Las dos to­rres

Có­mo lle­gó el fun­da­men­ta­lis­mo is­lá­mi­co al 11-S. Y quién le pa­gó el via­je. La torre ele­va­da. Law­ren­ce Wright (De­Bol­si­llo)

Tiempo - - SELECTOR - LUIS ALGORRI

cuan­do los avio­nes se es­tre­lla­ron con­tra las To­rres Ge­me­las, ha­ce diez años, no em­pe­zó sino que cul­mi­nó un lar­guí­si­mo pro­ce­so his­tó­ri­co y men­tal. En ese pro­ce­so, cu­yas raí­ces pro­fun­das hay que bus­car cua­tro dé­ca­das atrás, in­ter­vi­nie­ron mi­les de per­so­nas de nu­me­ro­sos paí­ses. Fue un cre­ci­mien­to lleno de odio, de men­ti­ras, de erro­res y de ca­na­lla­das que se co­me­tie­ron mu­chas ve­ces en nom­bre de los de­re­chos hu­ma­nos, de la paz mun­dial o de la se­gu­ri­dad de Oc­ci­den­te, pe­ro que so­bre to­do se co­me­tie­ron en nom­bre de Dios. De cual­quier dios, por­que hu­bo unos cuan­tos in­vo­lu­cra­dos en el asun­to. Hu­bo gen­te que mu­rió el 11-S en el World Tra­de Cen­ter que ten­dría mu­chas co­sas que de­cir, co­mo el je­fe de Se­gu­ri­dad de los edi­fi­cios, John O’Neill. Hu­bo gen­te que ha ido mu­rien­do des­pués su­ce­si­va­men­te que tam­bién po­dría ha­ber di­cho mu­chas co­sas si su fa­na­tis­mo irra­cio­nal no hu­bie­se con­ver­ti­do siem­pre su len­gua­je en una mez­cla de su­rrea­lis­mo y ja­cu­la­to­rias es­tú­pi­das, co­mo Abu Mu­sad al-Zar­ka­wi. Otros es­tán vi­vos aún, co­mo Ay­mal al-Za­wahi­ri. Es­te li­bro im­pre­sio­nan­te, ba­sa­do en más de 500 en­tre­vis­tas, es el re­la­to (ma­ra­vi­llo­sa­men­te es­cri­to) de to­dos esos años; de có­mo na­ció el hue­vo de la ser­pien­te, quién lo in­cu­bó, quién hi­zo cre­cer al mons­truo y quié­nes se de­di­can aho­ra a la­men­tar con mu­cho dra­ma­tis­mo lo que nun­ca les in­tere­só pre­ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.