LA OTRA CA­RA DE RA­FA NA­DAL

El te­nis­ta ma­llor­quín per­te­ne­ce a esa cla­se de se­res hu­ma­nos que nun­ca se rin­den ni bus­can ex­cu­sas en la de­rro­ta. Co­no­ce­mos su fa­ce­ta de­por­ti­va, pe­ro muy po­co so­bre su vi­da pri­va­da. He aquí al­gu­nas cla­ves.

Tiempo - - DEPORTE - POR MI­CHAEL MEWSHAW (News­week)

Dos imá­ge­nes dan fe y evi­den­cia del abis­mo que dis­ta en­tre la ima­gen de Ra­fa Na­dal y la reali­dad y las ex­pe­rien­cias de los gran­des campeones de te­nis. En la pri­me­ra, el te­nis­ta es­pa­ñol mi­ra fi­ja­men­te, con ai­re ta­ci­turno, so­bre los quios­cos y las va­llas pu­bli­ci­ta­rias. Su pe­cho de­pi­la­do, su ba­rri­ga fle­xio­na­da de­jan­do ver sus per­fec­tos ab­do­mi­na­les, su ca­ra cin­ce­la­da sin má­cu­la: es el Na­dal me­tro­se­xual, di­bu­ja­do y per­fi­la­do con ae­ró­gra­fo. To­do cal­cu­la­do pa­ra ven­der no so­lo ro­pa in­te­rior, sino la mar­ca Na­dal al com­ple­to. Co­mo nú­me­ro 2 del mun­do -des­tro­na­do en el pa­sa­do Wim­ble­don por el ser­bio No­vak Djo­ko­vic-y due­ño de diez tí­tu­los de Grand Slam, se ha em­bol­sa­do cer­ca de 41 mi­llo­nes de eu­ros en in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios y otros 27 en pre­mios.

La otra ima­gen per­te­ne­ce a la fi­nal de Ro­land Ga­rros en París, en ju­nio de es­te año. Con un mar­ca­dor des­fa­vo­ra­ble de dos jue­gos a cin­co en el pri­mer set, Na­dal lla­ma a su fi­sio­te­ra­peu­ta y se qui­ta la za­pa­ti­lla y el cal­ce­tín. La cá­ma­ra ha­ce zoom ha­cia la ima­gen del te­nis­ta es­pa­ñol y el pú­bli­co sus­pi­ra al uní­sono tras con­tem­plar la ima­gen que apa­re­ce en la pan­ta­lla gi­gan­te de la pis­ta Phi­lip­pe Cha­trier. El pie de Na­dal es un pe­da­zo de car­ne cru­da. Los de­dos, des­tro­za­dos. Las uñas, mo­ra­das. Es­tá en­vuel­to en una cin­ta tan fi­na co­mo una tar­je­ta de cré­di­to y el fi­sio­te­ra­peu­ta de­ci­de ajus­tar­la un po­co más. Ac­to se­gui­do, Ra­fa, co­mo li­be­ra­do de un par de pier­nas de hie­rro, se apun­ta cin­co sets se­gui­dos y el set. Ajeno al do­lor, si­gue y si­gue, y ter­mi­na apun­tán­do­se su sex­to Abier­to de Fran­cia. Ha em­pa­ta­do el his­tó­ri­co ré­cord de Bjorn Borg.

Mu­cho tiem­po via­jan­do.

En la rue­da de pren­sa pos­te­rior al par­ti­do, na­die le pre­gun­ta por su mal­tre­cho pie. Na­die su­gie­re que las aga­llas po­drían ha­ber si­do el de­to­nan­te y la ver­da­de­ra ra­zón de su vic­to­ria. En cam­bio, los pe­rio­dis­tas quie­ren sa­ber có­mo se sien­te al ser de nue­vo “el rey de la Tie­rra”, y Na­dal se es­fuer­za, co­mo siem­pre, pa­ra tra­tar de des­cri­bir sus emo­cio­nes. Una ron­da an­tes, en se­mi­fi­na­les, tras una vic­to­ria épi­ca en el día de su 25 cum­plea­ños, los pe­rio­dis­tas ya le ha­bían pre­gun­ta­do qué pen­sa­ba de su ca­rre­ra en la éli­te del te­nis. “Bueno -res­pon­día Na­dal­son nue­ve años ya, así que, más que na­da, mu­cho tiem­po via­jan­do en avión de aquí pa­ra allá. Ya sa­bes, han cam­bia­do mu­chas co­sas, pe­ro lo que nun­ca ha cam­bia­do es mi ilu­sión por ju­gar al te­nis, la ilu­sión por se­guir ha­cien­do bien las co­sas y la ilu­sión por man­te­ner­me en un buen pues­to del ran­quin pa­ra po­der ju­gar es­te ti­po de par­ti­dos”. Per­ple­jos, los re­por­te­ros se pre­gun­ta­ban si, en es­te ne­go­cio de ilu­sio­nes, Ra­fa ha­bía per­di­do la ca­be­za res­tán­do­le to­da la im­por­tan­cia a sus pro­pios éxi­tos.

