Paz por te­rri­to­rios

Anuar el Sa­dat y Me­ná­jem Be­guin fir­man el pri­mer acuer­do de paz ára­be-is­rae­lí.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

En la agen­da de los go­ber­nan­tes un día en­te­ro es mu­cho tiem­po, tre­ce días, una eter­ni­dad. Pues tre­ce días es­tu­vie­ron reuni­dos en un lu­gar cam­pes­tre, le­jos del mundanal rui­do, los man­da­ta­rios de tres Es­ta­dos cla­ve en el con­tex­to mun­dial. El pre­si­den­te de Egip­to, el pri­mer mi­nis­tro de Israel y el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, que ha­cía de an­fi­trión.

Los dos pri­me­ros, Anuar el Sa­dat y Me­ná­jem Be­guin, eran los má­xi­mos di­ri­gen­tes del peor con­flic­to que ha co­no­ci­do el mun­do tras la II Guerra Mun­dial, la contienda ára­be-is­rae­lí. El ter­ce­ro, Jimmy Car­ter, po­nía ca­sa y man­tel en su fin­ca de pla­cer, pa­ra que los fe­ro­ces enemi­gos de­ja­ran de ser­lo. Su pre­sen­cia era im­pres­cin­di­ble no so­lo por los de­be­res de la hos­pi­ta­li­dad, sino por­que era el go bet­ween, el co­rre­vei­di­le que lle­va­ba las pro­pues­tas de uno a otro.

Así lo ha­bía exi­gi­do El Sa­dat. El pre­si­den­te egip­cio lle­gó a Camp Da­vid con el pru­ri­to de que no po­día ne­go­ciar di­rec­ta­men­te con el hom­bre que re­pre­sen­ta­ba a Israel, el su­per-enemi­go, la en­car­na­ción del mal pa­ra la na­ción ára­be. Lo que ha­cía más ex­tra­va­gan­te la exi­gen­cia de Sa­dat era que, 10 me­ses an­tes, el egip­cio ha­bía pro­ta­go­ni­za­do un acon­te­ci­mien­to mu­cho más es­pec­ta­cu­lar que la reunión en Camp Da­vid: se ha­bía pre­sen­ta­do en Je­ru­sa­lén, ha­bía abra­za­do a Be­gin an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión y ha­bía ha­bla­do de paz an­te el Par­la­men­to is­rae­lí.

Pa­re­cía que des­pués de dar aquel pa­so lo de­más ven­dría ro­da­do, pe­ro en Orien­te Me­dio las co­sas nun­ca sa­len co­mo uno es­pe­ra, los ne­go­cios siem­pre son más com­ple­jos, las ac­ti­tu­des más si­nuo­sas, los com­pro­mi­sos más si­bi­li­nos. El Sa­dat es­ta­ba, li­te­ral­men­te, ju­gán­do­se la vi­da por ne­go­ciar con Israel, y que­ría po­ner­le sor­di­na, ha­cer ges­tos de des­plan­te que apla­ca­ran un po­co la ira de los ára­bes. Jimmy Car­ter com­pren­dió que Sa­dat le exi­gía ha­cer de go bet­ween pa­ra apla­zar lo inevi­ta­ble. Tres años des­pués se­ría ase­si­na­do por ra­di­ca­les is­la­mis­tas, pe­ro eso es ya otra his­to­ria.

Cua­tro gue­rras.

Va­lía la pe­na so­me­ter­se a la exi­gen­cia del rais egip­cio, la oca­sión lo me­re­cía, era de las que jus­ta­men­te se pue­den ti­tu­lar his­tó­ri­cas. Des­pués de una guerra vie­ne la paz, pe­ro ára­bes e is­rae­líes ha­bían man­te­ni­do cua­tro gue­rras (1948, 1956, 1967 y 1973) y no ha­bían he­cho nin­gu­na paz. En la fin­ca pre­si­den­cial nor­te­ame­ri­ca­na iba a al­can­zar­se la pri­me­ra, y ade­más la iba a fir­mar el país po­lí­ti­ca­men­te más im­por­tan­te del cam­po ára­be, Egip­to. Era real­men­te el pri­mer pa­so que se da­ba des­de 1948 ha­cía la pa­ci­fi­ca­ción de Orien­te Me­dio, un in­ter­mi­na­ble y frus­tran­te pro­ce­so se­gún he­mos sa­bi­do lue­go.

Sa­dat man­te­nía la fic­ción de no ne­go­ciar di­rec­ta­men­te con Be­guin. Car­ter ha­cía de go bet­ween

El lu­gar pa­ra con­se­guir el acuer­do es­ta­ba bien ele­gi­do téc­ni­ca­men­te ha­blan­do –po­lí­ti­ca­men­te no, la ma­yo­ría de los ára­bes sen­tían gran­des re­ti­cen­cias ha­cia Es­ta­dos Uni­dos-. Camp Da­vid es la re­si­den­cia cam­pes­tre del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, el lu­gar lo bas­tan­te le­jos y lo bas­tan­te cer­ca de Washington -100 ki­ló­me­tros-pa­ra re­ti­rar­se el fin de se­ma­na, co­mo si fue­ra un sim­ple bur­gués. Las ins­ta­la­cio­nes son muy sen­ci­llas y el en­torno de na­tu­ra­le­za trans­mi­te paz y bie­nes­tar.

