Ór­da­go pa­les­tino an­te la ONU

La re­pre­sen­ta­ción pa­les­ti­na an­te Na­cio­nes Uni­das pre­ten­de me­jo­rar su es­ta­tus en la ins­ti­tu­ción y con­ver­tir­se en un “Es­ta­do ob­ser­va­dor”, lo que le da­ría ac­ce­so al Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal. Allí po­dría de­nun­ciar a Israel por crí­me­nes de guerra.

Tiempo - - ESPAÑA MUNDO - TEX­TO Y FO­TOS ANA GARRALDA (Je­ru­sa­lén)

To­do el mun­do da­ba por he­cho que el pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na (ANP), Mah­moud Ab­bas, ce­de­ría a úl­ti­ma ho­ra an­te las pre­sio­nes de la Ca­sa Blan­ca acu­dien­do a la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU. Sin em­bar­go, el tam­bién se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Li­be­ra­ción de Pa­les­ti­na (OLP) lan­za­ba un ór­da­go al pre­si­den­te Oba­ma, ase­gu­ran­do en un dis­cur­so a la na­ción el pa­sa­do día 16 que fi­nal­men­te pre­sen­ta­rá una pro­pues­ta de re­so­lu­ción an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, so­li­ci­tan­do pa­sar a ser miem­bro de pleno de­re­cho. Aunque el ve­to de EEUU se da por se­gu­ro, el mo­vi­mien­to di­plo­má­ti­co de Ab­bas (sor­pren­den­te pa­ra los que siem­pre le han til­da­do de “dé­bil” an­te las pre­sio­nes ex­tran­je­ras) con­lle­va una se­rie de ries­gos.

El ac­tual Go­bierno is­rae­lí, di­ri­gi­do por Ben­ja­min Ne­tan­yahu, po­dría re­vo­car los acuer­dos de Os­lo y sub­si­guien­tes pro­to­co­los, im­po­nien­do sus con­di­cio­nes. Los di­ri­gen­tes is­rae­líes más ra­di­ca­les, co­mo el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Avig­dor Lie­ber­man, o el dipu­tado del Li­kud Danny Da­non, pi­den al Eje­cu­ti­vo que se ane­xio­ne uni­la­te­ral­men­te los prin­ci­pa­les asen­ta­mien­tos ju­díos en Cis­jor­da­nia, así co­mo el va­lle del Jor­dán, te­rri­to­rio de gran re­le­van­cia eco­nó­mi­ca y es­tra­té­gi­ca. “Los es­fuer­zos pa­les­ti­nos por lle­var es­ta cues­tión an­te la ONU re­du­cen las pro­ba­bi­li­da­des de que al­can­ce­mos fi­nal­men­te un es­ce­na­rio de paz”, pre­ve­nía re­cien­te­men­te Ba­rak Ben Zur, ex­di­rec­ti­vo del Ser­vi­cio de Se­gu­ri­dad y Con­tra­in­te­li­gen­cia is­rae­lí, el Sha­bak. “Re­sul­ta­ría mu­cho me­jor pa­ra to­dos vol­ver a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes”, aña­día es­te es­pía re­con­ver­ti­do en aca­dé­mi­co du­ran­te la con­fe­ren­cia del Ins­ti­tu­to de Con­tra­te­rro­ris­mo de Herz­li­ya, que se ce­le­bra anual­men­te a prin­ci­pios de sep­tiem­bre. Las po­si­bles con­se­cuen­cias y ra­mi­fi­ca­cio­nes de una desea­da de­cla­ra­ción de

in­de­pen­den­cia por par­te de los pa­les­ti­nos mar­ca­ban la agen­da de es­ta edi­ción. Otros, co­mo el ex­mi­nis­tro is­rae­lí de De­fen­sa Mos­he Arens, iban más allá, con­mi­nan­do al Go­bierno a to­mar me­di­das drás­ti­cas ta­les co­mo cor­tar el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad (la ANP pa­ga más por un ser­vi­cio es­can­da­lo­sa­men­te de­fi­ci­ta­rio) y agua (mu­cha de la que lle­ga a los ho­ga­res is­rae­líes pro­ce­de de los acuí­fe­ros sub­te­rrá­neos de Cis­jor­da­nia).