Ch­ris­top­her Cla­rey, del He­rald Tri

bu­ne, de­ci­dió ti­rar del hi­lo de aque­llas pa­la­bras de Na­dal. En es­pa­ñol, es­cri­bió Cla­rey, “la pa­la­bra ilu­sión con­lle­va de­seo y te­són”. Pe­ro eso no era de mu­cha ayu­da. So­na­ba al tí­pi­co dis­cur­so de­por­ti­vo, co­mo un man­tra re­pe­ti­do una y otra vez por los en­tre­na­do­res de fút­bol ame­ri­cano. Ha­bía que en­con­trar al­go más pro­fun­do que ex­pli­ca­se có­mo Ra­fael Na­dal lo­gra de­rro­tar a to­do el que se po­ne por de­lan­te. Aunque lue­go, co­mo ni­ños ju­gan­do al Le­go, los pe­rio­dis­tas so­lo pu­die­sen des­cri­bir a un hom­bre de go­ma.

A ve­ces, una nue­va pie­za del Le­go en­ca­ja­ba en­ci­ma de otra. Un ejem­plo: ha­ce unos años se re­ve­ló que el te­nis­ta tie­ne no­via. Pe­ro ella ra­ra vez asis­te a los tor­neos y a él no le im­por­ta de­jar de ver­la du­ran­te me­ses. Así que el re­la­to pú­bli­co de Ra­fa Na­dal se cen­tra en su tío To­ni, que le ha en­tre­na­do des­de que el ju­ga­dor era un ni­ño de 4 años de edad y que le con­ven­ció pa­ra que, sien­do dies­tro de na­ci­mien­to, se pa­sa­se al jue­go zur­do, al­go que le ha per­mi­ti­do con­tro­lar al má­xi­mo la po­ten­cia de su re­vés a dos ma­nos.

No hay men­ción al­gu­na al pe­rio­do es­co­lar en la na­rra­ti­va pú­bli­ca so­bre Na­dal. ¿Có­mo po­dría ha­ber­la si se con­vir­tió en pro­fe­sio­nal a los 15 años y a los 19 ga­nó su pri­mer Ro­land Ga­rros? En­sal­za­do co­mo un vir­tuo­so de la tie­rra ba­ti­da, más tar­de fue ca­paz de ga­nar a Fe­de­rer so­bre la hier­ba de Wim­ble­don y ven­cer, ac­to se­gui­do, en el Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos, de nue­vo en su­per­fi­cie dura, con­vir­tién­do­se en uno de los siete hom­bres que han si­do ca­pa­ces de ce­rrar un Grand Slam (los cua­tro tor­neos gran­des se­gui­dos, eso sí, en dos tem­po­ra­das ad­ya­cen­tes) en la His­to­ria.

La ro­ca.

En res­pues­ta a su in­ter­mi­na­ble ener­gía fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, Ra­fa Na­dal ha te­ni­do que dar la ca­ra cien­tos de ve­ces an­te pre­gun­tas acer­ca de es­te­roi­des y ha ne­ga­do en otras tan­tas oca­sio­nes que él o al­guien de su gru­po ha­ya to­ma­do dro­gas du­ran­te via­jes y tor­neos. Y que al­guien sos­pe­che o bus­que evi­den­cias -una do­ce­na de ju­ga­do­res del cir­cui­to pro­fe­sio­nal han da­do ya po­si­ti­vo por el uso de sus­tan­cias po­ten­cia­do­ras-no le per­tur­ba. De he­cho, cuan­do su ami­go Ri­chard Gas­quet dio po­si­ti­vo por co­caí­na en 2009, Na­dal es­pe­cu­ló con la po­si­bi­li­dad de que el ju­ga­dor fran­cés po­dría ha­ber be­sa­do a una chi­ca que hu­bie­se es­ni­fa­do co­ca -co­mo coar­ta­da, es­tá a la al­tu­ra de la de­fen­sa del ase­si­na­to de Har­vey Milk-. Aunque, val­ga la sor­pre­sa, la teo­ría de Na­dal sur­tió efec­to y Ri­chard Gas­quet fue san­cio­na­do con so­lo dos me­ses de sus­pen­sión.

