Do­ña Bra­gas

Las ni­ñas eran cua­tro. Mar­go­cia, la ma­yor, lle­va­ba pan­ta­lo­nes. La se­gun­da, Lu­cre­cia, por­ta­ba enaguas. Le­ti­cia, la ter­ce­ra, usa­ba bra­gui­llas res­pin­go­nas, y la pe­que­ña, Fe­li­cia, ca­mi­na­ba a pe­lo.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

Do­ña Ade­lai­da, viu­da de Barbadillo, pro­me­tió a su es­po­so en el le­cho de la ago­nía que sus hi­jas ca­sa­rían vír­ge­nes e in­tac­tas

se es­ta­ble­ció un co­na­to de dispu­ta. La se­ño­ra Ade­lai­da mar­ca­ba los com­pa­ses de las di­ver­gen­cias. “Ni­ñas, en ca­sa las bra­gas, des­de aho­ra y has­ta siem­pre, se lla­ma­rán pan­ta­lo­nes”. Las ni­ñas eran cua­tro. Mar­go­cia, Lu­cre­cia, Le­ti­cia y Fe­li­cia. A la más pe­que­ña, Fe­li­cia, le de­cían For­ni­cia, no se sa­be por qué cau­sa ni motivo. Mar­go­cia, la ma­yor, lle­va­ba, en efec­to, pan­ta­lo­nes. Sus mus­los y mi­che­li­nes no le per­mi­tían el aga­sa­jo breve de la bra­gue­ría. La se­gun­da, Lu­cre­cia, por­ta­ba enaguas sil­ves­tres. La ter­ce­ra, Le­ti­cia, que sig­ni­fi­ca ale­gría, usa­ba bra­gui­llas res­pin­go­nas, de me­dio cu­lo, muy atre­vi­das en aque­llos tiem­pos. Y la cuar­ta, Fe­li­cia, a la que na­die sa­be por qué, se le apo­da­ba For­ni­cia, ca­mi­na­ba a pe­lo, a co­ño suel­to, a ca­ri­cia de al­pa­ca. Mar­go­cia era fea, Lu­cre­cia mo­do­sa, Le­ti­cia fres­ca y Fe­li­cia li­bre.

Do­ña Ade­lai­da Sil­vei­ro de Oca, viu­da de Barbadillo, pro­me­tió a su es­po­so en el le­cho de la ago­nía que sus hi­jas ca­sa­rían vír­ge­nes e in­tac­tas. Con Mar­go­cia la pro­me­sa iba por se­gu­ra; con Lu­cre­cia, du­do­sa; con Le­ti­cia, de im­po­si­ble cum­pli­mien­to, y con Fe­li­cia, de in­ca­pa­ci­dad to­tal. Su­ce­día que la for­tu­na local y rús­ti­ca del di­fun­to don Agus­tín Barbadillo, por aque­llo de los men­gua­dos in­gre­sos, los mu­chos gas­tos y la es­ca­sa pers­pec­ti­va del aho­rro de su viu­da, ha­bía des­apa­re­ci­do ca­si por com­ple­to. Y do­ña Ade­lai­da se sen­tía preo­cu­pa­da y ner­vio­sa. “Ni­ñas, hay que tra­ba­jar pa­ra sal­var los bie­nes de vues­tro pa­dre”.

Ni Mar­go­cia, ni Lu­cre­cia, ni Le­ti­cia ha­bían da­do en su vi­da con un pa­lo al agua. Fue cuan­do Fe­li­cia, la más gua­pa y jo­ven, aga­rró el to­ro por los cuer­nos. “Ma­dre, con tu per­mi­so, me voy de pu­ta”.

Do­ña Ade­lai­da pa­de­ció de un breve y li­ge­ro pa­ta­tús. Las tres her­ma­nas ma­yo­res, muy so­li­da­rias, se ofre­cie­ron tam­bién a prac­ti­car la pros­ti­tu­ción de zo­na pa­ra man­te­ner la ca­sa y los bie­nes. Do­ña Ade­lai­da, que man­te­nía las car­nes tur­gen­tes y la fi­gu­ra al­za­da, se su­mó a la em­pre­sa, y pron­to se inau­gu­ró la Ca­si­ña del So­sie­go. Una lle­va­ba cal­zo­na­zas, otra pan­ta­lo­nes, otra enaguas sil­ves­tres, otra bra­gui­llas de me­dio cu­lo y Fe­li­cia no lle­va­ba na­da de na­da. Hoy, sus nie­tos vi­ven sin tra­ba­jar, y so­lo de las ren­tas, de aque­llas cin­co san­tas mu­je­res, pu­tí­si­mas ellas, for­mi­da­bles em­pre­sa­rias, tan dis­tin­tas y dis­tan­tes. Y don Agus­tín Barbadillo, hon­ra­dí­si­mo.

16

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.