La mi­li­cia de Dios

1540 · La Com­pa­ñía de Je­sús es apro­ba­da me­dian­te Re­gi­mi­ni la bu­la mi­li­tan­tis ec­cle­siae del pa­pa Pa­blo III.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Las ór­de­nes re­li­gio­sas de ca­rác­ter mi­li­tar son un ins­tru­men­to de la Igle­sia des­de las cru­za­das, pe­ro en el si­glo XVI, con el desafío de la Re­for­ma pro­tes­tan­te, Ro­ma ne­ce­si­ta­ba un ins­tru­men­to bé­li­co más mo­derno. La nue­va mi­li­cia de Dios, que se con­ver­ti­ría en una de las or­ga­ni­za­cio­nes más po­de­ro­sas del mun­do, sur­gió en 1534 en un me­dio in­te­lec­tual, la Uni­ver­si­dad de París. Su crea­dor se­ría un miem­bro de la no­ble­za mi­li­tar con pa­sa­do cor­te­sano y gue­rre­ro, San Ignacio de Lo­yo­la.

Íñi­go López de Lo­yo­la ha­bía si­do pa­je en la cor­te de los Re­yes Ca­tó­li­cos y capitán en la Guerra de Na­va­rra con­tra los fran­ce­ses. Re­sul­tó herido por una ba­la de ca­ñón en el ase­dio de Pam­plo­na y la lar­ga cu­ra­ción de sus des­tro­za­das pier­nas le ha­bía lle­va­do a una cri­sis re­li­gio­sa, en la que de­ci­dió aban­do­nar las ar­mas y de­di­car­se a Dios. Sus ini­cios fue­ron errá­ti­cos: en el mo­nas­te­rio de Mon­tse­rrat col­gó sus ar­mas y ves­ti­du­ras mi­li­ta­res an­te una ima­gen de la Vir­gen y sa­lió ves­ti­do de ha­ra­pos y des­cal­zo; es­tu­vo ais­la­do en una cue­va, co­mo er­mi­ta­ño; pe­re­gri­nó a Ro­ma y Je­ru­sa­lén. Por fin, de re­gre­so a Es­pa­ña, su ami­ga Isa­bel Ro­ser le acon­se- jó que cui­da­se su edu­ca­ción in­te­lec­tual y fue a es­tu­diar a la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res, lue­go a la Sor­bo­na.

Fue al ca­bo de va­rios años de for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria en París cuan­do per­fi­ló su idea de crear una nue­va or­den re­li­gio­sa. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, su na­tu­ra­le­za de no­ble de ca­pa y es­pa­da re­sur­gió y con­ci­bió que la or­den fue­ra “co­mo una com­pa­ñía de ca­ba­lle­ría li­ge­ra”, es de­cir, una for­ma­ción po­co con­ven­cio­nal, di­ná­mi­ca y arro­ja­da, ca­paz de dar gol­pes de mano y sor­pren­der al enemi­go don­de me­nos se lo es­pe­ra­se. De ahí el cu­rio­so nom­bre que es­co­gió: Com­pa­ñía de Je­sús. O la de­no­mi­na­ción del su­pe­rior de la or­den: Ge­ne­ral –aunque pron­to se­ría co­no­ci­do co­mo el Pa­pa Ne­gro, tan po­de­ro­so era–.

Agen­tes se­cre­tos.

El Su­mo Pon­tí­fi­ce Pa­blo III apro­bó la Com­pa­ñía de Je­sús en 1540 me­dian­te una bu­la cu­yo nom­bre tie­ne tam­bién re­so­nan­cias bé­li­cas, Re­gi­mi­ni mi­li­tan

tis ec­cle­siae. Ur­gía com­ba­tir la Re­for­ma pro­tes­tan­te que por to­da Eu­ro­pa so­ca­va­ba la au­to­ri­dad de la Igle­sia de Ro­ma, pe­ro si las ór­de­nes mi­li­ta­res me­die­va­les eran al­go así co­mo las di­vi­sio­nes blin­da­das de los ejér­ci­tos ac­tua­les, los je­sui­tas ac­tua­rían co­mo los agen­tes se­cre­tos y los co­man­dos de fuer­zas es­pe­cia­les que aca­ba­ron con Bin La­den.

