EL DU­QUE INES­PE­RA­DO

Al­fon­so Díez se con­ver­ti­rá en unos días en el de­ci­mo­no­veno du­que de Al­ba. El fun­cio­na­rio vi­vía has­ta aho­ra una exis­ten­cia sen­ci­lla en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Cham­be­rí, don­de to­dos los ve­ci­nos cuen­tan que es una per­so­na en­can­ta­do­ra. Pe­ro los hi­jos de Ca­ye­ta

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR CELIA LORENTE clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El que pa­re­cía que iba pa­ra eterno pre­ten­dien­te de la du­que­sa de Al­ba se con­ver­ti­rá en po­cos días en de­ci­mo­no­veno du­que de Al­ba y ter­cer ma­ri­do de Ca­ye­ta­na. Nun­ca un fun­cio­na­rio de la Se­gu­ri­dad So­cial ha­bía aca­pa­ra­do tan­tas por­ta­das. De vi­vir en un mo­des­to pi­so de 94 me­tros cua­dra­dos en la ca­lle Ra­fael Cal­vo de Ma­drid, se mu­da­rá al pa­la­cio de Due­ñas en Se­vi­lla, su do­mi­ci­lio y re­si­den­cia ha­bi­tual tras el en­la­ce. Al­fon­so ha vi­vi­do has­ta aho­ra una exis­ten­cia tran­qui­la y sen­ci­lla en el cas­ti­zo ba­rrio ma­dri­le­ño de Cham­be­rí. Su jornada la­bo­ral co­mien­za ha­bi­tual­men­te a las ocho de la ma­ña­na y ter­mi­na a las tres de la tar­de, lue­go vuel­ve a ca­sa o vi­si­ta el gim­na­sio Me­tro­po­li­tan en la ca­lle Jo­sé Abascal del que es so­cio ha­ce años y al que acu­de re­gu­lar­men­te a en­tre­nar. Es un hom­bre pre­su­mi­do y le gus­ta cui­dar­se. A sus 61 años si­gue to­da­vía de buen ver, co­mo han de­ja­do tes­ti­mo­nio es­te ve­rano sus fo­tos en la pla­ya en ba­ña­dor, en las que lu­ce un por­te fuer­te y atlé­ti­co. Tam­bién se ha so­me­ti­do re­cien­te­men­te a una ri­no­plas­tia, aunque él sos­tie­ne que tan so­lo pa­ra rec­ti­fi­car su ta­bi­que na­sal por mo­ti­vos de sa­lud.

En el ba­rrio, don­de lle­va vi­vien­do des­de ha­ce 27 años, los ve­ci­nos ha­blan muy bien de él. El por­te­ro del edi­fi­cio co­lin­dan­te a su pi­so con­fir­ma que “es una per­so­na muy agra­da­ble, y nun­ca ha ha­bi­do el me­nor pro­ble­ma con él, apar­te de la pren­sa que aho­ra no le de­ja tran­qui­lo”. Un ve­cino que sa­le de su por­tal lo co­rro­bo­ra: “Es un tío muy ma­jo, sa­lu­da siem­pre a to­do el mun­do, no es nin­gún fri­ki co­mo se ha lle­ga­do a de­cir por ahí. Que yo se­pa, no ha pues­to el pi­so a la ven­ta ni tie­ne la in­ten­ción de ha­cer­lo, es más, creo que él va a se­guir vi­nien­do por aquí –aña­de–. Ocu­pa la pla­za de ga­ra­je con­ti­gua a la mía y me lo en­con­tré pre­ci­sa­men­te ha­ce dos días y le di­je: ‘¿Qué? Por fin te ca­sas’, y él, son­rien­do, me di­jo ‘pues pa­re­ce que sí...”.

