El fin de la inocen­cia no­rue­ga

La ma­tan­za de Os­lo, per­pe­tra­da ha­ce aho­ra dos me­ses, ha pro­vo­ca­do una ca­tar­sis co­lec­ti­va que ha des­cu­bier­to los fan­tas­mas de una so­cie­dad con­si­de­ra­da mo­dé­li­ca.

Tiempo - - MUNDO - POR ÅSNE SEIERSTAD (News­week)

No ha­ce mu­cho re­ci­bí una car­ta del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de No­rue­ga en la que se me de­cía que fue­ra pa­cien­te, sin­ce­ra y que pres­ta­ra “aten­ción a las in­quie­tu­des” de mi hi­jo. Es­ta car­ta me lle­gó por me­dio de la guar­de­ría en la que he ins­cri­to a mi hi­ja pe­que­ña, que ape­nas tie­ne un año de edad. En un tono cor­dial la mi­nis­tra me da­ba con­se­jos so­bre “có­mo ha­blar­le a los más pe­que­ños” so­bre lo que nos aca­ba­ba de su­ce­der.

La vís­pe­ra del pa­sa­do día 22 de ju­lio nos ad­vir­tie­ron de que te­nía­mos que lim­piar desagües y ca­na­lo­nes por­que se es­pe­ra­ban fuer­tes llu­vias, así que lim­pia­mos nues­tros te­ja­dos de ho­jas y agu­jas de pino. Pe­ro lo que al prin­ci­pio pen­sa­mos que era un trueno re­sul­tó ser una fur­go­ne­ta Volks­wa­gen es­ta­llan­do en el cen­tro de Os­lo, fren­te a la en­tra­da de la ofi­ci­na del pri­mer mi­nis­tro.

“Es­ta vez nos ha to­ca­do a no­so­tros”, pen­sá­ba­mos. Al fin y al ca­bo, te­ne­mos sol­da­dos en Af­ga­nis­tán, he­mos lan­za­do bom­bas so­bre Li­bia y nues­tra pren­sa ha re­pro­du­ci­do las de­no­mi­na­das ca­ri­ca

tu­ras de Maho­ma. Pe­ro no se tra­ta­ba de Al Qae­da o Al Sha­bab. El mons­truo ha­bía na­ci­do en nues­tro pro­pio país, y se tra­ta­ba de un hom­bre jo­ven, ru­bio y de bue­na fa­mi­lia que ha­bía vi­vi­do a po­cas man­za­nas de mi ca­sa. Yo mis­ma ha­bía com­pra­do en las mis­mas tien­das que él, me ha­bía apun­ta­do al mis­mo gim­na­sio y ha­bía asis­ti­do a la mis­ma igle­sia pa­rro­quial.

Es­ti­mu­la­do por las dro­gas y dis­fra­za­do de po­li­cía, An­ders Beh­ring Brei­vik con­du­jo en di­rec­ción Oes­te des­de las rui­nas del cen­tro de Os­lo has­ta lle­gar a la is­la de Utø­ya, don­de miem­bros de las ju­ven­tu­des del Par­ti­do La­bo­ris­ta se ha­bían reuni­do co­mo to­dos los años pa­ra ce­le­brar su cam­pa­men­to de ve­rano. Es­tas ju­ven­tu­des ha­bían lu­cha­do pa­ra que se sua­vi­za­ran las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción, y por ello Brei­vik los in­cluía den­tro de “los Trai­do­res”. Su ob­je­ti­vo fi­nal era eli­mi­nar de Eu­ro­pa to­do ras­tro del is­lam. Creía que los mu­sul­ma­nes de­bían ser con­ver­ti­dos o de­por­ta­dos y, si es­to no fue­se po­si­ble, eli­mi­na­dos.

Cuan­do lle­gó a la is­la em­pe­zó a ma­tar a san­gre fría a los miem­bros de las ju­ven­tu­des la­bo­ris­tas, la ma­yo­ría de ellos adolescentes, mien­tras gri­ta­ba co­sas co­mo “¡Hu­rra!”, “¡Dia­na!” o “¡Te di!”.

Brei­vik pre­ten­día que su ac­ción ins­pi­ra­ra a otros. En un ma­ni­fies­to de 1.500 pá­gi­nas que fue des­cu­bier­to con pos­te­rio­ri­dad pro­cla­ma­ba que los pri­me­ros ob­je­ti­vos de “la Guerra” ha­bían de ser “los Trai­do­res”.

