EL ÍDO­LO CAÍ­DO

El pa­dre de Ma­ri Luz Cor­tés se con­fie­sa pa­ra la re­vis­ta Tiem­po. Pen­só en sui­ci­dar­se cuan­do se que­dó so­lo en el ca­la­bo­zo en el que es­tu­vo el ase­sino de su hi­ja y cree que le han ten­di­do una tram­pa pa­ra im­pe­dir que se pre­sen­te el 20-N en las lis­tas del Part

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Al pa­dre co­ra­je se le ha caí­do a los pies el mun­do en el que ha tra­ba­ja­do es­tos úl­ti­mos tres años y me­dio pa­ra hon­rar la me­mo­ria de su hi­ja Ma­ri Luz e in­ten­tar cam­biar la Jus­ti­cia. Juan Jo­sé Cor­tés (Huel­va, 1969) pa­re­ce hoy un hom­bre aba­ti­do, tris­te, con me­nos vi­ta­li­dad que an­ta­ño, des­pués de ha­ber vi­vi­do dos no­ches en los ca­la­bo­zos de su ciu­dad, el mis­mo si­tio por el que pa­só el ase­sino de su pe­que­ña en su mo­men­to.

Al ini­cio de la en­tre­vis­ta con Tiem­po sub­ra­ya que na­da es com­pa­ra­ble al do­lor de la des­apa­ri­ción de su hi­ja aque­lla tar­de de enero de 2008 en la que él es­ta­ba en­tre­nan­do a su equi­po de fút­bol, pe­ro la pro­ce­sión va por den­tro. Se le no­ta to­ca­do aními­ca­men­te en el bar del par­que Moret don­de se produce la ci­ta. Un lu­gar que sue­le fre­cuen­tar des­de que vol­vió ha­ce seis me­ses a su ba­rrio onu­ben­se de El To­rre­jón, no muy le­jos de la ca­lle en la que San­tia­go del Va­lle en­ga­tu­só a la pe­que­ña Ma­ri Luz con una mu­ñe­ca de pe­lu­che al ver que es­ta­ba so­la com­pran­do chu­che­rías. Lue­go ven­dría el dra­ma.

“Tu­ve un pen­sa­mien­to muy ra­ro en el ca­la­bo­zo, de que que­rían que aca­ba­se con mi vi­da...”, mu­si­ta Cor­tés a du­ras pe­nas, con un nu­do en la gar­gan­ta, al re­cor­dar aque­llas ho­ras en la cel­da que le van a de­jar “se­cue­las de por vi­da muy im­por­tan­tes”. La idea del sui­ci­dio me­ro­deó por su ca­be­za cuan­do se que­dó so­lo en las de­pen­den­cias po­li­cia­les, pe­ro rá­pi­da­men­te quie­re lle­var la con­ver­sa­ción por otros de­rro­te­ros, qui­zás pa­ra qui­tar­se ese pen­sa­mien­to que le per­si­gue. “Me sien­to bien -pro­si­gue al­go más so­se­ga­do-, es­pe­ran­do que to­do se arre­gle, por­que cuan­do al­guien es inocen­te de al­go, no le tie­nen que dar ese tra­to. En­tien­do que qui­zás es so­lo un trá­mi­te, pe­ro es du­ro”. Y a mo­do de des­car­go, in­tro­du­ce su pri­me­ra de­fen­sa: “Nun­ca co­me­tí nin­gún de­li­to y si lo hu­bie­ra he­cho, lo di­ría. No ten­dría nin­gún res­que­mor en de­cir­lo”.

Lo mis­mo que el ase­sino.

Cor­tés fue de­te­ni­do en la no­che del 21 de sep­tiem­bre y lle­va­do a los ca­la­bo­zos de la Co­mi­sa­ría Pro­vin­cial de Huel­va jun­to a su pa­dre, Juan, dos her­ma­nos, Die­go y Va­len­tín, y un cu­ña­do su­yo tras una ri­ña fa­mi­liar a las dos de la ma­dru­ga­da que aca­bó con va­rios ti­ros de es­co­pe­ta con­tra la vi­vien­da en la que es­ta­ba Juan Fernández, un tío ma­terno. Ase­gu­ra que no te­nía an­te­ce­den­tes de nin­gún ti­po -“ni un par­te dis­ci­pli­nar en el co­le­gio”, ha­ce hin­ca­pié-, y que tu­vo que pa­sar por el in­có­mo­do tran­ce de de­jar las hue­llas dac­ti­la­res y sa­lir es­po­sa­do del fur­gón po­li­cial ca­mino de una au­dien­cia con el juez de guar­dia, tal y co­mo le su­ce­dió al ase­sino de su hi­ja.

El re­la­to de los he­chos de la pa­sa­da se­ma­na es muy con­fu­so por­que el ba­rrio de El To­rre­jón, uno de los más hu­mil­des de la ciu­dad pe­se a los in­ten­tos de la Jun­ta de An­da­lu­cía por reha­bi­li­tar­lo y con una ma­yo­ri­ta­ria pre­sen­cia de ve­ci­nos de et­nia gi­ta­na, apo­ya sin fi­su­ras a la fa­mi­lia de los Cor­tés y ha ex­ten­di­do la omer­tà o ley del si­len­cio so­bre el ca­so.

