Fran­cis Fran­co re­cha­zó 60.000 eu­ros por de­fen­der a su abue­lo

El nie­to del ge­ne­ral Fran­co pre­ten­de ha­cer un re­tra­to más hu­mano y per­so­nal de su abue­lo en su li­bro La na­tu­ra­le­za de Fran­co. Cuan­do mi abue­lo era per­so­na.

Tiempo - - GENTE -

Fran­cis Fran­co ase­gu­ra en su li­bro: “Yo fui el oji­to de­re­cho de mi abu mien­tras Car­men lo fue de mi abue­la”

Vís­pe­ras de aniver­sa­rio: el 20-N, co­mo sig­ni­fi­ca­da fe­cha his­tó­ri­ca re­mar­ca­da aho­ra por la jornada elec­to­ral, día de di­fun­tos fa­mo­sos acaso con pro­lon­ga­ción que an­ti­ci­pa la mi­nis­tra Gar­men­dia, lo más es­ti­lo­so del Go­bierno ago­ni­zan­te don­de Lei­re es la ove­ja ne­gra. La ti­tu­lar de In­dus­tria fue contundente. “Ya pien­so en la li­ber­tad que su­po­ne de­jar el car­go, to­ma­ré dos me­ses de des­can­so pa­ra re­com­po­ner mi ca­be­za y lue­go vol­ve­ré a mi ac­ti­vi­dad de siem­pre”, ella com­po­ne cua­dro ho­no­rí­fi­co a ni­vel mi­nis­tras con Es­pe­ran­za Agui­rre, Pi­lar del Cas­ti­llo, Car­men Cal­vo, la ru­ti­lan­te Al­borch, siem­pre de me­le­nón frip­pé, y una pa­li­du­cha Án­ge­les Gon­zá­lez Sin­de que se de­jó ver cual ca­si do­lien­te viu­da de Je­sús del Pozo. Fue fi­gu­ra má­xi­ma, des­ta­ca­da y real­za­ble en un adiós sin re­lie­ve. To­dos ima­gi­na­ban a su mu­sa Ana Be­lén llo­ro­sa en pri­me­ra fi­la ya que la re­vis­tió en sus gran­des mo­men­tos es­cé­ni­cos o mu­si­ca­les. Ni som­bra de la es­tu­pen­da ac­triz, no de­jó de sor­pren­der se­me­jan­te au­sen­cia cuan­do las ex­mi­nis­tras com­po­nían cua­dro de pla­ñi­de­ras en­ca­be­za­das por la ac­tual ti­tu­lar de Cul­tu­ra con un os­cu­ro azul no­che di­se­ño del ex­tin­to.

La Al­borch res­pon­día a des­ca­ra­das alu­sio­nes a su re­cien­te de­cla­ra­ción pa­tri­mo­nial: “Sí, ten­go te­rre­nos he­re­da­dos, pe­ro es­toy lle­na de hi­po­te­cas”, se de­fen­día agi­tan­do el ro­ji­zo me­le­nón en­mar­ca­dor de pér­di­da de pe­so. Pi­lar del Cas­ti­llo en­car­nó un ét­ni­co es­ti­lo in­du­men­ta­rio que dio pa­ra ha­blar, co­mo el atil­da­mien­to tan Bar­bie de Agui­rre o el apo­yo de Car­men Cal­vo a la mo­da es­pa­ño­la. En ca­da ac­to ofre­cía dis­tin­tos di­se­ña­do­res y su agen­da más pa­re­cía ci­tas pa­ra des­fi­les. Del cla­si­cis­mo so­lo apa­ra­to­so en los bro­ches de la ac­tual pre­si­den­ta ma­dri­le­ña al exo­tis­mo de Pi­lar pa­san­do por el ai­re bu­lli­cio­so de la cor­do­be­sa, que aho­ra an­da a la gre­ña con la más es­toi­ca Ro­sa Agui­lar.

