Za­pa­te­ro, el so­cio ines­pe­ra­do de Ra­joy

El pre­si­den­te no con­tó con Ru­bal­ca­ba pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción. Ni con Blan­co. Y si­gue en sus tre­ce: el can­di­da­to no le gus­ta y quie­re a Cha­cón co­mo su­ce­so­ra.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

No, no es ver­dad. Za­pa­te­ro no con­sul­tó con Pé­rez Ru­bal­ca­ba la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Su úni­co in­ter­lo­cu­tor po­lí­ti­co fue Ma­riano Ra­joy. Al can­di­da­to so­cia­lis­ta el pre­si­den­te del Go­bierno le in­for­mó de la de­ci­sión tres días des­pués de ha­ber pac­ta­do las for­mas y el fon­do con el lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar. Lue­go vino lo de ves­tir el mu­ñe­co, lo de dar cuar­te­li­llo a Ru­bal­ca­ba pa­ra que cam­bia­ra el tono de la mú­si­ca sin mo­di­fi­car en lo esen­cial la par­ti­tu­ra y evi­tar así apa­re­cer co­mo un can­di­da­to se­cues­tra­do y sin ape­nas po­der real. “El lí­der del PSOE soy yo”, ha­bía di­cho Ru­bal­ca­ba. La reac­ción fue in­me­dia­ta: nin­gu­nea­do por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral a las pri­me­ras de cam­bio. Co­mo Jo­sé Blan­co, a quien Za­pa­te­ro no aca­ba de per­do­nar.

Lo del “nú­me­ro 2” so­cia­lis­ta fue, en lo per­so­nal, peor. La lla­ma­da se pro­du­jo pa­sa­dos cin­co días del acuer­do con Ra­joy. Blan­co ya lo sa­bía; por Ru­bal­ca­ba, cla­ro. No di­jo na­da. ¿Pa­ra qué? Era cons­cien­te de es­tar pa­gan­do el pre­cio de ha­ber op­ta­do por el sen­ti­do co­mún fren­te a un nue­vo ex­pe­ri­men­to de mar­ke­ting po­lí­ti­co. Y ca­lló. No ama­gó si­quie­ra una le­ve pro­tes­ta por el he­cho de que la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Fe­de­ral no hu­bie­se si­do in­for­ma­da. Tam­po­co po­día. Des­pués de una dé­ca­da sin ape­nas debate in­terno, su re­cla­ma­ción ha­bría so­na­do cuan­do me­nos ex­tem­po­rá­nea.

“Yo lo ha­bría he­cho de otro mo­do” (Ru­bal­ca­ba, so­bre la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal); “No es el im­pues­to que yo quiero” (Ru­bal­ca­ba, so­bre el im­pues­to del pa­tri­mo­nio). Una nue­va bofetada, es­ta del pa­tri­mo­nio, a las ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les del PSOE. Por­que ni la me­di­da se ha ex­pli­ca­do bien, ni se en­tien­de que el can­di­da­to re­nie­gue de la mis­ma al día si­guien­te de su apro­ba­ción.

Dos de dos. Las dos de­ci­sio­nes más tras­cen­den­tes del Go­bierno en las úl­ti­mas se­ma­nas y Ru­bal­ca­ba no las com­par­te. Za­pa­te­ro, 2; Ru­bal­ca­ba, 0. “El lí­der del PSOE soy yo”. Ya te di­go. Al­gu­nos has­ta apro­ve­chan la co­yun­tu­ra pa­ra co­lar­se en el Se­na­do en lu­gar de arre­man­gar­se en su cir­cuns­crip­ción. Y cun­de el mal ejem­plo. No hay par­ti­do. ¿Hay can­di­da­to? Sí. Se ve­rá en la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca, que se­rá un éxi­to. Se­gu­ro. Hay can­di­da­to, pe­ro si su li­de­raz­go si­gue sien­do ob­je­to de sa­bo­ta­jes “por el bien de Es­pa­ña”, el PSOE ha­brá he­cho una apues­ta fa­lli­da. Ru­bal­ca­ba tie­ne de­re­cho a ser el que pier­da las elec­cio­nes; por mu­cho o por po­co (pa­ra que no le pa­se co­mo a Ma­riano en 2004, cuan­do fue Az­nar, que no se pre­sen­ta­ba, quien las re­ga­ló). Aunque de ga­nar­las, hoy por hoy, ni se ha­bla. Pe­ro no ha­ce fal­ta tan­to. Lo im­por­tan­te pa­ra el Par­ti­do So­cia­lis­ta no es ga­nar. Lo im­por­tan­te es re­cu­pe­rar el cré­di­to co­mo par­ti­do trans­ver­sal.

