Pri­ma­rias ba­jo la som­bra de Straus­sKahn. Los so­cia­lis­tas fran­ce­ses eli­gen su can­di­da­to pa­ra las pre­si­den­cia­les.

Los so­cia­lis­tas fran­ce­ses ele­gi­rán el día 9 su can­di­da­to pa­ra las pre­si­den­cia­les de 2012. El ex­di­rec­tor del FMI, que ini­cial­men­te iba a pre­sen­tar­se, es­tá pro­ta­go­ni­zan­do la cam­pa­ña.

Tiempo - - SUMARIO - ALAN LOQUET tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Era­se una vez un ca­ba­lle­ro que que­ría con­quis­tar el pa­la­cio del Elí­seo. El en­ton­ces pre­si­den­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) era el fa­vo­ri­to en los son­deos. En esa épo­ca re­mo­ta, na­die po­día im­pe­dir al an­ti­guo mi­nis­tro de Eco­no­mía de la pri­me­ra era Chi­rac ser el se­gun­do pre­si­den­te so­cia­lis­ta de la Re­pú­bli­ca, des­pués de Fra­nçois Mit­te­rrand en 1981. Se­gu­ro de de­rro­tar a Ni­co­las Sar­kozy el 22 de abril de 2012, fe­cha de la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, no que­ría par­ti­ci­par en las pri­ma­rias so­cia­lis­tas. Pa­ra él, no exis­tía ri­val a su al­tu­ra. Es­pe­ra­ba al úl­ti­mo mo­men­to pa­ra de­cla­rar­se can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra su­pre­ma. To­do pa­re­cía fun-

cio­nar. Tran­qui­li­za­ba a los de­cep­cio­na­dos por Sar­kozy ha­cién­do­se pa­sar por el ca­ba­lle­ro-hé­roe salvador de la eco­no­mía glo­ba­li­za­da. Lo­gró cam­biar la ima­gen de la ins­ti­tu­ción. Des­de la iz­quier­da has­ta la de­re­cha, to­dos ala­ba­ban su com­pe­ten­cia co­mo economista que po­día sa­car a Fran­cia de la cri­sis.

Pe­ro to­da no­ve­la ne­ce­si­ta un ele­men­to per­tur­ba­dor: una fal­ta mo­ral, una tram­pa, qui­zás un com­plot pa­ra el fu­tu­ro pre­si­den­te DSK. Ocu­rrió en la ha­bi­ta­ción 2.806 del ho­tel So­fi­tel de Nue­va York, el pa­sa­do 14 de ma­yo. Una agre­sión a la em­plea­da Na­fis­sa­tou Dia­llo, que, ade­más, se su­ma­ba a la acu­sa­ción de vio­la­ción de la pe­rio­dis­ta fran­ce­sa Tris­ta­ne Ba­non. Es­te he­cho cam­bió re­pen­ti­na­men­te la asig­na­ción de los pa­pe­les en la apá­ti­ca cam­pa­ña pa­ra las pri­ma­rias del Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS).

El es­cru­ti­nio, que ten­drá lu­gar el 9 de oc­tu­bre, y el 16 de oc­tu­bre si ne­ce­si­ta­se una se­gun­da vuel­ta, per­mi­te a los out­si

ders una se­gun­da opor­tu­ni­dad. A par­tir de aho­ra son seis los can­di­da­tos que pue­den ima­gi­nar­se pa­sean­do por los jar­di­nes del Elí­seo vis­tien­do el tra­je de je­fe de Es­ta­do. Son seis los can­di­da­tos que pue­den desa­rro­llar sus ideas sin la pre­sen­cia so­fo­can­te de DSK, el ex fu­tu­ro ven­ce­dor.

Fra­nçois Ho­llan­de vue­la con alas pro­pias. El an­ti­guo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS –lo fue du­ran­te 11 años, en­tre 1997 y 2008– se de­cla­ró can­di­da­to el 31 de mar­zo. Aho­ra fa­vo­ri­to en los son­deos, el ac­tual pre­si­den­te del de­par­ta­men­to de Co­rrè­ze en­car­na el ri­gor eco­nó­mi­co, la lu­cha con­tra el dé­fi­cit y, tam­bién, las re­for­mas pa­ra la crea­ción de em­pleo. “Su prin­ci­pal cua­li­dad y su prin­ci­pal de­fec­to es que Ho­llan­de no es­tá su­fi­cien­te­men­te a la iz­quier­da”, ana­li­za Gé­rard Grun­berg, po­li­tó­lo­go de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas de París.

