Los que nun­ca pa­gan

Tiempo - - OPINIÓN - OPI­NIÓN FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

Se gas­tan lo que le­gal­men­te de­be­rían pa­gar al Es­ta­do en ase­so­res que les evi­ten cum­plir con su de­ber

sus es­cla­vos, que los hay. Se jac­tan de en­trar en los pa­la­cios sin cor­ba­ta y ser re­ci­bi­dos por los ge­ri­fal­tes con acos­tum­bra­da re­sig­na­ción.

Se emo­cio­nan cuan­do sue­na el himno de Es­pa­ña tras un éxi­to de­por­ti­vo, y se lle­van la mano al pe­cho en que guar­dan la car­te­ra co­mo un pa­ra­pe­to del co­ra­zón. Nun­ca di­cen eso de que “es­ta ron­da es mía”, y se con­si­de­ran buenos ne­go­cian­tes cuan­do le re­ga­tean un eu­ro a un po­bre ven­de­dor am­bu­lan­te. Son es­cru­pu­lo­sos ar­qui­tec­tos de su delincuencia mo­ral y cuan­do ha­blan de cri­sis les ba­jan el sa­la­rio a los jor­na­le­ros des­pués de con­fir­mar las ma­las ci­fras bur­sá­ti­les en la uni­ver­si­dad po­pu­lar del te­le­dia­rio. Les sue­na eso de las Sicav o las am­nis­tías fis­ca­les, pe­ro to­das las de­ci­sio­nes que­dan en la ju­ris­dic­ción de sus con­ta­bles, ins­trui­dos en los có­di­gos de la ca­sa. Ade­más, si lla­ma un ins­pec­tor siem­pre es­tán reuni­dos. no es ava­ri­cia ni egoís­mo, sino un es­ti­lo de vi­da per­fec­ta­men­te asu­mi­do, arrai­ga­do, in­te­gra­do ge­né­ti­ca­men­te tras si­glos y ge­ne­ra­cio­nes. Es la cla­se so­cial de los que nun­ca pa­gan. En Es­pa­ña los nue­vos im­pues­tos so­bre el pa­tri­mo­nio in­quie­tan a ad­ve­ne­di­zos del di­ne­ro, pe­ro de­jan in­di­fe­ren­tes a los que lo tie­nen to­do tra­ma­do de tal mo­do que se ne­ce­si­ta la vi­da en­te­ra de diez o do­ce in­ves­ti­ga­do­res pa­ra sa­ber quién es el ti­tu­lar de la pro­pie­dad del pi­cas­so que ex­hi­ben en su ca­sa.

Son pro­fe­sio­na­les del en­re­do, y se gas­tan lo que le­gal­men­te de­be­rían pa­gar al Es­ta­do en ase­so­res que les evi­ten cum­plir con su de­ber. Pa­gar es de po­bres, pien­san, cuan­do quien les so­li­ci­ta su di­ne­ro es la Ad­mi­nis­tra­ción. Es­te ti­po de per­so­nas, de apellido lar­go y di­ne­ro es­con­di­do, de pa­la­cio an­ti­guo y gal­go de pie­dra en la ca­pi­lla, sue­le ha­cer ga­la de in­te­grar­se con na­tu­ra­li­dad en las ta­ber­nas, don­de mi­ran con al­ti­vez a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.