“Ma­tar al pa­dre”.

A Ru­bal­ca­ba le es­tá fa­llan­do Za­pa­te­ro. Y tam­bién el equi­po: des­equi­li­bra­do y po­co con­sis­ten­te, di­cen en Fe­rraz. En el gru­po hay quien no se cree el pa­pel que le ha to­ca­do: “To­da­vía no sé qué ha­go aquí”. So­lo Ele­na Va­len­ciano y Eduar­do Ma­di­na pa­re­cen es­tar en su si­tio. No re­nun­cian a na­da, pe­ro sa­ben que lo rea­lis­ta es tra­ba­jar pa­ra que la de­rro­ta sea más que dig­na. Por­que una co­sa es per­der con un nú­me­ro con­for­ta­ble de dipu­tados, 130-140, y otra ha­cer­lo sin ni

A Ru­bal­ca­ba le han he­cho es­ta cuen­ta: “Pon­te en que per­de­mos un dipu­tado por pro­vin­cia. Ten­dre­mos 117” El equi­po de Cha­cón tra­ba­ja pa­ra te­ner­lo to­do lis­to la no­che del 20-N. Pat­xi López es su prin­ci­pal obs­tácu­lo

si­quie­ra lle­gar a los 118 es­ca­ños de 1977, sue­lo his­tó­ri­co del PSOE des­de que es­te país re­cu­pe­ró la de­mo­cra­cia. Y esa es la cuen­ta que le han he­cho: “Alfredo, pon­te en lo peor: de en­tra­da qui­ta un dipu­tado por pro­vin­cia”. O sea, 117. Al­mu­nia, con sus 125, que­da le­jos, ca­si inal­can­za­ble. Y al­gu­nos to­da­vía pien­san que se pe­ca de op­ti­mis­mo: “Con ZP tu­te­lan­do el pro­ce­so, aún pue­de ser peor”.

Hay, por tan­to, que “ma­tar al pa­dre”, re­cla­man. En es­te ca­so más bien al hi­jo que se tuer­ce. No hay otra for­ma. ¿Pe­ro có­mo? ¿Có­mo li­be­rar­te de la som­bra que pro­yec­ta so­bre tu fi­gu­ra el que si­gue sien­do je­fe de Go­bierno, un Go­bierno al que has per­te­ne­ci­do has­ta ha­ce dos días, y es ade­más tu se­cre­ta­rio ge­ne­ral? Di­fí­cil. No hay di­vor­cio pa­cí­fi­co. A Ru­bal­ca­ba no le ha gus­ta­do na­da el nin­gu­neo, pe­ro a Za­pa­te­ro le ha sen­ta­do a cuerno que­ma­do el eslogan del can­di­da­to: “Ru­bal­ca­ba, sí” (“Con Ru­bal­ca­ba, sí”, se es­cu­cha al fi­nal del vídeo pro­mo­cio­nal; er­go con Za­pa­te­ro, no).

No es nin­gún se­cre­to: don Alfredo no era el can­di­da­to de Mon­cloa. Y a la vista de las úl­ti­mas en­cues­tas Car­me Cha­cón ha re­cu­pe­ra­do la es­pe­ran­za. Sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos en­gra­san de nue­vo la ma­qui­na­ria. Sa­ben -pien­san que sa­ben, y es bas­tan­te po­si­ble que así sea­fa­bri­car lí­de­res. Las reunio­nes se su­ce­den. Si el 20 de no­viem­bre hay ba­ta­ca­zo de Ru­bal­ca­ba ella se­rá quien dé el pri­mer pa­so. Es la úni­ca que lo ten­drá to­do lis­to: men­sa­jes, pá­gi­na web, equi­po. Es­ta vez na­die le va a ga­nar por la mano. Ten­dría el apo­yo de Za­pa­te­ro pa­ra la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Y al­guno más. En Mo­do De­ba­cle Cha­cón tie­ne ba­zas que ju­gar: edad jus­ta pa­ra so­por­tar la tra­ve­sía del de­sier­to, úni­ca pre­can­di­da­ta vi­si­ble tras la se­gu­ra re­nun­cia de Ru­bal­ca­ba, ca­ta­la­na, mu­jer... Un per­fil sin du­da atrac­ti­vo, fren­te al más plano y adusto de Ra­joy.