Por otra par­te, los pa­les­ti­nos lle­van más de 60 años so­ñan­do con te­ner un Es­ta­do pro­pio. Igual­men­te, lle­van ya 20 años de in­fruc­tuo­sas ne­go­cia­cio­nes; el har­taz­go es evi­den­te y la pa­cien­cia se ago­ta. Es­pe­cial­men­te la de Mah­moud Ab­bas, que mon­tó en có­le­ra tras es­cu­char la “in­ge­nio­sa” ofer­ta de los dos en­via­dos de Oba­ma, Den­nis Ross y Da­vid Ha­le, en un via­je de úl­ti­mo mi­nu­to a la zo­na pa­ra in­ten­tar di­sua­dir al pre­si­den­te en su em­pe­ño de acu­dir al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das en lu­gar de a la Asam­blea (una op­ción me­nos com­pro­me­te­do­ra pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea). El ex­mi­nis­tro pa­les­tino de Ex­te­rio­res Na­bil Shaath, miem­bro de la de­le­ga­ción que pre­sen­ta­rá sus pro­pues­tas an­te la ONU, ase­gu­ra­ba en una con­fe­ren­cia de pren­sa pa­ra los corresponsales ex­tran­je­ros que el tex­to de los me­dia­do­res es­ta­dou­ni­den­ses no ha­cía men­ción al­gu­na a cues­tio­nes cla­ve co­mo la de­li­mi­ta­ción de las fron­te­ras en base a las lí­neas pre­vias a la guerra de 1967 o la pa­ra­li­za­ción de la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos en la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da, de­man­das a las que el pre­si­den­te Oba­ma pa­re­ce ha­ber re­nun­cia­do. Es­to in­cli­na­ba de­fi­ni­ti­va­men­te la ba­lan­za in­ter­na de Ab­bas: aho­ra sí iría al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad.

Los pa­les­ti­nos no en­tien­den que des­pués del pro­me­te­dor dis­cur­so de Oba­ma en El Cai­ro en ju­nio de 2009 y, so­bre to­do, des­pués de to­do el apo­yo mos­tra­do a las lla­ma­das pri­ma­ve­ras ára­bes en 2011, la Ca­sa Blan­ca no les res­pal­de en su lu­cha por ac­ce­der a un Es­ta­do so­be­rano y de­mo­crá­ti­co. “Es sin du­da una pa­ra­do­ja que Oba­ma ha­ya apo­ya­do ac­ti­va­men­te to­do el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción de las so­cie­da­des ára­bes en Tú­nez, Egip­to o Ye­men y, sin em­bar­go, no apo­ye la cau­sa pa­les­ti­na, lo que va a ha­cer que que­den en evi­den­cia an­te el con­jun­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal da­do su apo­yo in­con­di­cio­nal a Israel”, de­nun­cia­ba el lí­der de la Ini­cia­ti­va Na­cio­nal Pa­les­ti­na, el mé­di­co Mus­ta­fa Barg­hou­ti. En un ac­to ce­le­bra­do en Be­lén, Barg­hou­ti pe­día cohe­ren­cia por par­te de Oba­ma, quien, en su opi­nión, defiende los in­tere­ses de Israel. El re­pre­sen­tan­te del Cuar­te­to (EEUU, UE, Ru­sia y ONU), el ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Tony Blair, no sa­lía me­jor pa­ra­do: pa­ra Barg­hou­ti es un “di­plo­má­ti­co is­rae­lí”.

Los pi­la­res del fu­tu­ro Es­ta­do.

In­de­pen­dien­te­men­te de lo que ocu­rra en la ONU, la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na ase­gu­ra que es­tá pre­pa­ra­da pa­ra asu­mir las ta­reas de un Es­ta­do so­be­rano: “El ni­vel de pre­pa­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes pa­les­ti­nas su­pera con cre­ces al de Su­dán del Sur”, ha afir­ma­do Barg­hou­ti, ha­cien­do alu­sión a la re­cien­te in­cor­po­ra­ción de es­te país co­mo Es­ta­do nú­me­ro 193 de la co­mu­ni­dad de na­cio­nes. Por es­te motivo, los lí­de­res de la OLP han lan­za­do una cam­pa­ña con el le­ma “194”, alu­dien­do al nú­me­ro que le co­rres­pon­de­ría al pró­xi­mo Es­ta­do que sea re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te y en re­fe­ren­cia a la Re­so­lu­ción 194 de Na­cio­nes Uni­das.

