Yves Saint Lau­rent, el mo­dis­to que qui­so ha­cer ar­te

Tres años des­pués de su muer­te, la fun­da­ción Map­fre abre la pri­me­ra gran re­tros­pec­ti­va del di­se­ña­dor.

Tiempo - - VIVIR - POR PA­BLO F. OR­TIZ DE ZÁ­RA­TE

El re­tra­to que Andy War­hol le hi­zo a su ami­go Yves Saint Lau­rent en 1972 te­nía re­ser­va­do un lu­gar pre­fe­ren­te en la ex­po­si­ción que París le de­di­có en 2009 al pa­dre del Pop Art. Den­tro de la sec­ción El mun­do del gla­mour, es­ta­ría ro­dea­do de otros gran­des mo­dis­tos co­mo Gior­gio Ar­ma­ni o Ca­ro­li­na He­rre­ra. Sin em­bar­go, a Pie­rre Ber­gé, so­cio y pa­re­ja del fa­lle­ci­do Saint Lau­rent du­ran­te 50 años y due­ño del cua­dro, no le gus­tó na­da la idea. Se­gún él, el di­se­ña­dor fran­cés nun­ca se sin­tió a gus­to en lo que siem­pre lla­mó “el re­vol­ti­jo de la mo­da” y se con­si­de­ra­ba más un ar­tis­ta que un di­se­ña­dor. Ber­gé exi­gió que co­lo­ca­ran el cua­dro jun­to a Man Ray o Lich­tens­tein en la sa­la de­di­ca­da a los gran­des crea­do­res, más acor­de con la vi­sión que Saint Lau­rent te­nía de sí mis­mo. Pe­ro el co­mi­sa­rio se negó y Ber­gé re­ti­ró la obra.

Es­te em­pe­ci­na­mien­to en sal­va­guar­dar la me­mo­ria de su com­pa­ñe­ro no fue fru­to de un en­fa­do pun­tual. Yves Saint Lau­rent siem­pre se de­fi­nió co­mo un pin­tor frus­tra­do y vi­vió ob­se­sio­na­do con la idea de has­ta dón­de hu­bie­ra po­di­do lle­gar co­mo ar­tis­ta de no ha­ber na­ci­do con esa ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad pa­ra el di­se­ño de mo­da. El re­tra­to de War­hol –en reali­dad un po­líp­ti­co for­ma­do por cua­tro re­tra­tos– ha­bla pre­ci­sa­men­te de esa in­sa­tis­fac­ción, que el ge­nio de Pit­ts­burg su­po plas­mar co­mo na­die en el lien­zo. Jun­to al di­se­ña­dor re­vo­lu­cio­na­rio que mi­ra atre­vi­do al es­pec­ta­dor, dis­pues­to a rom­per los ta­búes del mun­do de la mo­da, ve­mos al ar­tis­ta in­sa­tis­fe­cho que me­di­ta me­lan­có­li­co, atra­pa­do por los fan­tas­mas per­so­na­les de un crea­dor frus­tra­do.

No es ca­sua­li­dad que es­ta ex­cep­cio­nal obra sea una de las protagonistas de la ex­po­si­ción que lle­ga a la fun­da­ción Map­fre de Ma­drid tras pa­sar por el Gran Pa­lais de París y el Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum de Londres. La mues­tra re­pa­sa to­da la ca­rre­ra de Yves Saint Lau­rent des­de sus ini­cios en Dior, ana­li­za sus in­fluen­cias pic­tó­ri­cas y se pre­gun­ta has­ta qué pun­to su tra­ba­jo es­tu­vo mar­ca­do por el ín­ti­mo de­seo de en­trar en la His­to­ria co­mo uno de los gran­des ar­tis­tas del si­glo XX.

