“Es­pa­ña tie­ne una pseu­do­in­ter­ven­ción de fac­to por par­te del Ban­co Cen­tral”

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GAMO FO­TO: DA­VID GAR­CÍA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La can­di­da­tu­ra Hé­roes de Fu­kus­hi­ma, pro­pues­ta por us­ted, ha si­do pre­mia­da con el Prín­ci­pe de As­tu­rias de la Con­cor­dia. ¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do? Es­toy muy sa­tis­fe­cho por­que es un re­co­no­ci­mien­to ad­mi­ra­ble: per­so­nas que es­tán dis­pues­tas a sa­cri­fi­car su vi­da y su sa­lud pa­ra sal­var la de los de­más. Es una mues­tra muy em­ble­má­ti­ca de lo que ha si­do el com­por­ta­mien­to ge­ne­ral de la ciu­da­da­nía ja­po­ne­sa fren­te a las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les. He­mos vis­to esa reac­ción se­re­na, or­de­na­da, sin que se pro­du­je­ra nin­gún ti­po de al­ter­ca­do y que se­ña­la muy bien lo que es la cul­tu­ra de Ja­pón. La re­cep­ción del pre­mio ha si­do muy bue­na y es un re­co­no­ci­mien­to me­re­ci­do. ¿Qué le di­je­ron los tra­ba­ja­do­res de la cen­tral de Fu­kus­hi­ma cuan­do les co­mu­ni­có el pre­mio? La reac­ción ha si­do de emo­ción. Tra­ba­ja­mos pa­ra que la re­cep­ción sea de re­co­no­ci­mien­to de la so­cie­dad es­pa­ño­la. Le fe­li­ci­tó el pre­si­den­te de As­tu­rias, Fran­cis­co Ál­va­rez Cas­cos, ex­com­pa­ñe­ro. ¿Qué le pa­re­ce su si­tua­ción? ¿Le gus­tó có­mo se por­tó el PP? Cuan­do me re­ti­ré de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, ha­ce más de cua­tro años, de­ci­dí no vol­ver a in­ter­ve­nir en es­tos de­ba­tes. Lo úni­co que quiero ex­pre­sar es mi apre­cio per­so­nal por el pre­si­den­te de As­tu­rias, al que co­noz­co ha­ce mu­chos años y con el que tu­ve oca­sión de com­par­tir mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des de Go­bierno. A raíz de Fu­kus­hi­ma, ¿no de­be­ría re­plan­tear­se el uso de la ener­gía nu­clear y el cie­rre de las cen­tra­les? To­da in­sis­ten­cia so­bre la se­gu­ri­dad siem­pre se­rá po­ca. En se­gu­ri­dad in­dus­trial el 100% no exis­te y eso va­le pa­ra una ins­ta­la­ción quí­mi­ca o una nu­clear. Es evi­den­te que te­ne­mos que ex­tre­mar las me­di­das de se­gu­ri­dad y apren­der de los ac­ci­den­tes. Una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes de Fu­kus­hi­ma es que no so­lo hay que ex­tre­mar las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad in­ter­na, sino que hay que te­ner muy pre­sen­te la ubi­ca­ción de las mis­mas. A cor­to y me­dio pla­zo el mun­do no tie­ne al­ter­na­ti­va a la no exis­ten­cia de la ener­gía nu­clear. Hay que ir a una co­exis­ten­cia y plu­ra­li­dad de fuen­tes, y en­tre ellas, la nu­clear es cla­ve. Así lo en­tien­den los paí­ses que pro­ta­go­ni­zan el cre­ci­mien­to del mun­do, los in­dios, los chi­nos, los bra­si­le­ños. ¿Es­tán bien ubi­ca­das las cen­tra­les nu­clea­res es­pa­ño­las? No ten­go nin­gún te­mor des­de ese pun­to de vista, por­que el ries­go de tsu­na­mis en el Me­di­te­rrá­neo es re­mo­tí­si­mo. Us­ted pre­si­de el Círcu­lo de Eco­no­mía, ¿es­ta­mos an­te el pre­ci­pi­cio, co­mo di­jo Felipe Gon­zá­lez? Hay un ries­go de que si no se ha­cen las co­sas bien nos pre­ci­pi­te­mos en el abis­mo. Pe­ro si se to­man las me­di­das po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas ne­ce­sa­rias eso se pue­de y se de­be evi­tar. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca en el mun­do se de­fi­ne hoy por su fra­gi­li­dad e in­cer­ti­dum­bre. Hay in­cer­ti­dum­bre, hay un pro­ble­ma de li­qui­dez y de sol­ven­cia, de con­fian­za. La prin­ci­pal ex­pre­sión de es­to es que ha des­apa­re­ci­do por com­ple­to el mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio, una ano­ma­lía que hay que co­rre­gir, en­tre otras co­sas, a tra­vés de la re­ca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos. Mien­tras eso no se pro­duz­ca no va a ha­ber cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La gran dis­yun­ti­va a la que nos en­fren­ta­mos es có­mo ha­cer com­pa­ti­ble la ne­ce­sa­ria or­to­do­xia en el ám­bi­to fis­cal y la aus­te­ri­dad en el ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos, con la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to real de las eco­no­mías.