Des­de su crea­ción en 1994 y, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos seis años, la ANP ha desa­rro­lla­do un im­por­tan­te an­da­mia­je ins­ti­tu­cio­nal, gra­cias en gran par­te a las ayu­das apor­ta­das por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal (unos 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res –ca­si 700 mi­llo­nes de

eu­ros-en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea). El doc­tor Barg­hou­ti ase­gu­ra que es­te an­da­mia­je es lo su­fi­cien­te­men­te só­li­do y es­tá su­fi­cien­te­men­te ma­du­ro y des­ta­ca tres pi­la­res: se­gu­ri­dad, jus­ti­cia y eco­no­mía.

En apli­ca­ción de la ho­ja de ru­ta de 2003 las fuer­zas de se­gu­ri­dad de la ANP se re­du­je­ron de do­ce a seis, de las cua­les tres tra­ba­jan uni­for­ma­das (Po­li­cía Ci­vil, Fuer­zas de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Guar­dia Pre­si­den­cial) y otras tres de pai­sano (Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Ge­ne­ral, Ser­vi­cio de Se­gu­ri­dad Preventiva, In­te­li­gen­cia Mi­li­tar). Es­tas fuer­zas de se­gu­ri­dad han al­can­za­do ni­ve­les de pre­pa­ra­ción y equi­pa­mien­to si­mi­la­res a las de paí­ses del en­torno, co­mo Jor­da­nia o Egip­to, aunque de­bi­do a las res­tric­cio­nes is­rae­líes no pue­dan dis­po­ner de un Ejér­ci­to pro­pia­men­te di­cho. Ni aho­ra ni pro­ba­ble­men­te en el fu­tu­ro, pues si hay un te­ma de con­sen­so en­tre los ex­per­tos en se­gu­ri­dad y la cla­se po­lí­ti­ca is­rae­lí es que el Es­ta­do Pa­les­tino so­lo po­drá ver la luz si tie­ne un ca­rác­ter des­mi­li­ta­ri­za­do. O sea, que no po­drá te­ner una ar­ma­da a pe­sar de la cos­ta ga­za­tí, ni avio­nes de com­ba­te, ni tan­ques o cual­quier ti­po de ar­ma­men­to pe­sa­do, se­gún re­pi­ten de­no­da­da­men­te los di­ri­gen­tes is­rae­líes, tan­to de de­re­chas co­mo de iz­quier­das.

Igual­men­te, la ANP ha me­jo­ra­do la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia crean­do un Con­se­jo del Po­der Ju­di­cial in­de­pen­dien­te del po­der po­lí­ti­co, una Fis­ca­lía Ge­ne­ral efi­caz, un Co­le­gio de Abo­ga­dos en to­da re­gla y unas ins­ti­tu­cio­nes pe­ni­ten­cia­rias con ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas, ta­les co­mo la re­cién inau­gu­ra­da cár­cel de Je­ri­có, di­se­ña­da se­gún es­tán­da­res oc­ci­den­ta­les. “ Con la crea­ción de la Co­mi­sión An­ti-co­rrup­ción he­mos lo­gra­do unos ni­ve­les de trans­pa­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad de los que los pa­les­ti­nos nun­ca ha­bía­mos dis­fru­ta­do”, ase­gu­ra Sa­lem Ya­rrar, fis­cal je­fe con­tra el cri­men eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro en su des­pa­cho de Ra­ma­la.

Tam­bién los ín­di­ces de cre­ci­mien­to y crea­ción de em­pleo en Cis­jor­da­nia du­ran­te los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te en Ra­ma­la y sus al­re­de­do­res, han apor­ta­do unos ni­ve­les de pros­pe­ri­dad sin pa­ran­gón des­de el co­mien­zo de la Se­gun­da In­ti­fa­da. Pe­ro no hay que con­fiar­se. El cre­ci­mien­to anual ha des­cen­di­do del 9% al 7% en 2011, se­gún apun­ta el úl- ti­mo in­for­me pu­bli­ca­do por el Ban­co Mun­dial (BM). “La Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na si­gue sien­do vul­ne­ra­ble a las fluc­tua­cio­nes de la ayu­da in­ter­na­cio­nal”, ha di­cho Ma­riam J. Sher­man, di­rec­to­ra del BM pa­ra la fran­ja de Ga­za y Cis­jor­da­nia. Por eso re­co­mien­da a las au­to­ri­da­des pa­les­ti­nas re­vi­sar “de­te­ni­da­men­te” es­ta cues­tión.

