Un 12 de Oc­tu­bre con no­ve­da­des

Zar­zue­la po­dría cam­biar el pro­to­co­lo de la Fies­ta Na­cio­nal de­bi­do a la sa­lud del Rey. Ade­más se pre­vén ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las al des­fi­le mi­li­tar.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pró­xi­mo 12 de oc­tu­bre se ve­rá un día muy di­fe­ren­te por las ca­lles de Ma­drid, con un am­bien­te mu­cho más fes­ti­vo y par­ti­ci­pa­ti­vo pa­ra los ciu­da­da­nos. El Go­bierno cen­tral y el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal es­tán ul­ti­man­do de la mano del mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, Ra­món Jáuregui, va­rios even­tos cí­vi­cos paralelos al des­fi­le mi­li­tar y la pos­te­rior re­cep­ción ofi­cial en el Pa­la­cio Real, con el fin de que el día de la Fies­ta Na­cio­nal de­je de cir­cuns­cri­bir­se a la pa­ra­da mi­li­tar por la Cas­te­lla­na y el ac­to de la Fa­mi­lia Real con las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des del mun­do po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial del país.

La prin­ci­pal no­ve­dad pa­ra es­te año es un cam­bio de re­co­rri­do pa­ra el des­fi­le. Ya no se­rá por la Cas­te­lla­na, sino de Ato­cha a Ci­be­les y con las tri­bu­nas de au­to­ri­da­des ubi­ca­das en la zo­na de Nep­tuno. Pe­ro lo más atrac­ti­vo se­rán las ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las que ha­brá ese día, con un fes­ti­val de mú­si­ca mi­li­tar y la en­tra­da gra­tui­ta a los prin­ci­pa­les mu­seos de la ciu­dad, así co­mo al Con­gre­so, al Se­na­do y a ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes, la Ca­sa de Amé­ri­ca o el re­mo­za­do Pa­la­cio de Co­mu­ni­ca­cio­nes que al­ber­ga des­de es­te año las ins­ta­la­cio­nes del Con­sis­to­rio ma­dri­le­ño. In­clu­so el Pa­la­cio Real abri­rá sus puer­tas ese día por la tar­de.

Pa­ra to­dos aque­llos que echen de me­nos las ac­ti­vi­da­des de la No­che en blan­co -la edi­ción de 2011 se su­pri­mió por “ra­zo­nes de aus­te­ri­dad”, en pa­la­bras del re­gi­dor Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón-, la ofer­ta

La ofer­ta cul­tu­ral del 12 de Oc­tu­bre se acer­ca­rá a la que se ofre­ce en la No­che en blan­co de Ma­drid

lú­di­ca del 12-O se­rá lo más pa­re­ci­do que ten­gan a mano pa­ra es­te año.

El des­fi­le cas­tren­se por la Cas­te­lla­na se ha­bía con­ver­ti­do en los úl­ti­mos tres años (es de­cir, des­de el co­mien­zo de la cri­sis eco­nó­mi­ca) en el es­ca­pa­ra­te per­fec­to pa­ra que bue­na par­te de los asis­ten­tes abu­chea­sen a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro por su la­bor al fren­te del Eje­cu­ti­vo, in­clu­so en los mo­men­tos más so­lem­nes del mis­mo, co­mo el iza­do de la ban­de­ra o el ins­tan­te de re­cuer­do a los que mu­rie­ron por Es­pa­ña.

So­lu­ción de con­sen­so.

Tras la enési­ma po­lé­mi­ca del año pa­sa­do, la mi­nis­tra de De­fen­sa, Car­me Cha­cón, pro­pu­so que se ela­bo­ra­se un “pro­to­co­lo” es­pe­cí­fi­co pa­ra el des­fi­le, pe­ro los gru­pos po­lí­ti­cos lo re­cha­za­ron por te­mor a que se ale­ja­se al pú­bli­co de las tri­bu­nas de au­to­ri­da­des y pa­ga­sen jus­tos por pe­ca­do­res. Al fi­nal, la so­lu­ción de con­sen­so ha si­do man­te­ner la esen­cia del des­fi­le (la par­ti­ci­pa­ción se­rá si­mi­lar a la del año pa­sa­do, cuan­do hu­bo 3.000 efec­ti­vos, 150 vehícu­los y 58 ae­ro­na­ves), am­pliar el es­pa­cio de las tri­bu­nas (la op­ción de los úl­ti­mos años en la pla­za de Cuz­co, jun­to al Ber­na­béu, no gus­tó a na­die) y co­lo­car pan­ta­llas de te­le­vi­sión a lo lar­go del re­co­rri­do pa­ra que aque­llos que pro­tes­ten no ale­guen que ig­no­ra­ban lo que su­ce­día en el tra­mo cen­tral. Ade­más, una per­so­na pe­di­rá si­len­cio por me­ga­fo­nía en los mo­men­tos más so­lem­nes del ac­to.