El cua­dro de War­hol nos re­cuer­da que al­gu­nos de los gran­des lo­gros de Saint Lau­rent co­mo mo­dis­to es­tu­vie­ron es­tre- cha­men­te mar­ca­dos por sus afi­ni­da­des es­té­ti­cas. Gra­cias al pop art el di­se­ña­dor fran­cés in­ven­tó al­go que cam­bia­ría el mun­do de la mo­da pa­ra siem­pre: el prêt-á-por­ter. La for­ma en la que War­hol en­sal­za­ba la so­cie­dad de con­su­mo y sus me­ca­nis­mos de pro­duc­ción en se­rie, re­pe­ti­ción me­cá­ni­ca y dis­tri­bu­ción a gran es­ca­la, im­pac­tó al jo­ven Saint Lau­rent. La Fac­tory de Nue­va York rom­pió con la idea de cua­dros úni­cos he­chos con el es­fuer­zo de un ar­te­sano pa­ra de­fen­der sin com­ple­jos obras crea­das a par­tir de co­pias y am­plia­cio­nes de fo­to­gra­fías. Par­tien­do de esa fi­lo­so­fía, Saint Lau­rent de­ci­dió desa­rro­llar una lí­nea de mo­da

he­cha en se­rie des­ti­na­da al gran pú­bli­co. Eso es el prêt-á-por­ter, pren­das “lis­tas pa­ra lle­var” ba­sa­das en sus di­se­ños de al­ta cos­tu­ra pe­ro mu­cho más ba­ra­tas y que se con­ver­ti­rían en el em­brión de lo que hoy son las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de la mo­da.

Vis­tien­do a una nue­va mu­jer.

Prác­ti­ca­men­te to­dos los ex­per­tos en mo­da co­lo­can a Yves Saint Lau­rent co­mo el me­jor mo­dis­to de to­dos los tiem­pos, por­que su­po ver an­tes que na­die los cam­bios que ne­ce­si­ta­ba el mun­do del di­se­ño. En el París de los 60 las mu­je­res em­pe­za­ban a sa­lir del ám­bi­to do­més­ti­co pa­ra con­ver­tir­se en pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes: ne­ce­si­ta­ban un ves­tua­rio mu­cho más có­mo­do que se ade­cua­ra a su nue­va po­si­ción so­cial. Él res­pon­dió a es­ta de­man­da con una fór­mu­la re­vo­lu­cio­na­ria: adap­tó la pren­da de tra­ba­jo mas­cu­li­na al uni­ver­so fe­me­nino.

Así creó el tra­je de cha­que­ta y pan­ta­lón pa­ra mu­jer, un re­di­se­ño del que usa­ban los hom­bres en la ofi­ci­na. Con es­te mis­mo mé­to­do in­ven­tó el res­to de sus gran­des bá­si­cos: el cha­que­tón ma­ri­ne­ro,

Saint Lau­rent siem­pre se pre­gun­tó has­ta dón­de ha­bría lle­ga­do en el ar­te sin su ta­len­to pa­ra la mo­da Le de­be­mos el prêt-ápor­ter, pren­das ba­sa­das en los gran­des di­se­ños pe­ro mu­cho más ba­ra­tas

adap­ta­ción del abri­go tí­pi­co de los pes­ca­do­res; la ga­bar­di­na, un re­di­se­ño de los uni­for­mes de los sol­da­dos de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial; y el mono o jum­psuit, adap­ta­ción de la ves­ti­men­ta de los obre­ros. Tam­bién ideó el es­mo­quin fe­me­nino, el blu­són y la saha­ria­na.

Sin em­bar­go, el ser con­si­de­ra­do un ge­nio con ape­nas 30 años no pu­do aca­llar su am­bi­ción por ser ar­tis­ta. Se sen­tía atra­pa­do por su don pa­ra crear ro­pa y bus­có una sa­li­da di­se­ñan­do con­jun­tos ins­pi­ra­dos en los gran­des ge­nios de la mo­der­ni­dad. Es aquí don­de en­tra en es­ce­na la gran jo­ya de la ex­po­si­ción, el ves­ti­do ho­me­na­je a Piet Mon­drian que po­drá con­tem­plar­se jun­to a sus cé­le­bres tri­bu­tos a Vin­cent Van Gogh, Hen­ri Ma­tis­se, Pa­blo Pi­cas­so o Tom Wes­sel­man, en­tre otros.

Co­mo ellos, Saint Lau­rent que­ría rom­per con las nor­mas clá­si­cas es­ta­ble­ci­das pa­ra cons­truir un mun­do es­té­ti­co nue­vo. De la mis­ma for­ma que Pi­cas­so aca­bó con la re­pre­sen­ta­ción tra­di­cio­nal crean­do el cu­bis­mo, o Mon­drian des­tru­yó la pin­tu­ra fi­gu­ra­ti­va pa­ra desa­rro­llar la abs­trac­ción, el di­se­ña­dor fran­cés se pro­pu­so ter­mi­nar con la mo­da gran­di­lo­cuen­te he­re­da­da del si­glo XIX y ves­tir a una so­cie­dad mo­der­na y li­be­ra­da.