Israel, en aler­ta.

El ejér­ci­to is­rae­lí lle­va me­ses pre­pa­rán­do­se de ca­ra a la ini­cia­ti­va pa­les­ti­na de sep­tiem­bre, rea­li­zan­do si­mu­la­cros en los que la mi­tad de los sol­da­dos ha­cen de pa­les­ti­nos. Ade­más, en los úl­ti­mos días ha des­ple­ga­do a 1.500 re­ser­vis­tas de tres ba­ta­llo­nes en pre­vi­sión de que pue­dan pro­du­cir­se ma­ni­fes­ta­cio­nes vio­len­tas, es­pe­cial­men­te por par­te de al­gu­nos de los 500.000 co­lo­nos que vi­ven en­tre Je­ru­sa­lén Es­te y Cis­jor­da­nia. Los áni­mos pue­den ca­len­tar­se, por eso el je­fe del Co­man­do Cen­tral del ejér­ci­to is­rae­lí (res­pon­sa­ble de Cis­jor­da­nia), Avi Miz­rahi, ha da­do ór­de­nes ex­pre­sas a sus efec­ti­vos de evi­tar, en ca­so de dis­tur­bios, la uti­li­za­ción de mu­ni­ción real y em­plear úni­ca­men­te el equi­pa­mien­to an­ti­dis­tur­bios que se les ha pro­por­cio­na­do en las úl­ti­mas se­ma­nas y que in­clu­so po­dría ha­ber si­do ad­qui­ri­do, tal y co­mo ase­gu­ran di­ver­sas fuen­tes pa­les­ti­nas, por la pro­pia Au­to­ri­dad Na­cio­nal pa­ra equi­par a sus fuer­zas de se­gu­ri­dad.

En ciu­da­des co­mo He­brón y sus al­re­de­do­res, al sur de Cis­jor­da­nia, el des­plie­gue es abru­ma­dor. Allí, los sol­da­dos han in­ter­cep­ta­do has­ta en tres oca­sio­nes al vi­ce­go­ber­na­dor de la ciu­dad y a ac­ti­vis­tas pa­les­ti­nos e in­ter­na­cio­na­les que de­nun­cia­ban, en la pri­me­ra de las ac­ti­vi­da­des a fa­vor de la ini­cia­ti­va de la ONU que te­nía lu­gar en la He­brón, la res­tric­ción de mo­vi­mien­tos en el cas­co his­tó­ri­co de la ciu­dad, don­de unos 750 co­lo­nos com­par­ten ima­gi­na­ria­men­te el es­pa­cio con otros 30.000 pa­les­ti­nos. Ima­gi­na­ria­men­te, por­que los pa­les­ti­nos no pue­den con­du­cir y a me­nu­do ni ca­mi­nar en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ar­te­rias de la ciu­dad, ba­jo con­trol mi­li­tar is­rae­lí. Es una ciu­dad fan­tas­ma, don­de las fa­mi­lias que re­sis­ten en­tran en sus ca­sas por el te­ja­do por­que el ejér­ci­to ha se­lla­do la en­tra­da prin­ci­pal; con tien­das ce­rra­das a cal y can­to, una vez ges­tio­na­das por pa­les­ti­nos y hoy ha­bi­ta­das por co­lo­nos, que cam­pan a sus an­chas, am­pa­ra­dos por la úni­ca de­mo­cra­cia de Orien­te Pró­xi­mo, dog­ma re­pe­ti­do una y otra vez por mu­chos po­lí­ti­cos e is­rae­líes de a pie.

Des­plie­gue mi­li­tar. Con­trol is­rae­lí en He­brón, don­de el ejér­ci­to de Israel ha pro­ta­go­ni­za­do un des­plie­gue ma­si­vo.

Es­tra­te­gia. El pre­si­den­te de la ANP, Mah­moud Ab­bas, con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon, el 19 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.