­da­to Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, y que per­ju­di­ca se­ria­men­te las po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les de los so­cia­lis­tas, se­gún po­nen de ma­ni­fies­to las úl­ti­mas en­cues­tas que si­túan al PP 15 pun­tos por de­lan­te del PSOE, en la fran­ja de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, con ca­si 185 dipu­tados, fren­te a un Gru­po So­cia­lis­ta con un nú­me­ro de dipu­tados in­fe­rior a los que con­si­guió Joa­quín Al­mu­nia en las elec­cio­nes del año 2000 y

que pro­pi­ció, en­ton­ces, la irre­sis­ti­ble as­cen­sión de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do. a dos me­ses de la ci­ta elec­to­ral de no­viem­bre y sin des­car­tar que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca se si­ga de­te­rio­ran­do has­ta el pun­to de que el ac­tual Go­bierno se ten­ga que ver obli­ga­do a to­mar más me­di­das de ajus­te y de aus­te­ri­dad -los úl­ti­mos da­tos de dé­fi­cit de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han en­cen­di­do to­das las se­ña­les de aler­ta en Bru­se­las-, el can­di­da­to so­cia­lis­ta ya tie­ne ela­bo­ra­das las lí­neas ge­ne­ra­les del pro­gra­ma elec­to­ral, que se­rá de­ba­ti­do en la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca que se ce­le­bra­rá a fi­na­les del mes de sep­tiem­bre en Ma­drid, y ha he­cho pú­bli­co su pri­mer vídeo pro­pa­gan­dís­ti­co, en el que se in­sis­te más en su fi­gu­ra, su per­so­na­li­dad y su di­la­ta­da bio­gra­fía po­lí­ti­ca que en las si­glas del par­ti­do por el que se pre­sen­ta, que ape­nas apa­re­ce, e in­ten­ta ela­bo­rar las lis­tas elec­to­ra­les sin mos­trar esa sen­sa­ción de de­rro­ta inevi­ta­ble que ha pro­vo­ca­do la re­nun­cia de mu­chos po­si­bles can­di­da­tos, en­tre los que se en­cuen­tran Jo­sé Bono, Miguel Sebastián, Ele­na Sal­ga­do

Cris­ti­na Gar­men­dia.

Fren­te a un Ra­joy que si­gue sin dar mu­chos da­tos de cuál se­rá su pro­gra­ma eco­nó­mi­co cuan­do lle­gue a La Mon­cloa, un pro­gra­ma del que no quie­re dar pis­tas, pro­ba­ble­men­te pa­ra no com­pro­me­ter­se, una ines­pe­ra­da in­ter­ven­ción del vi­ce­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción del par­ti­do,

Es­te­ban Gon­zá­lez Pons, afir­man­do que con­tri­bui­rán a la for­ma­ción de un mi­llón de em­pren­de­do­res y a la crea­ción de tres mi­llo­nes y me­dio de pues­tos de tra­ba­jo, ha producido un es­ca­lo­frío ge­ne­ral en la má­xi­ma di­rec­ción del par­ti­do, que no quie­re ava­lar las pa­la­bras pre­ci­pi­ta­das de Pons ni sus pro­pues­tas, que ba­jo nin­gún con­cep­to in­clui­rán en el pro­gra­ma elec­to­ral del par­ti­do.

Ru­bal­ca­ba, que ha pe­di­do ex­pli­ca­cio­nes so­bre esos mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, in­ten­ta for­mu­lar un pro­gra­ma de iz­quier­das, re­cu­pe­ran­do el im­pues­to pa­ra las gran­des for­tu­nas y pa­ra la ban­ca, mien­tras po­ne el acen­to en la de­fen­sa del Es­ta­do de bie­nes­tar, al­go que, se­gún él, pe­li­gra con un po­si­ble triun­fo de Ma­riano Ra­joy. La in­ter­ven­ción de Gon­zá­lez Pons, vi­ce­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción del PP, ha producido es­ca­lo

o fríos en Gé­no­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.