Los gua­te­mal­te­cos se in­cli­nan por la mano dura

El ge­ne­ral Ot­to Pé­rez ga­na la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes, si bien ten­drá que ba­tir­se en una se­gun­da ron­da con el tam­bién con­ser­va­dor Ma­nuel Bal­di­zón.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Es ló­gi­co, los dos can­di­da­tos que con más vi­gor, aunque de ma­ne­ra muy di­fe­ren­te, pro­me­tie­ron mano dura con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do han ga­na­do la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes gua­te­mal­te­cas y dispu­tarán la pre­si­den­cia en una se­gun­da, el pró­xi­mo 6 de no­viem­bre. Son el ex­ge­ne­ral Ot­to Pé­rez Mo­li­na, del Par­ti­do Pa­trio­ta, y Ma­nuel Bal­di­zón, de Li­ber­tad De­mo­crá­ti­ca Re­no­va­da. Era ló­gi­co que dos ex­po­nen­tes de la mano dura ga­na­ran es­tas elec­cio­nes por la dra­má­ti­ca si­tua­ción de vio­len­cia que vi­ve el país, tan­to que al­gu­nos ob­ser­va­do­res afir­man, e in­clu­so el can­di­da­to ga­na­dor (Ot­to Pé­rez Mo­li­na) sos­tie­ne, que, de se­guir así, Gua­te­ma­la po­dría con­ver­tir­se en un Es­ta­do fa­lli­do. La acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca de tra­ge­dias a lo lar­go de 36 años de gue­rras ci­vi­les su­ma unas ci­fras es­ca­lo­frian­tes, 200.000 ase­si­na­tos y 40.000 des­apa­ri­cio­nes, apar­te de una ga­ma in­ter­mi­na­ble de vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos.

Pe­ro no es ne­ce­sa­rio mi­rar atrás, a los tiem­pos de las gue­rras ci­vi­les, pa­ra me­dir la bar­ba­rie de la vio­len­cia, bas­ta con vol­ver los ojos a las es­ta­dís­ti­cas del año pa­sa­do. En 2010, se­gún las ci­fras ofi­cia­les, mu­rie­ron ase­si­na­das 5.960 per­so­nas de una po­bla­ción de 14 mi­llo­nes. Es de­cir, de ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes mue­ren ase­si­na­dos 41. Una ci­fra pa­vo­ro­sa. Ma­ne­jan con im­pa­cien­cia las pis­to­las y dis­pa­ran con fa­ci­li­dad. Es­ta vio­len­cia tan mo­nó­to­na que sal­pi­ca la vi­da gua­te­mal- te­ca tu­vo una vi­si­bi­li­dad tre­men­da, por su pro­yec­ción mun­dial, cuan­do el pa­sa­do mes de ju­lio, ya en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, unos si­ca­rios acri­bi­lla­ron a ti­ros, cuan­do se di­ri­gía al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de La Au­ro­ra, al sur de Ciu­dad de Gua­te­ma­la, al fa­mo­so can­tan­te ar­gen­tino Fa­cun­do Ca­bral, que ha­bía acu­di­do a dar un re­ci­tal en una gi­ra de des­pe­di­da. El cua­dro no pue­de ser más de­sola­dor al sa­ber que so­lo el 3% de los ase­si­na­tos son juz­ga­dos en los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, el 97% res­tan­te que­da im­pu­ne.

Re­for­ma po­li­cial.

En to­das las en­cues­tas so­cio­ló­gi­cas apa­re­ce el da­to de que la gran preocupación del 70% de los gua­te­mal­te­cos es la vio­len­cia de­ri­va­da del nar­co­trá­fi­co, del cri­men or­ga­ni­za­do y de la po­bre­za. Por­que la po­bre­za es otra de las gran­des y per­ma­nen­tes la­cras del país. De ahí que mu­chos ciu­da­da­nos ha­yan vis­to con es­pe­ran­za, se­gún ha que­da­do cla­ro en las ur­nas, el plan del ex­ge­ne­ral Pé­rez Mo­li­na con­tra la vio­len­cia. Tie­ne dos pun­tos esen­cia­les: el pri­me­ro, el au­men­to de los efec­ti­vos mi­li­ta­res pa­ra con­tro­lar am­plias zo­nas del país que ac­tual­men­te es­tán en ma­nos de las dis­tin­tas ma­fias; el se­gun­do, au­men­tar los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. Con es­tas me­di­das pien­sa que pue­de su­pe­rar el mie­do que pa­ra­li­za la so­cie­dad y crear un nue­vo di­na­mis­mo eco­nó­mi­co. For­man­do par­te de es­tos dos pun­tos esen­cia­les, pa­ra de­rro­tar a los vio­len­tos pro­po­ne una in­je­ren­cia en el Mi­nis­te­rio de Go­ber­na­ción que lle­ve a ca­bo una re­for­ma po­li­cial, a la que ca­li­fi­ca de re­fun­da­ción ju­di­cial.