La in­cóg­ni­ta a día de hoy es si el Rey po­drá aguan­tar de pie du­ran­te to­do el ac­to, uno de los más im­por­tan­tes del año pa­ra el je­fe del Es­ta­do. Pa­ra el mo­nar­ca, que ha su­fri­do dos ope­ra­cio­nes en am­bas pier­nas en los úl­ti­mos me­ses y que has­ta es­te fin de se­ma­na no ha re­ci­bi­do au­to­ri­za­ción de los mé­di­cos pa­ra apo­yar en el sue­lo el pie iz­quier­do, pre­si­dir el des­fi­le se­rá to­do un re­to, ya que le obli­ga­rá a pa­sar re­vis­ta a las tro­pas a su lle­ga­da, acer­car­se al más­til prin­ci­pal pa­ra

el ho­me­na­je a la ban­de­ra y a los caí­dos y, so­bre to­do, sa­lu­dar des­de la tri­bu­na a las di­fe­ren­tes uni­da­des que des­fi­len an­te él. En to­tal, más de una ho­ra de pie, un tiem­po que preo­cu­pa a los mé­di­cos que le atien­den, in­clu­so si re­cu­rrie­se a las mu­le­tas.

Al­ter­na­ti­vas y pre­ce­den­tes.

Una al­ter­na­ti­va su­ge­ri­da por fuen­tes mi­li­ta­res a es­ta re­vis­ta, y no des­car­ta­da por Zar­zue­la, es que las au­to­ri­da­des que pre­si­den el ac­to (la Fa­mi­lia Real, miem­bros del Go­bierno y je­fes mi­li­ta­res) es­tén sen­ta­das du­ran­te el des­fi­le co­mo el res­to de asis­ten­tes y so­lo se le­van­ten en mo­men­tos pun­tua­les, co­mo al pa­so de la pri­me­ra en­se­ña o de las de otros paí­ses si, fi­nal­men­te, hay al­gún in­vi­ta­do. El re­cur­so a las si­llas ya se ha vis­to en des­fi­les re­cien­tes co­mo el de Ku­wait, por su 50 aniver­sa­rio de in­de­pen­den­cia, o el de Ita­lia, por sus 150 años de uni­dad, en los que pre­ci­sa­men­te el Rey es­tu­vo pre­sen­te. Ade­más, ya exis­te un pre­ce­den­te si­mi­lar en 2005, cuan­do la prin­ce­sa Le­ti­zia es­tu­vo sen­ta­da la ma­yor par­te del tiem­po de­bi­do a lo avan­za­do de su pri­mer em­ba­ra­zo. La Rei­na, en so­li­da­ri­dad con ella, hi­zo lo mis­mo aquel año.

Don­de sí se su­gie­re que ha­brá cam­bios por par­te de Zar­zue­la se­rá en la re­cep­ción que el Rey ofre­ce en el Pa­la­cio Real el 12-O. El tra­di­cio­nal besamanos en el sa­lón del Trono obli­ga a don Juan Car­los a sa­lu­dar de pie a más de un mi­llar de in­vi­ta­dos. Una po­si­bi­li­dad que se ba­ra­ja es li­mi­tar ese pro­to­co­la­rio sa­lu­do a unas de­ce­nas de per­so­nas y que el res­to de in­vi­ta­dos se pue­dan acer­car lue­go a la Fa­mi­lia Real en otras es­tan­cias, ya sin la pre­sen­cia de cá­ma­ras y fo­tó­gra­fos.

Tan­to pa­ra el des­fi­le co­mo pa­ra la re­cep­ción siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad que sea el prín­ci­pe Felipe quien los pre­si­da si las con­di­cio­nes fí­si­cas se lo im­pi­den al Rey, pe­ro es al­go que por el mo­men­to es­tá to­tal­men­te des­car­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.