Su vi­da es un reality

Mien­tras que al­gu­nos fa­mo­sos lu­chan por pre­ser­var su vi­da pri­va­da, a otros les en­can­ta mos­trar su in­ti­mi­dad en las pan­ta­llas de te­le­vi­sión mi­nu­to a mi­nu­to.

Tiempo - - SUMARIO - POR MA­CU LLO­REN­TE

En Es­pa­ña, la can­tan­te Alas­ka y su ma­ri­do, el re­pre­sen­tan­te de ar­tis­tas Ma­rio Va­que­ri­zo, han pro­ta­go­ni­za­do un exi­to­so do­cu­rea­lity don­de han mos­tra­do mo­men­tos de su in­ti­mi­dad que han re­sul­ta­do im­pa­ga­bles pa­ra la his­to­ria del fa­mo­seo. Así, por­que ellos lo va­len, la ca­de­na de te­le­vi­sión MTV les ha se­gui­do por su ca­sa, mien­tras ha­cían la com­pra, en los pre­pa­ra­ti­vos de su bo­da, yen­do a con­cier­tos, pa­san­do la as­pi­ra­do­ra, ejer­cien­do de ni­ñe­ros... Un re­co­rri­do por su vi­da co­ti­dia­na don­de se han mos­tra­do tal y co­mo son. En de­fi­ni­ti­va, un ejer­ci­cio de psi­coa­ná­li­sis que han com­par­ti­do con su pú­bli­co con to­da na­tu­ra­li­dad y que, ade­más, les ha ser­vi­do co­mo pa­re­ja pa­ra des­cu­brir que ya no quie­ren ser pa­dres.

Pe­ro el ver­da­de­ro des­cu­bri­mien­to ha si­do el de Ma­rio Va­que­ri­zo. El ma­ri­do de la can­tan­te se ha re­ve­la­do co­mo un au­tén­ti­co show­man, un tío di­ver­ti­do que no se cor­ta en de­cir lo que pien­sa, en mos­trar pú­bli­ca­men­te su em­pe­ño por es­tar más y más del­ga­do. Así, le he­mos po­di­do ver ob­se­sio­na­do con su fí­si­co, dis­fru­tan­do con la ro­pa, cui­dan­do su ima­gen y, por su­pues­to, de­jan­do evi­den­cia de que una de las co­sas que más le gus­ta en el mun­do es... ¡la cer­ve­za! Y da bue­na cuen­ta de ello. Así, gra­cias a es­te ma­nual de ex­hi­bi­cio­nis­mo kitsch ha na­ci­do una nue­va es­tre­lla te­le­vi­si­va. Y es que Ma­rio es to­do un per­so­na­je: in­ge­nio­so, cu­rio­so, ca­paz de en­can­di­lar a cual­quie­ra, tal y co­mo ha he­cho con la nu­me­ro­sa au­dien­cia que ha se­gui­do su pro­gra­ma. Y en­ci­ma, el can­tan­te de Nancys ru­bias tie­ne muy cla­ro que ha cum­pli­do su sue­ño: “Ya ten­go mi reality. Yo, Ma­rio Va­que­ri­zo, ya pue­do mo­rir­me tran­qui­lo”.

Lo que es evi­den­te es que los dos es­tán he­chos el uno pa­ra el otro. Des­de siem­pre Alas­ka se ha de­cla­ra­do fan del fa­mo­seo: “Ve­ni­mos de ahí, de la pren­sa del co­ra­zón. No­so­tros, co­mo ar­tis­tas, no con­ce­bi­mos que la vi­da y la obra es­tén se­pa­ra­dos”, ha co­men­ta­do la can­tan­te de Fan­go­ria. Por eso se ha sen­ti­do tan a gus­to com­par­tien­do su ca­sa, su vi­da y has­ta su ba­ñe­ra con pa­tas do­ra­das so­bre fon­do ro­jo con la au­dien­cia, que, por cier­to, ha res­pon­di­do en­can­ta­da. El ori­gen de es­ta emi­sión se en­cuen­tra en el blog que el ma­tri­mo­nio com­par­tía en un pe­rió­di­co di­gi­tal, en don­de ya ha­cían par­tí­ci­pes a los lec­to­res de sus opi­nio­nes y mo­men­tos de su vi­da. Ma­rio Va­que­ri­zo ha con­fir­ma­do a la re­vis­ta Tiem­po que sí po­dre­mos ver una se­gun­da par­te de su vi­da te­le­vi­sa­da: “Sí nos ape­te­ce­ría siem­pre que la his­to­ria, el con­te­ni­do y la pro­duc­ción es­tén a la al­tu­ra. No se tra­ta de apro­ve­char el ti­rón. Es­ta­mos muy satisfechos

