Di­so­lu­ción y cie­rre de eta­pa

Ru­bal­ca­ba in­ten­ta ela­bo­rar un pro­gra­ma atrac­ti­vo pe­ro lo que tras­cien­de pa­ra el elec­to­ra­do es la sen­sa­ción de aban­dono del bar­co an­te la apa­ri­ción de las pri­me­ras vías de agua.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

es­ta se­ma­na, el mar­tes 27, el pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, pro­ce­de a la di­so­lu­ción de las Cá­ma­ras pa­ra con­vo­car elec­cio­nes ge­ne­ra­les el pró­xi­mo 20 de no­viem­bre, pro­ba­ble­men­te las elec­cio­nes más desea­das de los úl­ti­mos años, des­pués de una cri­sis eco­nó­mi­ca que fue ocul­ta­da, e in­clu­so ne­ga­da, en la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes de 2008, y que ha con­di­cio­na­do la vi­da po­lí­ti­ca del país has­ta el pun­to de des­pla­zar a los so­cia­lis­tas, ac­tual­men­te en el po­der, de la ca­si to­ta­li­dad de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas del país y de los prin­ci­pa­les ayun­ta­mien­tos.

Ba­jo la ame­na­za de una de­rro­ta si­mi­lar a la del pa­sa­do mes de ma­yo en las au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, los so­cia­lis­tas in­ten­tan agru­par sus fuer­zas, acer­car­se a los in­dig­na­dos que han sa­li­do a la ca­lle pa­ra de­nun­ciar la pa­rá­li­sis y la ma­ni­pu­la­ción de la po­lí­ti­ca, lan­zar men­sa­jes ha­cia el elec­to­ra­do de iz­quier­das y ha­cia los sec­to­res más jó­ve­nes y re­cu­pe­rar a quie­nes se han sen­ti­do trai­cio­na­dos por las in­jus­tas me­di­das eco­nó­mi­cas de ajus­te que el pre­si­den­te del Go­bierno se ha vis­to obli­ga­do a to­mar, presionado por el di­rec­to­rio europeo an­te una si­tua­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca que ha es­ta­do a pun­to de desem­bo­car, se­gún ha da­do a en­ten­der el pro­pio Za­pa­te­ro, en un res­ca­te por la cri­sis de deu­da que se si­gue su­peran­do con la com­pra ma­si­va de deu­da es­pa­ño­la por par­te del Ban­co Cen­tral Europeo.

Mien­tras el can­di­da­to so­cia­lis­ta, que, de he­cho, ha to­ma­do el con­trol del par­ti­do -aunque el pre­si­den­te del Go­bierno con­ti­núa sien­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral-, in­ten­ta ela­bo­rar un pro­gra­ma atrac­ti­vo a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, lo que tras­cien­de pa­ra el elec­to­ra­do es la sen­sa­ción de aban­dono del bar­co an­te la apa­ri­ción de las pri­me­ras vías de agua, se­gún ha re­co­no­ci­do el pro­pio vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Ma­nuel Cha­ves, al cri­ti­car in­di­rec­ta­men­te la de­ci­sión del pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados, Jo­sé Bono, de no con­cu­rrir en nin­gu­na lis­ta el pró­xi­mo 20-N. Pe­ro es que, ade­más, son va­rios los mi­nis­tros los que le han trans­mi­ti­do a Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba su in­ten­ción de no pre­sen­tar­se,

co­mo la vi­ce­pre­si­den­ta eco­nó­mi­ca, Ele­na Sal

ga­do, pro­mo­cio­na­da por el pro­pio Ru­bal­ca­ba a su ac­tual car­go; el mi­nis­tro de In­dus­tria, Miguel Sebastián; la mi­nis­tra de Cul­tu­ra, Án­ge­les Gon­zá­lez–Sin­de; la mi­nis­tra de Cien­cia y Tec­no­lo­gía,

Cris­ti­na Gar­men­dia; y el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ángel Gabilondo. pe­ro no so­lo son los ac­tua­les mi­nis­tros los que se re­sis­ten a en­trar en las lis­tas. Es­tán tam­bién co­no­ci­dos ex­mi­nis­tros co­mo Miguel

Ángel Mo­ra­ti­nos, Car­men Cal­vo o el ex­ti­tu­lar de Jus­ti­cia Ma­riano Fernández-Ber­me­jo, per­so­na­jes to­dos que han mar­ca­do su­ce­si­vos Go­bier­nos de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Un Za­pa­te­ro que con­tem­pla con cier­ta amar­gu­ra un fi­nal que ni si­quie­ra pu­do in­tuir cuan­do, tras el es­ta­lli­do de la cri­sis de las hi­po­te­cas-ba­su­ra en Es­ta­dos Uni­dos o la quie­bra de Leh­man Brot­hers, ha­ce aho­ra tres años, se em­pe­ñó en de­fen­der que eran fe­nó­me­nos ais­la­dos que no te­nían nin­gu­na re­per­cu­sión en nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro ni en nues­tro país.

La amar­gu­ra con la que el to­da­vía pre­si­den­te del Go­bierno con­tem­pla el fi­nal de su man­da­to con­tras­ta con el he­cho de que, pa­se lo que pa­se el 20 de no­viem­bre (lo más pro­ba­ble es que lo que pa­se se ins­cri­ba en los anales his­tó­ri­cos del par­ti­do por la mag­ni­tud de la de­rro­ta), él se­gui­rá sien­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do has­ta el año que vie­ne, a me­nos que los re­sul­ta­dos le obli­guen a con­vo­car un con­gre­sos ex­tra­or­di­na­rio del PSOE pa­ra ele­gir una nue­va di­rec­ción.

Ru­bal­ca­ba, que ha con­fe­sa­do pú­bli­ca­men­te que no lo tie­ne fá­cil, que no es un ilu­so y que lo va a in­ten­tar, ni si­quie­ra tie­ne de­ci­di­do si se pre­sen­ta­rá co­mo can­di­da­to a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral, ya que to­do de­pen­de­rá de los re­sul­ta­dos de esa no­che, que son los que con­di­cio­na­rán to­do.

La que se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra lo que pue­da pa­sar es la mi­nis­tra de De­fen­sa, Car­me Cha

cón, que tu­vo que re­ti­rar­se de las pri­ma­rias pa­ra de­jar­le el ca­mino li­bre a Ru­bal­ca­ba. Aho­ra, con el vis­to bueno de Za­pa­te­ro, se pre­pa­ra pa­ra dar el gran sal­to an­te un fra­ca­so del can­di­da­to so­cia­lis­ta, aunque mu­chos pien­sen que es­ta­mos an­te un nue­vo ex­pe­ri­men­to pa­re­ci­do al de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y sus se­gui­do­res de la Nue­va Vía...

Car­me Cha­cón se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra dar el gran sal­to an­te un fra­ca­so del can­di­da­to so­cia­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.