Los ata­ques, que aca­ba­ron con la vi­da de 77 per­so­nas, de­ja­ron al país en es­ta­do de shock. El ama­do rey Ha­rald rom­pió a llo­rar an­te las cá­ma­ras; les di­jo a los te­les­pec­ta­do­res que “la li­ber­tad ven­ce­rá al mie­do”. Pe­ro du­ran­te mu­chas se­ma­nas so­lo hu­bo es­pa­cio pa­ra la­men­tos. Un poe­ma na­cio­nal que se re­ci­tó mu­cho du­ran­te aque­llos días pa­re­cía re­su­mir­lo to­do: “En es­te país so­mos tan po­cos / que ca­da caí­do es un ami­go o un her­mano”.

Ka­ro­li­ne Bank, una es­tu­dian­te de Cien­cias Po­lí­ti­cas que so­bre­vi­vió a la ma­sa­cre, me di­jo que el ata­que ha­bía si­do “un al­da­bo­na­zo pa­ra que des­per­te­mos”. “Es co­mo si de re­pen­te tu­vié­ra­mos que de­fen­der nues­tra de­mo­cra­cia por­que al­guien quie­re des­truir­la. La dá­ba­mos por he­cha, nun­ca pen­sa­mos que fue­ra al­go por lo que ha­bría que lu­char”.

Los ata­ques se pro­du­je­ron cuan­do los par­ti­dos es­ta­ban pre­pa­ran­do las elec­cio­nes lo­ca­les, pro­gra­ma­das pa­ra el 12 de sep­tiem­bre. Los aten­ta­dos, en vez de ali­men­tar fu­rio­sas re­tó­ri­cas in­cen­dia­rias o mul­ti­pli­car las com­pa­re­cen­cias de los po­lí­ti­cos, pro­vo­ca­ron que se sus­pen­die­ra la cam­pa­ña elec­to­ral y que los par­ti­dos se vol­vie­ran ex­tre­ma­da­men­te cui­da­do­sos con sus es­ló­ga­nes. Las ju­ven­tu­des del Par­ti­do Con­ser­va­dor, por ejem­plo, re­ti­ra­ron un fo­lle­to elec­to­ral en el que se po­día leer: “Me­jor muer­to que ro­jo”.

Es­tá cla­ro que los elec­to­res no­rue­gos se van a ha­cer la pre­gun­ta de en qué ti­po de so­cie­dad quie­ren vi­vir. Al­gu­nos po­drían cam­biar su res­pues­ta tras los aten­ta­dos, y es que to­das las fuer­zas del ar­co po­lí­ti­co creen que aca­ba de em­pe­zar una ba­ta­lla que pue­de cam­biar el al­ma de No­rue­ga.

Siv Jen­sen, la lí­der del Par­ti­do del Pro­gre­so, con un cla­ro dis­cur­so an­ti­in­mi­gra­ción, se mues­tra muy mo­les­ta por la ola de sim­pa­tía que be­ne­fi­cia a la iz­quier­da. Cuan­do fui a ver­la al Par­la­men­to ni su bron­cea­do ni su bri­llan­te ves­ti­do co­lor vio­le­ta pu­die­ron ocul­tar su irri­ta­ción. “To­do apun­ta­ba a que es­tos co­mi­cios iban a ser des­fa­vo­ra­bles pa­ra el Par­ti­do La­bo­ris­ta, y en­ton­ces se

“En es­te país so­mos tan po­cos que ca­da caí­do es un ami­go o un her­mano”, di­ce un poe­ma na­cio­nal

pro­du­jo la ma­sa­cre”, afir­ma, al tiem­po que ca­li­fi­ca a Brei­vik, que fue miem­bro de su par­ti­do has­ta 2006, co­mo un in­de­sea­ble.

La in­mi­gra­ción, la in­te­gra­ción y la is­la­mi­za­ción eran pa­ra Brei­vik los tres gran­des ma­les de la so­cie­dad. Y no so­lo pa­ra él. Se­gún una encuesta rea­li­za­da a prin­ci­pios de año, uno de ca­da dos no­rue­gos quie­re que se im­pi­da to­da in­mi­gra­ción. A la luz de es­te da­to se com­pren­de la pu­jan­za del Par­ti­do del Pro­gre­so, que en la ac­tua­li­dad po­see 41 de los 169 es­ca­ños del Par­la­men­to. Más de la mi­tad de los en­cues­ta­dos, ade­más, pen­sa­ba que la in­te­gra­ción ha­bía fra­ca­sa­do.

“Is­la­mi­za­ción si­len­cio­sa”.