con el re­sul­ta­do del pri­me­ro, y nos ha sor­pren­di­do la re­per­cu­sión tan ma­si­va, el que nues­tro mun­do ha­ya in­tere­sa­do más allá de nues­tros fans y nues­tra gen­te. Es muy gra­ti­fi­can­te, ya que no­so­tros nos he­mos mos­tra­do tal y co­mo so­mos. Ade­más, per­so­nal­men­te me ha ser­vi­do pa­ra que el pú­bli­co me co­noz­ca”. Lo cier­to es que a te­nor del éxi­to co­se­cha­do pa­re­ce que la apues­ta es bas­tan­te se­gu­ra. La ca­de­na de te­le­vi­sión MTV Es­pa­ña y la pro­duc­to­ra El Te­rrat con­fir­man tam­bién que sí se va a rea­li­zar una se­gun­da tem­po­ra­da y que ya se es­tá tra­ba­jan­do en ella pa­ra de­ci­dir el con­te­ni­do.

Có­mo vi­ven los ri­cos.

Pe­ro Ma­rio y Alas­ka no son los úni­cos que dis­fru­tan en­se­ñán­do­lo to­do. Otra fa­mo­sa que tam­bién ha mos­tra­do su in­ti­mi­dad ha si­do Ma­ría Bra­vo, co­no­ci­da co­mo la no­via es­pa­ño­la de Bru­ce Wi­llis. La ma­la­gue­ña qui­so que vié­ra­mos en la ca­de­na Cua­tro có­mo se desen­vuel­ve en la me­ca del ci­ne, ro­dea­da de ín­ti­mas ami­gas co­mo la ac­triz Eva Lon­go­ria. La ex de Wi­llis y ac­tual mu­jer de Jean Car­tier, jo­ye­ro de pro­fe­sión y des­cen­dien­te de Louis Car­tier, ex­pli­có sin pu­dor en su reality, Ca­sa­das con Holly­wood, su fi­lo­so­fía de vi­da: “ La me­jor com­pa­ñía pa­ra una mu­jer es un hom­bre que la ha­ga sen­tir co­mo una jo­ya”. Y ni cor­ta ni pe­re­zo­sa, dio bue­na cuen­ta en la pe­que­ña pan­ta­lla de có­mo vi­ven los mi­llo­na­rios.

En nues­tro país los per­so­na­jes fa­mo­sos sue­len ser bas­tan­te re­ti­cen­tes a de­jar que las cá­ma­ras re­co­jan sus in­ti­mi­da­des de puer­tas aden­tro. Pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res han po­di­do dis­fru­tar en di­rec­to con el día a día de ac­tri­ces, can­tan­tes o ri­cas he­re­de­ras co­mo Pa­ris Hil­ton. La nie­ta del im­pe­rio ho­te­le­ro es to­da un ex­per­ta. Co­men­zó en The Simply Li­fe, acom­pa­ña­da de su ami­ga Ni­co­le Ri­chie du­ran­te cin­co tem­po­ra­das, pe­ro lue­go de­ci­dió que te­nía que bus­car­se una nue­va ami­ga a tra­vés de la pan­ta­lla te­le­vi­si­va. Y es­te año ha vuel­to a con­ver­tir­se en la pro­ta­go­nis­ta de otro reality ti­tu­la­do El mun­do se­gún Pa­ris. “El ac­ce­so a mi vi­da es to­tal. Ro­da­mos des­de que me le­van­to has­ta que me acues­to. A ve­ces en­tran tan pron­to que no lo pue­do evi­tar y pe­go un gri­to”, ha ase­gu­ra­do Hil­ton. El pro­gra­ma, emi­ti­do es­te ve­rano, mos­tra­ba los di­fí­ci­les mo­men­tos que pa­só tras sus

es­cán­da­los por po­se­sión de dro­gas. Pe­ro pa­re­ce que el pú­bli­co se ha can­sa­do y ha si­do can­ce­la­do por fal­ta de au­dien­cia.