Paco, el quios­que­ro que re­gen­ta des­de ha­ce 10 años el pues­to de la pla­za de Cham­be­rí, don­de Al­fon­so com­pra ha­bi­tual­men­te la pren­sa, cuen­ta: “Es muy sim­pá­ti­co, edu­ca­do y aten­to, in­clu­so siem­pre le di­ce al­go ca­ri­ño­so a mi pe­rra, Ki­ra, que an­da siem­pre por aquí. Ade­más pa­re­ce que le gus­ta es­tar bien in­for­ma­do, por­que ha­bi­tual­men­te com­pra tres pe­rió­di­cos, El País, El Mun­do y el ABC, y a ve­ces tam­bién La Ra­zón”.

Aman­te de las an­ti­güe­da­des.

Na­ci­do en Pa­len­cia en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da y muy nu­me­ro­sa -11 her­ma­nos-, su pa­dre, Jo­sé Díez, era mi­li­tar y aman­te de las an­ti­güe­da­des, afi­ción que in­cul­có a sus hi­jos. Al­fon­so es­tu­dió en el co­le­gio Her­ma­nos de La Sa­lle, per­te­ne­cien­te a la Con­gre­ga­ción de los Her­ma­nos de las Es­cue­las Cris­tia­nas, don­de apro­ba­ba y pa­sa­ba de cur­so es­tu­dian­do lo jus­ti­to. Al cum­plir los 20 años de­jó Pa­len­cia y se tras­la­dó a Ma­drid pa­ra ha­cer In­for­ma­ción y Tu­ris­mo, pe­ro no aca­bó sus es­tu­dios. Con 22 se pre­sen­tó a las opo­si­cio­nes a Mutualidades La­bo­ra­les y con­si­guió una pla­za de fun­cio­na­rio del Es­ta­do en el Ins­ti­tu­to de la Se­gu­ri­dad So­cial, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. En la ofi­ci­na de la ca­lle Pa­dre Da­mián nú­me­ro 4 desem­pe­ña des­de en­ton­ces su tra­ba­jo con ca­te­go­ría de fun­cio­na­rio de ni­vel me­dio. Co­bra al­re­de­dor de 33.000 eu­ros bru­tos al año en 14 pa­gas de unos 2.350 eu­ros. En po­cos días dis­fru­ta­rá de una ex­ce­den­cia la­bo­ral y, una vez se con­vier­ta en ma­ri­do de la du­que­sa, re­ci­bi­rá una com­pen­sa­ción por de­jar su tra­ba­jo fi­ja­da por sus abo­ga­dos en 2.000 eu­ros al mes.

Al­fon­so Díez se­rá du­que de Al­ba con­sor­te, po­drá uti­li­zar el tí­tu­lo y ten­drá de­re­cho a dis­fru­tar de los bie­nes de Ca­ye­ta­na. En el ca­so de en­viu­dar, cuen­ta a Tiem­po Javier Ti­mer­mans, abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en De­re­cho no­bi­lia­rio y mar­qués de Vi­lla­puen­te, “es la mis­ma ley que es apli­ca­ble a to­do el mun­do, sean no­bles o no: el cón­yu­ge que so­bre­vi­ve tie­ne de­re­cho a usu­fruc­to vi­ta­li­cio de par­te de la he­ren­cia, pe­ro en es­te ca-

so no tie­ne de­re­cho a la pro­pie­dad que es­tá ya re­par­ti­da en­tre los he­re­de­ros, ni tam­po­co a los bie­nes per­te­ne­cien­tes a la fun­da­ción Al­ba”. Y aña­de: “Tam­bién po­drá dis­fru­tar de to­dos los tí­tu­los no­bi­lia­rios que tie­ne Ca­ye­ta­na mien­tras ella viva pe­ro cuan­do mue­ra, no. Ella tam­po­co pue­de de­jar­le nin­guno aunque qui­sie­ra, ya que el De­re­cho no­bi­lia­rio es ius san­gui­nis y los tí­tu­los per­te­ne­cen a la es­tir­pe fa­mi­liar, por lo que no se pue­den ce­der”.