En ci­fras ab­so­lu­tas No­rue­ga no tie­ne de­ma­sia­dos in­mi­gran­tes, y me­nos del 4% de la po­bla­ción se de­cla­ra mu­sul­ma­na. Aun así los ex­tran­je­ros son más nu­me­ro­sos que los na­ti­vos en cier­tos dis­tri­tos, mien­tras que los me­dios se han en­car­ga­do de sub­ra­yar el he­cho de que la po­bla­ción fo­rá­nea po­see ma­yo­res ta­sas de crí­me­nes y vio­len­cia. Ade­más, hay más ex­tran­je­ros que no­rue­gos en las cár­ce­les del país.

La ex­pre­sión “is­la­mi­za­ción si­len­cio­sa y en­cu­bier­ta”, acu­ña­da por la pro­pia Siv Jen­sen, ha es­ta­do en el cen­tro del debate pú­bli­co los úl­ti­mos dos años. Pe­ro aho­ra la di­ri­gen­te te­me que la ma­sa­cre de Brei­vik pro­pi­cie que la cul­tu­ra de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to se ins­tau­re en No­rue­ga. “Temo que el debate sea me­nos abier­to y que se re­pri­man cier­tas opi­nio­nes”, afir­ma.

Mar­te Mi­che­let, des­ta­ca­da co­lum­nis­ta del dia­rio Dag­bla­det, vi­ve en el cen­tro de Os­lo, en el ba­rrio de Grøn­land, don­de pro­li­fe­ran tien­das con le­tre­ros en ur­du y ára­be y en cu­yas es­cue­las los ni­ños de ori­gen no­rue­gos son mi­no­ría. Mi­che­let, que es­tá en su sép­ti­mo mes de em­ba­ra­zo, no de­ja de es­tre­char la mano de su pro­me­ti­do, co­mo si qui­sie­ra ase­gu­rar­se, una vez más, de que él si­gue allí. El 22 de ju­lio, su pro­me­ti­do, Ali Es­ba­ti, de ori­gen ira­ní y que tra­ba­ja en el think tank iz­quier­dis­ta Ma­ni­fest, es­ta­ba le­yen­do una de­cla­ra­ción en la is­la Utø­ya so­bre la ex­tre­ma de­re­cha en Es­can­di­na­via. Es­ta­ba a mi­tad de su alo­cu­ción cuan­do la bom­ba de Brei­vik es­ta­lló en el co­ra­zón de Os­lo. Cua­tro ho­ras des­pués Mi­che­let aún no sa­bía dón­de es­ta­ba su pro­me­ti­do de­bi­do a que el mó­vil de és­te de­jó de fun­cio­nar cuan­do se hun­dió en las aguas que ro­dean la is­la. En al­gún mo­men­to de la or­gía ase­si­na de Brei­vik, Es­ba­ti se en­con­tró ca­ra a ca­ra con él. Se dio la vuel­ta y hu­yó ha­cia la ori­lla, es­pe­ran­do en cual­quier mo­men­to sen­tir el do­lor de una ba­la en la es­pal­da. Pe­ro nin­gu­na le al­can­zó. Cuan­do mi­ró ha­cia atrás vio el ca­dá­ver de una jo­ven que ha­bía es­ta­do sen­ta­da jun­to a él. “Al fin la gen­te se ha da­do cuen­ta de que la is­la­mo­fo­bia exis­te”, afir­ma Es­ba­ti.

La pro­pia Mi­che­let lle­va años re­ci­bien­do ame­na­zas, aunque has­ta los aten­ta­dos nun­ca pen­só que fue­ran reales. Uno de los úl­ti­mos ar­tícu­los que es­cri­bió an­tes de que se pro­du­je­ran los aten­ta­dos se ti­tu­la­ba Cuan­do to­do se vuel­ve per­so­nal, y en él des­cri­bía sus te­mo­res acer­ca de la so­cie­dad ra­cis­ta en que cria­ría a su hi­jo. Pe­ro aho­ra es más op­ti­mis­ta y cree que se es­tá fra­guan­do un nue­vo sen­ti­mien­to de fra­ter­ni­dad so­cial. “La reac­ción de mu­chas per­so­nas fren­te a los aten­ta­dos ha si­do la de fun­dir­se en un gran abra­zo co­lec­ti­vo. Los miem­bros de las mi­no­rías ét­ni­cas han ex­pe­ri­men­ta­do un re­no­va­do sen­ti­mien­to de se­gu­ri­dad y per­te­nen­cia”, afir­ma Mi­che­let.