Aunque ha­bi­tual­men­te sea rea­cio a ver­ter acu­sa­cio­nes so­bre com­pa­ñe­ros, Na­dal ha si­do crí­ti­co con An­dré Agas­si. ¿La ra­zón? El te­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se ad­mi­tió en su au­to­bio­gra­fía ha­ber in­ge­ri­do cris­tal -me­tan­fe­ta­mi­na lí­qui­da-du­ran­te sus días de pro­fe­sio­nal. Agas­si, de he­cho, lle­gó a dar po­si­ti­vo en un tor­neo pe­ro con­ven­ció a las au­to­ri­da­des de que ha­bía to­ma­do por error la be­bi­da de un su­je­to lla­ma­do Slim.

Des­de que Na­dal no de­ja ape­nas de­cla­ra­cio­nes con­tro­ver­ti­das, la pren­sa ha em­pe­za­do a bus­car sig­ni­fi­ca­do a sus tics y sus ob­se­sio­nes: en­tre pun­to y pun­to, se se­ca el su­dor, se co­lo­ca el pe­lo de­trás de su cin­ta Ni­ke, se sa­cu­de los cal­ce­ti­nes y siem­pre, sin fal­ta, bus­ca de­trás de su pan­ta­lón y se co­lo­ca los cal­zon­ci­llos Ar­ma­ni, su­gi­rien­do a sus se­gui­do­ras que jue­ga con ro­pa in­te­rior car­ní­vo­ra.

In­clu­so cuan­do se sien­ta, no pa­ra. Du­ran­te los tiem­pos de des­can­so en­tre cam­bio y cam­bio de pis­ta, ali­nea to­das las bo­te­llas de agua y arran­ca las eti­que­tas siem­pre en la mis­ma di­rec­ción. Los pe­rio­dis­tas han to­ma­do no­ta de to­das sus ma­nías, pe­ro na­die sa­be por qué es tan do­mi­na­dor so­bre la can­cha. Eso si­gue sien­do un mis­te­rio.

En 2008, el dia­rio The New York Ti­mes en­vió a un re­por­te­ro a Ma­llor­ca con la mi­sión de es­cri­bir un per­fil del te­nis­ta an­tes del Abier­to de Fran­cia. El ar­tícu­lo des­cri­bía a Na­dal co­mo una torre de fuer­za fí­si­ca y emo­cio­nal cons­trui­da so­bre la pla­ta­for­ma de una fa­mi­lia cohe­sio­na­da y bien ave­ni­da. Ac­to se­gui­do, fue eli­mi­na­do del tor­neo pa­ri­sino en cuar­ta ron­da por el sue­co Ro­bin So­der­ling, co­no­ci­do an­tes de aquel día por imi­tar las ma­nías de Na­dal en los tiem­pos de des­can­so. Des­pués se su­po que Na­dal pa­de­cía una ten­di­ni­tis en las dos ro­di­llas -de­ma­sia­do pa­ra su fí­si­co in­des­truc­ti­ble-y es­ta­ba emo­cio­nal­men­te de­sola­do por el di­vor­cio pen­dien­te de sus pa­dres. De­ma­sia­do pa­ra la fa­mi­lia y de­ma­sia­do pa­ra la pren­sa y su ilu­sión de rom­per el ca­pa­ra­zón de in­ti­mi­dad de un te­nis­ta du­ran­te un tor­neo y dar­le, así, ven­ta­ja a los ri­va­les. Es lo úl­ti­mo que ha­ría un te­nis­ta pro­fe­sio­nal. Es­te año, en Ro­land Ga­rros, Djo­ko­vic no hu­bie­ra ad­mi­ti­do pre­gun­tas so­bre su die­ta li­bre de glu­ten.

Ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa.

Va­rios años an­tes de su muer­te, el afa­ma­do es­cri­tor Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce (1962-2008) alum­bró un ar­tícu­lo, Fe­de­rer co­mo ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa, en el que su­ge­ría que la me­jor ma­ne­ra de en­ten­der a un cam­peón de te­nis es ajus­tar el fo­co, ol­vi­dar­se de sus de­bi­li­da­des per­so­na­les y de su fa­ma y con­cen­trar­se en su jue­go. En es­ta pie­za, es­cri­ta por un ge­nio de la li­te­ra­tu­ra so­bre un ge­nio del de­por­te, Wa­lla­ce cap­tu­ra­ba la be­lle­za ci­né­ti­ca y la gra­cia na­tu­ral de Fe­de­rer y el éx­ta­sis que ex­pe­ri­men­ta to­do aquel que con­tem­pla sus gol­pes. Wa­lla­ce ha­cía hin­ca­pié en la in­te­li­gen­cia del sui­zo: su sen­ti­do in­vi­si­ble de la an­ti­ci­pa­ción, su co­no­ci­mien­to de la can­cha, su ha­bi­li­dad pa­ra leer y ma­ni­pu­lar a sus opo­nen­tes, pa­ra mez­clar efec­tos y ve­lo­ci­da­des, pa­ra dis­fra­zar los án­gu­los, pa­ra ela­bo­rar tác­ti­cas an­tes que na­die y pa­ra sa­car ven­ta­ja de su vi­sión pe­ri­fé­ri­ca. Wa­lla­ce con­cluía que Fe­de­rer era “un mu­tan­te, un ava­tar, una cria­tu­ra de car­ne y luz”.

