Du­ques, du­que­sas y con­sor­tes

Ha ha­bi­do 18 du­ques de Al­ba. En tres oca­sio­nes el ti­tu­lar del du­ca­do ha si­do una mu­jer, pe­ro son cin­co los du­ques con­sor­tes de­bi­do a las tres bo­das de Ca­ye­ta­na.

Tiempo - - PORTADA - POR LUIS RE­YES

La XIII du­que­sa, la Ca­ye­ta­na de Go­ya, se ca­só con un no­ble ilus­tra­do y ex­qui­si­to me­ló­mano

Si el ter­cer ma­tri­mo­nio de la du­que­sa de Al­ba ha cau­sa­do sen­sa­ción, aún más sor­pre­sa pro­vo­có el an­te­rior, pues fue con el cu­ra Agui­rre, un co­no­ci­do in­te­lec­tual je­sui­ta, fi­ló­so­fo de la Es­cue­la de Franc­fort y me­ló­mano, com­pa­ñe­ro de es­tu­dios de Be­ne­dic­to XVI y opo­si­tor al fran­quis­mo, que ha­bía col­ga­do los há­bi­tos y se con­vir­tió en se­gun­do ma­ri­do de Ca­ye­ta­na. Je­sús Agui­rre ca­yó en la va­ni­dad de fir­mar sus se­su­dos ar­tícu­los “du­que de Al­ba”; al fin y al ca­bo, co­mo es­tu­dio­so de su nue­vo li­na­je, sa­bía que el ori­gen del du­ca­do de Al­ba fue re­li­gio­so.

Juan II de Cas­ti­lla otor­gó el se­ño­río de Al­ba de Tor­mes en 1429 a Gu­tie­rre Ál­va­rez de Toledo, ar­zo­bis­po de Toledo. A su muer­te le su­ce­dió su so­brino Fer­nan­do, y el se­ño­río se con­vir­tió en con­da­do. Su hi­jo, Gar­cía Ál­va­rez de Toledo, fue ele­va­do por Enrique IV en 1472 a la ca­te­go­ría de du­que, la más al­ta de la no­ble­za.

Des­de en­ton­ces el du­ca­do de Al­ba de Tor­mes ha for­ma­do par­te de la His­to­ria de Es­pa­ña. El III du­que de Al­ba, don Fer­nan­do Ál­va­rez de Toledo, se­ría uno de los per­so­na­jes más im­por­tan­tes de los rei­na­dos de Car­los V y Felipe II, el pri­mer ge­ne­ral de Eu­ro­pa, ins­tru­men­to im­pres­cin­di­ble en las gue­rras de am­bos mo­nar­cas. El lla­ma­do Gran Du­que de Al­ba acu­dió a li­be­rar Vie­na del ase­dio de los tur­cos, hu­mi­lló al pa­pa Pa­blo IV en­tran­do ven­ce­dor en Ro­ma, lu­chó con­tra los pro­tes­tan­tes en Ale­ma­nia, con­tra los mo­ros en Orán, con­tra los fran­ce­ses y se con­vir­tió en el co­co de los Paí­ses Ba­jos cuan­do fue a aplas­tar la re­be­lión por el mé­to­do de la mano dura, ga­nán­do­se el de­re­cho a víc­ti­ma fa­vo­ri­ta de la Le­yen­da Ne­gra.

Al fi­nal de su vi­da ca­yó en des­gra­cia por un ma­tri­mo­nio no au­to­ri­za­do. Per­mi­tió que su hi­jo se ca­sa­ra con­tra el pa­re­cer de Felipe II y am­bos fue­ron a pri­sión. Sin em­bar­go, el rey re­cu­rrió a él pa­ra con­quis­tar Por­tu­gal, pe­se a que ya era un an­ciano que fa­lle­ció al fi­nal de la cam­pa­ña en Lis­boa, su úl­ti­ma con­quis­ta.

Nin­gún otro du­que bri­lla­ría tan­to co­mo el ter­ce­ro, pe­ro a lo lar­go de ge­ne­ra­cio­nes los ti­tu­la­res del du­ca­do desem­pe­ña­ron car­gos im­por­tan­tí­si­mos al ser­vi­cio de la co­ro­na. Has­ta el si­glo XVIII se man­tu­vo la su­ce­sión por lí­nea mas­cu­li­na y el apellido Ál­va­rez de Toledo, pe­ro a la muer­te del X du­que, en 1739, le he­re­dó su hi­ja Ma­ría Te­re­sa. Así apa­re­ció en la His­to­ria el pri­mer du­que con­sor­te.

Cam­bios de apellido.