Lo re­mar­ca­ba Gó­mez de Lia­ño con An­to­nio Ca­mu­ña com­po­ne­do­res ya de re­ta­blo his­tó­ri­co en el que po­dría aña­dir la to­da­vía im­pac­tan­te Oli­via Her­bosch o la ca­si re­cién in­cor­po­ra­da Mar Gar­cía Va­que­ro, her­ma­na de Be­go­ña Tra­po­te y ac­tual pa­re­ja de Felipe Gon­zá­lez. Su­po­ne el re­po­so del gue­rre­ro co­mo Fran­cis Fran­co es qui­jo­tes­co man­te­ne­dor, lan­za en ris­tre, de la re­pul­sa que su abue­lo Fran­co to­da­vía pro­vo­ca. De ahí su li­bro alan­cea­dor so­bre La na­tu­ra­le­za de Fran­co. Cuan­do mi abue­lo era per­so­na. In­ten­ta po­ner las co­sas en su si­tio, de­vol­ver sen­ti­do a la ver­dad his­tó­ri­ca y que no de­for­men sus 40 años mar­can­do el rit­mo de una Es­pa­ña que hoy dis­fra­zan en opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co. “Por­que una co­sa es re­vi­sio­nar y otra di­fe­ren­te es­ca­mo­tear o va­riar lo que fue. La ju­ven­tud ya no tie­ne con­cien­cia de aque­lla di­la­ta­da eta­pa”, di­ce Fran­cis y rom­pe una lan­za reivin­di­ca­do­ra

El nie­to defiende a su abue­lo.

in­ten­tan­do acla­rar se­me­jan­te cla­ros­cu­ro ca­si go­yes­co. Y lo ha­ce arre­me­tien­do de en­tra­da con­tra su pa­dre, el mar­qués de Vi­lla­ver­de: “Nun­ca fue muy afec­tuo­so con sus siete hi­jos. Re­sul­tó un pa­dre dis­tan­te, un mal sue­gro y un ma­ri­do cues­tio­na­ble”, ase­gu­ra con do­lien­te co­no­ci­mien­to de cau­sa. “Yo fue el oji­to de­re­cho del abu –tér­mino fa­mi­liar con que la des­cen­den­cia lla­ma­ba al Cau­di­llo-mien­tras Car­men lo fue de mi abue­la”.

“Pe­se a nues­tra enor­me di­fe­ren­cia de edad, aca­bé trans­for­mán­do­me en com­pa­ñe­ro su­yo de ca­za y pes­ca. Él me afi­cio­nó al mar y las ca­ce­rías, lo mis­mo por el Nor­te, es­pe­cial­men­te As­tu­rias, San Sebastián o La Co­ru­ña, que mon­tan­do mon­te­rías en la fin­ca de mis abue­los pa­ter­nos, las de Fie­rro o Eduar­do Ba­rrei­ros, o en El Par­do. Nos le­van­tá­ba­mos a las seis de la ma­ña­na. El abue­lo era una per­so­na tier­na, en­tra­ña­ble y muy pró­xi­ma pe­se a sus si­len­cios tan es­ca­ma­do­res. Po­día pa­re­cer au­sen­te pe­ro na­da se le es­ca­pa­ba. Re­cuer­do una dis­cu­sión de va­rios mi­nis­tros en su pre­sen­cia, mi abue­lo en si­len­cio y co­mo en otro si­tio. Has­ta que mo­vió su in­qui­si­do­ra mi­ra­da, los ful­mi­nó y di­jo: ‘!Ya es­tá bien de sol­tar ton­te­rías...!’ Los de­jó a cua­dros”. Des­cu­bre que Fran­co no te­nía no­ción del di­ne­ro: “Un fin de se­ma­na me dio diez pe­se­tas pa­ra to­mar unas co­pas, cla­ro que sien­do ni­ño y no sa­bien­do qué re­ga­lar­le en su cum­plea­ños, que siem­pre abas­te­ci­mos de cor­ba­tas, yo le di una pe­se­ta, ‘pa­ra que com­pres lo que más te gus­te”.

Se man­tie­ne fir­me en su ale­ga­to y de­seo de con­tar, reivin­di­car o re­po­ner lo que real­men­te fue co­mo ha­cen en Cuén-

ta­me, acaso en sus úl­ti­mas bo­quea­das y tem­po­ra­da, me lo an­ti­ci­pó Ima­nol

Arias co­mo irrem­pla­za­ble Al­cán­ta­ra con la tier­na y pró­xi­ma Ana Dua­to: “El am­bien­te pro­fe­sio­nal an­da en­ra­re­ci­do, se­rá me­jor acor­tar y re­ma­tar los diez años que lle­va­mos en pro­gra­ma­ción ba­tien­do ré­cords”.