Por su­pues­to, Vic­to­ria Beck­ham no iba a ser me­nos y par­ti­ci­pó jun­to a su ma­ri­do y sus tres hi­jos, Brooklyn, Romeo y Cruz, en otro po­pu­lar reality cuan­do se tras­la­da­ron des­de Ma­drid a Los An­ge­les. Cons­cien­te de que de­bía me­jo­rar su ima­gen pa­ra en­trar en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se, don­de a fin de cuen­tas no era de­ma­sia­do co­no­ci­da, la in­gle­sa de­ci­dió con­ver­tir­se en la star de su pro­pio reality co­mo me­jor ca­mino pa­ra ca­ta­pul­tar­se a la fa­ma. En Vic­to­ria Beck­ham co­ming to Ame­ri­ca sus se­gui­do­res la vie­ron bus­can­do vi­vien­da en Los Án­ge­les, rea­li­zan­do la mu­dan­za, sa­cán­do­se el car­né de con­du­cir es­ta­dou­ni­den­se o rea­li­zan­do un reportaje pa­ra una re­vis­ta acom­pa­ña­da de Da­vid. Ha­cien­do ho­nor a su ac­ti­tud, la exs­pi­ce apa­re­cía po­san­do cons­tan­te­men­te, in­clu­so en las es­ce­nas más co­ti­dia­nas en su ho­gar.

La fa­mi­lia de Lind­say Lohan tam­bién se apun­tó a es­ta mo­da. En es­te ca­so ni si­quie­ra fue la po­lé­mi­ca ac­triz la pro­ta­go­nis­ta del reality show, sino ¡su ma­dre y su her­ma­na pe­que­ña! al ser con­si­de­ra­das por par­te de la ca­de­na E!, en­car­ga­da de emi­tir el do­cu­men­to, co­mo una de las más fas­ci­nan­tes fa­mi­lias de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. En Li­ving, Lohan! apa­re­cía la matriarca de la fa­mi­lia, Di­na Lohan, com­bi­nan­do su vi­da fa­mi­liar con los ne­go­cios, mien­tras in­ten­ta­ba lan­zar la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el mun­do del es­pec­tácu­lo de su hi­ja Ali, de 14 años. Se­ña­la­da por mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo la cau­san­te, jun­to a su ma­ri­do, de los pro­ble­mas que arras­tra su hi­ja, Di­na en­con­tró en el reality la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra po­der acla­rar­lo to­do. En el pro­gra­ma tam­bién tu­vie­ron ca­bi­da los her­ma­nos de Lind­say, Cody y Mi­chael Lohan, de 11 y 20 años, res­pec­ti­va­men­te.

La bo­da de Shan­nen Doherty, Bren­da en la se­rie Sen­sa­ción de vi­vir, tam­bién se­rá mos­tra­da an­te las cá­ma­ras pró­xi­ma­men­te. Doherty y su pro­me­ti­do, el fo­tó­gra­fo Kurt Is­wa­rien­ko, pro­ta­go­ni­za­rán a prin­ci­pios de 2012 ocho ca­pí­tu­los de un pro­gra­ma del ca­nal Wetv don­de mos­tra­rán se­cre­tos de su vi­da pri­va­da, la re­for­ma de su ca­sa de Malibú, ade­más de los pre­pa­ra­ti­vos del en­la­ce y la ce­re­mo­nia. La ac­triz emu­la así a su com­pa­ñe­ra en la mis­ma se­rie, To­ri Spe­lling, quien