Pron­to al­can­za­rían una fa­ma te­mi­ble. Bien edu­ca­dos y con al­to ni­vel in­te­lec­tual, va­le­ro­sos has­ta la te­me­ri­dad y fa­ná­ti­cos has­ta el sa­cri­fi­cio, los je­sui­tas se con­vir­tie­ron en los peo­res enemi­gos ima­gi­na­bles. Eran tan as­tu­tos, si­nuo­sos y pe­li­gro­sos que sus ad­ver­sa­rios los con­si­de­ra­ban sin­ce­ra­men­te una en­car­na­ción diabólica, y sus mé­to­dos da­rían lu­gar a que el ad­je­ti­vo “je­suí­ti­co” ten­ga la acep­ción de “hi­pó­cri­ta, di­si­mu­la­do”, se­gún el Diccionario de la Real Aca­de­mia.

Su es­tra­te­gia era mul­ti-di­rec­cio­nal y siem­pre efec­ti­va en to­das sus for­mas. Iban di­rec­tos a la ca­be­za, in­fluían en so­be­ra­nos de to­da Eu­ro­pa des­de sus car­gos de se­cre­ta­rios reales o de fa­vo­ri­tos –co­mo el pa­dre Nit­hard, va­li­do de la re­gen­te de Es­pa­ña Ma­ria­na de Aus­tria-y ma­qui­na­ban pa­ra po­ner en el trono a can­di­da­tos fa­vo­ra­bles a la cau­sa ca­tó­li­ca. Des­pués del mo­nar­ca, que­rían con­tro­lar a las éli­tes, mo­de­lan­do a la ju­ven­tud de las cla­ses al­tas a tra­vés de un sis­te­ma de en­se­ñan­za que era el me­jor del mun­do –aún go­za de gran pres­ti­gio-. En el ex­tre­mo opues­to, se ocu­pa­ban de los sal­va­jes del in­te­rior de Amé­ri­ca, allá don­de la co­lo­ni­za­ción ofi­cial no lle­ga­ba, crean­do un au­tén­ti­co Es­ta­do den­tro del Es­ta­do con las fa­mo­sas re­duc­cio­nes de in­dios del Paraguay.

Las ope­ra­cio­nes de los agen­tes je­sui­tas da­rían pa­ra una sa­ga de es­pio­na­je a lo Ja­mes Bond, co­mo sus mi­sio­nes se­cre­tas en

Es­co­cia. Sus es­tra­te­gas con­si­de­ra­ban que pa­ra ha­cer vol­ver a In­gla­te­rra a la obe­dien­cia ca­tó­li­ca la base de ope­ra­cio­nes te­nía que ser Es­co­cia, y el je­sui­ta ho­lan­dés Ni­cho­las de Gou­da fue en­via­do a apo­yar y con­tro­lar a la rei­na Ma­ría Es­tuar­do. La apues­ta fue arries­ga­da, va­rios agen­tes je­sui­tas se­rían tor­tu­ra­dos y eje­cu­ta­dos, y la pro­pia Ma­ría Es­tuar­do per­dió la co­ro­na es­co­ce­sa y fue de­ca­pi­ta­da por Isa­bel I de In­gla­te­rra. Sin em­bar­go, Gou­da ha­bía crea­do una red je­sui­ta en la cor­te es­co­ce­sa, don­de va­rios no­bles in­gre­sa­ron en la Com­pa­ñía. Los es­fuer­zos se di­ri­gie­ron ha­cia el hi­jo de Ma­ría Es­tuar­do, Ja­co­bo VI de Es­co­cia, des­ti­na­do a su­bir al trono in­glés co­mo Ja­co­bo I. El jo­ven rey, apa­ren­te­men­te pro­tes­tan­te por exi­gen­cia po­lí­ti­ca, te­nía in­cli­na­cio­nes ca­tó­li­cas he­re­da­das de su ma­dre. Se mon­tó una ope­ra­ción pa­ra sa­car­lo del país y lle­var­lo al con­ti­nen­te a fin dar­le una edu­ca­ción je­sui­ta, pe­ro el es­pio­na­je in­glés la de­tec­tó, y los no­bles pro­tes­tan­tes es­co­ce­ses tu­vie­ron que se­cues­trar al rey pa­ra que no se lo lle­va­sen los je­sui­tas. Pa­ra no com-

Eran tan as­tu­tos y si­nuo­sos que sus ad­ver­sa­rios los con­si­de­ra­ban una en­car­na­ción diabólica

pro­me­ter su can­di­da­tu­ra al trono in­glés, Ja­co­bo no lle­gó a con­ver­tir­se al ca­to­li­cis­mo –siem­pre man­tu­vo cier­ta am­bi­güe­dad-. Sí lo hi­zo su es­po­sa, la rei­na Ana, ba­jo la in­fluen­cia del je­sui­ta Ro­bert Aber­cromby, que te­nía en la cor­te la ta­pa­de­ra de in­ten­den­te de la Real Ce­tre­ría, y por quien los in­gle­ses lle­ga­rían a ofre­cer una re­com­pen­sa de 10.000 co­ro­nas.

