¿Le ocu­rri­rá a EEUU lo mis­mo que a Ja­pón?

Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tra en una si­tua­ción pa­re­ci­da a la de Ja­pón en los no­ven­ta, cuan­do el Es­ta­do in­yec­tó in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro a la eco­no­mía sin ob­te­ner fru­tos has­ta 2002.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

¿les sue­na es­ta tris­te his­to­ria? Ali­men­ta­dos por los ba­jos ti­pos de in­te­rés hi­po­te­ca­rio, a fi­na­les de los años ochen­ta los pre­cios in­mo­bi­lia­rios de Ja­pón se dis­pa­ra­ron de tal ma­ne­ra que so­lo el re­cin­to del Pa­la­cio Im­pe­rial de To­kio ya te­nía un va­lor no­mi­nal su­pe­rior al de la to­ta­li­dad de los bie­nes raí­ces de Ca­li­for­nia. En­ton­ces, a fi­na­les de 1989, la bur­bu­ja aca­bó es­ta­llan­do, los pre­cios in­mo­bi­lia­rios se des­plo­ma­ron y los ban­cos ja­po­ne­ses se vie­ron de pron­to en­te­rra­dos en ac­ti­vos tó­xi­cos, te­nien­do que en­fren­tar­se a una po­si­bi­li­dad cier­ta de ban­ca­rro­ta.

Pe­se a que exis­te la fal­sa creen­cia de que el Go­bierno ni­pón se de­sen­ten­dió de es­ta cri­sis, lo cier­to es que la en­ca­ró des­de el prin­ci­pio. En 1990 el Ban­co Cen­tral de Ja­pón re­du­jo

Se gas­ta­ron 600.000 mi­llo­nes de dó­la­res en res­ca­tar a los ban­cos, y aun así es­tos no pres­ta­ban el di­ne­ro

los ti­pos de in­te­rés has­ta que és­tos al­can­za­ron un va­lor pró­xi­mo a ce­ro, de ma­ne­ra que los ban­cos pu­die­ran con­ce­der prés­ta­mos prác­ti­ca­men­te gra­tis. Y sin em­bar­go la bol­sa no de­jó de caer, pa­san­do de los 40.000 pun­tos en 1989 a los 12.000 en 2001. Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió con el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, cu­yos pre­cios ba­ja­ron un 80% du­ran­te es­te pe­rio­do.

El Go­bierno pu­so en mar­cha las clá­si­cas téc­ni­cas key­ne­sia­nas de au­men­tar el gas­to pú­bli­co y ba­jar los im­pues­tos. En­tre los años 1991 y 1998 in­yec­tó en la eco­no­mía 100 bi­llo­nes de ye­nes (918.000 mi­llo­nes de eu­ros) a tra­vés de la pues­ta en mar­cha de pro­gra­mas de em­pleo pú­bli­co; y pa­ra es­ti­mu­lar el con­su­mo apli­có re­ba­jas fis­ca­les va­lo­ra­das en dos bi­llo­nes de ye­nes (18.350 mi­llo­nes de eu­ros). To­das es­tas me­di­das con­si­guie­ron el lo­gro de que la deu­da pú­bli­ca se in­cre­men­ta­ra el equi­va­len­te al 100% del PIB.

Pa­ra en­fren­tar­se a una ame­na­za aún peor, la de la in­sol­ven­cia ban­ca­ria, el Go­bierno ja­po­nés in­yec­tó fon­dos pú­bli­cos di­rec­ta­men­te en los ban­cos. En 1996 hi­zo una pri­me­ra do­na­ción de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res (73.000 mi­llo­nes de eu­ros), mien­tras que en 1998, en cum­pli­mien­to del Plan Obu­chi, en­tre­gó otros 500.000 (367.000 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra ga­ran­ti­zar los de­pó­si­tos, que los ban­cos se re­ca­pi­ta­li­za­sen y se pa­lia­se el im­pac­to de los prés­ta­mos im­pa­ga­dos. Es­te plan de res­ca­te, cu­yo mon­tan­te fue de más del 12% del PIB, re­vi­ta­li­zó los ban­cos in­di­vi­dual­men­te pe­ro no pu­do ha­cer lo mis­mo con el con­jun­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

A pe­sar del sal­va­vi­das es­ta­tal los ban­cos se si­guie­ron re­sis­tien­do a con­ce­der cré­di­tos. Pa­ra­li­za­dos por el mie­do a per­der el ca­pi­tal re­cien­te­men­te ad­qui­ri­do, mu­chos de es­tos ban­cos se con­vir­tie­ron en lo que los pro­pios ja­po­ne­ses se en­car­ga­ron de lla­mar zom­bis; es de­cir, ban­cos que no es­ta­ban ni vi­vos ni muer­tos, al me­nos en lo que se re­fe­ría a lle­var a ca­bo su fun­ción pri­mor­dial, es de­cir, la de pres­tar di­ne­ro a in­te­rés.

El re­sul­ta­do de to­do ello fue que el di­ne­ro que Ja­pón in­yec­tó en sus ban­cos no sir­vió pa­ra des­con­ge­lar el sis­te­ma. En fe­bre­ro de 2001 el Ban­co Cen­tral re­du­jo a ce­ro los ti­pos de in­te­rés, mien­tras que en mar­zo de 2002 in­ten­tó im­pri­mir más di­ne­ro usan­do la fór­mu­la, que aho­ra nos sue­na tan fa­mi­liar, de la fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va. En esen­cia se de­di­có a com­prar deu­da pú­bli­ca con el di­ne­ro que aca­ba­ba de im­pri­mir. Con es­te gol­pe de ti­món se ase­gu­ra­ba que los ban­cos dis­pu­sie­ran de abun­dan­te li­qui­dez y que los ti­pos de in­te­rés se iban a man­te­ner en ce­ro.

Pe­ro la eco­no­mía ja­po­ne­sa se­guía en caí­da li­bre, sin im­por­tar las me­di­das que se apli­ca­ran. De he­cho no fue has­ta 2002 cuan­do la eco­no­mía ja­po­ne­sa em­pe­zó a cre­cer, gra­cias fun­da­men­tal­men­te al boom de Chi­na y al au­men­to de la de­man­da de otros mer­ca­dos ex­por­ta­do­res de Ja­pón. La mo­ra­le­ja de es­ta obra kabuki so­bre las fi­nan­zas es que la in­ter­ven­ción de los Go­bier­nos no siem­pre tie­ne efec­tos in­me­dia­tos; o co­mo se ve en es­te ca­so, en oca­sio­nes las me­di­das tar­dan una dé­ca­da en dar fru­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.