Ra­joy: “Los po­lí­ti­cos so­mos se­res hu­ma­nos”

La prác­ti­ca to­ta­li­dad de la di­rec­ción del PP acu­dió a la En con­fian­za, pre­sen­ta­ción del li­bro au­to­bio­gra­fía de Ma­riano Ra­joy. Mu­chos que­da­ron muy sor­pren­di­dos.

Tiempo - - CULTURA -

En el ves­tí­bu­lo del ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal hay unos dos mi­llo­nes de fo­tó­gra­fos, se­gún fuen­tes de la or­ga­ni­za­ción. Fue­ra, en la ca­lle, la hi­le­ra de co­ches ne­gros con chó­fer adusto jun­to a la por­te­zue­la lle­ga has­ta la cur­va que ro­dea Ler­ma, her­mo­sa vi­lla me­die­val de la pro­vin­cia de Bur­gos. Siem­pre se­gún las mis­mas fuen­tes. O así, a ojo.

En es­tos ac­tos de pro­sa­pia y mul­ti­tud, los fo­tó­gra­fos se com­por­tan co­mo los car­dú­me­nes de pe­ces o las ban­da­das de es­tor­ni­nos: to­dos se mue­ven a la vez, ra­pi­dí­si­ma y cer­te­ra­men­te, sin que na­die pa­rez­ca or­ga­ni­zar la ac­ción ni to­mar la ini­cia­ti­va. Es lo que al­gu­nos bió­lo­gos lla­man “ in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va”. Y lo mis­mo que mu­chas es­pe­cies de hor­mi­gas mi­gra­to­rias afri­ca­nas, que tam­bién po­seen esa in­te­li­gen­cia, los fo­tó­gra­fos no se de­tie­nen an­te na­da ni co­no­cen obs­tácu­lo. Más aún: an­te la abun­dan­cia de pre­sas (y en el In­ter­con­ti­nen­tal es­tá to­do el mun­do), se dan el pla­cer de ele­gir. Así per­so­na­jes co­mo Gra­na­dos, Her­nan­do o Arís­te­gui, que en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les se­rían ob­je­to de fe­roz ase­dio, se que­dan es­ta tar­de a ver­las ve­nir: el car­du­men los ig­no­ra, sa­ben que ha­brá ca­za ma­yor.

Hom­bre, no to­dos. Hay una in­for­ma­do­ra con mi­cró­fono y ca­ma­ró­gra­fo de­trás que va por li­bre, aje­na al en­jam­bre. Muy mo­na, con más pin­tu­ra en­ci­ma que El en­tie­rro del conde de Orgaz y en­ca­ra­ma­da a unos ta­co­nes ne­gros de los que, si se cae, se des­cris­ma. Tra­ba­ja pa­ra uno de esos nu­me­ro­sos pro­gra­mas pre­sun­ta­men­te gra­cio­sos en los que una pre­sun­ta pe­rio­dis­ta mo­na pre­gun­ta a un pre­sun­to fa­mo­so una so­be­ra­na men­te­ca­tez pa­ra que la gen­te, al ver­lo, se ría con las pre- sun­tas ri­sas, por­que son en­la­ta­das. Pe­ro las po­ten­cia­les víc­ti­mas ya sa­ben de qué va la ni­ña y na­die ha­ce ca­so de sus gri­ti­tos ni de sus as­pa­vien­tos.