Fran­cis re­ci­bió ofer­tas de has­ta 60.000 eu­ros, con­cre­ta­men­te de La

no­ria, pa­ra sen­tar­se en un pla­tó da­le que te pe­go re­me­mo­ran­do. To­da­vía lo es­tá pen­san­do. “Es muy mo­les­to que tu hi­jo lle­gue del co­le­gio –son je­sui­tas, que cons­te– do­li­do por­que en su cla­se han pues­to al abue­lo co­mo pro­to­ti­po de ti­rano. No me pa­re­ce de re­ci­bo en un co­le­gio de re­li­gio­sos a los que Fran­co tan­to ayu­dó pa­ra que re­cu­pe­ra­sen pa­tri­mo­nio tras la contienda ci­vil”, di­ce. Su ma­dre, du­que­sa de Fran­co, re­cha­zó pro­lo­gar y así evi­tó im­pli­car­se en es­ta ba­ta­lla ca­si tan per­di­da co­mo sus de­re­chos irre­fu­ta­bles en la pro­pie­dad del pa­zo de Mei­rás. Fran­cis arre­me­te con­tra Adol­fo

Suá­rez y tam­bién con su tío San­chiz, des­ta­ca a Felipe y Ta­rra­de­llas “co­mo gran­des hom­bres de Es­ta­do ha­ce­do­res de una po­lí­ti­ca de lo po­si­ble sin uto­pías”. Evo­ca tam­bién có­mo ven­dió a

Al­fon­so Fie­rro la es­co­pe­ta que in­mo­vi­li­zó una mano de Fran­co “con el ca­ñón ro­to, es­ta­ba in­ser­vi­ble pe­ro Fie­rro la que­ría pa­ra su co­lec­ción de ar­mas, con­ser­va­ba pe­ga­do el guan­te des­tro­za­do y la san­gre del abue­lo. Al mo­rir, Fie­rro qui­so re­ven­dér­me­la y hoy la con­ser­va su es­po­sa por­que no me in­tere­só al no po­der usar­la”.

Ci­be­les sin gran­des sor­pre­sas.

Y Ci­be­les ape­nas es mues­tra apor­ta­do­ra de no­ve­da­des en las aplau­di­das sa­li­das de Jon Kor­ta­ja­re­na, Laura

Sán­chez ase­gu­ran­do arre­glos con su ex o asom­bran­do Car­men Kass. An­ne

Igar­ti­bu­ru alar­deó de hi­ja ex­hi­bien­do mó­vil. y el even­to mos­tró a una Cu­ca

So­la­na re­pues­ta de un cán­cer de la­rin­ge. Tam­bién a Ma­ría Pineda re­apa­re­cien­do fu­gaz­men­te co­mo es­tre­lla de Mon­te­si

nos. “Mi re­cu­pe­ra­ción pro­si­gue con un mé­to­do ale­mán”, sus­pi­ró re­ani­ma­da co­mo en esas pri­me­ras fi­las don­de Ana

Ro­drí­guez ex Bono con­fe­só con in­ge­nui­dad que na­da sa­bía del ro­man­ce que le en­dil­gan a su ma­ri­do: “Te ju­ro que no me ha lle­ga­do na­da...”. “Lo em­pa­re­jan a una re­cién se­pa­ra­da be­lle­za de fa­lli­do ma­tri­mo­nio que pa­re­cía tan fir­me co­mo el vues­tro”, le di­go. “No sé na­da: cuen­ta, cuen­ta”, y su cu­rio­si­dad no pa­re­ció in­mu­tar a la eterna Na­ta­lia Fi­gue­roa

Pi­lar del Cas­ti­llo en­car­nó un es­ti­lo ét­ni­co y Car­men Al­borch lu­ció co­mo siem­pre su me­le­nón frip­pé

siem­pre en su si­tio. Co­mo la Al­borch que coin­ci­dió con Ágat­ha en uno de los des­fi­les don­de a la ex­mi­nis­tra la sen­ta­ron en se­gun­da fi­la. “Se­rá pa­ra no ha­cer­lo en el si­tial ofi­cia­lis­ta con Ana Bo­te­lla, que es mi opo­si­ción”, su­gi­rió la di­se­ña­do­ra des­de su si­tio en lo más des­ta­ca­do arro­pan­do el dis­tan­cia­mien­to de la sin­gu­lar po­lí­ti­ca. Que­dó en ama­go bien in­ten­cio­na­do con mu­chos aunque no to­dos los com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión, el in­com­bus­ti­ble Mo­des­to Lom­ba sa­cán­do­le pro­ve­cho al car­go de pre­si­den­te de la Aso­cia­ción, Ro­ber­to To­rre­ta que abu­rrió con co­lec­ción re­pe­ti­da, co­mo co­pia­da de Ar­ma­ni, el fí­si­ca­men­te im­po­nen­te

