Gran­des ca­sas, pe­que­ños im­pues­tos

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los téc­ni­cos de Ha­cien­da ex­pli­ca có­mo se con­si­gue evi­tar pa­gar el im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio a tra­vés de so­cie­da­des y sicav.

Tiempo - - ESPAÑA - JO­SÉ MA­RÍA MO­LLI­NE­DO*

To­dos coin­ci­di­mos en ma­yor o me­nor me­di­da en que pa­ra sa­lir de la cri­sis ha­ce fal­ta apre­tar­se el cin­tu­rón; aho­ra bien, ca­si na­die desea que ese es­fuer­zo adi­cio­nal cai­ga so­bre sus es­pal­das. Son ya mu­chos los co­lec­ti­vos afec­ta­dos por los re­cor­tes: des­de fun­cio­na­rios –que se lo di­gan a los 150.000 em­plea­dos pú­bli­cos grie­gos-a pen­sio­nis­tas, pa­san­do por los pa­ra­dos o, más re­cien­te­men­te y no li­bre de po­lé­mi­ca, los pro­fe­so­res.

An­te es­ta si­tua­ción, múl­ti­ples vo­ces se al­zan pa­ra pe­dir que es­te pe­so se re­par­ta de una ma­ne­ra jus­ta y equi­ta­ti­va, afec­tan­do en ma­yor me­di­da a quie­nes más tie­nen o, di­cho de otra ma­ne­ra, a aque­llos que más pue­den con­tri­buir.

En al­gu­nos paí­ses co­mo Fran­cia o Es­ta­dos Uni­dos han si­do pre­ci­sa­men­te es­tos úl­ti­mos quie­nes se han pres­ta­do vo­lun­ta­rios pa­ra con­tri­buir a la re­cu­pe­ra­ción con sus pro­pios bol­si­llos. Ha­ce días co­no­ci­mos que al otro la­do del char­co es­te im­pues­to po­dría lla­mar­se in­clu­so ta­sa Buf­fet por el mul­ti­mi­llo­na­rio in­ver­sor Wa­rren Buf­fet, que fue quien pro­pu­so un au­men­to de la pre­sión fis­cal so­bre las per­so­nas con ma­yo­res for­tu­nas. Nues­tro país, no obs­tan­te, es di­fe­ren­te. Por lo vis­to no so­lo ca­re­ce­mos de unas éli­tes eco­nó­mi­cas com­pro­me­ti­das con la so­cie­dad, sino que ade­más con­ta­mos con un sis­te­ma fis­cal que les ofre­ce múl­ti­ples sub­ter­fu­gios y vías de es­ca­pe pa­ra evi­tar te­ner que pa­gar lo que real­men­te co­rres­pon­de­ría.

La úl­ti­ma mues­tra de ello es la re­cien­te re­cu­pe­ra­ción tem­po­ral del im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio, cu­ya for­mu­la­ción aca­ba de ser pues­ta en en­tre­di­cho por el can­di­da­to del PSOE a las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba. Es­te gra­va­men, que en teo­ría afec­ta­ría a aque­llas for­tu­nas su­pe­rio­res a los 700.000 eu­ros –ex­clu­yen­do ade­más 300.000 eu­ros del va­lor de la vi­vien­da ha­bi­tual–, se ve tras­to­ca­do en su efec­ti­vi­dad por la exis­ten­cia de nu­me­ro­sas fi­gu­ras, en­tre las que des­ta­can, qué du­da ca­be, las So­cie­da­des de In­ver­sión de Ca­pi­tal Va­ria­ble (sicav).

Es­tas ins­ti­tu­cio­nes de in­ver­sión co­lec­ti­va, que go­zan de un tra­ta­mien­to fis­cal muy fa­vo­ra­ble, dan pie a nu­me­ro­sos frau­des en nues­tro país. Y es que en mu­chas de ellas un úni­co ac­cio­nis­ta po­see el 99,9% del ca­pi­tal so­cial, mien­tras que el res­to de so­cios, in­dis­pen­sa­bles pa­ra cum­plir el re­qui­si­to le­gal, se re­par­ten el 0,1% res­tan­te.

Una man­sión en la cos­ta.

De es­ta for­ma, una so­la per­so­na o gru­po fa­mi­liar pue­de ma­ne­jar al di­rec­tor de la ges­to­ra a su an­to­jo. Ello le per­mi­te, por ejem­plo, or­de­nar la com­pra de ac­cio­nes pa­ra to­mar el con­trol de una em­pre­sa ex­tran­je­ra, do­mi­ci­lia­da o no en un pa­raí­so fis­cal, cu­yo úni­co ac­ti­vo sea una ca­sa. Una ca­sa muy gran­de. Una man­sión en la cos­ta que po­drán dis­fru­tar a sus an­chas y por la que no pa­ga­rán el IVA o el im­pues­to de trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les en su ad­qui­si­ción, y el so­cio ma­yo­ri­ta­rio ni si­quie­ra ten­drá que tri­bu­tar en el im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio.

El pro­ble­ma es que es­te ejem­plo es muy real, y no es un ca­so ais­la­do. Se­gún nues­tros cálcu­los, más de 2.700 sicav son sos­pe­cho­sas de te­ner ca­rác­ter pri­va­do y ser­vir a in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Ima­gi­nen en cuán­tas man­sio­nes li­bres de im­pues­tos pue­de tra­du­cir­se es­ta ci­fra.

Al igual que es­te, exis­ten otros mu­chos tru­cos y me­ca­nis­mos pa­ra evi­tar pa­gar por la vi­vien­da en el im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio y dis­mi­nuir sus car­gas fis­ca­les, sien­do qui­zás el más ex­ten­di­do el de po­ner la pro­pie­dad a nom­bre de una so­cie­dad pa­tri­mo­nial. Con es­tas con­di­cio­nes, quién no que­rría ser pro­pie­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.