La úl­ti­ma fae­na

To­ros en ca­ta­lu­ña

Tiempo - - ZOOM -

el ros­tro del dies­tro ca­ta­lán Serafín Ma­rín es in­ca­paz de ex­pre­sar una ale­gría ple­na y fes­ti­va. In­clu­so el ma­ta­dor pa­re­ce li­ge­ra­men­te aver­gon­za­do de ser pa­sea­do a hom­bros por Bar­ce­lo­na, pues sa­be que no hay mu­cho que ce­le­brar tras la úl­ti­ma co­rri­da de to­ros ce­le­bra­da en Ca­ta­lu­ña. El Par­la­men­to de esa re­gión ha de­ja­do sin tra­ba­jo a los ar­tis­tas y peo­nes del to­reo. Es pa­ra que­dar­se des­de lue­go con ca­ra de ton­to. Su­pon­gan que us­ted se con­vier­te en uno de los ma­gos más pun­te­ros de su pa­tria y que, al po­co tiem­po, el Con­gre­so de su país prohí­be el ejer­ci­cio de la ma­gia por con­si­de­rar­lo in­mo­ral. ¿Acaso no aca­ba­ría más per­ple­jo que el pro­pio Ma­rín? Pa­ra al­gu­nas per­so­nas los to­re­ros son sim­ples de­lin­cuen­tes. Mu­chos de esos an­ti­tau­ri­nos, sin em­bar­go, ca­re­cen de com­pa­sión ani­mal pa­ra pre­gun­tar a los lan­gos­ti­nos o a los ca­la­ma­res que se ce­nan cuán­tas tor­tu­ras han te­ni­do que pa­de­cer has­ta lle­gar al pla­to. ¿Qué opi­nan los to­ros de los to­re­ros? Nun­ca lo sa­bre­mos. Pe­ro jus­to es re­cor­dar que los to­ros dis­fru­tan de un ex­ce­len­te ni­vel de vi­da gra­cias al he­cho de que se les per­mi­te lu­char y mo­rir co­mo a ti­ta­nes ho­mé­ri­cos. Es su des­tino cruel, pe­ro tam­bién es he­roi­co, y no to­do lo vi­vo pue­de pre­su­mir de des­pe­dir­se del mun­do a lo gran­de. Las prohi­bi­cio­nes de há­bi­tos y cos­tum­bres son pro­pias de Go­bier­nos in­se­gu­ros y ne­cios, pues­to que lo prohi­bi­do pue­de tor­nar­se le­gen­da­rio y, por tan­to, más in­des­truc­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.