Los ri­cos se lle­van fue­ra su di­ne­ro

Cie­rre de le­gis­la­tu­ra en el Par­la­men­to. Des­pe­di­da de Za­pa­te­ro. Ra­joy y Ru­bal­ca­ba jue­gan sus úl­ti­mas ba­zas. En­cues­tas con­tra sor­pre­sas el 20-N. Mu­chos ri­cos, por si acaso, to­ma­ron y to­man pre­cau­cio­nes.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

los más ri­cos siem­pre van de­lan­te, co­mo la “mu­jer gor­da” de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca en aquel “ano­che­cer de Co­ney Is­land”. No van con las gen­tes de “los bar­cos y de la ta­ber­nas y de los jar­di­nes”. Ellos lo ha­cen con su di­ne­ro y con sus fa­mi­lia­res y sus ami­gos, y tam­bién con los co­no­ci­dos de los ban­cos que les arre­glan -to­do le­gal, of cour­se­los asun­tos. Em­pe­za­ron ha­ce más de un año, cuan­do Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, por fin, acep­tó lo inevi­ta­ble y pro­me­tió un gi­ro brus­co de ti­món, que no cul­mi­nó, pa­ra evi­tar la ca­tás­tro­fe. Aho­ra, cuan­do el pre­si­den­te se des­pi­de y anun­cia sus pro­yec­tos de su­per­vi­sor de nu­bes, vuel­ven a la car­ga.

Ya no son so­lo los más ri­cos. A la fies­ta se han su­ma­do los me­nos ri­cos y al­gu­nos de esos ri­cos-po­bres que pa­ga­rán el im­pues­to Ru­bal­ca­ba/Pa­tri­mo­nio, que el pro­pio Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, co­sas de es­te país, acep­ta que “es­tá mal for­mu­la­do”. El mis­mo im­pues­to que cri­ti­ca y des­ca­li­fi­ca, con ar­gu­men­tos, la opo­si­ción de Ma­riano Ra­joy y de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes (Ar­tur Mas y Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da) y vas­cos (Íñi­go Urkullu y Jo­su Er­ko­re­ka). La mis­ma opo­si­ción y los mis­mos na­cio­na­lis­tas que no vo­ta­rán en con­tra del de­cre­to que re­in­tro­du­ce el im­pues­to por­que “eso se­ría dar­le una ba­za elec­to­ral al PSOE”. Co­sas de es­te país.

Tam­bién la se­ma­na pa­sa­da, de­fen­di­do por el mi­nis­tro ex­sin­di­ca­lis­ta Va­le­riano Gó­mez, el Par­la­men­to, to­da­vía pre­si­di­do por el ce­re­mo­nio­so Jo­sé Bono, apro­bó una re­for­ma la­bo­ral que pro­rro­ga los con­tra­tos temporales si­ne díe y que el Go­bierno que la im­pul­sa anun­cia -no pa­re­ce que lo pue­da cum­plir­que cam­bia­rá cuan­do pue­da. To­do, cla­ro, con el apo­yo por abs­ten­ción del PP, que tam­po­co es­tá de acuer­do. Bill Ke­ller, ex­di­rec­tor de The New York Ti­mes, el pe­rió­di­co que aho­ra se fi­ja en Bo­tín y sus im­pues­tos, lo ha de­fi­ni­do muy bien: “Go­ber­nar en es­tos tiem­pos es una cam­pa­ña per­ma­nen­te”.

Los ri­cos his­pa­nos, ca­si to­dos, y los no tan ri­cos han acu­di­do co­mo un so­lo hom­bre en so­co­rro del ven­ce­dor anun­cia­do, Ma­riano Ra­joy. El lí­der del PP, me­nos in­fluen­cia­ble que in­qui­li­nos pre­sen­tes y pa­sa­dos de La Mon­cloa y que otros can­di­da­tos, des­de su re­tran­ca ga­lle­ga sin du­da se pre­gun­ta­rá dón­de es­ta­ban ha­ce unos me­ses o unos años to­dos esos hoo­li­gans que aho­ra in­ten­tan abru­mar­le y pa­re­cen apo­yar­le con en­tu­sias­mo en pre­vi­sión de una vic­to­ria que, por otra par­te, to­da­vía tie­ne que lle­gar.

Pe­dro Arrio­la, el pro­to­gu­rú de­mos­có­pi­co, con la tem­plan­za que ofre­ce la ex­pe­rien­cia, re­cla­ma pru­den­cia. Apun­ta que el PSOE, en el peor de los ca­sos, no per­fo­ra­rá su sue­lo, que mar­có Joa­quín Al­mu­nia en el 2000, con 125 dipu­tados so­cia­lis­tas, mien­tras Jo­sé Ma­ría Az­nar al­can­za­ba una ines­pe­ra­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Vuel­ve a es­tar al al­can­ce del PP, pe­ro tam­bién en po­lí­ti­ca hay que dispu­tar el par­ti­do has­ta el fi­nal. Ra­joy lo es­cri­be en su li­bro En con­fian­za, al re­cor­dar la vic­to­ria del PP en 1996 por la mí­ni­ma cuan­do es­pe­ra­ba arra­sar: “Una nue­va de­mos­tra­ción -ex­pli­ca-de que ja­más hay que con­fiar ex­ce­si­va­men­te en las en­cues­tas. Mi ex­pe­rien­cia es que cual­quier ba­ta­lla elec­to­ral exi­ge es­fuer­zos has­ta el úl­ti­mo mo­men­to”. Ru­bal­ca­ba, a lo­mos de la vie­ja dia­léc­ti­ca ri­cos-po­bres, ex­pri­mi­rá lo que sea pa­ra so­ñar con la sor­pre­sa, pe­que­ña, me­dia­na o gran­de. Las pro­tes­tas de los

