El fe­lino más ame­na­za­do del mun­do

El pro­yec­to Iber­lin­ce pre­ten­de au­men­tar las po­bla­cio­nes de es­ta es­pe­cie des­de los 270 in­di­vi­duos que ha­bía en 2010 a 450 ejem­pla­res pa­ra 2016.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - LU­CÍA REY tiem­po@gru­po­ze­ta.es

sus nú­cleos re­pro­duc­to­res son ca­da vez más es­ca­sos, las po­bla­cio­nes se re­du­cen año tras año y las ca­rre­te­ras aca­ban tam­bién con los po­cos que que­dan. El lin­ce ibé­ri­co si­gue sien­do el fe­lino más ame­na­za­do del mun­do. Por eso, el pa­sa­do 9 de sep­tiem­bre, la mi­nis­tra de Me­dio Am­bien­te y Me­dio Ru­ral y Ma­rino, Ro­sa Agui­lar, y el pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, pre­sen­ta­ron en Mon­to­ro (Cór­do­ba) el nue­vo pro­gra­ma Li­fe apro­ba­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra la pro­tec­ción del lin­ce ibé­ri­co. Es­te nue­vo pro­yec­to, de­no­mi­na­do Iber­lin­ce, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo au­men­tar las po­bla­cio­nes de es­ta es­pe­cie de los 270 in­di­vi­duos que ha­bía en 2010 has­ta los 450 que se es­pe­ra que ha­ya en 2016, lo que per­mi­ti­ría re­ba­jar un pel­da­ño el gra­do de ame­na­za de la po­bla­ción.

El pro­yec­to, que co­men­zó el 1 de sep­tiem­bre de es­te año y con­clui­rá el 31 de agos­to de 2016, es el ter­cer pro­yec­to apro­ba­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea tras los de 1994-1999 y 2002-2006. Es­te nue­vo pro­gra­ma cuen­ta con un pre­su­pues­to de 34 mi­llo­nes de eu­ros.

En­tre los ob­je­ti­vos mar­ca­dos por es­te nue­vo plan es­tán res­tau­rar la dis­tri­bu-

Tam­bién se pon­drá en mar­cha un nue­vo pro­gra­ma pa­ra el desa­rro­llo de las po­bla­cio­nes de conejos

ción his­tó­ri­ca del lin­ce ibé­ri­co a tra­vés de las áreas de An­da­lu­cía, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ex­tre­ma­du­ra y Por­tu­gal, así co­mo re­for­zar los nú­me­ros de la es­pe­cie, tan­to en exis­ten­cia de ejem­pla­res co­mo en po­bla­cio­nes, es­ta­ble­cien­do nue­vas áreas iden­ti­fi­ca­das co­mo apro­pia­das.

Asi­mis­mo, se bus­ca in­tro­du­cir ejem­pla­res de for­ma in­di­vi­dual pa­ra au­men­tar el nú­me­ro de la es­pe­cie en las po­bla­cio­nes exis­ten­tes y au­men­tar la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca de las mis­mas. Ade­más, se tra­ba­ja pa­ra pro­cu­rar au­men­tar la cría y el por­cen­ta­je de su­per­vi­ven­cia, por lo que se­rá ne­ce­sa­rio me­jo­rar su há­bi­tat. Por otro la­do, tam­bién es ne­ce­sa­rio fa­ci­li­tar la co­nec­ti­vi­dad en­tre co­ra­zo­nes demográficos me­dian­te co­rre­do­res y pa­si­llos na­tu­ra­les.

Re­in­tro­duc­ción de ejem­pla­res.

Otro de los ob­je­ti­vos del pro­yec­to es iden­ti­fi­car áreas con re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra la re­in­tro­duc­ción de po­bla­cio­nes au­tó­no­mas y tra­tar de es­ta­ble­cer cua­tro nue­vas en el te­rri­to­rio pe­nin­su­lar. En es­te sen­ti­do, la Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía es­pe­ra al­can­zar el año 2016 con cua­tro nue­vas po­bla­cio­nes de lin­ce ibé­ri­co, ca­da una con cin­co hem­bras, en zo­nas de la pe­nín­su­la don­de la es­pe­cie es­tu­vo pre­sen­te his­tó­ri­ca­men­te.

De es­ta ma­ne­ra, los pro­yec­tos Li­fe Lin­ce tra­ba­jan pa­ra me­jo­rar la con­ser­va­ción de es­ta es­pe­cie, au­men­tan­do el co­no­ci­mien­to y la com­pren­sión de sus ne­ce­si­da­des, desa­rro­llan­do la cría en cau­ti­vi­dad y la li­be­ra­ción de ejem­pla­res, así co­mo un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co pa­ra el desa­rro­llo de las po­bla­cio­nes de conejos, prin­ci­pal sus­ten­to de es­ta es­pe­cie.

Por otra par­te, si­gue sien­do ne­ce­sa­rio un plan que evi­te las muer­tes de es­tos ejem­pla­res por atro­pe­llos y por causas co­mo las ca­jas-tram­pa. Pre­ci­sa­men­te a fi­na­les de agos­to mu­rió un lin­ce ibé­ri­co en Ciu­dad Real, una zo­na en la que se es­tá in­ten­tan­do re­cu­pe­rar la po­bla­ción, a cau­sa de una ca­ja-tram­pa ins­ta­la­da pa­ra el con­trol de pre­da­do­res. To­das las aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas pi­den una in­ves­ti­ga­ción a fon­do de los he­chos y mues­tran su re­cha­zo una vez más a una prác­ti­ca que creen que en vez de con­tro­lar a los pre­da­do­res pa­ra los que se han crea­do, co­mo los zo­rros, ha­ce jus­ta­men­te lo con­tra­rio. Al ma­tar es­pe­cies co­mo el lin­ce, se fa­vo­re­ce que sean las es­pe­cies más ge­ne­ra­lis­tas las que pre­do­mi­nen en el lu­gar.

Ame­na­za­do. El pro­yec­to quie­re res­tau­rar la dis­tri­bu­ción his­tó­ri­ca del lin­ce en la pe­nín­su­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.