Mu­je­res que crean ten­den­cia

SIN MIE­DO. La es­cri­to­ra pu­bli­ca Ma­ni­fies­to per­so­nal (Edi­cio­nes B), un li­bro sin con­tem­pla­cio­nes so­bre el tiem­po que vi­vi­mos.

Tiempo - - SUMARIO - POR YO­LAN­DA AL­BA

la cri­sis eco­nó­mi­ca, de­vas­ta­do­ra, se su­ma a una gra­ve cri­sis mo­ral: “Vi­vi­mos peor, mu­cho peor que ha­ce unos años, y no so­lo des­de el pun­to de vista eco­nó­mi­co, la­bo­ral y so­cial. Nues­tras vi­das se han em­po­bre­ci­do tam­bién en el as­pec­to hu­mano”. Es­ta es la pre­mi­sa de la au­to­ra al re­pa­sar en su úl­ti­mo li­bro, Ma­ni­fies­to per­so­nal (Edi­cio­nes B), los pro­ble­mas que nos afli­gen. Lleno de vi­ven­cias tier­nas y es­ca­lo­frian­tes so­bre las que Ana Ma­ría Moix (Bar­ce­lo­na, 1947) re­fle­xio­na fi­lo­só­fi­ca­men­te tras es­cu­char en la ca­lle, en el ba­rrio, ex­pe­rien­cias que re­fle­jan las ver­da­de­ras preo­cu­pa­cio­nes de la gen­te hoy. Ha­blar dul­ce­men­te y ba­ji­to no le ha im­pe­di­do vo­mi­tar con va­len­tía lo que lle­va­ba en la ca­be­za du­ran­te tiem­po. Con una sen­sa­tez de­mo­le­do­ra, una so­li­da­ri­dad sin fi­su­ras y un pun­to de aci­dez, abor­da mu­chos asun­tos: el fra­ca­so es­co­lar, la ma­la edu­ca­ción de las cria­tu­ras, los des­ma­nes del la­dri­llo, el des­pres­ti­gio de la cla­se po­lí­ti­ca, el mal­tra­to a la an­cia­ni­dad... Pe­ro de­ja abier­ta una puer­ta a la es­pe­ran­za: las pro­tes­tas del 15-M pue­den ser el des­per­tar de una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes que pa­re­cían des­pro­vis­tos de ilu­sión e idea­les.

