Ru­bios y per­fec­tos

¿De dón­de sa­len los ale­ma­nes? ¿Có­mo ha­cen pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a sus con­flic­tos? Schlink tie­ne la res­pues­ta

Tiempo - - VISIONES -

SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

El lec­tor es una his­to­ria so­bre el ros­tro dul­ce del Mal y so­bre có­mo el pa­sa­do pe­sa so­bre el pre­sen­te

los nue­vos ma­ni­fes­tan­tes an­ti­cri­sis de Ale­ma­nia no son des­em­plea­dos: son mi­llo­na­rios. No lle­van me­chas de oku­pa y pe­los lar­gos, sino ca­ros cor­tes de pe­lo. Y na­die los ha apa­lea­do en una pla­za. Pe­ro su de­man­da es la mis­ma que la de un lí­der sin­di­cal grie­go: quie­ren pa­gar más im­pues­tos. Cin­cuen­ta de las per­so­nas más ri­cas de ese país reuni­das en una pla­ta­for­ma de­man­dan su de­re­cho a po­ner más de su pro­pio bol­si­llo pa­ra pa­liar el dé­fi­cit. Uno de sus miem­bros pro­tes­ta in­dig­na­do: “Es una ver­güen­za que no nos co­bren más.”

Los paí­ses de ca­si to­do el mun­do de­ba­ten qué ha­cer con la pros­ti­tu­ción. ¿Es un de­li­to o un tra­ba­jo? Si es un de­li­to, ¿la cul­pa­ble es la pros­ti­tu­ta o el clien­te? Y si es un tra­ba­jo, ¿qué im­pues­tos pa­ga? Bonn, tie­ne la so­lu­ción: par­quí­me­tros. Las pros­ti­tu­tas de esa ciu­dad ale­ma­na re­ca­ban un tic­ket de seis eu­ros ca­da día, con el cual tri­bu­tan al Es­ta­do. La me­di­da ha si­do pre­sen­ta­da por el ayun­ta­mien­to co­mo un pa­so ha­cia la “equi­dad fis­cal”.

¿De dón­de sa­lie­ron los ale­ma­nes? ¿Qué co­men pa­ra ser ru­bios y per­fec­tos? O más téc­ni­ca­men­te, ¿có­mo ha­cen pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes crea­ti­vas a sus con­flic­tos? La res­pues­ta de Bern­hard Schlink es que lle­va­ban de­ma­sia­do tiem­po en­con­tran­do ma­ne­ras crea­ti­vas de ma­tar­se.

Schlink es el au­tor de la no­ve­la El lec­tor, aque­lla his­to­ria so­bre el ros­tro dul­ce del Mal y so­bre có­mo el pa­sa­do pe­sa so­bre el pre­sen­te, cu­ya ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca le va­lió un Os­car a Ka­te Wins­let. Y más re­cien­te­men­te, de El fin de se­ma­na (Ana­gra­ma), la es­tre­me­ce­do­ra his­to­ria de un te­rro­ris­ta de la Frac­ción del Ejér­ci­to Ro­jo con cua­tro muer­tes a sus es­pal­das que re­ci­be un in­dul­to tras 24 años en pri­sión.

La Frac­ción del Ejér­ci­to Ro­jo fue un gru­po ar­ma­do nu­mé­ri­ca­men­te pe­que­ño, pe­ro cau­só gran­des trau­mas en la so­cie­dad ale­ma­na, es­pe­cial­men­te en el oto­ño de 1977 cuan­do, tras el se­cues­tro de un avión, tres de sus lí­de­res apa­re­cie­ron muer­tos en sus cel­das. Con un te­ma así, los ma­los no­ve­lis­tas ha­cen no­ve­las a fa­vor o en con­tra, pa­ra en­se­ñar­nos quién tie­ne ra­zón. Pe­ro Schlink, que ade­más es juez, ha­ce no­ve­las a fa­vor y en con­tra, pa­ra mos­trar­nos la com­ple­ji­dad hu­ma­na.

Los per­so­na­jes de El fin de se­ma­na son los vie­jos ami­gos del te­rro­ris­ta, reuni­dos en una ca­sa de cam­po pa­ra re­ci­bir­lo y re­cor­dar los vie­jos tiem­pos: ahí es­tá la per­so­na que de­la­tó al te­rro­ris­ta, el hi­jo que él nun­ca pu­do ver, el vie­jo iz­quier­dis­ta con­ver­ti­do en em­pre­sa­rio adi­ne­ra­do y, en su­ma, el pa­sa­do de un hom­bre, que es el pa­sa­do de un país. La no­ve­la mues­tra có­mo la su­per­vi­ven­cia de Ale­ma­nia de­pen­de de su ca­pa­ci­dad de per­do­nar un pa­sa­do te­rri­ble del que to­dos for­man par­te. Sin du­da, mu­chos ale­ma­nes pien­san que pa­ra su­pe­rar la cri­sis ha­ce fal­ta que el Es­ta­do de­je de dar­le di­ne­ro a los des­em­plea­dos, a los en­fer­mos, a Ale­ma­nia del Es­te o a los paí­ses del Sur. Tam­bién de­be ha­ber ciu­da­da­nos en Bonn que opi­nan que la pros­ti­tu­ción de­be­ría ser erra­di­ca­da de las ca­lles. Pe­ro cuan­do lees a Schlink, com­pren­des que, a la ma­yo­ría de los ale­ma­nes, el pa­sa­do les ha en­se­ña­do que nin­gún pre­cio es de­ma­sia­do ca­ro pa­ra con­vi­vir en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.