Ór­da­go pa­les­tino an­te la ONU.

DES­CU­BRIR EL PAI­SA­JE Y PAR­TI­CI­PAR DE ATRAC­TI­VOS DES­TI­NOS DE OCIO EN CUAL­QUIE­RA DE NUES­TRAS CIU­DA­DES ES­TÁ CA­DA VEZ MÁS CER­CA GRA­CIAS AL TREN. ES­TAS SON AL­GU­NAS PRO­PUES­TAS PA­RA DIS­FRU­TAR DEL TIEM- PO LI­BRE CON EL SER­VI­CIO DE CER­CA­NÍAS DE REN­FE.

Tiempo - - SUMARIO -

Quie­re con­ver­tir­se en un “Es­ta­do ob­ser­va­dor” y ac­ce­der al Tri­bu­nal de La Ha­ya.

HAY VI­DA MÁS ALLÁ DEL uso ha­bi­tual del tren li­ga­do al tra­ba­jo, la res­pon­sa­bi­li­dad y, des­de lue­go, las pri­sas del día a día. La ofer­ta del ser­vi­cio de Cer­ca­nías de Ren­fe se adap­ta a las ne­ce­si­da­des del usua­rio y le ayu­da a des­cu­brir su en­torno y des­pla­zar­se con ra­pi­dez y la ma­yor co­mo­di­dad po­si­ble.

BIL­BAO

Si el des­tino ele­gi­do es Bil­bao y sus al­re­de­do­res, las ex­cur­sio­nes es­tán a un pa­so gra­cias a la co­ne­xión de las tres lí­neas de Cer­ca­nías con dis­tin­tos pue­blos de la pro­vin­cia. La lí­nea C-1 per­mi­te co­no­cer la Mar­gen Iz­quier­da de la Ría de Ner­vión, zo­na in­dus­trial re­con­ver­ti­da a una ri­ca ac­ti­vi­dad cul­tu­ral. El BEC, Bil­bao Ex­hi­bi­tion Cen­tre, en Ba­ra­kal­do, es un re­vo­lu­cio­na­rio pro­yec­to don­de per­so­nas, ideas, agen­tes eco­nó­mi­cos y em­pre­sas con­flu­yen en un mis­mo es­pa­cio. El BEC es un nue­vo con­cep­to de re­cin- to fe­rial en el que con­cier­tos, ferias y dis­tin­tos en­cuen­tros de ca­la­do in­ter­na­cio­nal lle­nan de po­si­bi­li­da­des cul­tu­ra­les la vi­da de Bil­bao. Es­te mis­mo ser­vi­cio de Cer­ca­nías nos lle­va al Puen­te Col­gan­te de Biz­kaia, en Por­tu­ga­le­te, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO. Un des­tino que, ade­más de gran ani­ma­ción en sus ca­lles, pro­po­ne un ex­ce­len­te am­bien­te pa­ra to­mar unos vi­nos y unos 'pint­xos'. En el puer­to de San­tur­zi, nos es­pe­ran tra­di­cio­nal­men­te las más tí­pi­cas sar­di­nas asa­das de la zo­na. La lí­nea C-2 com­par­te tra­za­do des­de Bil­bao has­ta Ba­ra­kal­do, pe­ro lue­go cam­bia el re­co­rri­do bus­can­do pue­blos mi­ne­ros co­mo Or­tue­lla, Ga­llar­ta y Mus­kiz. Se pue­de vi­si­tar tam­bién el Con­jun­to Mo­nu­men­tal del “Pue­blo Mi­ne­ro de la Ar­bo­le­da”, en el Va­lle de Trá­pa­ga. Y por úl­ti­mo, la lí­nea C-3 que atra­vie­sa la cuenca del Ner­vión y lle­ga a pue­blos co­mo Ba­sau­ri, Arri­go­rria­ga, Llo­dio, Amu­rrio u Or­du­ña. Las tres lí­neas del área me­tro­po­li­ta­na de Bil­bao par­ten de la es­ta­ción de Aban­do, en ple­na pla­za Cir­cu­lar, y co­nec­tan con la es­ta­ción Aban­do de Me­tro Bil­bao, el Tran­vía de Bil­bao y la es­ta­ción de La Con­cor­dia de FE­VE.