La Moix es pen­sa­do­ra y he­te­ro­do­xa, es­cri­to­ra re­co­no­ci­da y pre­mia­da, edi­to­ra ex­qui­si­ta. Se ha de­di­ca­do a mul­ti­tud de gé­ne­ros li­te­ra­rios: poe­sía, no­ve­la, re­la­tos, co­men­ta­rio li­te­ra­rio, en­sa­yo y ar­tícu­los. Tra­duc­to­ra de Mar­gue­ri­te Du­ras, Guy de Mau­pas­sant, Samuel Bec­kett o Mercè Ro­do­re­da, y tra­du­ci­da a su vez. ¿A la so­cie­dad es­pa­ño­la le fal­ta un her­vor? Va­rios. Se per­die­ron va­lo­res que eran los tra­di­cio­na­les de la iz­quier­da y del ca­te­cis­mo: so­li­da­ri­dad, li­ber­tad, fra­ter­ni­dad. Lo que im­por­ta­ba era el boom in­mo­bi­lia­rio. Y ha pi­lla­do con el cu­lo al ai­re al que te­nía hi­po­te­ca, se­gun­da re­si­den­cia, dos co­ches: se fue la opu­len­cia, el nar­ci­sis­mo de los 80. Y tam­bién es muy nues­tro aplau­dir a quien nos ro­ba. Es­pa­ña ha ido a peor. Us­ted lo lla­ma “pro­ble­ma na­cio­nal di­fí­cil­men­te re­pa­ra­ble”. ¿Có­mo le re­sul­ta es­ta si­tua­ción? Des­con­cer­tan­te, ab­sur­da, in­dig­nan­te, irri­tan­te e irre­cu­pe­ra­ble. Los po­lí­ti­cos han per­di­do el po­der en fa­vor de las fi­nan­cie­ras, es­to no ha­bía pa­sa­do nun­ca. ¿Có­mo re­cu­pe­rar­lo aho­ra? ¡Ya no tie­nen cre­di­bi­li­dad! Los par­ti­dos de la iz­quier­da tie­nen que vol­ver a sus va­lo­res, ¿por qué co­ño la iz­quier­da tie­ne que sal­var al ca­pi­tal? La gen­te tie­ne que exi­gir­les. Y a la de­re­cha le va de per­las. Ha­bla de ni­ños y jó­ve­nes. Los de­no­mi­na “ile­tra­dos y fra­ca­sa­dos es­co­la­res so­bre­ali­men­ta­dos”. ¿El di­ne­ro nos ha lle­va­do a la obe­si­dad y a la ig­no­ran­cia? A la ton­te­ría, a las mo­das, a so­bre­va­lo­rar las mar­cas. Lo prin­ci­pal era el di­ne­ro y no los va­lo­res, así les lu­ce el pe­lo. Los he­mos con­ver­ti­do en el hom­bre-anun­cio que yo veía de pe­que­ña por la Ram­bla: ha­cen pu­bli­ci­dad a las mar­cas, pe­ro ¡ade­más pa­gan por ello, y vein­te ve­ces más! Es es­tú­pi­do. Es­to es ego. Lo he­mos he­cho fa­tal con los hi­jos. Criar y edu­car son co­sas dis­tin­tas. Ade­más, con ca­da re­for­ma de la en­se­ñan­za Es­pa­ña ha ido a peor. Hay mal­tra­to ju­ve­nil ha­cia los pa­dres y otros adul­tos. Te­rri­ble. La mi­tad de los jó­ve­nes es­tá sin tra­ba­jo. ¿La tri­bal fa­mi­lia me­di­te­rrá­nea sa­ca las cas­ta­ñas del fue­go a las ins­ti­tu­cio­nes? Las fa­mi­lias son quie­nes es­tán sos­te­nien­do la cri­sis. ¡Has­ta los sin­di­ca­tos ha­cen re­tó­ri­ca con el re­tra­so de la edad la­bo­ral! Mu­chos obre­ros di­cen: oja­lá me den tra­ba­jo has­ta los 67, por­que es­toy

“Lo he­mos he­cho fa­tal con los hi­jos. Criar y edu­car son co­sas dis­tin­tas. Aho­ra hay mal­tra­to a los pa­dres”

man­te­nien­do a un hi­jo de 30 y a otro de 40 que no in­gre­san. ¿El de­te­rio­ro de la vi­da de la ciu­da­da­nía se de­be a la ob­se­sión por te­ner y no por ser? Ab­so­lu­ta­men­te exac­to. Es el va­lor del di­ne­ro, el an­ti­guo “tan­to tie­nes tan­to va­les” co­mo úni­ca re­fe­ren­cia. So­mos los ob­se­sos por la apa­rien­cia, los nar­ci­sos de la su­per­abun­dan­cia, los re­yes del con­su­mo in­di­vi­dua­lis­ta a ul­tran­za. Y el cul­to al cuer­po. Es­to ha hun­di­do tam­bién el mun­do de la cul­tu­ra: las au­dien­cias, las lis­tas de ven­tas, los best-se­llers por en­ci­ma de la ca­li­dad. ¿Se pue­de vi­vir sin va­lo­res, sin ideo­lo­gía y sin éti­ca? No se pue­de. Y si es­to si­gue, ha­brá una guerra o una dic­ta­du­ra fe­roz. Ata­ca us­ted con du­re­za lo que lla­ma de­por­te na­cio­nal: el frau­de fis­cal de los adi­ne­ra­dos. Es así. Un pro­fe­sor in­glés alu­ci­na­ba, de­cía que en las ce­nas so­lo se ha­bla de dos co­sas, lle­gar tar­de y có­mo es­ta­far a Ha­cien­da: “Oye, ¿tú qué ges­tor tie­nes? Te pa­so el mío, que se las sa­be to­das”. Es­to en las cla­ses me­dias, ya ni ha­ble­mos de las gran­des for­tu­nas. Me­nu­do ri­dícu­lo el del Go­bierno al pre­ten­der re­su­ci­tar el im­pues­to de pa­tri­mo­nio aho­ra: lo que tie­nen que ha­cer es in­ves­ti­gar las Sicav que pa­gan so­lo el 1%. ¡No pue­de ser!