Aunque el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se des­pre­cia­ba a Na­dal por “me­so­mór­fi­co y to­tal­men­te mar­cial”, pa­re­ce que to­do lo que es­cri­bió so­bre Fe­de­rer se po­dría apli­car aho­ra al ma­llor­quín, so­bre to­do des­pués de ha­ber­se im­pues­to una y otra vez has­ta en­som­bre­cer la ins­pi­ra­da vi- sión de Wa­lla­ce. Co­mo una qui­me­ra fan­tás­ti­ca, mi­tad to­ro, mi­tad to­re­ro, Na­dal tie­ne sus pro­pias ha­bi­li­da­des na­tu­ra­les: no ven­ce ha­cien­do que el jue­go pa­rez­ca sen­ci­llo, sino mos­tran­do la di­fi­cul­tad real de ca­da gol­pe. Mien­tras Fe­de­rer pla­nea sus ara­bes­cos, Na­dal mata la bo­la.

A pe­sar de que su ser­vi­cio no sea ex­plo­si­vo -aquí el fuer­te es Fe­de­rer, que sa­ca, de me­dia, 16 km/h más rá­pi­do–, Na­dal em­bo­ca más pri­me­ros ser­vi­cios y los co­lo­ca me­jor que el sui­zo. Tie­ne bue­nas ma­nos. Há­bil pa­ra su ta­ma­ño, con un mo­vi­mien­to de pier­nas pro­pio del ba­llet, man­tie­ne la bo­la en jue­go in­clu­so fue­ra de po­si­ción y tie­ne una ha­bi­li­dad in­na­ta pa­ra con­ver­tir ca­da si­tua­ción de­ses­pe­ra­da en un es­ce­na­rio pro­cli­ve. Co­mo un pe­so pe­sa­do, re­ci­be y en­ca­ja em­bes­ti­das y se man­tie­ne de pie an­te los me­jo­res gol­pes de su ad­ver­sa­rio. Y lue­go de­ci­de cas­ti­gar. Na­dal per­ma­ne­ce lú­ci­do du­ran­te los episodios más ten­sos del par­ti­do, se re­cu­pe­ra con fa­ci­li­dad de los sets en con­tra y nun­ca de­ja de lu­char ni bus­ca ex­cu­sas en la de­rro­ta. Es más, nie­ga ser me­jor que Fe­de­rer, a pe­sar de que és­te le lle­ve mu­cha ven­ta­ja -17 tí­tu­los de Grand Slam con­tra 10-en la ca­rre­ra por ser el me­jor te­nis­ta de la His­to­ria.

Por su­pues­to, la hu­mil­dad es par­te del de­por­te, tan­to co­mo la fan­fa­rro­ne­ría de Moham­med Alí. De he­cho, es una bue­na es­tra­te­gia: elo­giar al ad­ver­sa­rio pue­de ha­cer que tu fi­gu­ra se agran­de si lo­gras ven­cer­le. Y es que si Fe­de­rer es el me­jor de la His­to­ria y eres ca­paz de ga­nar­le... bueno, no ha­ce fal­ta que di­gas na­da más. Aun así, exis­te una hu­mil­dad más pro­fun­da. Un ti­po de hu­mil­dad asociada a los santos que su­gie­re que Na­dal se me­re­ce ser vis­to co­mo una ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa. No co­mo un can­to gre­go­riano, sino más bien co­mo un co­ro es­pi­ri­tual de gos­pel.

Tras el as­cen­so de No­vak Djo­ko­vic al nú­me­ro uno del te­nis mun­dial, Ra­fa ya no es el per­se­gui­do: se ha con­ver­ti­do en el per­se­gui­dor. Aho­ra se tra­ta de de­mos­trar que pue­de ven­cer al ju­ga­dor ser­bio, y no al sui­zo. Y si quie­re vol­ver a ga­nar un gran­de ten­drá que lim­piar­se el óxi­do de la úl­ti­ma de­rro­ta en Wim­ble­don. Si no, sus fans ten­drán que re­zar y pe­dir un mi­la­gro. Cla­ro que Na­dal, por su ca­rác­ter, es una apues­ta se­gu­ra cuan­do ha­cen fal­ta mi­la­gros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.