Neu­tri­nos pa­ra unas elec­cio­nes

Fal­ta una eter­ni­dad pa­ra el 20-N. Es la cam­pa­ña in­ter­mi­na­ble, que lle­ga, por fin, a su tiem­po de la ba­su­ra, con la ha­bi­tual co­lec­ción de me­di­das opor­tu­nis­tas y de pro­pues­tas y pro­me­sas irrea­li­za­bles.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS tiem­po@gru­po­ze­ta.es di­rec­tor.

Si ga­na las elec­cio­nes, “al PP, des­de el mi­nu­to uno, ni agua”, apun­tan con ra­bia en el PSOE

al­bert eins­tein, en el más allá de los ge­nios y de los cien­tí­fi­cos, qui­zá son­rió o tem­bló. Los re­sul­ta­dos de un ex­pe­ri­men­to, en­tre Sui­za e Ita­lia, apun­tan que unas par­tí­cu­las di­mi­nu­tas, lla­ma­das neu­tri­nos, son más ve­lo­ces que la luz. Po­co, pe­ro más rá­pi­das. El dog­ma de la re­la­ti­vi­dad de Eins­tein defiende que es im­po­si­ble. Na­die ha con­se­gui­do re­fu­tar­lo. Has­ta aho­ra. “La ma­yor par­te de las ver­da­des son re­la­ti­vas”, afir­ma Ma­rio Vargas Llo­sa en la en­tre­vis­ta que le ha­ce es­ta se­ma­na en Tiem­po San­tia­go Ron­ca­glio­lo. El No­bel aña­de: “Es la te­sis de Pop­per: la ver­dad es ver­dad mien­tras no se la re­fu­ta”. Los cien­tí­fi­cos son es­cép­ti­cos so­bre el ex­pe­ri­men­to que en­men­da­ría a Eins­tein. Es po­si­ble que ha­ya ha­bi­do al­gún error de me­di­ción, aunque otros más ima­gi­na­ti­vos ha­blan de otras di­men­sio­nes, tan po­si­bles, pa­re­ce, co­mo le­ja­nas de la com­pren­sión de la ma­yo­ría de los mor­ta­les. El tiem­po en cual­quier ca­so, el gran te­ma de Eins­tein, pon­drá en su mo­men­to a ca­da uno en su si­tio.

La ve­lo­ci­dad de los neu­tri­nos, más rá­pi­dos que la luz, se­ría muy útil pa­ra ace­le­rar la cam­pa­ña elec­to­ral es­pa­ño­la. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, por fin, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, di­sol­vió las Cor­tes y con­vo­có las elec­cio­nes, pe­ro to­da­vía que­da una eter­ni­dad has­ta el 20-N, una fe­cha que di­cen que fue ele­gi­da por los so­cia­lis­tas por sus re­mi­nis­cen­cias fran­quis­tas. No hay pre­ce­den­tes cer­ca­nos, ni en Es­pa­ña ni en Eu­ro­pa, de que se anun­cie la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes cua­tro me­ses an­tes. Ade­más, los pla­zos cons­ti­tu­cio­na­les en Es­pa­ña ya son bas­tan­te lar­gos. Tan pro­lon­ga­dos que, en el me­jor de los ca­sos, has­ta las vís­pe­ras de Na­vi­dad no ha­brá nue­vo Go­bierno. Son los mi­nu­tos, los días, las se­ma­nas, los me­ses in­clu­so de la ba­su­ra, ado­ba­dos con una mez­cla del po­pu­lis­mo y la de­ma­go­gia ha­bi­tua­les de cual­quier cam­pa­ña elec­to­ral.

Los so­cia­lis­tas que li­de­ra Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba es­tán des­mo­ra­li­za­dos. No son los úni­cos, sin em­bar­go. Tam­po­co rue­dan bien las co­sas pa­ra los pe­neu­vis­tas de Íñi­go Urkullu o pa­ra las hues­tes de Ar­tur Mas y Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da. El can­di­da­to del PSOE apu­ra sus ba­zas y, so­bre to­do, in­ten­ta evi­tar nue­vas desafec­cio­nes. Ha te­ni­do que vol­ver a pe­lear­lo, pe­ro ha con­se­gui­do que el Go­bierno no suba el 1 de oc­tu­bre el re­ci­bo de la luz, co­mo era pre­cep­ti­vo se­gún el ac­tual sis­te­ma de fi­ja­ción de pre­cios. El mi­nis­te­rio que di­ri­ge Miguel Sebastián ha­rá un dis­cu­ti­ble en­ca­je de bo­li­llos y re­tra­sa­rá esa subida, que po­dría ha­ber si­do del 6% más o me­nos, y que lle­ga­rá co­rre­gi­da y au­men­ta­da en enero, con el nue­vo año y go­bier­ne quien go­bier­ne. Ru­bal­ca­ba, con es­ta ac­ción, per­si­gue un ob­je­ti­vo do­ble: por una par­te es­qui­va ini­ciar la cam­pa­ña elec­to­ral ofi­cial con una im­po­pu­lar subida del re­ci­bo de la luz y, por otra, de­ja la pa­ta­ta ca­lien­te de los pre­cios eléc­tri­cos pa­ra el pró­xi­mo Go­bierno, en teo­ría pa­ra Ma­riano Ra­joy. “Al PP, des­de el mi­nu­to uno, ni agua”, es el gri­to más que de guerra, de re­sig­na­ción, de ra­bia, que lan­zan en el PSOE an­te la bas­tan­te pro­ba­ble -pe­ro aún pen­dien­te-vic­to­ria de los po­pu­la­res. La gran es­pe­ran­za del equi­po elec­to­ral de Ru­bal­ca­ba, que di­ri­ge Ele­na Va­len­ciano, es que las mis­mas en­cues­tas que au­gu­ran la ba­rri­da po­pu­lar in­di­can que has­ta 3,5 mi­llo­nes de vo­tan­tes no han de­ci­di­do qué ha­rán el 20-N.