En el otro ex­tre­mo de la ciu­dad, en una tran­qui­la cer­ve­ce­ría si­tua­da cer­ca de los Jar­di­nes Reales, la idea de un “abra­zo co­lec­ti­vo” re­pug­na a Hans Rus­tad, fun­da­dor de la pá­gi­na web de­re­chis­ta do­cu­ment.no <http://www.do­cu­ment. no/>. Brei­vik asis­tió a al­gu­nas reunio­nes de es­te gru­po, y es­cri­bía a me­nu­do co­men­ta­rios en la pá­gi­na web.

“Le re­cuer­do bien –afir­ma Rus­tad, que va com­ple­ta­men­te ves­ti­do de blan­co-. Era de los que ha­bla­ban mu­cho y

muy al­to, y ca­si siem­pre de­cía bra­vu­co­na­das”. Otros asis­ten­tes a es­tas reunio­nes le des­cri­ben co­mo una per­so­na “que no de­ja­ba de to­mar no­tas”.

Hans Rus­tad, ade­más, se mues­tra per­ple­jo por la reac­ción ofi­cial mos­tra­da an­te los aten­ta­dos. “Afron­tar el te­rro­ris­mo con flo­res y amor...”, afir­ma con tono sar­cás­ti­co. “El prín­ci­pe Haa­kon di­jo que las ca­lles de Os­lo es­ta­ban lle­nas de amor... ¿Pe­ro es­to qué es? ¿El fes­ti­val de Woods­tock? ¿El flo­wer po­wer?”. Cuan­do le men­ciono el debate so­bre lo que se ha de­no­mi­na­do “is­la­mi­za­ción en­cu­bier­ta” él gol­pea la me­sa con su va­so de agua. “¡Ni si­quie­ra es en­cu­bier­ta! Hay lla­ma­das a la ora­ción, no se sir­ve cer­do en las guar­de­rías, hay en­fer­me­ras con ve­lo, en las pri­sio­nes se dan co­mi­das res­pe­tuo­sas con el ha­lal... ¡La is­la­mi­za­ción se es­tá pro­du­cien­do a ple­na luz del día!”, afir­ma. Pre­gun­ta­do acer­ca de si cree que, de al­gún mo­do, con­tri­bu­yó a for­mar la ideo­lo­gía ex­tre­mis­ta de Brei­vik, Rus­tad res­pon­de sin du­dar ni un mo­men­to: “No quiero en­trar en el jue­go del mea cul­pa”.

Has­ta 2008 el pri­mer mi­nis­tro no te­nía guar­daes­pal­das e iba a tra­ba­jar en bi­ci o tran­vía

Al­gu­nos días des­pués, en una ca­sa cer­ca­na a esa cer­ve­ce­ría, un pa­dre re­co­gía la ce­na mien­tras su es­po­sa y su hi­jo se­guían con­ver­san­do. El pa­dre va­cia­ba el la­va­va­ji­llas, co­lo­can­do con cui­da­do los pla­tos lim­pios en su es­tan­te co­rres­pon­dien­te, y lue­go en­vol­vió las so­bras de la ce­na en pa­pel de pla­ta. Es­te hom­bre es el pri­mer mi­nis­tro de No­rue­ga. En los días pos­te­rio­res al ata­que que des­tro­zó su ofi­ci­na, to­do su per­so­nal (in­clu­yen­do al­gu­nas per­so­nas cu­yas ro­pas es­ta­ban aún cu­bier­tas de san­gre) se reunió allí, en su re­si­den­cia pri­va­da, que pa­só a con­ver­tir­se en el cuar­tel ge­ne­ral de emer­gen­cia del Go­bierno.

La an­te­sa­la del in­fierno.

“Afron­ta­re­mos es­te ata­que con más de­mo­cra­cia, más apertura y más hu­ma­ni­dad”, afir­mó el pri­mer mi­nis­tro Jens Stol­ten­berg en las ho­ras pos­te­rio­res a los aten­ta­dos, de­jan­do así cla­ro que ni bus­ca­ba ven­gan­za ni iba a per­mi­tir que na­die sa­ca­ra ré­di­to de la ma­sa­cre.