Los ele­men­tos esen­cia­les.

Su pri­mer gran diá­lo­go fue con Mon­drian, en 1965. Con­ta­ba el pro­pio Saint Lau­rent que la idea se le ocu­rrió cuan­do su ma­dre le re­ga­ló un li­bro so­bre el ar­tis­ta. Mien­tras lo ojea­ba que­dó im­pre­sio­na­do con la bri­llan­tez con la que el ge­nio ho­lan­dés ha­bía lo­gra­do re­du­cir la pin­tu­ra a los ele­men­tos esen­cia­les: lí­neas horizontales y ver­ti­ca­les y los tres

co­lo­res pri­ma­rios. Pa­ra el di­se­ña­dor, la fluc­tua­ción de rec­tán­gu­los rojos, ama­ri­llos y azu­les de dis­tin­tos ta­ma­ños so­bre el lien­zo crea­ba una sen­sa­ción de mo­vi­mien­to que se pro­pu­so tras­la­dar al cuer­po de la mu­jer: “De re­pen­te me di cuen­ta de que los ves­ti­dos ya no de­be­rían es­tar com­pues­tos de lí­neas, sino de co­lo­res. De­bía­mos de­jar de con­ce­bir las pren­das co­mo es­cul­tu­ras y ver­las co­mo co­sas mó­vi­les. Me di cuen­ta de que la mo­da ha­bía si­do rí­gi­da has­ta en­ton­ces y que nos co­rres­pon­día el tra­ba­jo de ha­cer que se mo­vie­ra”. Se­gún el ca­tá­lo­go que acom­pa­ña la ex­po­si­ción, y en con­tra de lo que se sue­le creer, los ves­ti­dos de Saint Lau­rent ayu­da­ron a di­fun­dir la obra de Mon­drian en Fran­cia, don­de se­guía sien­do ca­si un des­co­no­ci­do en­tre los in­te­lec­tua­les de en­ton­ces.

El mo­dis­to tam­bién se fi­jó en co­rrien­tes ya con­si­de­ra­das clá­si­cas y apren­dió de los cu­bis­tas a bus­car un ar­te de for­mas pu­ras le­jos de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal. Di­se­ñó una co­lec­ción ét­ni­ca ba­sa­da en la ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal de la cul­tu­ra bam­ba­ra, el pue­blo de Áfri­ca Oc­ci­den­tal que tan­to ob­se­sio­nó a Pi­cas­so. La ex­po­si­ción reúne al­gu­nos de es­tos es­pec­ta­cu­la­res con­jun­tos he­chos con los ma­te­ria­les más bá­si­cos, co­mo cuen­tas de ma­de­ra bor­da­das y fi­bra de pal­me­ra, con los que se bur­la­ba de la so­fis­ti­ca­ción pom­po­sa de la al­ta cos­tu­ra de París.

Se­gún Ber­nard Blis­tè­ne, di­rec­tor de desa­rro­llo cul­tu­ral del Cen­tro Pom­pi­dou de París, Saint Lau­rent uti­li­za­ba es­tas co­lec­cio­nes exó­ti­cas pa­ra eva­dir­se de las ca­da vez más as­fi­xian­tes exi­gen­cias que im­po­nía la al­ta cos­tu­ra, mar­ca­da por el gus­to bur­gués de sus ri­cas clien­tas. Tam­bién dio rien­da suel­ta a su crea­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca di­se­ñan­do ves­tua­rio pa­ra el tea­tro y el ci­ne –son cé­le­bres los mo­de­los su­yos que lu­ció Cat­he­ri­ne De­neu­ve en la pe­lí­cu­la Be­lle de Jour, de Luis Bu­ñuel– y con­ce­bía sus des­fi­les a mo­do de per­for­man­ces, el nue­vo gé­ne­ro que em­pe­zó a triun­far en la dé­ca­da de los 60.