Pe­ro Fra­nçois Ho­llan­de tie­ne una com­pe­ti­do­ra peligrosa: Mar­ti­ne Aubry, al­cal­de­sa de Li­lle y tam­bién hi­ja de Jac­ques De­lors, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea que li­de­ró la crea­ción del Ac­ta Úni­ca y del eu­ro a fi­na­les de los ochen­ta. Mar­ti­ne Aubry fue mi­nis­tra de Tra­ba­jo y de la So­li­da­ri­dad du­ran­te la

coha­bi­ta­ción en­tre Chi­rac y Jos­pin. “Es la can­di­da­ta tí­pi­ca del Par­ti­do So­cia­lis­ta – ex­pli­ca Ré­mi Le­feb­vre, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de

Li­lle 2, es­pe­cia­li­za­do en la iz­quier­da fran­ce­sa–. Se ba­sa en los fun­da­men­tos del par­ti­do con la crea­ción de em­pleo ju­ve­nil o la re­for­ma de la jus­ti­cia”. Con una cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción con­fu­sa, Aubry no des­pe­ga en los son­deos, pe­ro pue­de jac­tar­se de dis­po­ner de la base de los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas.

“Fue­ra de la nor­ma”.

Las en­cues­tas de opi­nión si­túan en ter­ce­ra po­si­ción a Sé­go­lè­ne Ro­yal. La per­de­do­ra de las úl­ti­mas pre­si­den­cia­les ya no pa­re­ce te­ner el mis­mo apo­yo que en 2007. La que fue pa­re­ja de Fra­nçois Ho­llan­de –se se­pa­ra­ron un mes des­pués del fra­ca­so elec­to­ral– si­gue es­tan­do “fue­ra de la nor­ma” pa­ra el po­li­tó­lo­go Le­feb­vre: “Sue­le trans­gre­dir las fron­te­ras ideo­ló­gi­cas con pro­pues­tas de des­glo­ba­li­za­ción fi­nan­cie­ra o me­di­das pa­ra lu­char con­tra la in­se­gu­ri­dad”.

Des­co­nec­ta­dos, si­guen tres can­di­da­tos in­ten­tan­do sa­lir del ano­ni­ma­to. Ar­naud de Mon­te­bourg, dipu­tado, se si­túa en el ala iz­quier­da del par­ti­do con una vi­sión pu­ni­ti­va del sis­te­ma ban­ca­rio. Del otro la­do, Ma­nuel Valls, el Sar­kozy del par

ti­do co­mo sue­len lla­mar­le sus de­trac­to­res, que lu­cha en el área de la se­gu­ri­dad y de la ges­tión de los flu­jos mi­gra­to­rios. Al fi­nal de la lis­ta, el des­co­no­ci­do Jea­nMi­chel Bay­let, di­rec­tor del dia­rio to­lo­sano La Dé­pê­che du Mi­di, sir­ve de ga­ran­tía ex­ter­na pa­ra el PS co­mo pre­si­den­te del Par­ti Ra­di­cal de Gau­che, de cen­tro-iz­quier­da.

To­dos los can­di­da­tos pen­sa­ron en cru­zar las es­pa­das pa­ra des­mar­car­se y con­se­guir el apo­yo de los vo­tan­tes has­ta que Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, otra vez, echó su cuar­to a es­pa­das tras el pri­mer debate de las pri­ma­rias, el 15 de sep­tiem­bre. Cin­co días des­pués, du­ran­te la com­pla­cien­te en­tre­vis­ta en la ca­de­na pri­va­da TF1 pa­ra ex­pli­car los he­chos de Nue­va York, el ex­di­rec­tor del FMI ad­mi­tió que exis­tía un pac­to en­tre él y Mar­ti­ne Aubry. El lla­ma­do Pac­to de Ma­rra­kesh con­sis­tía en que am­bos se­lla­ban un acuer­do de no agre­sión, mu­tuo apo­yo y, se­gún quién pu­die­ra ven­cer a Ni­co­las Sar­kozy, se­ría res­pal­da­do por el otro en las pri­ma­rias. “Con es­ta de­cla­ra­ción –in­di­ca Grun­berg– DSK de­bi­li­tó a la al­cal­de­sa de Li­lle. Ho­llan­de no se pri­vó y apro­ve­chó es­te ta­lón de Aqui­les que su­ge­ría que Mar­ti­ne Aubry no desea­ba pre­sen­tar­se a las pri­ma­rias”. Do­mi­ni­que Strauss-Kahn par­ti­ci­pa pues a su ma­ne­ra en es­tas elec­cio­nes in­ter­nas. Al fi­nal de la en­tre­vis­ta en TF1 de­cla­ró con­fi­den­cial­men­te a pe­rio­dis­tas de la ca­de­na que “si no co­me­te erro­res, Ho­llan­de ga­na­rá”. Pa­ra Le­feb­vre “es evi­den­te que DSK tie­ne que aho­rrar su pre­sen­cia y su pa­la­bra, pe­ro po­dría desem­pe­ñar un pa­pel du­ran­te o des­pués de las pri­ma­rias pa­ra for­ta­le­cer a un can­di­da­to, por ejem­plo si se die­ra un due­lo Ho­llan­de-Sar­kozy”.

