“Ma­drid tie­ne los me­jo­res pre­cios ho­te­le­ros del mun­do”

Car­los Díaz, pre­si­den­te de la pa­tro­nal de los ho­te­le­ros de Ma­drid, AEHM, cree que al tu­ris­mo y a los ho­te­les les afec­ta la cri­sis, co­mo a to­dos, pe­ro que aho­ra hay una co­yun­tu­ra fa­vo­ra­ble que el sec­tor y las au­to­ri­da­des de­ben apro­ve­char.

Tiempo - - ECONOMÍA - MIGUEL CI­FUEN­TES

En Es­pa­ña hoy fun­cio­nan dos co­sas: el sec­tor ex­por­ta­dor, que cre­ce a un rit­mo de dos dí­gi­tos, y el tu­ris­mo, que au­men­tó un 7% en vi­si­tan­tes y un 8,8% en gas­to del tu­ris­ta in­ter­na­cio­nal has­ta ju­lio, las me­jo­res ci­fras des­de an­tes de la cri­sis.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Em­pre­sa­rial Ho­te­le­ra de Ma­drid (AEHM), la pa­tro­nal ho­te­le­ra de Ma­drid, Car­los Díaz, cree que es una bue­na no­ti­cia. El 11% del PIB na­cio­nal lo apor­ta el tu­ris­mo, el mis­mo por­cen­ta­je o su­pe­rior (has­ta un 12%) pe­sa en la eco­no­mía de Ma­drid, que se defiende bien co­mo des­tino tu­rís­ti­co.

El sec­tor ho­te­le­ro ma­dri­le­ño tu­vo un agos­to ex­ce­len­te por la Jornada Mun­dial de la Ju­ven­tud, con un 70% de ocu­pa­ción, cuan­do lo nor­mal es no lle­gar al 35%, lo que po­ne el ejem­plo pa­ra ex­pli­car el efec­to mul­ti­pli­ca­dor que tie­ne un so­lo even­to, ya que el tu­ris­mo es un sec­tor trans­ver­sal que afec­ta una lar­ga ca­de­na de con­su­mo. Por el con­tra­rio, es­tá fa­llan­do el tu­ris­mo de even­tos y el de ne­go­cio, muy im­por­tan­te en Ma­drid, ciu­dad fe­rial y de ne­go­cios por ex­ce­len­cia. Pe­ro esa es so­lo una par­te de los pro­ble­mas del sec­tor, “aunque muy im­por­tan­te”, di­ce Díaz.

En to­do ca­so, “la mar­ca Ma­drid se ven­de so­la”. “Nos de­fen­de­mos, no te­ne­mos que gas­tar en pu­bli­ci­dad, pe­ro los clien­tes hay que traer­los, no nos en­ga­ñe­mos, y las ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pal y au­to­nó­mi­ca no sé si son cons­cien­tes. No he ha­bla­do des­de ma­yo con nin­gún res­pon­sa­ble de tu­ris­mo y por no ha­ber no hay un con­se­je­ro de Tu­ris­mo. Tam­po­co he vis­to al al­cal­de Ga­llar­dón, y los ho­te­le­ros so­mos el 5% del PIB de Ma­drid, al pa­re­cer te­ne­mos al­gún pe­so en la eco­no­mía ma­dri­le­ña”, afir­ma el pre­si­den­te de la AEHM. Tam­po­co ha vis­to na­da nue­vo en pre­su­pues­tos pú­bli­cos lo­ca­les y au­to­nó­mi­cos pa­ra el tu­ris­mo, y se te­me lo peor.

Pe­ro al di­ri­gen­te pa­tro­nal le preo­cu­pan otras co­sas. Tie­ne una vi­sión tem­pla­da de la cri­sis, la de Ma­drid es más mo­de­ra­da. “Ma­drid tie­ne un po­ten­cial que la defiende”, di­ce, pe­ro a ni­vel na­cio­nal –Díaz es vi­ce­pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ho­te­les y Alo­ja­mien­tos Tu­rís­ti­cos (Cehat), la pa­tro­nal na­cio­nal– el sec­tor na­ve­ga co­mo pue­de, y tie­ne mu­chos pro­ble­mas.