Pe­ro con los años, la in­sa­tis­fac­ción de Yves Saint Lau­rent le fue con­vir­tien­do en un ser ca­da vez más ob­se­si­vo e inac­ce­si­ble. Su ti­mi­dez de ju­ven­tud fue de-

In­ten­tó sui­ci­dar­se va­rias ve­ces, una de ellas arro­ján­do­se ba­jo las rue­das de un co­che de po­li­cía

ri­van­do en una per­so­na­li­dad di­fí­cil y se re­fu­gió en el al­cohol y las dro­gas pa­ra su­pe­rar sus com­ple­jos. Aunque nun­ca ocul­tó su ho­mo­se­xua­li­dad, no se lo con­tó a su pa­dre has­ta el día que, con 49 años, le con­ce­die­ron la Le­gión de Ho­nor fran­ce­sa. Su­fría gra­ves ata­ques de his­te­ria e in­ten­tó sui­ci­dar­se va­rias ve­ces, una de ellas arro­ján­do­se ba­jo las rue­das de un co­che de po­li­cía.

Ex­ce­sos y ge­nia­li­dad.

La fo­to­gra­fía de Jea­nloup Sieff en la que apa­re­ce com­ple­ta­men­te des­nu­do, con bar­ba y pe­lo lar­go a mo­do de Je­su­cris­to, ejem­pli­fi­ca es­ta épo­ca de ex­ce­sos. El re­tra­to fue una idea del pro­pio Saint Lau­rent pa­ra pro­mo­cio­nar su pri­me­ra fra­gan­cia mas­cu­li­na y aca­bó con su ima­gen de chi­co bueno de la mo­da. A par­tir de en­ton­ces se ha­bla­ba tan­to de sus di­se­ños co­mo de sus es­ca­pa­das a los clu­bes noc­tur­nos de París y de sus in­fi­de­li­da­des.

A pe­sar de to­do, sus con­ti­nuos ata­ques etí­li­cos no im­pi­die­ron que si­guie­ra di­se­ñan­do año tras año pren­das in­su­pe­ra­bles. Co­mo él mis­mo re­co­no­ció, al­gu­nas de sus me­jo­res co­lec­cio­nes las hi­zo com­ple­ta­men­te bo­rra­cho –co­mo de­mues­tran los ves­ti­dos ins­pi­ra­dos en Ru­sia

que pue­den ver­se en la ex­po­si­ción– y los mis­mos trau­mas que le ator­men­ta­ban le ayu­da­ron tam­bién a al­can­zar sus ma­yo­res co­tas de ge­nia­li­dad. Lo de­jó cla­ro en su dis­cur­so de re­ti­ra­da, an­tes de su des­fi­le fi­nal de 2002 en el Cen­tro Pom­pi­dou: “To­do el mun­do ne­ce­si­ta fan­tas­mas ar­tís­ti­cos pa­ra vi­vir. Mar­cel Proust me en­se­ñó que ‘la es­plén­di­da pe­ro las­ti­mo­sa fa­mi­lia de neu­ró­ti­cos es la sal de la tie­rra’. Sin dar­me cuen­ta, yo era miem­bro de esa fa­mi­lia. Mi fa­mi­lia. No es­co­gí ese li­na­je fa­tal: sin em­bar­go, gra­cias a él fui ca­paz de ele­var­me a las al­tu­ras de la crea­ti­vi­dad”.

Yves Saint Lau­rent mu­rió pro­fun­da­men­te tris­te y ale­ja­do de los que fue­ron sus ami­gos. Se­gún Pie­rre Ber­gé, ja­más se per­do­nó no ha­ber si­do lo su­fi­cien­te­men­te va­lien­te pa­ra de­jar­lo to­do y em­pren­der una ca­rre­ra co­mo pin­tor. El ar­tis­ta me­lan­có­li­co que me­di­ta en el lien­zo de Andy War­hol mu­rió, en reali­dad, frus­tra­do y amar­ga­do: nun­ca se atre­vió a lu­char con­tra el otro Yves arro­lla­dor, ese que nos ob­ser­va des­de la cum­bre de la mo­da.

Ta­ller. Los ro­llos de te­la, ma­te­ria pri­ma pa­ra la plas­ma­ción de sue­ños, aba­rro­ta­ban su es­tu­dio de París.

Ins­pi­ra­ción. A la iz­quier­da, un jo­ven Saint Lau­rent en­sa­ya di­se­ños a ti­za. Arri­ba, jun­to a Cat­he­ri­ne De­neu­ve, una de sus mu­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.