Ra­fa Na­dal

OTRA MA­NE­RA DE EN­TEN­DER LA VI­DA

Tiempo - - ZOOM -

El me­jor te­nis­ta es­pa­ñol de la His­to­ria se de­jó la piel en su úl­ti­ma fi­nal con­tra Djo­ko­vic. No lo con­si­guió, pe­ro la ven­gan­za fue tre­men­da: fue el vien­to que hin­chó las ve­las del equi­po es­pa­ñol pa­ra pa­sar por en­ci­ma de Fran­cia y me­ter­se, una vez más, en la fi­nal de la Co­pa Da­vis, que se ju­ga­rá con­tra Ar­gen­ti­na... en sue­lo es­pa­ñol. Es cu­rio­so que la Ser­bia de Djo­ko­vic que­da­se apea­da de esa fi­nal por le­sión del ac­tual nú­me­ro 1 del mun­do. Es­tá com­pro­ba­do que Na­dal nun­ca se le­sio­na cuan­do no le in­tere­sa ju­gar. Es otra ma­ne­ra de en­ten­der el de­por­te. Y la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.