Ber­lín con­fir­ma el an­nus ho­rri­bi­lis de Mer­kel

La vic­to­ria so­cial­de­mó­cra­ta en la ciu­dad-es­ta­do ha si­do el re­ma­te del fra­ca­so de la CDU, la for­ma­ción de la can­ci­ller ale­ma­na, en el su­per­año elec­to­ral pa­ra el que los cris­tia­no­de­mó­cra­tas te­nían, sin em­bar­go, unas al­tas ex­pec­ta­ti­vas.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Fue en una ce­na ofi­cial en 1992 cuan­do la rei­na Isa­bel II ca­li­fi­có ese año co­mo “an­nus ho­rri­bi­lis”, no le fal­ta­ba ra­zón, por­que la mo­nar­quía in­gle­sa, la más só­li­da mo­nar­quía del mun­do, flo­ta­ba so­bre unas bo­rras­cas tan agi­ta­das que la ame­na­za­ban de nau­fra­gio. Par­te de sus hi­jos se ha­bían se­pa­ra­do de for­ma más es­can­da­lo­sa que dis­cre­ta y Dia­na de Ga­les, la om­ni­pre­sen­te Lady Dy, de­cla­ma­ba con des­plan­tes his­té­ri­cos sus más que ló­gi­cos ata­ques de ce­los por los cuer­nos que le po­nía el prín­ci­pe de Ga­les, quien en una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca pri­va­da con su aman­te Ca­mi­la Par­ker, que los ta­bloi­des in­gle­ses hi­cie­ron pú­bli­ca, le di­jo al­go tan fino pa­ra la ran­cia sen­si­bi­li­dad bri­tá­ni­ca co­mo que que­ría ser su tam­pax. Pa­ra col­mo, la se­ma­na an­te­rior a esa ce­na, un pa­vo­ro­so in­cen­dio ha­bía de­vas­ta­do el cas­ti­llo de Wind­sor.

An­ge­la Mer­kel no tie­ne pro­ble­mas de bo­rras­cas sen­ti­men­ta­les en la fa­mi­lia, y no creo que le preo­cu­pen de­ma­sia­do las gro­se­rías que de vez en cuan­do le de­di­ca Ber­lus­co­ni, aunque la úl­ti­ma de que no tie­ne un pol­vo sea de una ex­ce­si­va vul­ga­ri­dad y mal gus­to, a la al­tu­ra del im­pre­sen­ta­ble Ber­lus­co­ni. Los pro­ble­mas de Mer­kel son de otra na­tu­ra­le­za, pe­ro que bien pue­den de­fi­nir es­te año co­mo ho­rri­bi­lis en su ver­tien­te elec­to­ral y po­lí­ti­ca. Los éxi­tos y los fra­ca­sos en los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les se mi­den en fun­ción de las ex­pec­ta­ti­vas que se ten­gan, y el Go­bierno de Mer­kel, y to­da­vía más la CDU, su par­ti­do, te­nían im­por­tan­tes ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el su­per­año elec­to­ral de 2011. En al­go pa­re­ci­do a una co­pa de Na­vi­dad del año pa­sa­do, los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Mer­kel en la cú­pu­la del par­ti­do pro­fe­ti­za­ban no­ta­bles subidas en los siete lan­ders don­de se iban a ce­le­brar elec­cio­nes. Po­nían es­pe­cial én­fa­sis en lo­grar la al­cal­día de Ber­lín, con­fian­do en el prag­ma­tis­mo de su can­di­da­to, Frank Hen­kel, sin du­da una apues­ta bas­tan­te irreal te­nien­do en cuen­ta que el pai­sa­je ber­li­nés tie­ne un cla­ro y di­ver­so co­lor de iz­quier­das, co­mo se aca­ba de ver.

Ma­los re­sul­ta­dos.