El úni­co obs­tácu­lo con que se pue­de en­con­trar Cha­cón pa­ra lle­var ade­lan­te su ho­ja de ru­ta se lla­ma Pat­xi López. El len­da­ka­ri es uno de los prin­ci­pa­les res­pal­dos de Ru­bal­ca­ba. Es más, lo más pro­ba­ble es que sin la va­len­tía po­lí­ti­ca de­mos­tra­da por López cuan­do en­ca­be­zó la re­be­lión de ma­yo, el ex vi­ce­pre­si­den­te no se­ría hoy el can­di­da­to so­cia­lis­ta. El lí­der vas­co se con­for­ma de mo­men­to con el pa­pel que le ha to­ca­do: re­pre­sen­tan­te des­ta­ca­do de los va­lo­res con más rai­gam­bre en el PSOE. Y sus­ten­to esen­cial de Ru­bal­ca­ba. Pe­ro si es­te, a la vista del re­sul­ta­do, de­ci­de en la no­che del 20 de no­viem­bre que su tiem­po po­lí­ti­co ha aca­ba­do, Pat­xi de­be­rá to­mar una de­ci­sión.

Los vas­cos, al res­ca­te.

Él es­tá dis­pues­to. Sa­be que en Euskadi tie­ne las es­pal­das bien cu­bier­tas con Ro­dol­fo Ares. Y si se lo pi­de el sec­tor del par­ti­do que en ma­yor me­di­da re­pre­sen­ta las esen­cias del so­cia­lis­mo es­pa­ñol -con só­li­das raí­ces en el País Vas­co-, da­rá el pa­so al fren­te. Las re­for­mas en pro­fun­di­dad han de co­men­zar por los ci­mien­tos, no por la fa­cha­da. Esa se­rá la ofer­ta que, lle­ga­do el ca­so, López le ha­rá a su par­ti­do. A los su­yos, a su en­torno po­lí­ti­co y fa­mi­liar, no les gus­ta la idea. Con­si­de­ran que Pat­xi, pa­se lo que pa­se, per­ma­ne­ce­rá en Vi­to­ria, de­fen­dien­do la trin­che­ra de Aju­ria Enea. Yo no es­toy tan se­gu­ro. Es más, es­toy con­ven­ci­do de lo con­tra­rio: si Ru­bal­ca­ba pin­cha, el len­da­ka­ri no se va a es­con­der. Los vas­cos de nue­vo al res­ca­te. No se­ría la pri­me­ra vez.

El PSE vas­co vuel­ve a ser el más só­li­do ama­rre de la va­pu­lea­da na­ve so­cia­lis­ta. Es po­si­ble que la re­cons­truc­ción de una al­ter­na­ti­va fia­ble se di­se­ñe en Euskadi. Con o sin Ru­bal­ca­ba. Una re­cons­truc­ción ne­ce­sa­ria que no va a co­men­zar con la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca, sino con la re­ti­ra­da de Za­pa­te­ro de la pri­me­ra lí­nea. Una re­cons­truc­ción im­pres­cin­di­ble y ur­gen­te por tar­día, por­que na­die se atre­vió a co­rre­gir el rum­bo cuan­do to­da­vía se es­ta­ba a tiem­po de es­qui­var el ice­berg.

Za­pa­te­ro es par­te im­por­tan­te del pro­ble­ma del PSOE. Pe­ro no to­da la cul­pa es su­ya. Los di­ri­gen­tes y mi­li­tan­tes ilus­tres que iden­ti­fi­ca­ron los sín­to­mas del de­te­rio­ro al po­co de ini­ciar­se la pre­sen­te le­gis­la­tu­ra, y no hi­cie­ron na­da, tam­bién son res­pon­sa­bles. Lo es Felipe Gon­zá­lez, por in­com­pa­re­cen­cia. Lo fue Al­fon­so Guerra, cuan­do a fi­na­les de 2008 se negó a en­ca­be­zar una co­rrien­te im­pul­sa­da por Juan Car­los Ro­drí­guez Iba­rra con la in­ten­ción de re­cu­pe­rar el debate in­terno. Y lo son to­dos aque­llos que du­ran­te diez años han asis­ti­do sin re­pli­car al más lar­go pe­rio­do de es­te­ri­li­dad doc­tri­nal e in­te­lec­tual que se re­cuer­da en el Par­ti­do So­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.