Ob­je­ti­vo: evi­tar el efec­to do­mi­nó de la cri­sis grie­ga

Hay mu­cho di­ne­ro en jue­go. Si la si­tua­ción grie­ga se con­ta­gia a Ita­lia y Es­pa­ña, el agu­je­ro pa­ra la ban­ca de aquí y de EEUU se pue­de acer­car a los dos bi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra que pro­vo­ca­ría una cri­sis peor que la de 2007.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Al­gu­nos da­tos pa­ra abrir bo­ca. Mien­tras en EEUU el nú­me­ro de po­bres ofi­cia­les subía es­tos úl­ti­mos días has­ta los 46 mi­llo­nes de per­so­nas, en un ré­cord his­tó­ri­co, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ti­mothy Geith­ner, anun­cia­ba que asis­ti­ría el vier­nes 16 al con­se­jo de mi­nis­tros de Eco­no­mía y Fi­nan­zas europeo, el de­no­mi­na­do Eco­fin. Mien­tras Ale­ma­nia ven­día le­tras del Te­so­ro a seis me­ses al 0,18% de in­te­rés, Ita­lia se veía obli­ga­da a su­bir has­ta el 5,2% lo que va a pa­gar por los bo­nos a cin­co años emi­ti­dos el pa­sa­do día 13, mar­tes. Y mien­tras la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, in­ten­ta­ba re­la­jar a los mer­ca­dos con un men­sa­je de li­ge­ro op­ti­mis­mo y una reunión a tres ban­das con su ve­cino fran­cés, Ni­co­las Sar­kozy, y el pri­mer mi­nis­tro grie­go, Andreas Pa­pan­dreu, des­de Bra­sil, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Gui­do Man­te­ga, con­fir­ma­ba que él mis­mo y sus co­le­gas de Ru­sia, In­dia y Chi­na (el ya con­so­li­da­do gru­po BRIC), ha­bían lle­ga­do a la con­clu­sión de que hay que ayu­dar a Eu­ro­pa a su­pe­rar el ba­che, in­clu­so com­pran­do deu­da pú­bli­ca no­mi­na­da en eu­ros, pa­ra de­te­ner la de­ba­cle.

To­do pa­re­ce in­di­car que el eu­ro tie­ne un pro­ble­ma. Y lo más lla­ma­ti­vo es que nin­guno de los tex­tos le­ga­les que apro­ba­ron los par­la­men­tos de los paí­ses que aho­ra con­for­man la zo­na del eu­ro pre­vé có­mo se pue­de sa­lir con bien de la sus­pen­sión de pa­gos de uno de los so­cios. Lo di­jo y lo re­pi­tió va­rias ve­ces An­ge­la Mer­kel en las ho­ras más du­ras del se­gun­do lu­nes ne­gro de sep­tiem­bre: “Los tra­ta­dos no tie­nen pre­vis­ta la quie­bra or­de­na­da de un so­cio del eu­ro”. ¿Qué ha­cer en­ton­ces? ¿Per­mi­tir la quie­bra des­or­de­na­da? ¿Echar por la fuer­za a Gre­cia de la zo­na eu­ro y obli­gar­le a vol­ver a una mo­ne­da dis­tin­ta? Pre­gun­tas muy du­ras pa­ra las que han te­ni­do que ve­nir los es­ta­dou­ni­den­ses a in­ten­tar dar al­gu­nas res­pues­tas.

