Gran­des man­sio­nes sin im­pues­to de pa­tri­mo­nio

El im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio que aca­ba de re­cu­pe­rar el Go­bierno pre­ten­de que pa­guen más los más ri­cos. Sin em­bar­go, mu­chos bie­nes, fin­cas y man­sio­nes de las gran­des for­tu­nas es­tán a nom­bre de em­pre­sas que no pa­gan es­te im­pues­to.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La re­ins­tau­ra­ción del im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio, con la idea de que pa­guen más los que más tie­nen, de­ja fue­ra las man­sio­nes de las que dis­fru­tan las gran­des for­tu­nas que es­tán a nom­bre de sus em­pre­sas. Si el debate so­bre es­te im­pues­to ha gi­ra­do en torno al ni­vel de pa­tri­mo­nio a par­tir del cual hay que pa­gar, in­clui­da la vi­vien­da, lo cier­to es que so­lo sir­ve pa­ra aque­llos que tie­nen la su­ya a su pro­pio nom­bre. Y no siem­pre es así. Lo ha­bi­tual en los gran­des pa­tri­mo­nios es que es­tas pro­pie­da­des es­tén a nom­bre de em­pre­sas. Así que man­sio­nes, fin­cas de re­creo y tam­bién jets, ya­tes o co­ches de al­ta ga­ma, de los que dis­fru­tan los gran­des po­ten­ta­dos, no es­tán gra­va­dos por es­te im­pues­to.

El ban­que­ro Emi­lio Bo­tín, quien di­jo so­bre el im­pues­to: “Me pa­re­ce que es­tá muy mal que se vuel­va a po­ner”, po­si­ble­men­te ten­ga que pa­gar por él, pe­ro se­gu­ra­men­te no por to­dos los bie­nes de los que dis­fru­ta. La fin­ca El pro­mon­to­rio de San­tan­der es con­si­de­ra­da des­de siem­pre la vi­vien­da fa­mi­liar de los Bo­tín. Ha­ce po­cas se­ma­nas los gru­pos de in­dig

na­dos se ma­ni­fes­ta­ban an­te es­te sím­bo­lo del po­der eco­nó­mi­co de una de las fa­mi­lias más adi­ne­ra­das del país. Has­ta ha­ce unos años la so­cie­dad Simancas, pro­pie­dad de Bo­tín, se ha­cía car­go de los gas­tos de man­te­ni­mien­to de es­ta man­sión. Ha­ce una dé­ca­da Simancas pa­gó 390 mi­llo­nes de pe­se­tas (apro­xi­ma­da­men­te 2,3 mi­llo­nes de eu­ros) en obras y res­tau­ra­ción de mue­bles de El pro­mon­to­rio. Es­ta so­cie­dad es una de las com­pa­ñías a tra­vés de las cua­les Emi­lio Bo­tín con­tro­la sus ac­cio­nes en el Ban­co San­tan­der. A par­tir de 2006, la fin­ca pa­só a ser pro­pie­dad de la fun­da­ción Bo­tín. No es la úni­ca pro­pie­dad su­ya a nom­bre de una so­cie­dad. Tie­ne tam­bién una im­pre­sio­nan­te fin­ca de re­creo en Lu­cia­na (Ciu­dad Real), lla­ma­da El cas­ta­ño, don­de ca­ben has­ta un ae­ro­puer­to pri­va­do y una man­sión de unos 2.000 me­tros cua­dra­dos. Se tra­ta so­lo de la más fa­mo­sa de las fin­cas de los Bo­tín en Ciu­dad Real.

La du­que­sa de Al­ba, Ca­ye­ta­na Fit­zJa­mes Stuart, es con­si­de­ra­da otra de las gran­des for­tu­nas his­tó­ri­cas del país. Pe­ro no pa­ga­rá tam­po­co na­da por su do­mi­ci­lio ofi­cial en el pa­la­cio de Li­ria, en pleno cen­tro de Ma­drid, una fin­ca de 28.000 me­tros cua­dra­dos. El edi­fi­cio es pro­pie­dad de la fun­da­ción Ca­sa de Al­ba, ade­más de otros pa­la­cios y cas­ti­llos de la du­que­sa, a la que se le pue­de cal­cu­lar un pa­tri­mo­nio apro­xi­ma­do to­tal de unos 3.500 mi­llo­nes de eu­ros.

Al­gu­nas de esas so­cie­da­des reúnen fin­cas y jets. Per­ca­cer es una so­cie­dad del fi­nan­cie­ro Al­ber­to Cor­ti­na que na­ció pa-

ra ofre­cer­le “ope­ra­cio­nes de trans­por­te aé­reo”, se­gún cons­ta en su ob­je­to so­cial. Tam­bién es la due­ña de una de las fin­cas de Cor­ti­na en Na­vas de Es­te­na, Ciu­dad Real, de 2.000 hec­tá­reas, y de otra fin­ca de re­creo en Ma­llor­ca. Los jets de los March se en­cuen­tran a nom­bre de la so­cie­dad Bal­boa de Avia­ción y Trans­por­te y cuen­tan tam­bién con fin­cas a nom­bre de sus em­pre­sas. Fran­cis­co Her­nan­do,

el Po­ce­ro, tie­ne tam­bién a nom­bre de la em­pre­sa Jets Per­so­na­les su avión, va­lo­ra­do en 45 mi­llo­nes de eu­ros, e igual­men­te te­nía a nom­bre de otra so­cie­dad, Lady Mónica, su ya­te Cla­re­na, va­lo­ra­do en unos 25 mi­llo­nes de eu­ros.