A siete me­ses de las pre­si­den­cia­les, el Par­ti­do So­cia­lis­ta lle­ga en un mo­men­to cla­ve pa­ra con­ven­cer a la opi­nión pú­bli­ca. La iz­quier­da con­fía en el vien­to del

DSK ha de­bi­li­ta­do la can­di­da­tu­ra de Mar­ti­ne Aubry al ad­mi­tir que pac­tó con ella un acuer­do de no agre­sión Cual­quier elec­tor que fir­me una de­cla­ra­ción a fa­vor de los va­lo­res de la iz­quier­da po­drá vo­tar en las pri­ma­rias

cam­bio que mues­tran las úl­ti­mas elec­cio­nes (mu­ni­ci­pa­les, re­gio­na­les y can­to­na­les) has­ta lle­gar al con­trol his­tó­ri­co del Se­na­do, el pa­sa­do 25 de sep­tiem­bre. Los can­di­da­tos ya tie­nen el fu­tu­ro de las pre­si­den­cia­les en­tre sus ma­nos. So­lo ha­ce fal­ta ne­go­ciar el vi­ra­je de las pri­ma­rias sin di­vi­sión irre­me­dia­ble.

La prue­ba pa­ra des­em­pa­tar a los va­lien­tes ca­ba­lle­ros con­sis­te en una se­rie de tres de­ba­tes pú­bli­cos y de una elec­ción pa­ra de­sig­nar el pro­ta­go­nis­ta pa­ra la gran ba­ta­lla. “Las pri­ma­rias per­mi­ten un en­fo­que del par­ti­do en la opi­nión pu­bli­ca y, so­bre to­do, lo más re­le­van­te es que in­tere­san mu­cho a la gen­te”, sub­ra­ya Gé­rard Grun­berg.

El éxi­to del com­ba­te de­pen­de­rá de la par­ti­ci­pa­ción de los vo­tan­tes. Al con­tra­rio que en las pri­ma­rias de 2006, don­de la to­ta­li­dad de los vo­tan­tes eran mi­li­tan­tes, las del pró­xi­mo 9 de oc­tu­bre se ca­rac­te­ri­za­rán por ser to­tal­men­te abier­tas. La con­di­ción pa­ra par­ti­ci­par en las pri­ma­rias so­cia­lis­tas con­sis­te en es­tar ins­cri­to en el cen­so elec­to­ral, pa­gar un eu­ro y fir­mar una car­ta de va­lo­res de iz­quier­da. “Me re­co­noz­co en los va­lo­res de la Iz­quier­da y de la Re­pú­bli­ca, en el pro­yec­to de una so­cie­dad de li­ber­tad, de fra­ter­ni­dad, de lai­ci­dad, de jus­ti­cia y de pro­gre­so so­li­da­rio”, se­ña­la la car­ta. Pa­ra mu­chos, es­ta de­fi­ni­ción pa­re­ce por lo me­nos con­fu­sa. El PS se defiende ex­pli­can­do que la car­ta es­tá re­dac­ta­da así pa­ra in­te­grar al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de vo­tan­tes.

Los ob­ser­va­do­res ha­blan de una mo­vi­li­za­ción que os­ci­la­rá en­tre los 500.000 y los 6 mi­llo­nes de vo­tan­tes. Con es­ta in­cer­ti­dum­bre, to­do pue­de ocu­rrir, aunque Fra­nçois Ho­llan­de pa­re­ce ser ca­si in­to­ca­ble pa­ra Gé­rard Grun­berg: “Si lo­gra am­pliar el elec­to­ra­do de iz­quier­da y cen­tro-iz­quier­da, po­dría pro­ba­ble­men­te ga­nar”, con­clu­ye.

Sé­go­lè­ne Ro­yal. La per­de­do­ra de las úl­ti­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les no pa­re­ce dis­po­ner del mis­mo apo­yo que en 2007.

46 Do­mi­ni­que Strauss-Kahn. El ex­di­rec­tor del FMI ha re­nun­cia­do a la ca­rre­ra elec­to­ral.

Fra­nçois Ho­llan­de. El an­ti­guo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta en­ca­be­za to­dos los son­deos pa­ra las pri­ma­rias del 9 de oc­tu­bre. Mar­ti­ne Aubry. Hi­ja de Jac­ques De­lors, no aca­ba de des­pe­gar en los son­deos pe­ro con­fía en ven­cer al fa­vo­ri­to, Ho­llan­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.