El can­di­da­to so­cia­lis­ta se afe­rra a pe­que­ños gran­des asun­tos, pe­ro to­té- mi­cos pa­ra su clien­te­la más ra­di­cal, la que po­dría atra­car, de for­ma pro­vi­sio­nal, en los mue­lles de Iz­quier­da Uni­da. El pa­tri­mo­nio y los ri­cos son su úl­ti­mo gran man­tra. Ru­bal­ca­ba es­tá en­can­ta­do con el ban­que­ro Emi­lio Bo­tín, que ha di­cho en pú­bli­co que no es­tá de acuer­do -¡fal­ta­ría más!-con el re­su­ci­ta­do im­pues­to de pa­tri­mo­nio. Ma­de­ra pa­ra la cam­pa­ña so­cia­lis­ta. En el PP han vuel­to a apun­tar la reac­ción del pre­si­den­te del San­tan­der. Des­de ha­ce tiem­po no es el per­so­na­je más po­pu­lar en los cuar­te­les ge­ne­ra­les de los po­pu­la­res. Al­gu­nos, sin ir más le­jos, re­cuer­dan que so­lo se ha vis­to, con gran des­plie­gue gráfico, a Za­pa­te­ro acu­dir a la se­de de un gran ban­co o gran em­pre­sa y de­par­tir con su pre­si­den­te in­clu­so en man­gas de ca­mi­sa. Y eso ocu­rrió en la se­de ma­dri­le­ña del San­tan­der con Bo­tín. Ma­riano Ra­joy se en­tien­de me­jor con Fran­cis­co Gon­zá­lez, pre­si­den­te del BBVA, y no so­lo por­que tam­bién sea ga­lle­go, de Chantada (Lu­go), co­mo él.

En el tiem­po po­lí­ti­co de la ba­su­ra reaparecen to­do ti­po de pro­me­sas. Ru­bal­ca­ba in­ten­ta ga­nar­se el fa­vor de fun­cio­na­rios y pen­sio­nis­tas, pe­ro el PP tie­ne al­ma­ce­na­da mu­ni­ción abun­dan­te. Re­cor­dar con ma­cha­co­ne­ría que Ru­bal­ca­ba era vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno de Za­pa­te­ro, que apre­tó el cin­tu­rón a esos co­lec­ti­vos. Las otras es­tre­llas de la cam­pa­ña son los re­cor-

tes de gas­to so­cial pre­sen­tes -los que ha­cen al­gu­nas co­mu­ni­da­des y no so­lo del Par­ti­do Po­pu­lar-y fu­tu­ros y la tri­bu­ta­ción de los ri­cos. El pe­núl­ti­mo en apun­tar­se a la mo­da ha si­do Mas, que se de­cla­ra par­ti­da­rio de un im­pues­to pa­ra las gran­des for­tu­nas, aunque to­da­vía na­die las ha de­fi­ni­do. Mas abo­ga por un im­pues­to au­to­nó­mi­co, pe­ro siem­pre que lo apli­quen el res­to de co­mu­ni­da­des pa­ra evi­tar, cla­ro, la com­pe­ten­cia fis­cal y evi­tar que los ri­cos hu­yan de Ca­ta­lu­ña. Es de­cir, quién lo ha vis­to y quién lo ve, Ar­tur Mas pro­pug­na una es­pe­cie de so­li­da­ri­dad fis­cal-ac­ti­va in­ter­re­gio­nal, al­go así co­mo un mer­ca­do úni­co es­pa­ñol de im­pues­tos pa­ra ri­cos. Ade­más, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, al que no le cua­dran las cuen­tas, me­te la ti­je­ra en la sanidad, en re­si­den­cias de an­cia­nos y cen­tros de dis­ca­pa­ci­ta­dos. Re­tra­sa y re­du­ce pa­gos. Al­gu­nos lo en­ten­de­rán co­mo una pre­sus­pen­sión de pa­gos, lo que com­pli­ca to­da­vía más el cré­di­to de Ca­ta­lu­ña. Por eso, en vís­pe­ras del 20-N, in­sis­te en el pac­to fis­cal y en el im­pues­to pa­ra ri­cos. Tam­bién quie­re vo­tos. Es el tiem­po po­lí­ti­co de la ba­su­ra, a fal­ta de neu­tri­nos -que ace­le­ra­rían to­do-pa­ra unas elec­cio­nes.

Pre­cam­pa­ña. El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, se de­cla­ra par­ti­da­rio de un im­pues­to

au­to­nó­mi­co pa­ra las gran­des

for­tu­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.