Una alle­ga­da de la fa­mi­lia po­co par­ti­da­ria de es­te ma­tri­mo­nio ex­pli­ca a Tiem­po: “Otra co­sa es lo que pue­da sa­car­le a la du­que­sa du­ran­te su ma­tri­mo­nio. Ya lo ha he­cho en los via­jes que han rea­li­za­do jun­tos, en los que ella sue­le com­prar­le ca­rí­si­mas an­ti­güe­da­des. Ca­ye­ta­na le pue­de dar lo que quie­ra mien­tras es­tén ca­sa­dos pe­ro cuan­do ella mue­ra no re­ci­bi­rá na­da, se va a en­con­trar con las ma­le­tas en la ca­lle y ten­drá que ven­der ex­clu­si­vas”.

Opo­si­ción fa­mi­liar.

No ha si­do un ca­mino de ro­sas lle­gar a es­ta bo­da tras años de opo­si­ción fé­rrea de la fa­mi­lia y los hi­jos de Ca­ye­ta­na. La ter­que­dad de la du­que­sa, acos­tum­bra­da a ha­cer su san­ta vo­lun­tad, y la ha­bi­li­dad del fun­cio­na­rio pa­ra ga­nar­se con pa­cien­cia la acep­ta­ción de su en­torno, han he­cho que fi­nal­men­te los des­cen­dien­tes ten­gan que tra­gar, so­bre to­do tras de­jar zan­ja­do en vi­da el re­par­to de la he­ren­cia. Así con­ver­tían en pa­pel mo­ja­do aquel cé­le­bre co­mu­ni­ca­do que

en­via­ron a la pren­sa el 8 de agos­to de 2008 en el que ca­li­fi­ca­ban la re­la­ción de “en­tra­ña­ble amis­tad, no ha­bien­do pro­pó­si­to al­guno de ma­tri­mo­nio”.

Aunque se­gún es­ta per­so­na co­no­ce­do­ra de la fa­mi­lia “los hi­jos, aunque ha­yan ce­di­do, si­guen sin es­tar de acuer­do con el en­la­ce, si­guen sin sa­lu­dar­le, a no ser que es­tén las cá­ma­ras de­lan­te, y tam­po­co le ha­blan. A Ca­ye­tano le pi­lla­ron la se­ma­na pa­sa­da en la hí­pi­ca y no tu­vo más re­me­dio que ha­cer­lo, pe­ro Al­fon­so Díez si­gue sin te­ner re­la­ción con los hi­jos. De he­cho, una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes que tie­ne Ca­ye­ta­na es que cuan­do ella mue­ra a él no le de­jen en­trar en el fu­ne­ral. Ellos si­guen sin fiar­se –pro­si­gue–, to­do el ser­vi­cio de pa­la­cio es­tá a fa­vor de los hi­jos y espían ca­da pa- so que da el fun­cio­na­rio. Les man­tie­nen in­for­ma­dos an­te cual­quier even­tua­li­dad o co­sa ra­ra que pue­dan ver”.

Por aho­ra no es­tá con­fir­ma­do que acu­dan a la bo­da más que la pe­que­ña, Eu­ge­nia; el pri­mo­gé­ni­to, Car­los, du­que de Hués­car; y Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo. “Car­los no tie­ne más re­me­dio que ser el pa­drino pe­ro no le gus­ta na­da asu­mir es­te pa­pel, de he­cho le pi­dió a su her­mano Ca­ye­tano que por fa­vor fue­ra él pe­ro és­te se negó”, con­clu­ye la mis­ma fuen­te.

La his­to­ria del so­na­do ro­man­ce se re­mon­ta unos cuan­tos años atrás. Al­fon­so so­lía acom­pa­ñar a su her­mano, Pe­dro Díez Ca­ra­ban­tes, pro­pie­ta­rio de una tien­da de an­ti­güe­da­des en la ca­lle Zur­bano de Ma­drid, a vi­si­tar a su ín­ti­mo ami­go Je­sús Agui­rre en el pa­la­cio de Li­ria. Los dos her­ma­nos, aman­tes co­mo son del ar­te, dis­fru­ta­ban mu­cho de es­tas vi­si­tas. Se sen­tían co­mo en el mis­mo pa­raí­so ro­dea­dos de ob­je­tos y pin­tu­ras de tan­ta be­lle­za y abo­len­go. Allí co­no­ció Al­fon­so Díez a Ca­ye­ta­na. En­ton­ces él ron­da­ba la trein­te­na y ella era vein­ti­cin­co años ma­yor, 55 pri­ma­ve­ras. Al­fon­so que­dó fas­ci­na­do por la du­que­sa en el pri­mer en­cuen­tro, lue­go ven­drían al­gu­nos más en pos­te­rio­res vi­si­tas. Pe­ro a la muer­te del du­que de Al­ba, en 2002, los her­ma­nos de­ja­ron de pi­sar el pa­la­cio y con ello Al­fon­so de ver a Ca­ye­ta­na.