Díaz no esconde que hay pe­li­gros es­truc­tu­ra­les, que afec­tan a to­dos los sec­to­res: caí­da del con­su­mo, sa­la­rios rí­gi­dos (y al­tos en las gran­des ca­de­nas), fal­ta de fi­nan­cia­ción y pe­li­gro de nue­vos im­pues- tos (hay ame­na­zas de do­blar el IBI mu­ni­ci­pal). “La cri­sis es pa­ra to­dos, aho­ra te­ne­mos al­go de oxí­geno, pe­ro los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de nues­tra eco­no­mía nos co­gen de lleno”. Tam­bién ha­bla de fal­ta de cré­di­to y pa­rón en se­co de la in­ver­sión, re­du­ci­da al man­te­ni­mien­to y re­po­si­ción de la plan­ta ho­te­le­ra.

Pe­li­gro de ita­lia­ni­za­ción.

El lí­der pa­tro­nal ma­dri­le­ño ad­vier­te que no se con­fun­da “lo co­yun­tu­ral con lo es­truc­tu­ral”. Es­ti­ma una suerte el des­vío de tu­ris­tas que han caí­do en Es­pa­ña tras la pri­ma­ve­ra ára­be, que ha des­via­do cien­tos de mi­les vi­si­tan­tes a Es­pa­ña (tam­bién a Ma­drid). “Mu­chos des­ti­nos del nor­te de Áfri­ca (Tú­nez, Egip­to y otros) han caí­do en pi­ca­do pa­ra nues­tro mer­ca­do emi­sor, que es Eu­ro­pa, y he­mos re­cu­pe­ra­do un li­de­ra­to tras diez años per­dien­do tu­ris­tas en la cuenca del Me­di­te­rrá­neo”, di­ce.

Tras re­co­no­cer que los “pro­ble­mas en Nor­te de Áfri­ca van a con­ti­nuar mu­chos me­ses, las re­vo­lu­cio­nes tie­nen se­cue­las lar­gas y el re­flu­jo de tu­ris­mo a nues­tro fa­vor pue­de lle­gar has­ta el año pró­xi­mo”, Díaz aña­de que “se pue­de ha­blar de suerte pe­ro no de mi­la­gros; Es­pa­ña tie­ne una ca­pa­ci­dad ho­te­le­ra y de in­fra­es­truc­tu­ra de ocio y tu­ris­mo tan gran­de y ex­pe­ri­men­ta­da que pue­de aco­ger un alu­vión mi­llo­na­rio de tu­ris­tas co­mo el que ha ve­ni­do (32 mi­llo­nes has­ta ju­lio), sin in­mu­tar­se, y te­ne­mos una in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te po­ten­te”. Díaz se pre­gun­ta a con­ti­nua­ción si al­guien cree que al­gún com­pe­ti­dor co­mo Croa­cia, o cual­quier otro país del Me­di­te­rrá­neo, po­dría aco­ger un des­vío ma­si­vo de tu­ris­tas. “Pues no –se res­pon­de a sí mis­mo–. Han ve­ni­do aquí por­que hay plan­ta ho­te­le­ra y ser­vi­cios y co­mu­ni­ca­cio­nes”.

Pe­ro jun­to a los gol­pes de for­tu­na y una co­yun­tu­ra tu­rís­ti­ca que se ha en­de­re­za­do re­la­ti­va­men­te, Car­los Díaz tie­ne cla­ro,

co­mo di­ri­gen­te de una gran ca­de­na ho­te­le­ra (AC), ade­más de pe­que­ño em­pre­sa­rio de hos­te­le­ría, que el sec­tor co­rre ries­gos. “Lo que más me preo­cu­pa es el pe­li­gro de

ita­lia­ni­za­ción de nues­tra in­dus­tria ho­te­le­ra. Ita­lia era un re­fe­ren­te en los 80, hoy ya no, tie­ne una in­dus­tria ho­te­le­ra ob­so­le­ta, aunque con­ser­va el ti­rón co­mo país”. Se re­fie­re a que la com­pre­sión de már­ge­nes y be­ne­fi­cios tie­ne efec­tos per­ver­sos en la ca­li­dad, se tra­ba­ja con már­ge­nes muy es­tre­chos y eso se pa­ga. En el sec­tor ser­vi­cios la ca­li­dad se pue­de re­sen­tir y tie­ne con­se­cuen­cias in­me­dia­tas.