A Be­guin y a Sa­dat los hos­pe­da­ron en unas aus­te­ras ca­ba­ñas de ma­de­ra. Cual­quie­ra que ha­ya via­ja­do por el in­te­rior de los Es­ta­dos Uni­dos co­no­ce es­te ti­po de alo­ja­mien­to pro­pio de los ma­jes­tuo­sos par­ques na­tu­ra­les, ca­si­tas ca­si de mu­ñe­cas, con una o dos ha­bi­ta­cio­nes y un ba­ño, y las ar­di­llas co­rre­tean­do por los al­re­de­do­res. Des­pués de tan­tos años de­di­ca­dos a la al­ta po­lí­ti­ca, con la so­fis­ti­ca­da vi­da que eso con­lle­va, el is­rae­lí y el egip­cio de­bie­ron evo­car su ju­ven­tud, cuan­do am­bos eran com­ba­tien­tes de ran­go in­fe­rior, acos­tum­bra­dos a dor­mir en una tien­da de cam­pa­ña, un bún­ker o un zu­lo.

Los dos ad­ver­sa­rios te­nían ras­gos en co­mún, ade­más de la edad. Be­guin ha­bía si­do des­de jo­ven un mi­li­tan­te sio­nis­ta par­ti­da­rio de los me­dios vio­len­tos, que lle­gó a di­ri­gir la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Ir­gún, res­pon­sa­ble en­tre otros des­ma­nes del aten­ta­do del ho­tel King Da­vid de Je­ru­sa­lén, don­de mu­rie­ron 91 per­so­nas, in­clui­do un di­plo­má­ti­co es­pa­ñol.

El Sa­dat era un mi­li­tar de ca­rre­ra, miem­bro del gru­po re­vo­lu­cio­na­rio de los Ofi­cia­les Li­bres de Nas­ser que to­mó el po­der en 1952, ha­bía par­ti­ci­pa­do en to­das las gue­rras con Israel y du­ran­te la Se­gun­da Guerra Mun­dial ha­bía si­do acu­sa­do de ase­si­nar a un ofi­cial bri­tá­ni­co, aunque lue­go fue ab­suel­to.

Am­bos ha­bían in­ten­ta­do aplas­tar al enemi­go sin con­tem­pla­cio­nes. Be­guin pre­di­ca­ba un Gran Israel ex­pan­si­vo, que lle­ga­ra aún más allá del Jor­dán. Sa­dat ha­bía pre­pa­ra­do con ex­tra­or­di­na­ria pe­ri­cia la guerra sor­pre­sa de 1973, la úni­ca oca­sión en que las ar­mas ára­bes ven­cie­ron a las is­rae­líes, lo­gran­do tras­pa­sar en fuer­za el Ca­nal de Suez. Pa­re­ció a pun­to de dar­le un vuel­co a la hu­mi­llan­te si­tua­ción en que ha­bían que­da­do las co­sas en la Guerra de los Seis Días, pe­ro tras los triun­fos iniciales egip­cios, Israel se re­pu­so y con­tra­ta­có con éxi­to. La contienda ter­mi­nó en tablas, y los dos di­ri­gen­tes lle­ga­ron a la mis­ma con­clu­sión: no po­dían lo­grar una so­lu­ción mi­li­tar sa­tis­fac­to­ria. Israel, por muy bri­llan­tes que fue­ran sus cam­pa­ñas, nun­ca dor­mi­ría tran­qui­la ro­dea­da de enemi­gos ára­bes, y Egip­to, por mu­chos es­fuer­zos que hi­cie­ra, no po­dría re­cu­pe­rar el te­rri­to­rio per­di­do. De­silu­sio­na­dos, el ju­dío y el ára­be se vie­ron com­pe­li­dos al prag­ma­tis­mo. Y eso los ha­bía lle­va­do a las ca­ba­ñi­tas de Camp Da­vid.

Allí los ha­bía aco­gi­do el ter­cer pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria, un hom­bre ra­di­cal­men­te dis­tin­to a ellos en ca­rác­ter, un pa­ci­fis­ta con­ven­ci­do, Jimmy Car­ter. Cu­rio­sa­men­te, su pre­mio No­bel de la Paz tar­da­ría en lle­gar­le 26 años más que a los dos hom­bres de guerra, Sa­dat y Be­guin.

El acuer­do.

Pe­ro Car­ter se mos­tró tan prag­má­ti­co co­mo sus in­vi­ta­dos, y de­di­có to­das sus fuer­zas a fa­ci­li­tar el acuer­do. No fue fá­cil, pe­se a la dis­po­si­ción ini­cial de to­dos. Hu­bo mo­men­tos de cri­sis, cuan­do lle­va­ban nue­ve días de ti­ra y aflo­ja la cuer­da es­tu­vo a pun­to de rom­per­se y ca­da cual ti­rar por su la­do. Pe­ro tres días des­pués, el 17 de sep­tiem­bre de 1978, se al­can­zó el acuer­do y Sa­dat y Be­guin fir­ma­ron un com­pro­mi­so for­mal.

Israel de­vol­ve­ría a Egip­to la pe­nín­su­la del Si­naí, con­quis­ta­da en 1967. Tam­bién se com­pro­me­tía a otor­gar una am­plia au­to­no­mía a los te­rri­to­rios ocu­pa­dos pa­les­ti­nos de Cis­jor­da­nia y Ga­za, pe­ro co­mo eso que­da­ba pa­ra el fu­tu­ro, ni Be­guin pen­sa­ba cum­plir­lo ni Sa­dat lo es­pe­ra­ba, se­gu­ra­men­te. Egip­to, por su par­te, re­co­no­ce­ría al Es­ta­do de Israel, con quien fir­ma­ría la paz y es­ta­ble­ce­ría re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas ple­nas; y ga­ran­ti­za­ba la li­ber­tad de na­ve­ga­ción por el Ca­nal de Suez, el Gol­fo de Aqa­ba y el Es­tre­cho de Ti­rán.

Paz por te­rri­to­rios, re­su­mi­ría Be­guin.

Mar­co idí­li­co. Car­ter y sus in­vi­ta­dos to­man el fres­co en una te­rra­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.