Una ruptura del eu­ro pa­re­ce, y es, una lo­cu­ra, pe­ro es­tá so­bre mu­chas me­sas de tra­ba­jo

pro­fe­so­res de la edu­ca­ción pú­bli­ca son otro por­ti­llo a la es­pe­ran­za del can­di­da­to so­cia­lis­ta que, al mis­mo tiem­po, di­se­ña dis­tin­tas opciones pa­ra el día des­pués del 20-N, pa­se lo que pa­se. Igual que los ri­cos y los no tan ri­cos.

Los pe­lo­tas y los pro­fe­sio­na­les de la adu­la­ción se agol­pan al­re­de­dor de Ra­joy y de su equi­po. Los se­ño­res del di­ne­ro, una ve­la a Dios y otra al dia­blo, tam­bién pro­te­gen el ri­ñón. El ries­go es­tá en la hi­pó­te­sis -dis­pa­ra­ta­da ha­ce un par de años y po­co pro­ba­ble, pe­ro po­si­ble, hoy y ma­ña­na y pa­sa­do-de una ruptura del eu­ro. Pa­re­ce una lo­cu­ra, y sin du­da lo se­ría, pe­ro es­tá en­ci­ma de mu­chas me­sas de tra­ba­jo. El Go­bierno de An­ge­la Mer­kel no es el úni­co que tie­ne es­tu­dios so­bre dis­tin­tos es­ce­na­rios y al­gu­nos in­clu­yen la im­plo­sión del eu­ro. UBS, el ban­co al que un ope­ra­dor ha pues­to con­tra las cuer­das y le ha he­cho per­der unos 2.000 mi­llo­nes, ela­bo­ró un do­cu­men­to ate­rra­dor: Las con­se­cuen­cias de la ruptura del eu­ro. En re­su­men, de­va­lua­cio­nes mons­truo­sas y caí­das des­co­mu­na­les del PIB. Tra­duc­ción: el di­ne­ro, en paí­ses co­mo Es­pa­ña, per­de­ría la mi­tad de su va­lor. Qui­zá más. El ejem­plo ma­ni­do, pe­ro real, es el fa­mo­so co­rra­li­to ar­gen­tino cuan­do el Go­bierno des­vin­cu­ló el pe­so del dó­lar.

Las cir­cuns­tan­cias no son idén­ti­cas, ni mu­cho me­nos, pe­ro el ejem­plo sir­ve pa­ra ilus­trar los efec­tos de una ruptura

del eu­ro. El úni­co re­fu­gio de los ri­cos an­te esa hi­pó­te­sis es te­ner su di­ne­ro en un país que es­té a sal­vo de una con­tin­gen­cia de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Es de­cir, los de siem­pre: Sui­za, Lu­xem­bur­go y, ¿por qué no?, Ale­ma­nia, el Reino Uni­do o Es­ta­dos Uni­dos. To­do, ade­más, pue­de ha­cer­se de for­ma le­gal, sin de­frau­dar y sin eva­dir im­pues­tos. Los ri­cos de ver­dad ya lo hi­cie­ron ha­ce me­ses y co­lo­ca­ron di­ne­ro en al­guno de esos lu­ga­res. Sen­ci­llo. El úni­co cos­te son las co­mi­sio­nes. Aho­ra los me­nos ri­cos se han apun­ta­do. Me­jor di­cho, ban­cos ex­tran­je­ros ofre­cen en Es­pa­ña a clien­tes es­pa­ño­les la po­si­bi­li­dad de co­lo­car en esos paí­ses, de for­ma le­gal, la par­te que deseen de su pa­tri­mo­nio, y son bas­tan­tes los que se apun­tan. Ade­más, co­rren la voz y la afi­ción au­men­ta. Al­gu­nos han de­ci­di­do es­pe­rar al 20-N, pe­ro si el re­sul­ta­do de las ur­nas no es cla­ro -a fa­vor de Ra­joy-, el 21-N acu­di­rán a un ban­co y en­via­rán su di­ne­ro a un lu­gar se­gu­ro (los in­tere­sa­dos pue­den di­ri­gir­se a las ofi­ci­nas de cual­quier ban­co pri­va­do ex­tran­je­ro o es­pa­ñol. La gen­te ri­ca siem­pre va de­lan­te). Ama­ne­cer de oto­ño en cual­quier ciu­dad es­pa­ño­la.

Ata­ques. Cuan­do

el pre­si­den­te se des­pi­de y anun­cia

sus pro­yec­tos de su­per­vi­sor de

nu­bes, los más ri­cos vuel­ven a la

car­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.