Pa­sa­ron los años y, co­mo en aquel es­tri­bi­llo de la can­ción de Me­cano, la

fuer­za del des­tino les hi­zo re­pe­tir. Al­fon­so Díez sa­lía de un ci­ne en el cen­tro de Ma­drid y se en­con­tró de nue­vo con

la du­que­sa de Al­ba que, al vol­ver a ver­le, le es­pe­tó “¡hom­bre Po­tro­co cuán­to tiem­po!”. Ese era el apo­do co­lo­quial con el que se re­fe­ría a él en sus vi­si­tas al pa­la­cio. Des­pués de es­te ines­pe­ra­do en­cuen­tro que­da­ron pa­ra ver­se un día y otro y otro... has­ta hoy. “Él vuel­ve a en­con­trar a Ca­ye­ta­na en un mo­men­to de de­bi­li­dad, cuan­do ella es­tá fí­si­ca­men­te mal, y le re­ga­la los oí­dos con to­do ti­po de pi­ro­pos y di­cién­do­la que to­da su vi­da ha es­ta­do enamo­ra­do de ella, y Ca­ye­ta­na en­can­ta­da, cla­ro”, cuen­ta la ami­ga de la fa­mi­lia.

Pe­ro los hi­jos de la du­que­sa, que co­no­cían a los her­ma­nos Díez de es­tas vi­si­tas y des­con­fia­ban en­ton­ces de la es­pe­cial re­la­ción que man­te­nían con Je­sús Agui­rre, vol­vían a ver con re­ce­lo có­mo uno de ellos re­apa­re­cía en sus vi­das y en la de su ma­dre. Cuan­do ade­más se per­ca­ta­ron de que la re­la­ción pa­sa­ba de ser al­go más que una sim­ple amis­tad pen­sa­ron que lo me­jor era boi­co­tear­la y pa­rar­la a to­da cos­ta.

La fa­mi­lia Al­ba no es la úni­ca que no ha vis­to con buenos ojos es­te idi­lio, el pro­pio her­mano de Al­fon­so, Pe­dro, que le abrió las puer­tas de la Ca­sa de Al­ba desaprue­ba que ha­ya con­quis­ta­do a la du­que­sa, con­vir­tién­do­se así en un per­so­na­je pú­bli­co. Por es­ta cau­sa la re­la­ción en­tre ellos se ha de­te­rio­ra­do y ya prác­ti­ca­men­te ni se ha­blan, por lo que no asis­ti­rá el pró­xi­mo día 5 de oc­tu­bre al en­la­ce. El an­ti­cua­rio, co­no­ci­do co­mo

el Cha­ma­ri­le­ro en­tre los afi­cio­na­dos a las an­ti­güe­da­des, ya que ha re­gen­ta­do du­ran­te años una pe­que­ña tien­da en la ca­lle Zur­bano, cer­ca de la vi­vien­da de su her­mano, aho­ra ha pues­to a la ven­ta su ne­go­cio y es­tá de li­qui­da­ción.

