“La me­jor te­ra­pia es ha­blar”

Tiempo - - LA ÚLTIMA - CHA­RO LÓPEZ

Cha­ro López (Sa­la­man­ca, 1943) es un ros­tro im­pres­cin­di­ble del ci­ne es­pa­ñol de los úl­ti­mos 40 años. ‘For­tu­na­ta y Ja­cin­ta’, ‘Los go­zos y las som­bras’ o ‘Los pa­zos de Ulloa’ mar­ca­ron a una ge­ne­ra­ción. Aho­ra, an­te to­do lo que es­tá ca­yen­do, pre­fie­re gua­re­cer­se en el tea­tro acom­pa­ña­da por Javier Gurruchaga. Am­bos in­ter­pre­tan es­tos días una co­me­dia su­rrea­lis­ta: ‘Car­ca­ja­da sal­va­je’.

Vuel­ve con Car­ca­ja­da sal­va­je des­pués de 17 años. ¿Por qué otra vez? Da­das las cir­cuns­tan­cias de la in­dus­tria, nos pa­re­cía que lo me­jor era re­cu­pe­rar una obra que es­tá más vi­gen­te que nun­ca y que en su mo­men­to fun­cio­nó muy bien. Es una obra muy apro­pia­da pa­ra los tiem­pos que co­rren, ca­si po­dría­mos ca­li­fi­car­la de low cost: dos per­so­na­jes y la pa­la­bra. En el tea­tro lo que cuen­ta no es el de­co­ra­do, sino el tex­to, y aho­ra lo que to­ca es ha­cer un tea­tro de cri­sis. ¿Qué ve­rá el pú­bli­co cuan­do asis­ta a Car­ca­ja­da sal­va­je? Una co­me­dia en la que ri­di­cu­li­za­mos las men­ti­ras de es­te mun­do y ha­ce­mos una re­fle­xión so­bre la so­le­dad. ¿Por qué en ple­na era de la co­mu­ni­ca­ción es­ta­mos más so­los que nun­ca? Es una gran con­tra­dic­ción, pe­ro yo creo que se de­be a que es­ta­mos in­mer­sos en un fe­roz in­di­vi­dua­lis­mo que nos im­pi­de dar­le la mano al otro. Ade­más, hay mu­chos mie­dos e in­se­gu­ri­da­des an­te to­do lo que pue­de pa­sar en el fu­tu­ro. Y eso, co­mo les pa­sa a los per­so­na­jes de la obra, aca­ba des­qui­cián­do­nos a to­dos. En efec­to, los per­so­na­jes de Car­ca­ja­da sal­va­je son el pro­duc­to de la so­cie­dad en la que vi­vi­mos. Da la im­pre­sión de que los es­pec­ta­do­res que la ven se iden­ti­fi­can con esos per­so­na­jes tan tras­tor­na­dos. ¿La obra pue­de ser­vir de te­ra­pia pa­ra evi­tar una vi­si­ta al psi­coa­na­lis­ta? Pue­de va­ler co­mo te­ra­pia tran­si­to­ria, pe­ro el tea­tro no pue­de me­jo­rar el mun­do, so­lo ayu­dar a tran­qui­li­zar­nos an­te to­do lo que es­tá pa­san­do. La me­jor te­ra­pia es ha­blar, sol­tar­lo to­do, por eso se­ría ma­ra­vi­llo­so que to­dos tu­vié­ra­mos tiem­po y di­ne­ro pa­ra ir al psi­coa­na­lis­ta. ¿A us­ted le ayu­da ha­cer es­ta fun­ción? Sí, yo me sien­to muy fe­liz ha­cien­do reír. Ha­cer bien la co­me­dia es di­fi­ci­lí­si­mo y a mí me vuel­ve lo­ca. ¿Có­mo es tra­ba­jar con Javier Gurruchaga? Es un re­ga­lo. Es una per­so­na muy bon­da­do­sa, cua­li­dad que es di­fí­cil de en­con­trar. Us­ted hi­zo gran­des se­ries de éxi­to en la te­le­vi­sión de los 80. ¿Por qué aho­ra no la ve­mos en la pe­que­ña pan­ta­lla? Por­que las cua­tro co­sas que me han ofre­ci­do úl­ti­ma­men­te son de esas de aquí te pi­llo aquí te ma­to, y yo no quiero tra­ba­jar así. Ten­go mu­chí­si­mas ga­nas de ha­cer te­le­vi­sión, pe­ro quiero ha­cer­lo en con­di­cio­nes. ¿Pe­ro le gus­ta la te­le­vi­sión que ve? Sí, sí, hay al­gu­nas se­ries que me chi­flan, por ejem­plo Cuén­ta­me, que tie­ne unos guio­nes es­tu­pen­dos y los ac­to­res son muy buenos. ¿Y en ci­ne? ¿Por qué tam­po­co la ve­mos? En Es­pa­ña no hay in­dus­tria en es­te mo­men­to. Yo ten­go aho­ra mis­mo en­tre ma­nos dos pe­lí­cu­las es­tu­pen­das con dos di­rec­to­res de cam­pa­ni­llas, pe­ro fal­ta di­ne­ro pa­ra po­der ha­cer­las. Mien­tras no ha­ya di­ne­ro no hay pe­lí­cu­las. Al­gu­na vez se ha que­ja­do de que fal­tan pa­pe­les pa­ra ac­tri­ces de su edad… Eso es ver­dad. A par­tir de una edad las mu­je­res no tra­ba­jan, pe­ro pa­sa en to­do el mun­do. Las pro­duc­to­ras lo que quie­ren son mu­je­res ma­ta­do­ra­men­te gua­pas, chi­cos y chi­cas jó­ve­nes.

AC­TRIZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.