Su li­bro ho­me­na­jea a las viu­das es­pa­ño­las, uno de los co­lec­ti­vos más po­bres de en­tre los po­bres.

Pues sí, son ad­mi­ra­bles, reha­cen su vi­da ape­nas sin di­ne­ro y el he­cho de te­ner li­ber­tad les da las ga­nas de vi­vir. Y ade­más son con­su­mi­do­ras de cul­tu­ra: apren­den In­ter­net, via­jan co­lec­ti­va­men­te, van a cen­tros cí­vi­cos, a pre­sen­ta­cio­nes de li­bros...

So­cie­dad des­hu­ma­ni­za­da la nues­tra, ¿mal­tra­ta­mos a los an­cia­nos?

Sí, an­cia­nos, en­fer­mos cró­ni­cos, pa­ra­dos y po­bres. La gen­te que no produce no exis­te. Y es­te mal­di­to in­ven­to de las re­si­den­cias. El aban­dono es el aban­dono, se lla­ma así. Es­to produce una se­pa­ra­ción te­rri­ble en­tre jó­ve­nes y an­cia­nos. Los jó­ve­nes no tie­nen me­mo­ria co­lec­ti­va: quien la trans­mi­tía era la gen­te ma­yor, no los pa­dres. Y así es­ta­mos...

¿La cri­sis nos ha­rá más hu­ma­nos?

Oja­lá. Yo creo que es­ta­mos em­pe­zan­do a ver a per­so­nas que ya no pre­su­men del cam­bio de co­che o del di­ne­ro. Al­go que nun­ca es­tu­vo de mo­da en­tre los ri­cos de an­ta­ño, por cier­to: era de mal gus­to. A cam­bio, es­pe­ro que re­cu­pe­ren el tiem­po del gim­na­sio o de los ra­yos uva pa­ra ocu­par­se y ha­blar más con los hi­jos, con los abue­los. Y a re­fle­xio­nar: no nos da­mos cuen­ta de lo te­rri­ble que es es­te cam­bio en el que es­ta­mos.

¿De qué sir­vió la lu­cha por la li­ber­tad de los 70?

En aquel mo­men­to to­ca­ba y es­tu­vo muy bien... Al­go nos que­da, sí, nos que­da la in­dig­na­ción de aho­ra y qui­zás la es­pe­ran­za de los nue­vos in­dig­na­dos: gen­te ma­yor, de me­dia­na edad y jó­ve­nes.

Ha­bla de “de­mo­cra­cia anémi­ca”. ¿Nos go­bier­nan per­so­nas no pre­pa­ra­das?

En es­to ha ha­bi­do un fa­llo. Felipe, Ca­rri­llo o Jor­di Pu­jol eran gran­des po­lí­ti­cos, sa­bían en­ten­der­se, te­nían una pro­fe­sión, su­pie­ron ha­cer una Tran­si­ción, hoy no sa­brían. Aho­ra el po­lí­ti­co em­pie­za su ca­rre­ri­lla a los 16 años en un par­ti­do y ahí va es­ca­lan­do co­mo en una em­pre­sa. Y así no es, con los cam­bios bru­ta­les que ha ha­bi­do y con la que es­tá ca­yen­do... Hay que vo­tar­les, pe­ro aco­sar­les des­de la ca­lle y se­guir exi­gien­do.