El pre­si­den­te Oba­ma de­ja­ba caer en un dis­cur­so que si Gre­cia cae, los si­guien­tes son Es­pa­ña e Ita­lia. A juz­gar por los mo­vi­mien­tos de los mer­ca­dos y los ti­pos de in­te­rés que se exigen por co­lo­car deu­da pú­bli­ca, los in­ver­so­res cam­bian el or­den y po­nen pri­me­ro a Ita­lia y lue­go a Es­pa­ña, aunque eso no pue­da ni de­ba ser­vir de con­sue­lo a na­die. El se­cre­ta­rio del Te­so­ro de EEUU, por su par­te, tra­jo a Eu­ro­pa un pu­ña­do de ob­je­ti­vos cla­ros pa­ra su reunión con el Eco­fin. El pri­me­ro, ani­mar a los so­cios del eu­ro a apro­bar cuan­to an­tes un au­men­to sus­tan­cial del ta­ma­ño del Fon­do de Res­ca­te (co­no­ci­do en el ar­got europeo co­mo EFSF). Geith­ner de­jó cla­ro a Mer­kel que no en­tien­de las re­ti­cen­cias ale­ma­nas al au­men­to del fon­do, cu­ya apro­ba­ción pa­sa­ba es­tos días por el Par­la­men­to ger­mano. A con­ti­nua­ción, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro re­cor­dó a Gre­cia que si se pro­me­te lle­var a ca­bo un plan hay que cum­plir el ju­ra­men­to, por­que de lo con­tra­rio las co­sas se com­pli­can. Y por úl­ti­mo tu­vo que ser tam­bién es­te man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se quien ha­bla­ra con los re­pre­sen­tan­tes de Fin­lan­dia, Ho­lan­da y Es­lo­va­quia pa­ra que de­jen de ir a su ai­re en es­ta cri­sis.

Ma­qui­na­ria oxi­da­da.

To­do es­to es una de­mos­tra­ción más que pal­ma­ria de có­mo fun­cio­nan (o me­jor di­cho de có­mo no fun­cio­nan) los re­sor­tes de la zo­na del eu­ro pa­ra su­pe­rar una cri­sis gra­ve. Un ana­lis­ta de un ban­co in­ter­na­cio­nal afin­ca­do en am­bos con­ti­nen­tes con­fe­sa­ba con cier­ta tris­te­za que en Eu­ro­pa si­guen im­pe­ran­do las mi­ra­das a cor­to pla­zo, el có­mo se sal­van cuo­tas de po­der o cuál va a ser la res­pues­ta an­te unas elec­cio­nes na­cio­na­les o lo­ca­les, mien­tras que ca­da vez más ex­per­tos, y aho­ra los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos de EEUU y de los cua­tro paí­ses emergentes más im­por­tan­tes del pla­ne­ta (los BRIC), sí han co­men­za­do a per­ci­bir de ver­dad la mag­ni­tud de la po­si­ble tra­ge­dia.

Que cai­ga Gre­cia, por ejem­plo, le su­po­ne a los ban­cos fran­ce­ses en­fren­tar­se a 40.241 mi­llo­nes de eu­ros pres­ta­dos a aquel país, en deu­da pú­bli­ca o pri­va­da, que tie­nen que po­ner en cua­ren­te­na. Pa­ra la ban­ca ale­ma­na el gol­pe es de 24.095 mi­llo­nes de eu­ros. Y pa­ra el con­jun­to de la ban­ca eu­ro­pea la can­ti­dad as­cien­de a 96.679 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún los da­tos del Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos de Ba­si­lea (BIS) a 30 de ju­nio pa­sa­do. El im­pac­to se­ría im­por­tan­te, ten­dría re­per­cu­sio­nes de cier­ta gra­ve­dad so­bre las eco­no­mías fran­ce­sa y ale­ma­na, pe­ro no se­ría el fin del mun­do. El pro­ble­ma es que An­ge­la Mer­kel, a re­ga­ña­dien­tes, y los ami­gos ame­ri­ca­nos y emergentes han co­men­za­do a ha­cer las cuen­tas de qué pa­sa­ría si la ve­da se abre y caen des­pués Ita­lia y Es­pa­ña.

