Los du­ka­nia­nos

Son le­gión los que se han so­me­ti­do a la die­ta Du­kan, pe­ro las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias aler­tan de sus pe­li­gros a lar­go pla­zo.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

Más de la mi­tad de los que han he­cho la die­ta re­cu­pe­ran el pe­so per­di­do en me­nos de un año

cuan­do ci­to a los du­ka­nia­nos al­gu­nos pen­sa­rán que es­toy ha­blan­do de una sec­ta, pe­ro la ma­yo­ría en­ten­de­rá per­fec­ta­men­te que me re­fie­ro a los se­gui­do­res de la die­ta Du­kan. Exis­te una le­gión de ciu­da­da­nos que se ha so­me­ti­do a las cua­tro fa­ses del mé­to­do pa­ra adel­ga­zar más di­fun­di­do en es­tos mo­men­tos en un mun­do don­de, se­gún un es­tu­dio de la re­vis­ta The Lan­cet, 1.000 mi­llo­nes tie­nen so­bre­pe­so, de los cua­les 300 pa­de­cen obe­si­dad. Es un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio, sin du­da, que coha­bi­ta con otro fe­nó­meno de ma­yor en­ti­dad: los 1.000 mi­llo­nes de des­nu­tri­dos, se­gún da­tos de la FAO, en­tre los que se en­cuen­tran las víc­ti­mas de la ham­bru­na es­pe­luz­nan­te que se ex­pan­de por el cuerno de Áfri­ca. Es una in­men­sa suerte no for­mar par­te de las ci­ta­das es­ta­dís­ti­cas, es­pe­cial­men­te de la se­gun­da, y me gus­ta­ría que la re­la­ción de am­bas se en­tien­da más co­mo una de­nun­cia que co­mo una fri­vo­li­dad.

Di­cen que son diez mi­llo­nes de per­so­nas las que es­tán en­gan­cha­das a la doc­tri­na del fa­mo­so Pie­rre Du­kan, mé­di­co nu­tri­cio­nis­ta fran­cés y au­tor del li­bro que se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno edi­to­rial de lar­go re­co­rri­do, al que sus de­trac­to­res le de­di­can tan­tas crí­ti­cas co­mo sus par­ti­da­rios en­cen­di­dos elo­gios. Los tes­ti­mo­nios de los adic­tos, en di­rec­to y a tra­vés de las re­des so­cia­les, son en­tu­sias­tas. El que me­nos di­ce ha­ber­se qui­ta­do de en­ci­ma ocho ki­los en un par de me­ses, aunque la ma­yo­ría ha­blan de 15 con to­da sol­tu­ra. Cuan­do ves a cual­quier ce­le­bri­dad sú­bi­ta­men­te en­fla­que­ci­da, los me­dios di­fun­den que ha he­cho la die­ta Du­kan y en cues­tión de se­ma­nas pu­do en­fun­dar­se un tra­je so­ber­bio que le que­da co­mo un guan­te. La lis­ta de los 100 ali­men­tos y las fa­ses de ata­que, crucero, con­so­li­da­ción y es­ta­bi­li­dad cir­cu­lan co­mo un re­me­dio in­fa­li­ble de mano en mano y a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. No en vano se tra­ta de una die­ta mi­la­gro que pro­me­te re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res en po­co tiem­po y pa­ra siem­pre, so­lo con la con­di­ción de man­te­ner unas pre­cau­cio­nes in­sig­ni­fi­can­tes. La fe mue­ve mon­ta­ñas. Se tra­ta de la ope­ra­ción de mar­ke­ting más efi­caz y de­mo­crá­ti­ca del mun­do, por­que el mé­to­do sir­ve por igual a hom­bres y mu­je­res, fa­mo­sos y anó­ni­mos, po­ten­ta­dos je­rar­cas y mo­des­tos asa­la­ria­dos.

Pe­ro las ins­ti­tu­cio­nes sa­ni­ta­rias tra­tan de fre­nar la ex­pan­sión de un mé­to­do que no es tal pa­na­cea por­que, co­mo to­da com­po­nen­da, de­ja se­cue­las que sue­len ma­ni­fes­tar­se a lar­go pla­zo. La Agen­cia de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Die­tis­tas y Nu­tri­cio­nis­tas, pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y nu­me­ro­sas au­to­ri­da­des en la ma­te­ria aler­tan de los pe­li­gros de la Du­kan. Con­su­mir pro­teí­nas en ex­ce­so con­tri­bu­ye, pro­ba­ble­men­te, a desa­rro­llar di­ver­sos ti­pos de cán­cer y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de la gen­te cu­yo ob­je­ti­vo es adel­ga­zar no te­me las ame­na­zas a lar­go pla­zo. Así que los an­ti­du­kan han de­ci­di­do ata­car con en­cues­tas de re­sul­ta­dos ca­te­gó­ri­cos: más de la mi­tad de los que han he­cho la die­ta re­cu­pe­ran el pe­so per­di­do en me­nos de un año. Es­te sí es un ar­gu­men­to di­sua­so­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.