MÁ­LA­GA

La ciu­dad que no co­no­ce el in­vierno ofre­ce al via­je­ro una ci­ta con el sol y el mar. Y en Má­la­ga, el ser­vi­cio de Cer­ca­nías de Ren­fe pro­pi­cia el paseo des­preo­cu­pa­do du­ran­te el cual uno se trans­for­ma en tu­ris­ta por un ra­to y prue­ba a ver con otros ojos un cen­tro de ciu­dad di­ná­mi­co, de am­plia ofer­ta his­tó­ri­ca y cul­tu­ral, te­rra­zas en la que ob­ser­var, en la ca­lle La­rios, por ejem­plo, y “ta­pi­tas” lle­nas de sa­bor. El paseo por sus ca­lles nos evo­ca su es­pec­ta­cu­lar Se­ma­na San­ta y la gran­de­za de su Fe­ria. Dos son las ci­tas obli­ga­das. El Mu­seo Pi­cas­so, la ca­sa en la que na­ció y vi­vó Pi­cas­so don­de nos es­pe­ran dis­tin­tas jo­yas, co­mo, por ejem­plo, los bo­rra­do­res del cua­dro “Las se­ño­ri­tas de Avig­non”. Y La Man­qui­ta, nom­bre con el que to­dos los ma­la­gue­ños de­no­mi­nan a su ca­te­dral. A pri­mer gol­pe de vista sa­be­mos el por­qué de su nom­bre: le fal­ta una de las to­rres prin­ci­pa­les. Má­la­ga ciu­dad, te­rri­to­rio siem­pre por des­cu­brir con la pro­xi­mi­dad de los tre­nes de Cer­ca­nías.

MA­DRID

Ma­drid es un des­tino que nun­ca de­cep­cio­na. No so­lo la ciu­dad, tam­bién los pue­blos de su Co­mu­ni­dad. Y el oto­ño es un tiem­po más ape­te­ci­ble pa­ra es­tas ex­cur­sio­nes. La ac­ti­vi­dad cul­tu­ral ani­ma a ello. Y, en al­gu­nos ca­sos co­mo Aran­juez, la na­tu­ra­le­za pro­pi­cia al­gu­nas de las me­jo­res fo­tos. La idea es vol­ver al si­glo XVI y dis­fru­tar de una vi­lla es­plén­di­da y car­ga­da de his­to­ria. Pa­sear por sus jar­di­nes y vi­si­tar el Pa­la­cio Real pue­de ser el bro­che de oro a un es­tu­pen­do fin de se­ma­na. Ren­fe, a tra­vés de su ser­vi­cio de Cer­ca­nías, po­ne a dis­po­si­ción del via­je­ro un pro­gra­ma de ex­cur­sio­nes que in­clu­ye el via­je de ida y vuel­ta en tren, una vista pa­no­rá­mi­ca en au­to­bús acom­pa­ña­do de una guía local y la po­si­bi­li­dad de dar un paseo en bar­co por el río Ta­jo. Sen­tir­se co­mo un rey no es tan di­fí­cil gra­cias a es­tos ser­vi­cios pre­vis­tos por Cer­ca­nías.

ALI­CAN­TE

Otra de las es­ca­pa­das, en es­te tiem­po ama­ble de oto­ño, pue­de ser Ali­can­te y, en con­cre­to, Orihue­la, Pa­tri­mo­nio Ar­tís­ti­co Cul­tu­ral. Una ru­ta ideal pa­ra rea­li­zar­la en gru­po y pa­sar un agra­da­ble fin de se­ma­na con los nues­tros. Ren­fe ofre­ce tres ru­tas por la co­mar­ca pa­ra vi­si­tar la Ca­te­dral, la Ca­sa-Mu­seo del poe­ta Miguel Her­nán­dez, la Igle­sia de San­ta Jus­ta y Ru­fi­na o el Mu­seo de la Re­con­quis­ta. Si aún no co­no­ce la zo­na, es­te pue­de ser el mo­men­to. Y el ser­vi­cio de Cer­ca­nías de Ren­fe, el mo­do.

EL PUEN­TE COL­GAN­TE DE

BIZ­KAIA FUE DE­CLA­RA­DO

PA­TRI­MO­NIO DE LA

HU­MA­NI­DAD EN 2006.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.