Las es­pe­ran­zas op­ti­mis­tas de la CDU, los de­mo­cris­tia­nos, se tor­cie­ron en el pri­mer en­vi­te ce­le­bra­do en Ham­bur­go, don­de los so­cial­de­mó­cra­tas del SPD ob­tu­vie­ron la ma­yo­ría ab­so­lu­ta des­ban­can­do a los co­rre­li­gio­na­rios de Mer­kel des­pués de una dé­ca­da en el po­der. Lo que vino des­pués fue to­da­vía más du­ro, ocu­rrió en Ba­den-Wur­ten­berg, feu­do con­ser­va­dor don­de los ha­ya, en el que los de­mo­cris­tia­nos lle­va­ban más de 60 años con­tro­lan­do el po­der, que per­die­ron en fa­vor de los Ver­des, que pa­sa­ron a for­mar go­bierno con el apo­yo de los so­cial­de­mó­cra­tas. A con­ti­nua­ción lle­gó lo de Re­na­nia Pa­la­ti­na­do, don­de el par­ti­do de Mer­kel per­dió ocho pun­tos, per­mi­tien­do al SPD se­guir en el Go­bierno. Peor les fue to­da­vía en Bre­men, don­de con el 20% de los vo­tos que­da­ron a 18 pun­tos de los so­cial­de­mó­cra­tas, que con­ti­núan go­ber­nan­do con los Ver­des. Con­fir­man­do el re­frán de que na­die es pro­fe­ta en su tie­rra, en la pa­tria chi­ca de Mer­kel, Mec­klen­bur­go-Po­me­ra­nia Oc­ci­den­tal, su par­ti­do ob­tu­vo el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria, aunque se­gui­rá en el po­der en coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas. Me­nos mal que se to­mó un res­pi­ro me­jo­ran­do los re­sul­ta­dos en el land de Sa­jo­nia An­halt. Ha si­do el úni­co res­pi­ro del año.

Una vic­to­ria en Ber­lín tie­ne de­ma­sia­do sim­bo­lis­mo co­mo pa­ra que los so­cial­de­mó­cra­tas, li­de­ra­dos por el ex­tro­ver­ti­do y po­pu­lar Klaus Wo­we­reit, no lo vean co­mo un an­ti­ci­po de lo que pue­de pa­sar en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2013, con la can­ci­lle­ría fe­de­ral en jue­go. Aunque las sin­gu­la­ri­da­des de Ber­lín no siem­pre son un re­fle­jo del res­to de Ale­ma­nia. Eso al me­nos afir­man y re­sal­tan al­gu­nos co­men­ta­ris­tas al ana­li­zar el éxi­to del Par­ti­do Pi­ra­ta, que su­peró los pro­nós­ti­cos más op­ti­mis­tas al ob­te­ner ca­si el 9% de los vo­tos y en­trar en el Par­la­men­to de la ciu­dad-es­ta­do con 15 dipu­tados.

No ca­be du­da de que el nom­bre de es­te par­ti­do, Pi­ra­ta­par­tei, con­tie­ne una cier­ta car­ga per­tur­ba­do­ra, y la tie­ne, pe­ro bas­tan­te me­nos si uno en­tra en la li­te­ra­tu­ra de su cor­pus doc­tri­nal. Se pre­sen­tan co­mo el par­ti­do de las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción y, por lo tan­to, ¡aten­ción!, tam­bién de la nue­va eco­no­mía, de la eco­no­mía que ya es­tá aquí y so­bre to­do de la que vie­ne. Es el par­ti­do on-li­ne y, por su­pues­to, del mun­do net. De­fien­den la gra­tui­dad de ac­ce­so a In­ter­net y la pri­va­ci­dad de los in­ter­cam­bios. Afir­man que en las nue­vas tec­no­lo­gías es­tá el desafío de los em­pren­de­do­res jó­ve­nes, que tie­nen en ellas cam­pos tan apa­sio­nan­tes pa­ra ex­plo­rar co­mo la pu­bli­ci­dad, la pro­gra­ma­ción de webs y el vas­to mun­do de la mer­ca­do­tec­nia. No pi­den una des­apa­ri­ción de los de­re­chos de au­tor, sino una nue­va re­gu­la­ción. Tam­bién ha­blan de pri­va­ti­zar la re­li­gión y de qui­tar los im­pues­tos obli­ga­to­rios pa­ra el sos­te­ni­mien­to de las igle­sias cris­tia­nas, de equi­pa­rar con el ma­tri­mo­nio las unio­nes gay y de in­tro­du­cir un sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal

digno. Se au­to­de­fi­nen co­mo li­be­ra­les de iz­quier­das for­man­do par­te de una In

ter­na­cio­nal Pi­ra­ta que ya exis­te en mu­chos paí­ses y se es­tá crean­do en otros. Los Ver­des con­fir­ma­ron su ten­den­cia al al­za al su­bir cin­co pun­tos y si­tuar­se en un con­for­ta­ble 18%, un sue­lo pa­ra con­ver­tir­se en un so­cio só­li­do pa­ra ar­ti­cu­lar un Go­bierno de iz­quier­das.