Los de­trac­to­res de Al­fon­so ven en él un hom­bre am­bi­guo. Con 61 años no se le co­no­ce no­via al­gu­na y creen que res­pon­de a un ti­po de hom­bre mi­tó­mano

del ti­po To­ni Her­nán­dez, que se ca­só con Sa­ra Mon­tiel, o Javier Ri­gau, ma­ri­do de Gi­na Lo­llo­bri­gi­da, hom­bres mu­cho más jó­ve­nes que unen su vi­da a la de mu­je­res im­por­tan­tes y las acom­pa­ñan en su de­ca­den­cia fí­si­ca. Es­ta am­bi­güe­dad tam­bién da pá­bu­lo a es­pe­cu­la­cio­nes so­bre su se­xua­li­dad. En el ca­so de Al­fon­so, in­clu­so le sa­lió un su­pues­to no­vio, un tal Jo­sé Luis Gó­mez, que acu­dió a un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, pe­ro que no lle­gó a sen­tar­se en el pla­tó ya que un juez dic­tó me­di­das cau­te­la­res e im­pi­dió que con­ta­ra en te­le­vi­sión la re­la­ción que se­gún él ha­bía te­ni­do con Al­fon­so Díez.

Je­sús Mariñas, co­la­bo­ra­dor de Tiem­po y que co­no­ce bien a la du­que­sa –“¡no me pre­gun­tes des­de ha­ce cuán­to!”–, ex­pli­ca: “Yo fui de los prin­ci­pa­les de­trac­to­res al prin­ci­pio de la re­la­ción por­que me pa­re­cía al­go in­creí­ble, su­rrea­lis­ta y al

mo­do­va­riano. Aho­ra, al ca­bo de cua­tro años, es­toy co­mo los ami­gos de Ca­ye- ta­na, en­tre los con­ven­ci­dos. Él es muy co­rrec­to, dis­cre­to y edu­ca­do. Tie­ne una cier­ta ele­gan­cia que no se pa­re­ce en na­da a la tan ran­cia de Luis Mar­tí­nez de Iru­jo, el pri­mer ma­ri­do de la du­que­sa, o a la ex­ce­si­va­men­te atil­da­da de Agui­rre, me pa­re­ce un hom­bre bas­tan­te nor­mal”.

Una opi­nión que no so­lo ha mu­da­do el pe­rio­dis­ta. “El círcu­lo de ami­gos de Ca­ye­ta­na que se re­sis­tía a Al­fon­so tam­bién ha cam­bia­do de opi­nión, al fi­nal los ha con­quis­ta­do a to­dos, los ha en­ga­tu­sa­do. In­sis­to, es muy edu­ca­do, muy co­rrec­to, muy pru­den­te, y más que in­te­li­gen­te yo di­ría que es muy lis­to y ha sa­bi­do ga­nar ba­ta­llas”, di­ce Mariñas. Pre­gun­ta­do so­bre si cree que es­te ma­tri­mo­nio va a sa­lir bien di­ce: “Yo fui de los que cuan­do se ca­só con Agui­rre di­je ‘tie­nen so­lo pa­ra un mes...’, y du­ra­ron 23 años. No te sa­bría de­cir, con Ca­ye­ta­na no se pue­den ha­cer pro­nós­ti­cos por­que es im­pre­vi­si­ble y so­lo pue­des me­ter la pa­ta”.

2

1

3

1. Vi­vien­da. Al­fon­so Díez vi­ve en uno de los pi­sos de es­te in­mue­ble de la ca­lle Ra­fael Cal­vo de Ma­drid don­de los ve­ci­nos ha­blan muy bien de él. 2. Far­ma­cia. Al­fon­so pa­sa al­gu­nas ve­ces por la bo­ti­ca cer­ca­na a su do­mi­ci­lio. “Vie­ne por aquí, pe­ro pa­ra mí es un clien­te más”, di­ce la far­ma­céu­ti­ca. 3. Quios­co. Paco, el quios­que­ro del ba­rrio des­de ha­ce 10 años, afir­ma que Al­fon­so le com­pra tres pe­rió­di­cos al día y que es muy sim­pá­ti­co y aten­to. 4. An­ti­güe­da­des. La tien­da de su her­mano Pe­dro se en­cuen­tra cer­ca de la ca­sa de Al­fon­so y aho­ra es­tá de li­qui­da­ción por cam­bio de ne­go­cio.

Via­jes. La pa­re­ja du­ran­te su vi­si­ta a Egip­to en enero de 2010. A los dos les en­can­ta via­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.