Ma­ría Te­re­sa no en­con­tró un ma­ri­do de su mis­mo ran­go ni en lo no­bi­lia­rio ni en lo eco­nó­mi­co –se con­si­de­ra­ba “la más ri­ca he­re­de­ra de Eu­ro­pa”-. Ma­nuel Ma­ría Jo­sé de Sil­va Men­do­za y Cer­da era so­la­men­te conde, pe­ro sus ape­lli­dos acre­di­ta­ban su an­ti­gua y no­bi­lí­si­ma es­tir­pe. A par­tir de él cam­bia­ría el pri­mer apellido de los du­ques, aunque co­mo la Ca­sa de Al­ba tie­ne sus pro­pias le­yes, el nom­bre de Ál­va­rez de Toledo se ha man­te­ni­do a vo­lun­tad.

La fal­ta de he­re­de­ros va­ro­nes hi­zo de nue­vo ti­tu­lar del du­ca­do en 1778 a una mu­jer, Ma­ría del Pi­lar Ca­ye­ta­na de Sil­va Ál­va­rez de Toledo, la fa­mo­sa du­que­sa Ca­ye­ta­na de Go­ya. De nue­vo hu­bo un du­que con­sor­te, aunque es­te de ca­te­go­ría si­mi­lar a su es­po­sa, y muy su­pe­rior en mé­ri­tos. Cu­rio­sa­men­te su pri­mer apellido era el vie­jo de la fa­mi­lia, pues se lla­ma­ba Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez de Toledo. Era XV du­que de Me­di­na Si­do­nia, tí­tu­lo aún más an­ti­guo que el de Al­ba, sin em­bar­go en las ca­pi­tu­la­cio­nes ma­tri­mo­nia­les tu­vo que acep­tar an­te­po­ner el tí­tu­lo de Al­ba al su­yo.

Es­tir­pe apar­te, el nue­vo du­que con­sor­te era un ejem­plo de aris­tó­cra­ta ilus­tra­do, miem­bro ac­ti­vo de ins­ti­tu­cio­nes que re­pre­sen­ta­ban el pro­gre­so en su tiem­po, co­mo la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes, la So­cie­dad Eco­nó­mi­ca de Ami­gos del País de Se­vi­lla o la Vas­con­ga­da. Te­nía fa­ma de ser el me­jor ca­ba­llis­ta de Es­pa­ña y ade­más era un ex­qui­si­to in­tér­pre­te de vio­la, un me­ló­mano que man­te­nía co­rres­pon­den­cia con Haydn, a quien en­car­ga­ba obras, y en­tre cu­yos ins­tru­men­tos ha­bía un stradivarius. El re­tra­to más ele­gan­te que hi­zo Go­ya, que es­tá en el Pra­do, lo re­pre­sen­ta en tra­je de equi­ta­ción, con es­pue­las y una par­ti­tu­ra de Haydn en las ma­nos.

Era ami­go del me­jor ce­re­bro po­lí­ti­co de Es­pa­ña, Jo­ve­lla­nos, y se im­pli­có en la opo­si­ción al va­li­do de Car­los IV, el om-

ni­po­ten­te Godoy. Si hu­bie­ra triun­fa­do la cons­pi­ra­ción de Ma­las­pi­na, el du­que

con­sor­te se ha­bría con­ver­ti­do en pri­mer mi­nis­tro, pe­ro co­mo fra­ca­só fue con­fi­na­do en sus tie­rras de An­da­lu­cía, don­de mu­rió en 1798 de­jan­do a Ca­ye­ta­na viu­da, sin hi­jos, y con la ene­mis­tad ju­ra­da de Godoy.

La du­que­sa Ca­ye­ta­na mo­ri­ría seis años des­pués, a los 40. Su fi­gu­ra es­tá ro­dea­da de le­yen­das, des­de sus pre­sun­tos amo­res con Go­ya has­ta el ru­mor de que ha­bía muer­to en­ve­ne­na­da. Godoy apro­ve­chó su caí­da en des­gra­cia pa­ra ra­pi­ñar gran­des cua­dros de la co­lec­ción du­cal.

La su­ce­dió un so­brino le­jano, Car­los Miguel Stuart Fitz-Ja­mes, VII du­que de Ber­wick, con el que lle­gó el en­tron­que con la Ca­sa Real de Es­tuar­do. El du­ca­do de Ber­wick ha­bía si­do crea­do por el rey de In­gla­te­rra Ja­co­bo II pa­ra su bas­tar­do fa­vo­ri­to, Ja­mes Fitz Ja­mes (li­te­ral­men­te

hi­jo de Ja­mes, que es “Ja­co­bo” en in­glés). El du­que de Ber­wick fue el prin­ci­pal ge­ne­ral de Felipe V en la Guerra de Su­ce­sión, lo que le va­lió los du­ca­dos de Li­ria y Xe­ri­ca y la Gran­de­za de Es­pa­ña.