Si ca­ye­ra Es­pa­ña, la ban­ca ale­ma­na se que­da­ría con un agu­je­ro de 129.004 mi­llo­nes de eu­ros. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras fran­ce­sas ten­drían que ha­cer fren­te a ca­si

100.000 mi­llo­nes de eu­ros de po­si­bles pér­di­das. Y pa­ra el con­jun­to de la ban­ca eu­ro­pea el im­pac­to se­ría de 448.361 mi­llo­nes de eu­ros se­gún los da­tos del BIS de 30 de ju­nio. Es de­cir, me­dio bi­llón de eu­ros que­da­rían en el ai­re se­gan­do la via­bi­li­dad de un buen nú­me­ro de ban­cos del con­ti­nen­te. Allen­de los ma­res, co­mo di­ría un clá­si­co, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de EEUU se en­fren­ta­rían a un bo­que­te de más de 33.000 mi­llo­nes de eu­ros y las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de Ja­pón, que tam­po­co es­tán pa­ra mu­chos tro­tes, su­fri­rían un gol­pe de ca­si 17.000 mi­llo­nes de eu­ros. Mu­cho di­ne­ro en jue­go.

Y la co­sa se com­pli­ca­ría has­ta ex­tre­mos ca­si in­fi­ni­tos si el do­mi­nó si­gue ca­yen­do y la tra­ge­dia lle­ga tam­bién a Ita­lia. En es­te ca­so, la ban­ca fran­ce­sa ten­dría que en­fren­tar­se a otros cer­ca de 280.000 mi­llo­nes de eu­ros de agu­je­ro y en Ale­ma­nia el bo­que­te se­ría de po­co más de 115.000 mi­llo­nes de eu­ros. Ci­fras de ma­reo a las que ha­bría que su­mar los 32.000 mi­llo­nes que es­ta­rían en ries­go pa­ra el sis­te­ma ban­ca­rio ho­lan­dés. Pa­ra el con­jun­to de la ban­ca eu­ro­pea el des­ca­la­bro al­can­za­ría los 555.934 mi­llo­nes de eu­ros, que su­ma­dos a una po­si­ble caí­da de Es­pa­ña, su­pe­raría el bi­llón (con b) de eu­ros. Esas can­ti­da­des no se las pue­de per­mi­tir la vie­ja Eu­ro­pa sin que ha­ya un desas­tre en ca­de­na que lle­va­ría a con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles, aunque al­gu­nos ana­lis­tas ya han he­cho al­gu­nos cálcu­los.

Susto ame­ri­cano.

En EEUU tam­bién han he­cho sus cuen­tas y de ahí el men­sa­je de Oba­ma. Los téc­ni­cos nor­te­ame­ri­ca­nos se te­men que un efec­to con­ta­gio de la caí­da de Gre­cia con­vier­ta a la ban­ca eu­ro­pea en un au­tén­ti­co

46

tiem­po

www.tiem­po­dehoy.com pol­vo­rín de di­fí­cil ma­ne­jo, con lo que la cri­sis sal­ta­ría inexo­ra­ble­men­te al otro la­do del Atlán­ti­co y vol­ve­ría a ser una cri­sis glo­bal. No en vano la ban­ca es­ta­dou­ni­den­se tie­ne en es­tos mo­men­tos un ries­go asu­mi­do con los paí­ses eu­ro­peos que en con­jun­to su­ma 1,15 bi­llo­nes (con b) de eu­ros. Tam­bién mu­cho di­ne­ro en jue­go.

Es­tas ci­fras de susto son las que ex­pli­can las ca­rre­ras de úl­ti­ma ho­ra, las reunio­nes a dos, tres, cua­tro y las ban­das que sean ne­ce­sa­rias. Via­jes de es­ta­dou­ni­den­ses ha­cia Eu­ro­pa y vi­ce­ver­sa. La irrup­ción de los paí­ses emergentes más po­de­ro­sos pa­ra de­cir que es­tán dis­pues­tos a echar una mano. To­do con tal de evi­tar una cri­sis glo­bal que de­ja­ría en man­ti­llas a la de 2007 si el eu­ro sal­ta por los ai­res. Otro da­to pa­ra te­ner en cuen­ta: la mi­tad de las re­ser­vas chi­nas de di­vi­sas es­tán en eu­ros y no pue­den per­mi­tir­se per­der­las o te­ner que re­ne­go­ciar su va­lor. ¿Se­rá por ello que no han du­da­do en acer­car­se al gru­po de los dis­pues­tos a ayu­dar?