¿Y có­mo? Tie­ne una do­ble res­pues­ta: una, la res­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra que vuel­va a fluir el cré­di­to, y dos, las ma­ni­das re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra ha­cer más pro­duc­ti­vas nues­tras eco­no­mías. En Es­pa­ña, el nue­vo Go­bierno que sur­ja de las ur­nas va a te­ner que po­ner­se a tra­ba­jar en es­to de in­me­dia­to. ¿La res­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria en Es­pa­ña ha si­do su­fi­cien­te y co­rrec­ta? Me pa­re­ce que ha si­do co­rrec­ta pe­ro se ha producido tar­de. Has­ta ha­ce po­co de­cía­mos que te­nía­mos el me­jor sis­te­ma fi­nan­cie­ro del mun­do, na­die sos­ten­dría aho­ra esa afir­ma­ción.

¿Gre­cia de­be­ría ser ex­pul­sa­da del eu­ro? La ac­ti­tud co­rrec­ta es la que se ha adop­ta­do. De­be­mos ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio

pa­ra que Gre­cia per­ma­nez­ca en el eu­ro, por­que la mo­ne­da úni­ca des­can­sa so­bre eso, pe­ro de­be­mos ase­gu­rar­nos de que ha­ce lo que tie­ne que ha­cer.

¿Y es­ta­mos se­gu­ros? Du­ran­te años Gre­cia no so­lo no ha he­cho lo que te­nía que ha­cer sino que ade­más no lo ha con­ta­do. Se es­tá pro­du­cien­do un cam­bio de ac­ti­tud por par­te del Go­bierno ale­mán. Si se hu­bie­ra producido ha­ce tres me­ses, las co­sas hu­bie­ran evo­lu­cio­na­do de ma­ne­ra dis­tin­ta. En su mo­men­to, el res­to de Eu­ro­pa ayu­da­mos a Ale­ma­nia en su reuni­fi­ca­ción y acep­ta­mos que la UE se am­plia­ra en un nue­vo Es­ta­do sin ne­go­ciar los ca­pí­tu­los co­rres­pon­dien­tes y sin pre­gun­tár­se­lo a las opi­nio­nes pú­bli­cas. Ale­ma­nia tie­ne que co­rres­pon­der con ese es­fuer­zo, no so­lo por jus­ti­cia sino por in­te­rés, por­que pa­ra que sea fuer­te y ro­bus­ta ne­ce­si­ta que Eu­ro­pa crez­ca, y eso pa­sa por la es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria.

¿Es­pa­ña po­dría ser ex­pul­sa­da del eu­ro? No, pe­ro ten­go que usar la pa­la­bra fra

gi­li­dad. La in­tro­duc­ción de es­ta­bi­li­dad y de con­fian­za en tér­mi­nos po­lí­ti­cos es con­di­ción ne­ce­sa­ria, no su­fi­cien­te, y las me­di­das que to­me el nue­vo Go­bierno tie­nen que ir en­ca­mi­na­das a in­cre­men­tar esa con­fian­za y ha­cer lo que hay que ha­cer. Hay que ser cons­cien­tes de que Es­pa­ña no ha si­do in­ter­ve­ni­da, y no pue­de ser­lo en los mis­mos tér­mi­nos que Ir­lan­da y Por­tu­gal, pe­ro igual que Ita­lia es­ta­mos te­nien­do una pseu­do­in­ter­ven-ción de fac­to. Me re­fie­ro a la com­pra de deu­da pú­bli­ca por par­te del Ban­co Cen­tral Europeo.

