El pri­me­ro de los úl­ti­mos días

El de­rrum­be de las To­rres Ge­me­las el 11-S fue el ins­tan­te de la re­ve­la­ción: a par­tir de ese su­ce­so com­pren­di­mos la vul­ne­ra­bi­li­dad uni­ver­sal, la fra­gi­li­dad in­clu­so de aque­llo que creía­mos más arro­gan­te­men­te se­gu­ro.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - FER­NAN­DO SA­VA­TER

en sus re­fle­xio­nes a par­tir de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial, Paul Va­léry es­ta­ble­ció so­lem­ne­men­te que las ci­vi­li­za­cio­nes ha­bían apren­di­do por fin que eran mor­ta­les. No es­toy se­gu­ro de que na­die hu­bie­ra sa­ca­do en­ton­ces tal con­clu­sión, a la que pro­ba­ble­men­te no se lle­gó real­men­te has­ta des­pués de la se­gun­da guerra, so­bre to­do tras la ex­plo­sión de la bom­ba en Hi­ros­hi­ma. Pe­ro qui­zá pa­ra mu­chos de no­so­tros fue el de­rrum­be ase­sino de las To­rres Ge­me­las el 11-S el ins­tan­te de la au­tén­ti­ca re­ve­la­ción: a par­tir de ese su­ce­so (de un im­pac­to vi­sual y has­ta es­té­ti­co no me­nor que mo­ral) com­pren­di­mos la vul­ne­ra­bi­li­dad uni­ver­sal, la fra­gi­li­dad in­clu­so de aque­llo que creía­mos más arro­gan­te­men­te se­gu­ro. Tu­vi­mos la evi­den­cia irre­fu­ta­ble de que no hay re­fu­gio ni san­tua­rio: to­dos vi­vi­mos a

Im­pe­ra un rea­lis­mo per­ver­so que ex­cu­sa la tor­tu­ra y jus­ti­fi­ca las eje­cu­cio­nes su­ma­rias

la in­tem­pe­rie. Re­cuer­do que des­pués del aten­ta­do mis­mo, lo si­guien­te que me im­pre­sio­nó fue la atroz ale­gría de al­gu­nos de mis com­pa­trio­tas: no eran is­la­mis­tas ra­di­ca­les ni mu­cho me­nos, sino iz­quier­dis­tas de un an­ti­ame­ri­ca­nis­mo pa­to­ló­gi­co (don­de yo es­ta­ba ese día, en el País Vas­co, fue­ron par­ti­da­rios del te­rro­ris­mo de ETA que ce­le­bra­ban la ma­sa­cre co­mo la cum­bre mo­dé­li­ca de lo que ellos pre­ten­dían con­se­guir). In­clu­so per­so­nas edu­ca­das, que prac­ti­ca­ban apa­ren­te­men­te la mo­de­ra­ción po­lí­ti­ca, no ocul­ta­ron cier­ta sa­tis­fac­ción por lo que con­si­de­ra­ban un es­car­mien­to. Es­tas ac­ti­tu­des me es­can­da­li­za­ron do­ble­men­te. Pri­me­ro, des­de lue­go, por su me­nos­pre­cio de las vi­das sa­cri­fi­ca­das traidoramente pa­ra im­par­tir esa lec­ción bár­ba­ra, bru­tal y nihi­lis­ta. Pe­ro, en se­gun­do lu­gar, por su es­tu­pi­dez: por­que eran in­ca­pa­ces de com­pren­der que a par­tir de ese mo­men­to ya no ha­bría se­gu­ri­dad pa­ra na­die en nues­tro mun­do, ni pa­ra los buenos ni pa­ra los peo­res, que des­de ese pun­to sin re­torno rei­na­ba la guerra to­tal, sin pri­me­ra lí­nea ni re­ta­guar­dia, sin le­yes ni mi­ra­mien­tos hu­ma­ni­ta­rios.

En es­tos diez úl­ti­mos años, nos he­mos ido acos­tum­bran­do a vi­vir a la in­tem­pe­rie, sin re­fu­gios, acep­tan­do la in­tran­si­gen­cia vio­len­ta co­mo úni­ca nor­ma de la ines­ta­ble con­vi­ven­cia. Tras el 11-S vi­nie­ron las gue­rras de Irak y Af­ga­nis­tán, los me­ga­ten­ta­dos de Ma­drid y Londres... Los Go­bier­nos de ca­si to­dos los paí­ses se sien­ten no so­lo le­gi­ti­ma­dos pa­ra em­plear me­di­das ex­cep­cio­na­les de con­trol sino ur­gi­dos a ellas por sus po­bla­cio­nes. Im­pe­ra un rea­lis­mo per­ver­so que ex­cu­sa la tor­tu­ra y jus­ti­fi­ca las eje­cu­cio­nes su­ma­rias. Por otro la­do, las re­des so­cia­les de In­ter­net –que a ve­ces ayu­dan a con­vo­car mo­vi­mien­tos an­ti­au­to­ri­ta­rios-di­fun­den tam­bién men­sa­jes de alar­ma vio­len­tos y xe­nó­fo­bos, co­mo los que mo­ti­va­ron al au­tor de la ma­tan­za de No­rue­ga. La in­tran­si­gen­cia bru­tal to­ma car­ta de ciu­da­da­nía en to­dos los es­tra­tos so­cia­les.

Ha­ce diez años, el 11 de sep­tiem­bre, el mun­do em­peo­ró. Pe­ro in­clu­so de los más abo­mi­na­bles sucesos pue­de ob­te­ner­se al­gu­na lec­ción. Los aten­ta­dos de­mos­tra­ron que ni los más po­de­ro­sos es­tán a sal­vo del zar­pa­zo del cri­men: oja­lá nos con­ven­cie­ran tam­bién de que la fuer­za y la vi­gi­lan­cia son ne­ce­sa­rias, pe­ro que cuan­do se con­vier­ten en ex­cu­sa de abu­sos co­la­bo­ran con el enemi­go. Cuan­do to­das las mu­ra­llas se re­ve­lan vul­ne­ra­bles y de­be­mos vi­vir sin te­cho ni res­guar­do, so­lo que­da una pro­tec­ción: las le­yes in­ter­na­cio­na­les que co­di­fi­can el ideal de con­vi­ven­cia ci­vi­li­za­da. Lo que apre­cia­mos de la hu­ma­ni­dad no pue­de de­fen­der­se con mé­to­dos in­hu­ma­nos aunque so­lo se apli­quen en cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les: se ha in­ten­ta­do y no fun­cio­na. Si en el 11-S no hu­bie­ran pe­re­ci­do, con tan­tas otras víc­ti­mas, nues­tros es­crú­pu­los sino nues­tras ce­gue­ras ate­rro­ri­za­das... no to­do es­ta­ría per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.