¿Po­dría so­lu­cio­nar al­go un Go­bierno de coa­li­ción en Es­pa­ña?

Si las dos par­tes son inú­ti­les, no. Es­pa­ña ne­ce­si­ta un par de años de Go­bier­nos de tec­nó­cra­tas, co­mo de­cía Ma­nuel Ma­rín. La iz­quier­da se pu­so his­té­ri­ca. Por eso ha­blo de de­mo­cra­cia anémi­ca. No ha ha­bi­do dis­cu­sión po­lí­ti­ca, sino con­fron­ta­ción en­tre ellos. Me caían las lá­gri­mas mien­tras se ce­rra­ban fá­bri­cas. ¡Y ellos a lo su­yo! Han in­sul­ta­do a la ciu­da­da­nía.

Ma­ría la Ren­ca, su sa­bia quios­que­ra, es la voz del pue­blo en su li­bro.

“Ese mal­di­to in­ven­to de las re­si­den­cias de an­cia­nos... El aban­dono es el aban­dono, se lla­ma así”

Es el sen­ti­do co­mún, que es el me­nos co­mún de los sen­ti­dos, y el sen­ti­do de la jus­ti­cia, el po­ner­te en el lu­gar del otro. Eso lo he­mos per­di­do. No soy ca­tó­li­ca, pe­ro el “ama al pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo” fue una fra­se re­vo­lu­cio­na­ria. Si te po­nes en el lu­gar de un in­mi­gran­te sin pa­pe­les no le cul­pas a él de la cri­sis. Aquí en Ca­ta­lu­ña se ha de­mo­ni­za­do al in­mi­gran­te y se le en­fren­ta a los hi­jos de los que lle­ga­ron aquí de Ga­li­cia o An­da­lu­cía. Es la guerra de la po­bre­za con­tra la mi­se­ria. Nos equi­vo­ca­mos de enemi­go. El enemi­go son las fi­nan­cie­ras.

Hi­po­te­ca: ¿es un pa­la­bro sa­gra­do?

Mal­di­to.

¿Y el la­dri­llo?

La de­ba­cle na­cio­nal. Hay un mi­llón de vi­vien­das sin ven­der ni al­qui­lar mien­tras exis­te in­fra­vi­vien­da en los cen­tros ur­ba­nos. So­mos un país de im­bé­ci­les.

¿La ban­ca siem­pre ga­na en lo que de­no­mi­na “ca­pi­ta­lis­mo fas­cis­ta”?

Ga­na, y ade­más se le in­yec­ta di­ne­ro que no crea cré­di­to pa­ra el em­pre­sa­rio que su­fre cuan­do tie­ne que des­pe­dir. Es­te di­ne­ro se va a los pa­raí­sos fis­ca­les y a los suel­dos de sus di­ri­gen­tes. Es una des­fa­cha­tez. No so­lo se mata con bom­bas, sino tam­bién crean­do mi­se­ria, o con esas agencias sa­tá­ni­cas que, con ma­las no­tas eco­nó­mi­cas, hun­den un país.

Cri­ti­ca la abs­ten­ción y defiende el mo­vi­mien­to 15-M co­mo es­pe­ran­za.

Hay que vo­tar y es­tar en la ca­lle, las dos co­sas. De­fien­do el mo­vi­mien­to por­que sur­ge es­pon­tá­nea­men­te y no es vio­len­to: es­to ya es un mi­la­gro. Son las pla­ta­for­mas ciu­da­da­nas quie­nes tie­nen que exi­gir a los po­lí­ti­cos.

La úl­ti­ma pá­gi­na la de­la­ta co­mo la poe­ta que us­ted es. ¿Nos sal­va­rá la poe­sía?

Sal­var es de­ma­sia­do. Ayu­dar, sí. Y abrir los ojos, tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.