Pa­ra vol­ver al ejem­plo an­te­rior, que co­no­ce muy bien, ya que mon­tó ho­te­les en Ita­lia, re­ma­cha la idea: “Ita­lia es­tá ob­so­le­ta, tie­ne ma­los ho­te­les, vie­jos y ca­ros, no in­vier­ten más que en man­te­ni­mien­to, re­pa­ra­cio­nes, lo im­pres­cin­di­ble, si no te re­nue­vas lle­vas mal ca­mino. Eso es lo que lla­mo el sín­dro­me ita­liano. De­be­mos evi­tar ese con­ta­gio a to­da cos­ta”.

Apro­ve­char el mo­men­to.

Pa­ra ha­cer pe­da­go­gía Díaz se­ña­la que to­do es­tá re­la­cio­na­do, por ejem­plo, la ba­ja­da de pre­cios y la com­pre­sión de már­ge­nes em­pre­sa­ria­les: “La ha­bi­ta­ción de ho­tel de Ma­drid es­tá hoy en un pre­cio me­dio de 78 eu­ros, eso es un 30% in­fe­rior a París, Mi­lán, gran­des ca­pi­ta­les eu­ro­peas, y no sé si me que­do cor­to”, se­ña­la. ¿Se pue­de ha­cer al­go en es­ta co­yun­tu­ra? “Sí. Pri­me­ro apro­ve­char­la, sa­ber que Es­pa­ña es un país con una mar­ca y con un

“El tu­ris­mo en Es­pa­ña y en Ma­drid tie­ne raí­ces y to­do aque­llo que tie­ne raí­ces so­bre­vi­ve siem­pre” “Me preo­cu­pa aca­bar co­mo Ita­lia, con un sec­tor ho­te­le­ro ob­so­le­to en el que ya no se in­vier­te”

al­to gra­do de re­pe­ti­ción de vi­si­tan­tes y de­be­mos man­te­ner esa si­ner­gia. Es­pa­ña si­gue sien­do un des­tino que tie­ne mar­ca y la se­gui­rá te­nien­do, ha­brá que cam­biar la co­mer­cia­li­za­ción, afi­nar la pu­bli­ci­dad y la cap­ta­ción de clien­tes. Las au­to­no­mías ten­drán que cam­biar el chip, van por li­bre, se ne­ce­si­ta mu­cho di­ne­ro pa­ra cap­tar tu­ris­mo en el mun­do. ¿Lo tie­nen? No pa­re­ce”, ad­vier­te.

La co­mer­cia­li­za­ción e In­ter­net han cam­bia­do las cos­tum­bres de los clien­tes. “Es­ta­mos en la fa­se del low cost, em­pe­zó en los avio­nes y ya es­tá en la hos­te­le­ría. Nos gus­te o no. Hoy se bus­ca ocio por pre­cio y ofer­tas, ca­da vez más en la Red, los tour ope­ra­do­res y las agencias pier­den po­der. Te­ne­mos que cam­biar la co­mer­cia­li­za­ción. ¿Al­guien se acuer­da de los ta­lo­na­rios de ho­tel pa­ra fin de se­ma­na? El ne­go­cio cam­bia, nos te­ne­mos que adap­tar”, aña­de tras el aná­li­sis.

Ges­tio­nar bien.

Pe­ro to­do eso no bas­ta. Al me­nos pa­ra Car­los Díaz, que a to­do lo an­te­rior aña­de otra re­ce­ta: “Ges­tio­nar bien, en cri­sis y sin cri­sis, man­te­ner el buen clien­te, que ha pa­sa­do de bueno a me­diano, a me­nor es­tan­cia, me­nor gas­to”.

Díaz des­ta­ca so­bre to­do la pér­di­da del “tu­ris­mo de even­tos y ne­go­cios de Ma­drid”. “Era muy im­por­tan­te y se ha des­plo­ma­do, Ma­drid es una ciu­dad fe­rial to­do el año y se han caí­do ferias, al­gu­nas no se han ce­le­bra­do al­gún año”, afir­ma. Pe­ro lo que se pier­de se pue­de re­cu­pe­rar, sos­tie­ne es­te em­pre­sa­rio que lle­va más de 30 años en el ne­go­cio ho­te­le­ro.

Di­rec­ti­vo, ges­tor, em­pre­sa­rio, tu­vo car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en Go­bier­nos del PP en el área de tu­ris­mo y ha vis­to to­do. “La vi­da son ci­clos, asus­tar­se es del gé­ne­ro ton­to. El tu­ris­mo en Es­pa­ña, en Ma­drid, tie­ne raí­ces, y to­do aque­llo que tie­ne raí­ces so­bre­vi­ve siem­pre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.