De Pantoja a Pi­qué.

Has­ta la ca­sa de 350 me­tros del ex­pre­si­den­te de Go­bierno Felipe Gon­zá­lez, en Po­zue­lo (Ma­drid), es­tá a nom­bre de su em­pre­sa Ial­con Con­sul­to­ría. No so­lo las gran­des for­tu­nas po­nen las ca­sas a nom­bre de sus em­pre­sas. Isa­bel Pantoja tie­ne su re­si­den­cia de Mar­be­lla a nom­bre de una de sus so­cie­da­des, Pan­ri­ver, mien­tras que dos áti­cos de Fuen­gi­ro­la es­tán a nom­bre de la em­pre­sa Pan­to­mar. Dan bue­na cuen­ta de su va­lor las hi­po­te­cas que pe­san so­bre es­tos in­mue­bles. La de Mar­be­lla es de 2,4 mi­llo­nes de eu­ros y de 900.000 eu­ros la de los áti­cos de Fuen­gi­ro­la. Por nin­gu­na de ellas pa­ga­rá im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio. Sin em­bar­go, Isa­bel Pantoja sí tie­ne otros in­mue­bles a su nom­bre, en­tre ellos el por­cen­ta­je que le co­rres­pon­de por su fin­ca La can­to­ra, en la pro­vin­cia de Cá­diz. En­tre los de­por­tis­tas tam­bién es ha­bi­tual el mé­to­do de com­prar sus ca­sas a tra­vés de sus so­cie­da­des. Por ejem­plo, el de­fen­sa del Bar­ce­lo­na Ge­rard Pi­qué las tie­ne a nom­bre de la em­pre­sa Ke­rad Pro­ject, que cuen­ta con in­mue­bles por unos cua­tro mi­llo­nes y me­dio de eu­ros, en­tre ellos su an­ti­guo cha­lé en Ca­brils y un áti­co de 329 me­tros cua­dra­dos en el cen­tro de Bar­ce­lo­na.

Un ejem­plo más es Alicia Ko­plo­witz, otra de las tra­di­cio­na­les gran­des for­tu­nas del país. Su man­sión en La Mo­ra­le­ja, una ur­ba­ni­za­ción de lu­jo de Ma­drid, es­tá a nom­bre de una de sus so­cie­da­des, Fon­sa­gra­da. La ca­sa tie­ne una su­per­fi­cie de 2.155 me­tros con un te­rreno su­pe­rior a los 10.000 me­tros. La so­cie­dad Fon­sa­bra­da ha si­do, ade­más, la de­po­si­ta­ria de su afa­ma­da co­lec­ción de obras de ar­te.

Fran­cis­co Co­rrea, el pre­sun­to ca­be­ci­lla de la tra­ma Gür­tel, pu­so tam­bién a nom­bre de em­pre­sas sus prin­ci­pa­les pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias, en­tre ellas un os­ten­to­so cha­lé que se cons­truía en Ibi­za que lla­mó es­pe­cial­men­te la aten­ción al juez Gar­zón en sus in­ves­ti­ga­cio­nes

so­bre el en­tra­ma­do. El to­tal de las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias a nom­bre de las so­cie­da­des con­tro­la­das por Co­rrea, Osi­ris Pa­tri­mo­nial, Ca­ro­ki e In­ver­sio­nes Kin­ta­ma­ni, pue­de as­cen­der a unos 20 mi­llo­nes de eu­ros.

La re­ins­tau­ra­ción del im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio afec­ta a for­tu­nas por en­ci­ma de los 700.000 eu­ros. La ele­va­ción de es­te lí­mi­te, al que hay que su­mar la exen­ción de la vi­vien­da ha­bi­tual has­ta 300.000 eu­ros, pre­ten­de que se tra­te de un im­pues­to que no cas­ti­gue a las cla­ses me­dias. Pe­ro es­tas gran­des man­sio­nes y fin­cas va­len mu­cho más.

Un pro­ble­ma aña­di­do es que al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se han mos­tra­do rea­cias a apli­car­lo. El Sin­di­ca­to de Téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da (Gest­ha) cree que es­ta si­tua­ción po­dría pro­vo­car una des­lo­ca­li­za­ción de pa­tri­mo­nios, ya que mu­chas gran­des for­tu­nas po­drían mo­di­fi­car su do­mi­ci­lio fis­cal y co­lo­car­lo en las co­mu­ni­da­des en las que no ten­gan que pa­gar. Se­gún los cálcu­los ofi­cia­les, el im­pues­to afec­ta­rá a 160.000 de­cla­ran­tes que su­ma­rán una re­cau­da­ción de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Los téc­ni­cos de Ha­cien­da pi­den que se cie­rren las vías pa­ra elu­dir el pa­go del im­pues­to, co­mo las So­cie­da­des de In­ver­sión de Ca­pi­tal Va­ria­ble (sicav) las en­ti­da­des de te­nen­cia de va­lo­res ex­tran­je­ros, las so­cie­da­des pa­tri­mo­nia­les o las ins­tru­men­ta­les. Ade­más pi­den que se les au­to­ri­ce a in­ves­ti­gar a las gran­des for­tu­nas.

El Pro­mon­to­rio. La fin­ca, que do­mi­na la bahía de San­tan­der, es el em­ble­ma de las pro­pie­da­des de la

fa­mi­lia Bo­tín.

Las Cue­vas. Es­ta fin­ca de Al­ber­to Cor­ti­na es­tá a nom­bre de una de sus em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.