ocu­pa bue­na par­te de su tiem­po li­bre en ai­rear su pri­va­ci­dad. En el pro­gra­ma To­ri & Dean: Home Sweet Holly­wood, la en­tra­ña­ble Don­na com­par­tió con los es­pec­ta­do­res has­ta ¡el na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo! Por su­pues­to, fue to­do un éxi­to de au­dien­cia. Tam­bién Brit­ney Spears y su en­ton­ces ma­ri­do, Ke­vin Fe­der­li­ne, qui­sie­ron ha­cer par­tí­ci­pe a la au­dien­cia de los en­tre­si­jos de la pa­re­ja pa­ra des­men­tir que su ma­tri­mo­nio es­ta­ba ha­cien­do aguas. El tí­tu­lo del pro­gra­ma era Brit­ney y Ke­vin: caó­ti­cos, una pre­mo­ni­ción de lo que iba a su­ce­der en­tre ellos. Los es­pec­ta­do­res pu­die­ron de­lei­tar­se vien­do có­mo la es­tre­lla se ma­qui­lla­ba, có­mo la pa­re­ja se di­ver­tía co­mien­do o ví­deos iné­di­tos que se to­ma­ron a sí mis­mos du­ran­te su no­viaz­go, com­pro­mi­so y bo­da.

Asun­tos de fa­mi­lia.

Pe­ro el pio­ne­ro de es­te ti­po de pro­gra­mas fue Ozzy Os­bour­ne, can­tan­te de la ban­da de heavy me­tal Black Sab­bath. Du­ran­te cua­tro tem­po­ra­das, del año 2002 al 2005, el roc­ke­ro mos­tró a las cá­ma­ras su lu­jo­sa y cu­rio­sa vi­da jun­to a su mu­jer, sus hi­jos adolescentes, la ni­ñe­ra y los pe­rros en un pro­gra­ma ti­tu­la­do The Os­bour­nes. El pú­bli­co pu­do re­crear­se con es­ta ex­tra­ña fa­mi­lia en su man­sión de Be­verly Hills. A la ca­be­za de ellos, el mú­si­co in­glés, quien con sus ta­tua­jes y su pe­lo has­ta los hom­bros, se re­crea­ba ca­da dos se­gun­dos sol­tan­do ta­cos. Un éxi­to to­tal de la MTV, ex­per­ta en es­te ti­po de pro­gra­mas, y que ter­mi­nó con­vir­tien­do a Ozzy, a su mal­hu­mo­ra­da es­po­sa Sha­ron, y a sus hi­jos, Kelly y Jack, en ver­da­de­ras es­tre­llas te­le­vi­si­vas. Pe­ro to­do can­sa y tras va­rias tem­po­ra­das de éxi­to, el roc­ke­ro aca­bó con­fe­san­do es­tar sa­tu­ra­do: “Es­toy har­to y can­sa­do de ello. No me gus­ta es­tar en la te­le­vi­sión y to­mar­me las co­sas du­ras de la vi­da de­lan­te de las cá­ma­ras, que es­tán gra­ban­do las 24 ho­ras del día”. Y así, con al­gu­nas lá­gri­mas, ri­sas y gro­se­rías, la con­tro­ver­ti­da fa­mi­lia pu­so fin a es­ta eta­pa de su vi­da.

El show con­ti­núa. Tras el éxi­to del pro­gra­ma, Ma­rio Va­que­ri­zo y Alas­ka pre­pa­ran la se­gun­da par­te.

1

3

1 Em­pu­ja­da por Vic­to­ria, la fa­mi­lia Beck­ham per­mi­tió que las cá­ma­ras re­co­gie­ran su nue­va vi­da en EEUU. 2 Brit­ney Spears tam­bién ha querido ha­cer par­tí­ci­pe a su pú­bli­co de sus pro­ble­mas ma­tri­mo­nia­les. 3 La que pa­re­ce que no se can­sa de ai­rear su vi­da es Pa­ris Hil­ton. Adic­ta a las cá­ma­ras, lle­va años de­jan­do que es­tas en­tren en su día a día. 4 Ma­ría Bra­vo, ex­no­via de Bru­ce Wi­llis, mos­tró a los es­pec­ta­do­res su triun­fo en Holly­wood.

2

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.