Ha­ce años que se ela­bo­ran pla­nes so­bre re­for­mas po­li­cia­les, pe­ro na­die los ha lle­va­do a ca­bo has­ta aho­ra. Pé­rez Mo­li­na sos­tie­ne que los lle­va­rá a ca­bo de una ma­ne­ra irre­nun­cia­ble. Al ac­tual pre­si­den­te, Ál­va­ro Co­lom, que le ga­nó en la se­gun­da vuel­ta los an­te­rio­res co­mi­cios, le re­pro­cha ha­ber si­do un pre­si­den­te du­bi­ta­ti­vo que no se ha atre­vi­do a to­mar de­ci­sio­nes por su ca­rác­ter ti­bio y dé­bil y que evi­ta asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, por eso ha ca­re­ci­do de un Go­bierno só­li­do y cohe­sio­na­do, ya que ca­da mi­nis­tro ha­cía lo que le pa­re­cía bien a él. “No di­ré –ha re­pe­ti­do va­rias ve­ces– que el nar­co­trá­fi­co tie­ne el con­trol del Go­bierno, pe­ro sí hay unos bol­so­nes que se han con­ver­ti­do en bol­so­nes de in­go­ber­na­bi­li­dad pa­ra el ac­tual Go­bierno, que han pa­sa­do a ser lu­ga­res de go­ber­na­bi­li­dad pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do”.

Cris­tia­nis­mo evan­gé­li­co.

Ma­nuel Bal­di­zón, del par­ti­do Li­ber­tad De­mo­crá­ti­ca Re­no­va­da y que dispu­tará la pre­si­den­cia a Pé­rez Mo­li­na al ser el se­gun­do can­di­da­to más vo­ta­do, tam­bién ha de­ja­do cla­ro que su prin­ci­pal preocupación es la lu­cha con­tra la vio­len­cia. Es un ti­po me­siá­ni­co y po­pu­lis­ta, ju­ris­ta de for­ma­ción y em­pre­sa­rio de pro­fe­sión, y tie­ne una re­ce­ta pa­ra lu­char con efi­ca­cia con­tra los vio­len­tos: apli­ca­rá la pe­na de muer­te sin es­crú­pu­los ni du­das, y co­men­za­rá su apli­ca­ción al día si­guien­te de asu­mir el po­der, el pró­xi­mo 15 de enero. Lo ha di­cho de una ma­ne­ra muy grá­fi­ca: “Go­ber­na­ré con la Bi­blia en una mano y la Cons­ti­tu­ción en la otra. Las pri­me­ras he­rra­mien­tas que yo ten­go son la Bi­blia co­mo pri­mor­dial e im­por­tan­te, por­que sin Dios no se lo­gra­ría na­da, y, co­mo se­gun­do fun­da­men­to, la Cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca, pa­ra que to­do se reali­ce con­for­me a la Ley”. Vien­do los dis­cur­sos y los plan­tea­mien­tos de la ma­yo­ría de los can­di­da­tos, lla­ma la aten­ción el con­te­ni­do de cris­tia­nis­mo evan­gé­li­co que ex­pre­san, más pro­pio de pre­di­ca­do­res char­la­ta­nes que de can­di­da­tos de una de­mo­cra­cia mo­der­na. De las diez can­di­da­tu­ras que se pre­sen­ta­ban a las elec­cio­nes so­lo una era de iz­quier­das, la de Ri­go­ber­ta Men­chú, que con su coa­li­ción Fren­te Am­plio tra­ta­ba de re­pre­sen­tar a la ga­ma de iz­quier­das, in­clu­so a los más ra­di­ca­les. No ha lle­ga­do al 3% de los vo­tos. Al­go fa­lla, pe­ro no so­lo de­be cul­par­se a los elec­to­res.