En el po­lo opues­to es­tán los li­be­ra­les, que no es que pier­dan, es que des­apa­re­cen. Con su mí­se­ro 2% son la viva ima­gen de la de­rro­ta y el desas­tre. Y no fue por­que no se les co­no­cie­ra, les co­no­cen de­ma­sia­do co­mo so­cios que son del Go­bierno de Mer­kel. Lle­van va­rios me­ses de ges­tos rui­do­sos ex­hi­bien­do su con­ser­va­du­ris­mo mo­ne­ta­rio, el pro­fun­do eu­ro­es­cep­ti­cis­mo, la de­vo­ción por el ul­tra­li­be­ra­lis­mo y la opo­si­ción fron­tal a las ayu­das a los paí­ses de la eu­ro­zo­na en di­fi­cul­ta­des. Pa­ra di­se­ñar su es­que­le­to ideo­ló­gi­co par­tie­ron de la base de que un 40% de los ale­ma­nes se mo­vía en esos es­que­mas. Pa­re­ce que no es así co­mo lo de­mues­tra su fra­ca­so en las ur­nas.

Los so­cial­de­mó­cra­tas atri­bu­yen bue­na par­te de su éxi­to al ta­lan­te abier­to y co­mu­ni­ca­ti­vo del al­cal­de Klaus Wo­we­reit, que re­nue­va su ter­cer man­da­to y de­fi­ne a Ber­lín co­mo ciu­dad po­bre, pe­ro sexy. La ver­dad es que la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca no le era muy fa­vo­ra­ble, por­que la deu­da ber­li­ne­sa su­ma 64.000 mi­llo­nes de eu­ros y la ta­sa de pa­ro, el 13%, una ci­fra que ha con­tro­la­do crean­do 100.000 pues­tos de tra­ba­jo en los úl­ti­mos diez años, es muy su­pe­rior a la me­dia ale­ma­na.

Re­tos pa­ra el fu­tu­ro.

En­tre los pro­yec­tos en mar­cha fi­gu­ra co­mo pre­emi­nen­te el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal, que inau­gu­ra­rá el año que vie­ne y fa­vo­re­ce­rá el in­cre­men­to del tu­ris­mo, uno de los mo­to­res eco­nó­mi­cos más di­ná­mi­cos de la ciu­dad-es­ta­do. Cla­ro que es un pro­yec­to car­ga­do de po­lé­mi­ca, de­bi­do al au­men­to de la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca, a la que Wo­we­reit res­pon­de: “No sé có­mo ha­cer, to­dos quie­ren sa­lir de va­ca­cio­nes, pe­ro na­die quie­re rui­dos”. De to­dos mo­dos si quie­re que los

El año pa­sa­do la cú­pu­la de la CDU pro­fe­ti­za­ba no­ta­bles subidas en es­tas elec­cio­nes

Ver­des en­tren a for­mar par­te de su Go­bierno, ten­drá que re­to­car el di­se­ño ae­ro­por­tua­rio. Co­mo tam­bién ten­drá que re­to­car la au­to­pis­ta ur­ba­na. Otro de los re­tos que ten­drá que afron­tar es el de bus­car fi­nan­cia­ción pa­ra se­guir man­te­nien­do la pres­ta­ción so­cial más po­pu­lar, los co­le­gios gra­tis des­de los 3 a los 6 años. El can­di­da­to de Mer­kel, Hans Hen­kel, in­sis­tió du­ran­te la cam­pa­ña en que con él lle­ga­rían gran­des in­ver­sio­nes a la ciu­dad, pe­ro a la vista de los re­sul­ta­dos pa­re­ce que no le cre­ye­ron.

Des­de la pri­me­ra vez que se pre­sen­tó a las elec­cio­nes, y pa­ra que no hu­bie­ra ma­len­ten­di­dos ni so­bren­ten­di­dos, Wo­we­reit con­fe­só su con­di­ción de gay. Lo di­jo de una ma­ne­ra te­le­grá­fi­ca: soy gay y es­tá muy bien así. Pa­ra la for­ma­ción de Go­bierno ten­drá muy en cuen­ta la opi­nión del lí­der de su par­ti­do y fu­tu­ro can­di­da­to a la Can­ci­lle­ría, Sig­mar Ga­briel, ya que la coa­li­ción que se for­me en Ber­lín pue­de ser­vir de re­fe­ren­cia a la que pue­da for­mar­se des­pués de las ge­ne­ra­les de 2013.

Re­sul­ta­dos. An­ge­la Mer­kel y la CDU pu­sie­ron es­pe­cial én­fa­sis en ga­nar la al­cal­día de Ber­lín, que ha ob­te­ni­do el so­cial­de­mó­cra­ta Wo­we­reit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.