En­tran, ro­dea­dos de es­col­tas, Bo­te­lla y Az­nar (la mi­ra­da tor­va, “el ojo fa­tal”, que ha­bría di­cho Ru­bén; a es­te hom­bre es que no se le pa­sa lo su­yo): el car­du­men en­te­ro se des­pla­za a la ve­lo­ci­dad del ra­yo. En­tra, muy son­rien­te, Mo­na­go, el ex­tre­me­ño, que lle­va un pin con la ban­de­ri­ta de su co­mu­ni­dad (eso lo pu­so de mo­da Ro­nald Rea­gan): vuel­co dis­ci­pli­na­do del car­du­men que, sin em­bar­go ti­tu­bea es­ta vez, por­que jus­to a los dos se­gun­dos, por otra puer­ta, en­tra Are­nas. Hay que di­vi­dir­se y eso es una con­tra­rie­dad no pre­vis­ta por la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va. Des­de una es­ca­le­ra la­te­ral se apa­re­cen Bo­te­lla y Az­nar, pe­ro es­ta vez acom­pa­ña­dos por Ga­llar­dón y Es­pe­ran­za: fuuumm, el en­jam­bre re­cu­pe­ra la uni­dad de ac­ción, la con­tun­den­cia, el ins­tin­to de la pre­ci­sión. Sal­vo la ton­ta de los ta­co­nes, en la que na­die re­pa­ra.

Y por fin, tras una pau­sa bien es­tu­dia­da, es él quien ba­ja la es­ca­le­ra. Ma­riano Ra­joy. El au­tor del li­bro que se pre­sen­ta es­ta tar­de: En con­fian­za (Pla­ne­ta). Trae una son­ri­sa de sin­ce­ra fe­li­ci­dad y de can­san­cio: es la ca­ra de un hom­bre al que se le no­ta que ha es­ta­do mu­chas se­ma­nas, qui­zá me­ses, sen­ta­do no­che tras no­che an­te la pan­ta­lla del or­de­na­dor: ho­ras y más ho­ras de su­dor, ta­ba­co, fa­ti­ga men­tal, pa­seos pa­ra des­pe­jar­se, so­le­dad, con­cen­tra­ción y du­rí­si­ma pe­lea con la sin­ta­xis. Pe­ro ya es­tá. Ha con­clui­do su pri­mer li­bro. Res­plan­de­ce.

Y ahí lle­ga la pri­me­ra sor­pre­sa. El car­du­men no de­ja de ti­rar fo­tos, de fil­mar y de gri­tar “aquí, aquí”, se­gún cos­tum­bre, pe­ro unos mi­ran a otros de reojo, in­quie­tos. Ra­joy, en con­tra de la liturgia ha­bi­tual, no se ha pre­sen­ta­do en me­dio de sus gran­des, de los de siem­pre, de los ba­ro­nes y se­ño­res de su par­ti­do. Lo acom­pa­ñan tres mu­cha­chas jó­ve­nes y atrac­ti­vas, muy ner­vio­sas, a las que na­die ha vis­to an­tes. ¿Qué pa­sa? ¿Quié­nes son? ¿Qué ha­cen ahí? ¿De qué va es­to?

“ Ex­tra om­nes!”.

La se­gun­da sor­pre­sa lle­ga en el sa­lón. En la me­sa pre­si­den­cial no es­tán Az­nar, ni Ga­llar­dón, ni Es­pe­ran­za, ni Are­nas, ni Bar­be­rá, ni Fa­bra, el va­len­ciano nue­vo, ni nin­gún otro pre­vi­si­ble. To­dos esos y al­gu­nos más es­tán en la pri­me­ra fi­la del pú­bli­co, pe­ro eso es, a efec­tos me­diá­ti­cos, es­tar “del sa­lón en el án­gu­lo os­cu­ro”. En la me­sa es­tán Ra­joy (que si­gue fe­liz), Car­los Re­vés, de Pla­ne­ta, y las tres chi­cas. Que son las que in­ter­vie­nen. Y na­die más. Es co­mo si al co­le­gio car­de-

na­li­cio del PP le hu­bie­sen sol­ta­do el Ex

tra om­nes! va­ti­cano. Una se lla­ma Ana Man­zano. Tie­ne una ONG y se de­di­ca al vo­lun­ta­ria­do. Le gus­ta el co­ci­do ga­lle­go que ha com­par­ti­do con Ra­joy. La se­gun­da es Ma­ri­sa Garrido. Muy jo­ven tam­bién. Em­pre­sa­ria. El pri­mer in­ten­to le sa­lió mal pe­ro el se­gun­do no: ha fun­da­do una em­pre­sa de ga­lle­tas de­co­ra­das y tar­tas per­so­na­li­za­das que va, di­ce ella, ra­zo­na­ble­men­te bien.