El je­sui­ta in­glés Tho­mas Fitz­her­bert con­si­guió con­ver­tir­se en se­cre­ta­rio de la in­flu­yen­te rei­na ma­dre de Fran­cia, Ca­ta­li­na de Me­di­ci. Des­de su pues­to tra­ba­jó pa­ra que, a la muer­te del úl­ti­mo hi­jo de Ca­ta­li­na, Enrique III, la co­ro­na fue­se pa­ra la in­fan­ta Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia, hi­ja de Felipe II y nie­ta de Ca­ta­li­na. Fue el con­fi­den­te y con­se­je­ro del du­que de Fe­ria, el em­ba­ja­dor ex­tra­or­di­na­rio en­via­do a París pa­ra de­fen­der la can­di­da­tu­ra es­pa­ño­la an­te los Es­ta­dos Ge­ne­ra­les (par­la­men­to). Felipe II le agra­de­ció sus ser­vi­cios nom­brán­do­lo lue­go su “se­cre­ta­rio in­glés”.

Las ex­pul­sio­nes.

El ser­vi­cio se­cre­to je­sui­ta mar­cha­ba mu­chas ve­ces al uní­sono con el es­pa­ñol, da­do el com­pro­mi­so de la mo­nar­quía ca­tó­li­ca con la cau­sa re­li­gio­sa. Cuan­do el je­fe de la di­plo­ma­cia es­pa­ño­la en el Bál­ti­co, Ber­nar­dino de Rebolledo, mon­tó la ope­ra­ción pa­ra con­se­guir la con­ver­sión al ca­to­li­cis­mo de la rei­na Cris­ti­na de Sue­cia, usó co­mo en­la­ce a un agen­te es­pe­cial je­sui­ta, el fla­men­co Ro­bert Franc­ken, a quien se su­ma­rían en Es­to­col­mo otros tres je­sui­tas en­via­dos de Flan­des y Ro­ma.

Pe­ro no so­lo en la guerra se­cre­ta com­ba­tían los je­sui­tas, al­gu­nos lo ha­cían en la guerra con­ven­cio­nal, y era de nue­vo el rey católico quien los aco­gía en sus ejér­ci­tos. El pa­dre Ca­mas­sa fue el je­fe de In­ge­nie­ros del con­tin­gen­te es­pa­ñol en la fa­mo­sa ba­ta­lla de Nörd­lin­gen, don­de el car­de­nal infante des­tro­zó a la más for­mi­da­ble fuer­za pro­tes­tan­te de la Guerra de los Trein­ta Años, el ejér­ci­to sue­co. Lue­go os­ten­tó el mis­mo car­go mi­li­tar a las ór­de­nes del mar­qués de Le­ga­nés en la re­con­quis­ta de Ca­ta­lu­ña.

La ca­pa­ci­dad de in­tri­ga de los je­sui­tas era tan gran­de, tan te­mi­ble, que se vol­vió con­tra ellos, pues in­clu­so los so­be­ra­nos de los paí­ses más ca­tó­li­cos lle­ga­ron a te­mer­les. Cuan­do el rey Jo­sé I de Por­tu­gal su­frió un aten­ta­do con­tra su vi­da, se acu­só a la Com­pa­ñía de es­tar de­trás del com­plot. Tres je­sui­tas fue­ron eje­cu­ta­dos y la or­den ex­pul­sa­da de Por­tu­gal en 1759. Tres años des­pués se­ría Fran­cia quien les pu­sie­ra fue­ra de la ley, y por úl­ti­mo lle­gó la más so­na­da ex­pul­sión. El Go­bierno es­pa­ñol acu­só a los je­sui­tas de una cons­pi­ra­ción que dio lu­gar al mo­tín de Es­qui­la­che, y Car­los III fir­mó la Prag­má­ti­ca que prohi­bía la Com­pa­ñía de Je­sús en Es­pa­ña y Amé­ri­ca y con­fis­ca­ba to­dos sus bie­nes. No se­ría la úl­ti­ma vez

(ver re­cua­dro).

Vis­to bueno pa­pal. Pa­blo III en­tre­ga la bu­la a San Ignacio (fres­co en

una igle­sia che­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.