PER­FIL DEL ROS­TRO

Tiempo - - PORTADA -

Es­te ros­tro es­tre­cho y alar­ga­do, con re­du­ci­das man­dí­bu­las, po­co tó­ni­cas y con un men­tón pre­sen­te, nos ha­bla de un ni­vel ener­gé­ti­co li­mi­ta­do y de li­mi­ta­do ni­vel de tes­tos­te­ro­na y, co­mo con­se­cuen­cia, de una li­bi­do dé­bil. No obs­tan­te, su zo­na ce­re­bral es gran­de y di­fe­ren­cia­da, en­san­chán­do­se en la par­te de arri­ba, lo que nos in­for­ma de un po­ten­cial in­te­lec­tual al­to, con no­ta­ble sen­ti­do de la pre­vi­sión pa­ra sa­ber fi­jar es­tra­te­gias ca­na­li­za­das a con­se­guir sus fi­nes, con sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad. Su na­riz, de ti­po agui­le­ño, pe­ne­tran­do en la zo­na de lo ma­te­rial, y los mo­fle­tes ba­jos, nos ha­blan de que sus re­la­cio­nes siem­pre son in­tere­sa­das pa­ra con­se­guir sus fi­nes ma­te­ria­les y tam­bién pa­ra es­tar en lo más al­to de la so­cie­dad, pues la se­gu­ri­dad en sí mis­mo es flo­ja. Co­mo ya se ha di­cho, la zo­na ce­re­bral es gran­de y los ojos es­tán pro­te­gi­dos lo que, con unas man­dí­bu­las es­tre­chas y di­fu­mi­na­das, nos ha­bla de una men­te que po­dría ser fan­ta­sio­sa o ra­yan­do lo per­ver­ti­do en lo to­can­te a la se­xua­li­dad, si to­ma­mos co­mo ba­re­mo lo que la so­cie­dad es­ta­ble­ce co­mo con­ven­cio­nal. En re­su­men, el in­cons­cien­te de es­te ros­tro nos in­for­ma de que su ob­je­ti­vo de vi­da es “el te­ner” y “el ser” más que “el re­pre­sen­tar”. Es­te es­tu­dio ha si­do rea­li­za­do por Ju­lián Ga­ba­rre Mir, doc­tor ‘cum lau­de’ en Psi­co­lo­gía/Mor­fo­psi­co­lo­gía por la UAB y au­tor del li­bro ‘El ros­tro y la per­so­na­li­dad’ (edi­to­rial Flu­men).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.