(En el pú­bli­co hay ca­rras­peos, ri­si­tas, una per­cep­ti­ble es­tu­pe­fac­ción. La ton­ta de los ta­co­nes bai­lo­tea en un rincón sin que na­die la mi­re. Ton­te­rías, las jus­tas, Ma­riano, pa­re­cen ex­pre­sar aque­llas ca­ras alar­ma­das; a ver si te crees que va­mos a ga­nar sen­tan­do ahí a una que ha­ce ga­lle­tas pin­ta­das, cha­val).

La ter­ce­ra, an­da­lu­za de Mar­tos (Jaén), se lla­ma Ana Be­lén Mo­li­na. Tra­ba­ja en un oli­var de su pue­blo y fue la que, en aquel pro­gra­ma de te­le­vi­sión, Ten­go una pre-

gun­ta pa­ra us­ted, le sol­tó a Ra­joy que a ver qué so­lu­ción te­nía pa­ra el oli­var an­da­luz y que cuán­do pen­sa­ba ba­jar a Mar­tos a en­te­rar­se per­so­nal­men­te de qué iba el asun­to.

Y Ra­joy fue a Mar­tos. Y se me­tió en el bol­si­llo qui­zá no a to­dos los mar­te­ños, pe­ro des­de lue­go sí a Ana Be­lén, que con­fe­sa­ba, con los ojos muy abier­tos: “Si es has­ta bro­mis­ta, que no me da­ba a mí esa sen­sa­ción...”. Y ahí es don­de que­da cla­ro qué es­tá pa­san­do allí. Quién man­da, quién to­ma las ini­cia­ti­vas. Ra­joy ha es­cri­to un li­bro en el que cuen­ta, más que nin­gu­na otra co­sa, quién es, quién ha si­do y qué pien­sa de mu­chas co­sas. Cuen­ta su vi­da: la de un ti­po que, cuan­do lle­gó a la mi­li y le pre­gun­ta­ron qué sa­bía ha­cer, di­jo: “Yo soy re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad”. Y le con­tes­ta­ron: “Ah, sí, ¿eh? Pues tú, ha­la, a lim­piar”.

Pa­ra pre­sen­tar ese li­bro (que, co­mo es ló­gi­co, le han ayu­da­do a es­cri­bir; lo de las no­ches de an­gus­tia crea­ti­va era una pe­que­ña bro­ma), Ra­joy no ne­ce­si­ta­ba po­lí­ti­cos. Ni los subió a la me­sa ni ca­si los nom­bró. Le bas­ta­ba con gen­te co­rrien­te con ga­nas de tra­ba­jar: esas eran las tres chi­cas. “Pue­de que les sor­pren­da –di­jo–, pe­ro los po­lí­ti­cos so­mos se­res hu­ma­nos”. La afir­ma­ción vol­vió a pro­vo­car al­gu­nas to­ses: pa­ra bou­ta­des de cor­te bio­ló­gi­co ya ha­bía es­ta­do bien con lo del car­du­men, ca­ram­ba.

Ra­joy dis­fru­ta -lo vi­mos to­dos, ca­da cual con su ca­ra-sa­lién­do­se del guión que los de­más le tie­nen es­cri­to. Mu­cha sa­li­va se tra­gó cuan­do anun­ció que no ha­bla­ría mal (tam­po­co en el li­bro) ni de Za­pa­te­ro, ni de Ru­bal­ca­ba, ni de na­die. Que ya va­lía. Esa tar­de, Ra­joy no era más que un ti­po fe­liz que pre­sen­ta­ba su pri­mer li­bro. Y no iba a con­sen­tir que la jo­día po­lí­ti­ca le amar­ga­ra ese mo­men­to.

Nun­ca me ca­yó tan bien.

Sor­pre­sa. Pa­ra la pre­sen­ta­ción de su pri­mer li­bro Ra­joy no qui­so po­lí­ti­cos en la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.