Las co­lum­nas de un país

Tiempo - - ZOOM -

es utó­pi­co y cruel que al­gu­nos deseen erra­di­car com­ple­ta­men­te el bo­te­llón callejero, pues hay tar­des y no­ches en que se­ría to­do un sa­cri­le­gio prohi­bir­lo. ¿Có­mo im­pe­dir a quie­nes han he­cho una bue­na fae­na que se pim­plen en me­dio de una cén­tri­ca pla­za unas cuan­tas bo­te­lli­tas de cham­pán o de ca­va pa­ra ce­le­brar su éxi­to co­mo man­da el buen gus­to? ¿Se ima­gi­nan que la se­lec­ción es­pa­ño­la de ba­lon­ces­to, fla­man­te ga­na­do­ra del Eu­ro­bas­ket de Li­tua­nia, hu­bie­ra te­ni­do que re­cu­rrir al agua mineral o al zu­mo de na­ran­ja pa­ra fes­te­jar su triun­fo an­te la afi­ción ma­dri­le­ña? La ley, afor­tu­na­da­men­te, es­tá pa­ra no cum­plir­la cuan­do se tra­ta de ha­cer fe­liz a una pa­rro­quia se­dien­ta de ale­grías y bai­les vic­to­rio­sos. Si al­guien quie­re ba­ñar­se en al­cohol en ple­na ca­lle sin mos­quear a la po­li­cía, ya sa­be lo que tie­ne que ha­cer: con­ver­tir­se en un de­por­tis­ta de fa­ma y ga­nar tí­tu­los co­mo un po­se­so. Los chi­cos de Sca­rio­lo, in­dis­cu­ti­bles mo­nu­men­tos del ba­lon­ces­to mun­dial, tie­nen per­mi­so pa­ra em­bo­rra­char­se más que na­die y don­de se les an­to­je, si bien ellos mis­mos se im­pon­drán la obli­ga­ción de co­me­dir­se. Es­tos hom­bres son al­go más que bi­cam­peo­nes de Eu­ro­pa: son embajadores de un país que si­gue sien­do una reali­dad gra­cias, en gran me­di­da, a sus enor­mes de­por­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.