El pa­dre Re­ga­ti­llo

Na­da­ba co­mo un pez y co­no­cía co­mo na­die las co­rrien­tes, los re­mo­li­nos, el mar de fon­do, las ho­yas, el pe­li­gro­so es­pa­cio de las ro­cas y el len­gua­je de la ma­re­ja­da de la pla­ya de Oyam­bre.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

En esos tiem­pos no ne­ce­si­ta­ba la pla­ya to­rre­tas de vi­gi­lan­cia ni pro­fe­sio­na­les de sal­va­men­to, to­do lo abar­ca­ba el pa­dre Re­ga­ti­llo

los vie­jos ve­ra­nean­tes de Co­mi­llas lo co­no­cie­ron, y al­gu­nos de ellos vi­ven gra­cias a él. Ba­jo y cor­pu­len­to, con los bra­zos co­mo co­lum­nas y las pier­nas de hie­rro. Je­sui­ta. El pa­dre Re­ga­ti­llo ape­nas te­nía me­dia ho­ra de des­can­so, ba­ja­ba del se­mi­na­rio a la pla­ya de Oyam­bre y na­da­ba co­mo un pez, lo mis­mo en in­vierno que en ve­rano. Se co­no­cía las co­rrien­tes, los re­mo­li­nos, el mar de fon­do, las ho­yas, el pe­li­gro­so es­pa­cio de las ro­cas y el len­gua­je de la ma­re­ja­da. En ve­rano, cuan­do los usua­rios de la pla­ya lo veían lle­gar, res­pi­ra­ban con ali­vio. “Ahí es­tá el pa­dre Re­ga­ti­llo”.

Na­da­ba co­mo un atún y bu­cea­ba co­mo un pin­güino. No ne­ce­si­ta­ba la pla­ya de Oyam­bre, en aque­llos tiem­pos, to­rre­tas de vi­gi­lan­cia ni pro­fe­sio­na­les de sal­va­men­to. To­do lo abar­ca­ba y cum­plía el pa­dre Re­ga­ti­llo. Se ubi­ca­ba en la zo­na cen­tral de la pla­ya, a la que se ac­ce­día por un sen­de­ro pin­dio des­de el cha­lé del Club de Golf, el más an­ti­guo de la pe­nín­su­la, y que hoy se quie­ren car­gar los eco­lo­gis­tas por mo­ti­vos que ellos so­lo co­no­cen, re­sen­ti­mien­to e in­cul­tu­ra apar­te. El pa­dre Re­ga­ti­llo no per­día de­ta­lle de lle­ga­das y mo­vi­mien­tos. “Esos que se van ha­cia la de­re­cha no co­no­cen es­ta pla­ya”. Po­cos mi­nu­tos más tar­de, uno de esos, im­pru­den­te, se aden­tra­ba en el mar y pe­día so­co­rro. Y el pa­dre Re­ga­ti­llo lo sa­ca­ba con la mis­ma fa­ci­li­dad que una mor­sa se me­rien­da un aren­que.

Un año, la fi­gu­ra que­ri­da y ce­le­bra­da del pa­dre Re­ga­ti­llo no se de­jó ver por la pla­ya. Se aho­ga­ron 14 tu­ris­tas y una ve­ra­nean­te nu­dis­ta que bus­ca­ba el re­fu­gio orien­tal de Oyam­bre. Su au­sen­cia fue llo­ra­da por to­dos los pla­ye­ros. Se le­van­ta­ron to­rre­tas y lle­ga­ron los de sal­va­men­to de la Cruz Ro­ja. Se acu­mu­la­ba el tra­ba­jo, las pi­ca­das de los es­cor­pio­nes de mar, la an­gus­tia de los tra­ga­dos por las olas, los gri­tos de los fa­mi­lia­res de un ma­no­jo de ner­vios pi­dien­do au­xi­lio mar aden­tro. Con el pa­dre Re­ga­ti­llo to­do se so­lu­cio­na­ba. Era, ade­más, una gran per­so­na, un hom­bre de Dios y un es­pí­ri­tu ele­gi­do. El cu­ra-pez, el sa­cer­do­te atún, el clé­ri­go es­cua­lo, salvador de cen­te­na­res de vi­das en­tre las co­rrien­tes trai­do­ras de Oyam­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.