Bueno, por eso y por­que na­die se fía de que si la cri­sis se ex­tien­de por Eu­ro­pa no dé el sal­to y pa­ra­li­ce la eco­no­mía mun­dial. Por ejem­plo, Ri­chard Fis­her, con­se­je­ro de la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU en re­pre­sen­ta­ción de Dallas, con­si­de­ra­ba ha­ce po­cos días que la cri­sis de deu­da eu­ro­pea ya es­ta­ba ha­cien­do un fa­vor a la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na al im­pul­sar a los in­ver­so­res a com­prar más deu­da es­ta-

La ban­ca de EEUU tie­ne un ries­go su­pe­rior a 1,14 bi­llo­nes de eu­ros por in­ver­sio­nes en Eu­ro­pa

dou­ni­den­se y po­der re­du­cir allí los ti­pos de in­te­rés, aunque re­co­no­cía se­gun­dos des­pués que si es­to si­gue, la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal se­rá más lar­ga y pro­fun­da.

Oc­tu­bre es­tá ahí.

Gre­cia avi­só de que so­lo tie­ne di­ne­ro has­ta oc­tu­bre pa­ra pa­gar nó­mi­nas y pen­sio­nes, se­gu­ra­men­te en un in­ten­to por ace­le­rar la ma­qui­na­ria eu­ro­pea y del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y le den los 8.000 mi­llo­nes de eu­ros del pri­mer tra­mo de ayu­da que tie­ne pen­dien­tes de re­ci­bir. Na­die quie­re sen­tar el pre­ce­den­te de que un país re­ci­ba di­ne­ro del Fon­do de Res­ca­te sin cum­plir con los ob­je­ti­vos, pe­ro tam­po­co quie­ren que Gre­cia quie­bre.

De mo­men­to, los mer­ca­dos, me­nos po­lí­ti­cos y mu­cho más dis­tan­tes, han apos­ta­do por una sus­pen­sión de pa­gos grie­ga y la agen­cia Moody’s re­ba­ja­ba es­ta se­ma­na la ca­li­fi­ca­ción de los dos gigantes ban­ca­rios fran­ce­ses (Cré­dit Agri­co­le y So­cié­té Gé­né­ra­le) por su ex­ce­si­va ex­po­si­ción al ries­go grie­go. ¿Qué pa­sa­ría si se apli­ca­ra es­te cri­te­rio a los ban­cos con ries­go en Ita­lia y Es­pa­ña? Eso es pre­ci­sa­men­te lo que tra­tan de evi­tar la Unión Eu­ro­pea y el FMI, que si­guen con­vo­can­do reunio­nes ex­tra­or­di­na­rias.

La pro­pia di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, ha pe­di­do un ges­to contundente, en for­ma de acuer­do, que aca­be de una vez por to­das con las in­cer­ti­dum­bres. Los anun­cios que un día re­la­jan las bol­sas y al día si­guien­te pa­san a la His­to­ria ya pa­re­ce que no sir­ven y Eu­ro­pa tie­ne que apre­tar los dien­tes.

0,18% es el ti­po de in­te­rés pa­ga­do es­ta se­ma­na por la deu­da ale­ma­na

44 5,2% ha pa­ga­do Ita­lia por co­lo­car bo­nos a cin­co años el mis­mo día

Preo­cu­pa­do. El pre­si­den­te Oba­ma no quie­re una cri­sis glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.