Fút­bol y ne­go­cio

Tiempo - - EL BUZÓN - Fran­cesc Go­mis. bar­ce­lo­na

co­mo ciu­da­dano, ca­ta­lán y bar­ce­lo­nis­ta me sien­to aver­gon­za­do por la abru­ma­do­ra ma­yo­ría con la que la asam­blea de so­cios del Ba­rça apro­bó la ca­mi­se­ta de un país que no res­pe­ta los de­re­chos hu­ma­nos: Ca­tar. “Ra­zo­nes son pe­se­tas, y lo de­más son pu­ñe­tas”, tu­vo el des­ca­ro de de­cir uno de los in­ter­vi­nien­tes. En vano Ro­sell qui­so de­fen­der­se afir­man­do que “la nues­tra no es la cul­tu­ra del pe­lo­ta­zo”, alu­dien­do al Real Ma­drid. Unos y otros han pros­ti­tui­do el de­por­te, con­vir­tién­do­lo en un es­pec­tácu­lo pa­ra dis­traer a la ciu­da­da­nía de sus ver­da­de­ros pro­ble­mas. Tan in­to­ca­ble es el fút­bol, que ni se pro­tes­ta por los es­can­da­lo­sos suel­dos de ju­ga­do­res y di­rec­ti­vos (es­tos úl­ti­mos, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia cul­pa­bles de ne­go­cios, di­ga­mos, tur­bios). Mien­tras, los mé­di­cos e in­ves­ti­ga­do­res de­ben emi­grar, los pro­fe­so­res son des­pe­di­dos y el nú­me­ro de pa­ra­dos ron­da los cin­co mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.