Si el pa­no­ra­ma de la vio­len­cia es trá­gi­co, la si­tua­ción so­cial se pue­de ca­li­fi­car de dra­má­ti­ca pa­ra am­plios sec­to­res de la po­bla­ción. Los dos can­di­da­tos en la

El prin­ci­pal mo­tor de la vio­len­cia es el de ca­rác­ter so­cial y se de­ri­va de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des

lu­cha por la pre­si­den­cia lo han re­co­no­ci­do así. Los da­tos ofi­cia­les di­cen que el 51% de los ciu­da­da­nos vi­ven en un ni­vel preo­cu­pan­te de po­bre­za, y los más afec­ta­dos son los ma­yo­res de 60 años y los me­no­res de 10. El di­ne­ro es­tá en ma­nos de una pe­que­ña mi­no­ría que con­tro­la los prin­ci­pa­les pro­duc­tos de ex­por­ta­ción co­mo el ca­fé, el azú­car y el ba­nano. Apar­te del nar­co­trá­fi­co, por su­pues­to. El ex­pre­si­den­te Vi­ni­zio Ce­re­zo sos­tie­ne que el prin­ci­pal mo­tor de la vio­len­cia es el de ca­rác­ter so­cial y se de­ri­va de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des y de la au­sen­cia de una po­lí­ti­ca de em­pleo y de in­clu­sión de los sec­to­res ma­yo­ri­ta­rios de la po­bla­ción, ab­so­lu­ta­men­te mar­gi­na­dos de los be­ne­fi­cios del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

El Es­ta­do ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra el plan­tea­mien­to de una ver­da­de­ra po­lí­ti­ca so­cial, ya que la ta­sa im­po­si­ti­va es del 10,4%, una de las más ba­jas de Amé­ri­ca La­ti­na, el IVA es del 13%, pe­ro lo peor es que el 55% de la re­cau­da­ción no lle­ga a las ar­cas del Es­ta­do por­que se que­da en ma­nos de los re­cau­da­do­res. El apa­ra­to gu­ber­na­men­tal es co­rrup­to y las ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les. Pé­rez Mo­li­na no ha plan­tea­do una subida de im­pues­tos, pe­ro sí una efi­ca­cia re­cau­da­to­ria, y pa­ra ello pro­mul­ga­rá una ley con­tra la eva­sión de im­pues­tos y pa­ra que no se los que­den los re­cau­da­do­res. Tam­bién ha pro­me­ti­do lu­char con­tra el trá­fi­co de in­fluen­cias y el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. Po­cos se fían de esa pro­me­sa, en­tre ellos el pro­fe­sor Cris­tián Ál­va­rez, de la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co Ma­rro­quín, al sos­pe­char que tie­ne que pa­gar a quie­nes le han fi­nan­cia­do la cam­pa­ña, que ha cos­ta­do un mi­llón de dó­la­res (735.000 eu­ros), muy por en­ci­ma de los 125.000 (92.000 eu­ros) que es­ta­ble­ce la Ley.

Por su par­te, el otro can­di­da­to, Ma­nuel Bal­di­zón, pro­me­te una nue­va pa­ga ex­tra, cin­co quin­ta­les de fer­ti­li­zan­tes pa­ra los cam­pe­si­nos y pen­sio­nes pa­ra los an­cia­nos. Aunque no hay de­ma­sia­das ra­zo­nes pa­ra el op­ti­mis­mo, exis­te el fun­da­do te­mor de que el di­ne­ro si­ga co­rrien­do por las mis­mas ma­nos. “A pe­sar de to­do, hay que apos­tar a una cier­ta es­pe­ran­za, no nos que­da otra co­sa”, ha di­cho uno de los vo­tan­tes tras de­po­si­tar su pa­pe­le­ta. Por otra par­te, vien­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do, sor­pren­de el es­ca­so gra­do de aten­ción que le han pres­ta­do a es­tas elec­cio­nes.

Opo­nen­tes. Arri­ba, Ma­nuel Bal­di­zón, can­di­da­to por Li­ber­tad De­mo­crá­ti­ca Re­no­va­da. Aba­jo, Ot­to Pé­rez Mo­li­na, ex­ge­ne­ral, del Par­ti­do Pa­trio­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.