Du­yos que siem­pre re­sul­ta in­tere­san­te en sus pro­pues­tas, un adel­ga­za­do

Juan­jo Oli­va cual ai­re fres­co y chic que gus­tó a una Rossy de Pal­ma con apa­ra­to­so Vuit­ton bor­da­do en len­te­jue­las, el ba­rro­co Han­ni­bal La­gu­na que ha vis­to có­mo ce­san de la Ciu­dad del Ci­ne a una de sus me­jo­res co­la­bo­ra­do­ras –ha­blan de agu­je­ro eco­nó­mi­co en unos es­tu­dios que fun­cio­nan a to­do plan, oja­lá no los hun­dan-o un Lom­ba ca­san­do a su ve­te­ra­na mano de­re­cha.

Con­se­cuen­cias de la cri­sis que no re­pa­ra en efec­tos, de­vo­cio­nes o leal­tad, bien lo sa­be Mary Cruz de Juan ba­jo su co­lor mo­reno pa­re­jo a un Luis Ga­lliu­si siem­pre con de­co­ra­cio­nes óp­ti­mas al pai­ro de Be­lén Do­mecq, he­re­de­ra del se­ño­río paterno y la be­lle­za úni­ca de su ma­dre. Fue de las mu­je­res más lla­ma-

ti­vas de An­da­lu­cía co­mo Ca­ye­ta­na de

Al­ba, ge­nio y más que fi­gu­ra. La du­que­sa llo­ró nos­tál­gi­ca re­le­yen­do las 500 pá­gi­nas de su au­to­bio­gra­fía. La ti­tu­lan Yo,

Ca­ye­ta­na. Con ese per­ma­nen­te pa­ño de lá­gri­mas, re­co­ge­do­ra de sus­pi­ros y com­par­ti­dor de an­he­los que es Car­men Te­llo, re­pa­só el ori­gi­nal a pun­to de im­pren­ta. Lo lan­zan el 11 de oc­tu­bre tras los re­la­ti­vos fas­tos ca­sa­men­te­ros don­de ella ves­ti­rá un Luc­chino pas­tel qui­zá ro­sa­do, con vo­lan­tes in­si­nua­do y a me­dia pier­na mien­tras la es­po­sa de Cu­rro Ro­me­ro irá en ro­jo Va­len­tino. El maes­tro se­rá tes­ti­go con Ca­ye­tano Rivera y el doc­tor Paco

Tru­ji­llo que la re­su­ci­tó, an­te unas trein­ta per­so­nas don­de in­clu­ye a su tam­bién ín­ti­ma Te­re Pick­man a la que in­vi­ta el con­tra­yen­te: “Fue la pri­me­ra que res­pal­dó nues­tra re­la­ción. Ten­go con ella una deu­da de gra­ti­tud, su­po de­fen­der­nos cuan­do no era fá­cil que cre­ye­sen nues­tro amor”.

Tres aca­dé­mi­cos de la Len­gua tam­bién re­pa­sa­ron los re­cuer­dos que ocu­pan 500 pá­gi­nas, Ca­ye­ta­na lo dic­tó du­ran­te nue­ve me­ses con ayu­da de mag­ne­to­fón. Su­pon­drá pun­to fi­nal a es­pe­cu­la­cio­nes, pre­ci­sión de da­tos his­tó­ri­cos y per­so­na­les. Buen re­ma­te a cá­ba­las, es­pe­cu­la­cio­nes y amo­res aunque en lo re­cor­da­do –“ol­vi­dé a Pepe Luis Ordóñez, Mon­tse­rrat Ca­ba­llé o Alfredo Kraus, cua­tro de mis pa­sio­nes”, di­jo–. Des­cu­bri­rán su apo­yo a la mú­si­ca, el me­ce­naz­go anó­ni­mo a fu­tu­ros can­tan­tes y “có­mo Li­ria

