Dis­la­te opor­tu­nis­ta

Tiempo - - OPINIÓN - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

ha­ce tiem­po que lle­gué a la con­clu­sión de que los con­flic­tos de­ri­va­dos de la con­vi­ven­cia de dos len­guas en un mis­mo te­rri­to­rio tie­nen siem­pre una raíz po­lí­ti­ca; me­jor di­cho, par­ti­dis­ta. Eso es es­pe­cial­men­te vi­si­ble en Ca­ta­lu­ña, don­de el idio­ma, ca­ta­lán o cas­te­llano, vie­ne sien­do uti­li­za­do en el me­jor de los ca­sos co­mo un re­cur­so de au­to­de­fen­sa, cuan­do no di­rec­ta­men­te de agre­sión. Des­de las po­si­cio­nes más con­ser­va­do­ras se acha­can a los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios ca­ta­la­nes ac­ti­tu­des que no se afean a otros te­rri­to­rios (co­mo Ga­li­cia, cu­ya nor­ma­ti­va lin­güís­ti­ca es ca­si una fo­to­co­pia de la ca­ta­la­na) y se ali­men­ta de for­ma irres­pon­sa­ble una es­pe­cie de ca­ta­la­no­fo­bia que se apo­ya en las pul­sio­nes más pri­ma­rias. En pa­ra­le­lo, el sec­tor más na­cio­na­lis­ta de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na am­pli­fi­ca a ple­na sa­tis­fac­ción de sus es­tra­te­gas más ra­di­ca­les las des­me­su­ras e inexac­ti­tu­des de sus pri­mos, los na­cio­na­lis­tas es­pa­ño-

Al na­cio­na­lis­mo ra­di­cal le vie­ne es­tu­pen­da­men­te la

ca­ta­la­no­fo­bia de un sec­tor de la de­re­cha es­pa­ño­la

les. Cuan­do Ar­tur Mas afir­ma que la “tran­si­ción na­cio­nal ca­ta­la­na” avan­za gra­cias a los ata­ques a la len­gua y al au­to­go­bierno ca­ta­la­nes, lo que es­tá ex­pre­san­do no es una reali­dad, sino en to­do ca­so una ex­pec­ta­ti­va sus­ten­ta­da tam­bién en el fal­sea­mien­to de la ver­dad. Es preo­cu­pan­te que ha­ya res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos que crean que el ca­ta­lán po­ne en pe­li­gro la cohe­sión de la Na­ción es­pa­ño­la, pe­ro tam­bién lo es que el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya se con­vier­ta en por­ta­voz de una ma­ni­pu­la­ción opor­tu­nis­ta por pro­pia con­vic­ción o por pre­sión de los cua­dros con­ver­gen­tes más so­be­ra­nis­tas. Y lo que re­sul­ta aún más in­com­pren­si­ble es que una teó­ri­ca pren­sa se­ria ca­ta­la­na alien­te es­te dis­la­te fo­men­tan­do la idea de que en eso que se lla­ma Ma­drid to­dos es­ta­mos en el mis­mo bar­co. Se­rá co­sa de las sub­ven­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.