“Nos he­mos acos­tum­bra­do a lo gra­tui­to y eso es un pro­ble­ma”

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

Lei­re Mar­tí­nez (San Sebastián, 1979) es la voz de La ore­ja de Van Gogh des­de que Amaia Mon­te­ro de­ja­ra el quin­te­to en 2008 pa­ra em­pren­der su ca­rre­ra en so­li­ta­rio. Aho­ra el gru­po ha vuel­to por to­do lo al­to a las lis­tas de dis­cos más ven­di­dos con ‘Co­me­tas por el cie­lo’, su más re­cien­te tra­ba­jo y con el que pre­ten­den se­guir

ba­tien­do ré­cords.

¿Qué es­cu­cha­re­mos en es­te nue­vo dis­co?

Un po­qui­to de to­do. Se­gún di­ce la gen­te, sue­na un pe­lín di­fe­ren­te y mues­tra cier­ta ma­du­rez. Pe­ro no nos he­mos vuel­to lo­cos, se­gui­mos sien­do no­so­tros. Han di­cho en la pre­sen­ta­ción que se tra­ta de su dis­co más co­ral. ¿Por qué? Por­que es más de los cin­co que nun­ca. Le he­mos da­do mi­llo­nes de vuel­tas a las co­sas, he­mos si­do su­per­mi­nu­cio­sos. Ima­gino que ha­cer un dis­co en­tre cin­co per­so­nas de­be de ser muy com­pli­ca­do. Lo es, pe­ro eso es así siem­pre que en un gru­po hay más de una per­so­na. ¿Cuál es la cla­ve pa­ra no vol­ver­se lo­co? Sa­ber ce­der. Nin­guno pue­de pre­ten­der que se ha­gan las co­sas tal y co­mo quie­re. De to­das for­mas, no es pa­ra tan­to por­que no te­ne­mos vi­sio­nes tan en­con­tra­das, so­lo dis­cre­pa­mos en los ma­ti­ces. Cuan­do no se po­nen de acuer­do, ¿aca­ban vo­tan­do co­mo en el Par­la­men­to? Sí, si tres lo ven cla­rí­si­mo hay que se­guir. Us­ted no par­ti­ci­pó en la ela­bo­ra­ción del an­te­rior dis­co por­que to­da­vía no era par­te del gru­po. ¿Cuál ha si­do aho­ra su pa­pel? He par­ti­ci­pa­do co­mo un miem­bro más pro­po­nien­do me­lo­días, le­tras... To­dos he­mos pro­pues­to ideas y, a par­tir de ahí, he­mos ido opi­nan­do pa­ra desa­rro­llar­las y per­fi­lan­do las can­cio­nes. En­tien­do, por tan­to, que aho­ra sí que de­be sen­tir es­te dis­co co­mo un hi­jo su­yo. To­tal­men­te. Han pa­sa­do cua­tro años y me sien­to mu­cho más in­te­gra­da, he vi­vi­do to­do el pro­ce­so y he for­ma­do par­te de él. ¿Es­tá har­ta de que le pre­gun­ten por Amaia Mon­te­ro, su an­te­ce­so­ra co­mo vo­ca­lis­ta? No, en ab­so­lu­to. Amaia Mon­te­ro for­ma par­te de la his­to­ria de La ore­ja de Van Gogh y de­jó muy al­to el lis­tón. Al prin­ci­pio es­ta­ba preo­cu­pa­da por es­tar a su al­tu­ra, pe­ro ese pe­so ya no lo ten­go des­pués de to­do el tiem­po trans­cu­rri­do. ¿Qué le pa­re­ce la mú­si­ca que ha­ce ella? Me gus­ta, es un tra­ba­jo su­per­digno. ¿Se ve al­gún día de so­lis­ta? Aho­ra mis­mo ni me lo plan­teo, aunque la vi­da pue­de dar mu­chas vuel­tas. Ha­ce unos me­ses in­ter­pre­tó a Alicia Ko­plo­witz en una se­rie de Te­le­cin­co. ¿Pre­ten­de se­guir por ese ca­mino? Es al­go que no me plan­teo. Par­ti­ci­pé en esa se­rie por­que un ami­go que sa­be de mi pa­sión por la in­ter­pre­ta­ción me per­mi­tió dar­me el gus­to. He he­cho tea­tro to­da mi vi­da de for­ma ama­teur y, siem­pre que no in­ter­fie­ra en los pla­nes del gru­po, in­ten­ta­ré ha­cer co­si­tas, pe­ro no me veo pro­ta­go­ni­zan­do nin­gu­na se­rie por­que eso es in­com­pa­ti­ble con La ore­ja de Van Gogh. Con la que es­tá ca­yen­do ahí fue­ra, me­nos mal que nos que­da la mú­si­ca... Sí, pe­ro es cu­rio­so que la mú­si­ca es­tá más en al­za que nun­ca gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, que la ha­cen mu­cho más ac­ce­si­ble que an­tes. Es ver­dad que el ne­go­cio se ha que­da­do ob­so­le­to, pe­ro ha­brá que sa­ber evo­lu­cio­nar. ¿Qué le di­ría a un fan que pi­ra­tea su dis­co? No le pue­do de­cir a na­die que es­tá equi­vo­ca­do. Ade­más, co­mo ar­tis­ta pre­fie­ro que me es­cu­che cuan­ta más gen­te me­jor. Nos he­mos acos­tum­bra­do a lo gra­tui­to y eso es un pro­ble­ma por­que im­pli­ca que se de­jan de va­lo­rar cier­tos tra­ba­jos. Hay gen­te que no va­lo­ra igual la fon­ta­ne­ría que la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.