Stol­ten­berg co­no­cía per­so­nal­men­te a mu­chos de los jó­ve­nes. La tar­de del 22 de ju­lio fue al lu­gar don­de fue­ron eva­cua­dos, y don­de se mez­cla­ban los muer­tos, los he­ri­dos y los que ha­bían re­sul­ta­do ile­sos. Al­gu­nos pa­dres se ren­con­tra­ron con sus hi­jos. Otros no. “Yo es­ta­ba jun­to a pa­dres cu­yos hi­jos no vi­nie­ron en el pri­mer au­to­bús, ni en el se­gun­do, ni en nin­guno de los si­guien­tes”, afir­ma, con­te­nien­do el alien­to. “Hu­bo un mo­men­to en que de­ja­ron de lle­gar au­to­bu­ses, y to­do el mun­do se arre­mo­li­nó en torno a su úl­ti­ma es­pe­ran­za, las lis­tas de he­ri­dos de los hos­pi­ta­les”. Aún re­cuer­da las ex­pre­sio­nes de ali­vio di­bu­ja­das en las ca­ras de los pa­dres que oye­ron “su hi­jo es­tá gra­ve­men­te herido”, por­que eso sig­ni­fi­ca­ba que al me­nos no es­ta­ba muer­to. “Esa no­che, ya muy tar­de, es­tu­ve con una pa­re­ja a la que yo co­noz­co des­de ha­ce mu­cho tiem­po y que to­da­vía al­ber­ga­ba la es­pe­ran­za de que lle­ga­ra su hi­ja, de 14 años. Al fi­nal so­lo que­dó una víc­ti­ma por iden­ti­fi­car, que per­ma­ne­cía in­cons­cien­te en un cen­tro sa­ni­ta­rio... Cuan­do des­cri­bie­ron una ci­ca­triz que te­nía en el cue­llo, es­ta ami­ga su­po al ins­tan­te que se tra­ta­ba de su hi­ja. La abra­cé y le di­je: ‘Es ma­ra­vi­llo­so’. Y en lo que ter­mi­né de pro­nun­ciar es­tas pa­la­bras con­tem­plé los ojos de otra ma­dre que es­ta­ba a jun­to a no­so­tros. Su úl­ti­ma es­pe­ran­za se ha­bía des­va­ne­ci­do. Sus ojos... Eran la an­te­sa­la del in­fierno”.

Has­ta 2008 Stol­ten­berg vi­vió con su mu­jer en su re­si­den­cia pri­va­da, iba a tra­ba­jar en bi­ci o en tran­vía y du­ran­te los fi­nes de se­ma­na y las va­ca­cio­nes ca­re­cía de cual­quier ti­po de se­gu­ri­dad. La fur­go­ne­ta gris que lle­va­ba la bom­ba pu­do acer­car­se has­ta la en­tra­da de las ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les, cu­yo ac­ce­so no es­ta­ba res­trin­gi­do. Cuan­do le pre­gun­to en qué me­di­da cam­bia­rán los aten­ta­dos la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad, Stol­ten­berg re­co­no­ce que se de­be­rán in­tro­du­cir cier­tas pro­tec­cio­nes adi­cio­na­les. “Pe­ro lo que no po­de­mos ol­vi­dar es que aún so­mos uno de los paí­ses más se­gu­ros del mun­do”. Afir­ma que, pe­se a to­da la aten­ción que con­cen­tra el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta, du­ran­te mu­chas dé­ca­das “to­da la vio­len­cia po­lí­ti­ca de No­rue­ga ha si­do per­pe­tra­da por gru­pos ul­tra­de­re­chis­tas y por des­equi­li­bra­dos”.

De cual­quier mo­do, ¿ qué es­pe­ra a No­rue­ga en los pró­xi­mos años? ¿En qué ti­po de so­cie­dad van a vi­vir sus ciu­da­da­nos? Co­mo era de es­pe­rar, el pri­mer mi­nis­tro se nues­tra op­ti­mis­ta: “Po­dría sa­lir al­go bueno de es­te ac­to de mal­dad. Po­dría sur­gir el de­seo de mos­trar­nos más com­pa­si­vos; la acep­ta­ción del mul­ti-cul­tu­ra­lis­mo ha sa­li­do re­for­za­da, lo mis­mo que la fe en nues­tros va­lo­res na­cio­na­les”, afir­ma. “Re­pri­mir opi­nio­nes es muy pe­li­gro­so; te­ne­mos que acep­tar que exis­ten ideas ex­tre­mas ahí fue­ra. No pue­den ser si­len­cia­das has­ta la muer­te, pe­ro sí pue­den ser re­ba­ti­das has­ta la muer­te”, con­clu­ye.

Lu­to. Ac­to de ho­me­na­je a las víc­ti­mas de los aten­ta

dos el 26 de ju­lio pa­sa­do.

Te­mo­res. Siv Jen­sen, lí­der del de­re­chis­ta Par­ti­do del Pro­gre­so, te­me que los aten­ta­dos de ju­lio si­len­cien cier­tas opi­nio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.