¿Los eu­ro­bo­nos son una so­lu­ción? Pen­sar que el eu­ro­bono es la pa­na­cea es un error. Nues­tros pro­ble­mas de­ri­van de los di­fe­ren­tes des­equi­li- brios que exis­ten en­tre los dis­tin­tos in­te­gran­tes de la UE. Ha­bla­mos de pro­ble­mas po­lí­ti­cos, no es po­si­ble sos­te­ner una unión mo­ne­ta­ria si no la te­ne­mos eco­nó­mi­ca y pa­ra avan­zar en es­ta hay que ce­der una bue­na par­te de las so­be­ra­nías y vol­ver a los orí­ge­nes. Eu­ro­pa es un pro­yec­to po­lí­ti­co y sin él no ha­brá Eu­ro­pa. ¿Qué ha he­cho mal es­te Go­bierno y qué de­be­ría ha­ber he­cho? El prin­ci­pal error fue re­co­no­cer ex­ce­si­va­men­te tar­de la reali­dad. El se­gun­do, en­ten­der que la si­tua­ción exi­gía sa­cri­fi­cios muy pro­fun­dos y que­dar­se a me­dias. Se ha avan­za­do en la con­so­li­da­ción fis­cal, pe­ro fal­ta mu­cho. Se­gui­mos te­nien­do un mer­ca­do la­bo­ral que no fun­cio­na.

¿Y es­ta re­for­ma va a ayu­dar? No, hay que ir ha­cia un con­tra­to úni­co con in­dem­ni­za­ción pro­gre­si­va en fun­ción del tiem­po de tra­ba­jo, des­cen­tra­li­zar la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y li­gar los sa­la­rios a la pro­duc­ti­vi­dad. El nue­vo Go­bierno ten­drá que ace­le­rar y pro­fun­di­zar en la res­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y re­for­mar otros sec­to­res cla­ve, por ejem­plo, el sec­tor ener­gé­ti­co. ¿Qué le pa­re­ce el im­pues­to de pa­tri­mo­nio y la ta­sa a la ban­ca? No so­lu­cio­na­rá na­da. Es una ope­ra­ción elec­to­ra­lis­ta que per­si­gue des­viar la aten­ción de los pro­ble­mas de fon­do, de­cir que con el pa­tri­mo­nio va­mos a ha­cer fren­te al des­em­pleo ju­ve­nil me pa­re­ce un sar­cas­mo. To­do es­to ten­drá que re­plan­tear­lo el nue­vo Go­bierno des­de una pers­pec­ti­va glo­bal. A nues­tro sis­te­ma fis­cal hay que dar­le al­gu­na vuel­ta. Aho­ra no, por­que la de­bi­li­dad del con­su­mo y de la de­man­da in­ter­na ha­cen con­tra­pro­du­cen­te su­bir los im­pues­tos in­di­rec­tos. Pe­ro hay mar­gen por­que es­tos son ba­jos res­pec­to a los paí­ses de nues­tro en­torno. Tam­bién de­be­mos plan­tear la im­po­si­ción di­rec­ta pa­ra cas­ti­gar me­nos a los agen­tes eco­nó­mi­cos y que ten­gan ma­yo­res in­cen­ti­vos pa­ra con­su­mir e in­vier­tan y ge­ne­ren em­pleo.

Subida y ba­ja­da de im­pues­tos... No soy fun­da­men­ta­lis­ta y di­go que la úni­ca so­lu­ción a un dé­fi­cit es su­bir los im­pues­tos o que siem­pre hay que ba­jar­los. De­pen­de de las cir­cuns­tan­cias. El PSOE y el PP han pac­ta­do la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. ¿No es­ta­ría­mos co­mo es­ta­mos si hu­bie­ran lle­ga­do a un pac­to eco­nó­mi­co? Mi ma­dre siem­pre de­cía que no hay que llo­rar so­bre la le­che de­rra­ma­da. Hay que trans­mi­tir a los ciu­da­da­nos que los con­sen­sos bá­si­cos son un ele­men­to cen­tral en la so­li­dez de cual­quier país y su cohe­sión in­ter­na. Sin eso, su­fren mu­chas co­sas, en­tre ellas su pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Soy me­nos par­ti­da­rio de que se con­sen­súe la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pe­ro las gran­des cues­tio­nes, sí. Si el PP ga­na las elec­cio­nes, ¿qué ha­ría si Ra­joy le ofre­cie­ra un mi­nis­te­rio? He de­di­ca­do 14 años a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y ya son su­fi­cien­tes. El país es­tá en una si­tua­ción com­pro­me­ti­da, los pro­ble­mas son muy se­rios y to­dos te­ne­mos que con­tri­buir, pe­ro des­de la so­cie­dad ci­vil tam­bién se pue­de con­tri­buir. Pre­si­do el Círcu­lo de Eco­no­mía y des­de ahí tam­bién se pue­de ha­cer mu­cho tra­ba­jo. En­ton­ces, ¿le di­ría que no? Me pa­re­ce que lo que le di­ría se de­du­ce cla­ra­men­te de mi res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.