Mar Flo­res re­apa­re­ció en la pa­sa­re­la Ci­be­les con una ex­hi­bi­ción de hom­bros, acom­pa­ña­da de su ma­ri­do

es la obra” de su vi­da. Tam­bién có­mo en mo­men­tos de apu­ro la du­que­sa subas­tó al­gu­na jo­ya pa­ra po­der com­prar­le un ca­ba­llo a su hi­jo Ca­ye­tano al que quie­re “un po­co más que a los otros”. Y bien que se apro­ve­cha el des­a­bri­do ji­ne­te que galopa y cor­ta el vien­to que aho­ra ya no be­be por una Mar Flo­res re­apa­re­ci­da con ex­hi­bi­ción de hom­bros du­ran­te la pa­sa­re­la Ci­be­les. Javier Me­rino co­mo mu­do o acaso en­mu­de­ci­da som­bra ma­ri­tal siem­pre en se­gun­do plano, al­go ob­ser­va­do por Car­men Lo­ma­na, que chis­pea­ba ba­jo len­te­jue­las a me­dio­día. ¿Qué se echa­rá en­ci­ma por la no­che pa­ra ha­cer­se no­tar? Y es que es­tos des­fi­les, in­clu­so con lla­ma­ti­vas ba­jas, son re­pa­so vi­sual a la ac­tua­li­dad. Una es­pe­cie de pa­sa­re­la con­ti­nua­do­ra de la pro­fe­sio­nal.

Es­treno de la tem­po­ra­da tea­tral.

Re­sul­tó apa­bu­llan­te de fa­mo­sos la ci­ta pa­ra com­pro­bar si la co­lo­ca­da Ma­ría Cas­tro, otra ga­lle­ga que ejer­ce, evo­ca a Gra­ce Kelly co­mo pro­ta­go­nis­ta es­cé­ni­ca

de un Cri­men per­fec­to mag­ní­fi­ca­men­te mon­ta­do por Jor­ge Sanz. An­to­nio Ga­la, otro que man­tie­ne la es­pe­ran­za y el hu­mor. Ál­va­ro Muñoz Es­cas­si ape­nas re­pa­ró en la vio­lá­cea La­ra Dibildos, ma­dre de su hi­jo, ob­se­sio­na­do con la va­len­cia­na Patricia, con la que con­vi­ve ha­ce ya ca­si dos años. Fue el pri­mer es­treno im­por­tan­te de la tem­po­ra­da y ca­si su­pu­so re­ta­blo mez­cla­dor de an­ta­ño co­mo En­car­na Po­lo o las en­gor­da­das Mar­ta y Lo­re­to Val­ver­de con una Ana

Es­cri­bano re­lan­za­da en ocu­par la ac­tua­li­dad que tu­vo du­ran­te cin­co años co­mo se­ño­ra La­rra­ña­ga. “Car­los y yo man­te­ne­mos una bue­na re­la­ción, que no es po­co”, di­jo pe­ro se le es­ca­pó un sus­pi­ro an­te una Ma­ría Te­re­sa Cam­pos en­to­na­da en ra­so ro­jo co­mo la no­na­ge­na­ria con­de­sa de Ro­ma­no­nes. Com­par­tió bu­ta­ca con Bea­triz de Orleans y Cor­ne­jo.

Ele­na Fu­ria­se en­tró de ta­pa­di­llo pa­ra no pro­vo­car mor­bo com­pa­ra­dor con Ma­ría Cas­tro, que la sus­ti­tu­ye tras su pa­ta­tús, mie­do es­cé­ni­co o de­cai­mien­to co­mo irreal ému­la de una Gra­ce que en ella re­sul­ta­ría in­creí­ble. Laura Va­len

zue­la alar­deó de 78 años y Jun­cal re­va­li­dó es­ti­lo con­tras­tan­do ra­so gris. Est­her

Alon­so dio un res­pin­go me­lan­có­li­co cuan­do le ci­ta­ron a Vi­lla­ver­de mien­tras

Miriam Díaz Aroca se mos­tró exul­tan­te con sus in­cur­sio­nes tea­tra­les. Sil­via Ja­to, muy flo­ri­da, to­có ma­de­ra: “Pa­ra que me de­jen co­mo es­toy”. Es moza bien plan­ta­da en su be­lle­za ra­cial so­bre tra­je lar­go ca­si im­pro­pio pa­ra me­dia tar­de.

Le fal­tó orien­tar­se en Ci­be­les aunque su pa­sa­re­la no sir­va de mu­cho.

La ex­mi­nis­tras de Cul­tu­ra Pi­lar del Cas­ti­llo y Car­men Al­borch

Rossy de Pal­ma con Álex Sty­les

Laura Sán­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.