Se es­ta­ba pro­du­cien­do una acu­mu­la­ción de tí­tu­los, que es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la Ca­sa de Al­ba: el XIV du­que os­ten­ta­ba ya diez Gran­de­zas de Es­pa­ña. Ade­más res­tau­ró el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co fa­mi­liar dam­ni­fi­ca­do por Godoy, otro signo de iden­ti­dad de la Ca­sa de Al­ba des­de el si­glo XVI. Apro­ve­chó sus via­jes por Eu­ro­pa pa­ra com­prar cua­dros de gran­des maes­tros co­mo Fra An­ge­li­co o Rem­brandt.

El per­fil ilus­tra­do vol­vió a dar­se en el úl­ti­mo ti­tu­lar mas­cu­lino del du­ca­do, el XVII du­que de Al­ba, Ja­co­bo Fitz Ja­mes Stuart y Falcó (1878-1953), his­to­ria­dor, di­rec­tor de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria y mi­nis­tro de Ins­truc­ción y Be­llas Ar­tes, ade­más de me­da­lla de pla­ta en los Jue­gos Olím­pi­cos de Am­be­res. Su car­go más im­por­tan­te fue, no obs­tan­te, el de em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Londres en los de­li­ca­dí­si­mos años de la II Guerra Mun­dial. Su úni­ca hi­ja, Ca­ye­ta­na, por cier­to, te­nía de com­pa­ñe­ra de jue­gos a la que lue­go se­ría rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra.

La fal­ta de hi­jos va­ro­nes hi­zo que por ter­ce­ra vez en la his­to­ria de la Ca­sa de Al­ba el du­ca­do re­ca­ye­se en una mu­jer, y que por ter­ce­ra vez hu­bie­ra un du­que

con­sor­te, y un cuar­to... y un quin­to.

Las bo­das de Ca­ye­ta­na.

La pri­me­ra bo­da de Ca­ye­ta­na fue muy con­ven­cio­nal, si­guien­do el con­se­jo de su pa­dre se ca­só con Luis Mar­tí­nez de Iru­jo, hi­jo – aunque no su­ce­sor-del du­que de So­to­ma­yor, un chi­co se­rio que te­nía la ca­rre­ra de in­ge­nie­ro. Aunque na­die po­día igua­lar en ran­go a la no­via, que acu­mu­la­ba 18 Gran­de­zas de Es­pa­ña, su fa­mi­lia per­te­ne­cía a la al­ta no­ble­za. La bo­da, en Se­vi­lla en 1947, fue el acon­te­ci­mien­to de la épo­ca, la de los años del ham­bre. El du­que con­sor­te fue un per­so­na­je tan dis­cre­to que po­dría pa­re­cer gris, so­bre to­do por la exu­be­ran­cia de la per­so­na­li­dad de Ca­ye­ta­na, ami­ga de fla­men­cos, to­re­ros y ar­tis­tas. Se mu­rió dis­cre­ta­men­te en 1972 en Hous­ton, don­de se tra­ta­ba de un cán­cer, a los 52 años. El úl­ti­mo vás­ta­go del ma­tri­mo­nio, la úni­ca ni­ña, so­la­men­te te­nía 4 años cuan­do Ca­ye­ta­na en­viu­dó.

En 1978 aban­do­nó la viu­de­dad con el pre­ten­dien­te al que nos referíamos al prin­ci­pio, Je­sús Agui­rre. El cu­ra Agui

rre, tras una eta­pa de in­ten­sa vi­da cul­tu­ral co­mo di­rec­tor de la edi­to­rial Tau­rus, era en ese mo­men­to di­rec­tor ge­ne­ral de Mú­si­ca en el Go­bierno de Adol­fo Suá­rez, y la du­que­sa acu­dió a su des­pa­cho pa­ra una ges­tión ofi­cial. La ca­pa­ci­dad de se­duc­ción del ex­je­sui­ta fun­cio­nó ro­tun­da­men­te: a los cua­tro me­ses se ca­sa­ron en la ca­pi­lla del pa­la­cio de Li­ria.

El se­gun­do ma­ri­do de Ca­ye­ta­na se de­di­có a es­tu­diar el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co de la Ca­sa de Al­ba, una or­gía de pla­cer pa­ra una per­so­na de su ni­vel cul­tu­ral, pues in­clu­ye des­de el Dia­rio de Co

lón has­ta re­tra­tos de Ti­ziano, Ve­láz­quez y Go­ya. Tu­vo 12 años pa­ra dis­fru­tar­lo, an­tes de en­fer­mar gra­ve­men­te y mo­rir en­se­gui­da a prin­ci­pios de 2001.

Un mun­do di­fe­ren­te al del res­to de los mor­ta­les se abre aho­ra pa­ra el ter­cer con­sor­te.

I du­que

XIII du­que­sa

II du­que

Su con­sor­te

III du­que

XIV du­que

XII du­que

XVII du­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.