La Sub­de­le­ga­ción del Go­bierno tie­ne cons­tan­cia de una fuer­te dis­cu­sión y un pos­te­rior ti­ro­teo con­tra la vi­vien­da de Fernández, en la que ha­bía una do­ce­na de per­so­nas, en­tre ellas va­rios ni­ños, y cu­yo re­sul­ta­do fue un herido le­ve por un per­di­go­na­zo en la ca­be­za, quien tras ser aten­di­do en un cen­tro mé­di­co de­ci­dió de­nun­ciar el ca­so an­te la po­li­cía. Se­gún el re­la­to de la mu­jer de Cor­tés, Ire­ne Suá­rez, a una te­le­vi­sión, la fa­mi­lia de su ma-

ri­do se to­mó la jus­ti­cia por su mano tras va­rias se­ma­nas de pro­vo­ca­cio­nes y co­mo res­pues­ta al re­pro­che fi­nal de que “no tu­vie­ron hue­vos pa­ra ma­tar al ase­sino” de Ma­ri Luz. Es de­cir, el ojo por ojo, la ley del Ta­lión tan co­mún den­tro de la co­mu­ni­dad gi­ta­na cuan­do se tra­ta de sal­var el ho­nor y la hon­ra de una fa­mi­lia.

Des­de la des­apa­ri­ción de la pe­que­ña has­ta que se en­con­tró el cuer­po sin vi­da en la ría de Huel­va pa­sa­ron unos me­ses en los que el ase­sino y su fa­mi­lia con­vi­vie­ron en la mis­ma ca­lle con las sos­pe­chas y el odio cre­cien­te de los Cor­tés y el ba­rrio. To­dos co­no­cían los an­te­ce­den­tes pe­dó­fi­los de Del Va­lle y en él se po­sa­ron las mi­ra­das des­de el mis­mo mo­men­to de la des­apa­ri­ción, pe­ro mu­chos se aguan­ta­ron las ga­nas de to­mar­se la jus­ti­cia por su mano has­ta que la po­li­cía re­sol­vie­se el ca­so. En la ac­tua­li­dad, la ca­sa aban­do­na­da de Del Va­lle y fa­mi­lia, con los cris­ta­les ex­te­rio­res he­chos añi­cos y los mue­bles ti­ra­dos por el sue­lo, son el re­cuer­do vi­si­ble de aquel dra­ma y de la pos­te­rior ira ve­ci­nal cuan­do to­do se su­po.

Con ese lu­gar fan­tas­mal con­vi­vía Juan Jo­sé Cor­tés des­de prin­ci­pios de año tras su vuel­ta a El To­rre­jón y una ex­pre­sión del ti­po “me ca­go en tus muer­tos”, que al pa­re­cer sol­tó su tío ma­terno, fue el des­en­ca­de­nan­te de los úl­ti­mos he­chos. Se­gún la ver­sión po­li­cial, a la vuel­ta de Cor­tés de su pro­gra­ma de te­le­vi­sión en Se­vi­lla en la no­che del 21 de sep­tiem­bre fue in­for­ma­do por los su­yos de la su­pues­ta afren­ta a su hi­ja (es su muer­to más querido) y, en un arre­ba­to de fu­ria, to­dos ellos de­ci­die­ron sal­var el ho­nor de la pe­que­ña y de la fa­mi­lia por las bra­vas. Un tes­ti­go di­jo ver a Cor­tés ba­jar­se de un

co­che ne­gro y sa­car del ma­le­te­ro una ga­rra­fa blan­ca, no se sa­be si con ga­so­li­na o al­gún pro­duc­to al­ta­men­te in­fla­ma­ble, mien­tras los dos her­ma­nos, el pa­dre y el cu­ña­do por­ta­ban ar­mas de fue­go. Uno de ellos dis­pa­ró con­tra la fa­cha­da de la ca­sa, en to­tal, una de­ce­na de ve­ces.

Tras las pos­te­rio­res de­ten­cio­nes y su pa­so por los ca­la­bo­zos, la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Huel­va im­pu­so a los cin­co miem­bros de la fa­mi­lia Cor­tés una or­den de ale­ja­mien­to de An­to­nio Fernández de 50 me­tros y la prohi­bi­ción de co­mu­ni­car­se con él, amén de las co­rres­pon­dien­tes impu­tacio­nes ju­di­cia­les por pre­sun­tas le­sio­nes, ame­na­zas y da­ños, y la obli­ga­ción de pre­sen­tar­se an­te el juez ca­da quin­ce días.

El pa­dre de Ma­ri Luz re­ba­te el re­la­to ofi­cial y di­ce que fue a co­mi­sa­ría a in­tere­sar­se por la suerte de su her­mano pe­que­ño, Va­len­tín, quien fue el pri­me­ro en ser de­te­ni­do. “Yo ha­bía ido a pre­gun­tar por qué ha­bían de­te­ni­do a mi her­mano y, al fi­nal, me en­cuen­tro con que ter­mino tam­bién den­tro. Creí que to­do ha­bía si­do un error y una equi­vo­ca­ción con­mi­go, y que a las po­cas ho­ras iba a es­tar con mi mu­jer y mis hi­jos, pe­ro al fi­nal vie­ron que ha­bía pre­sa don­de hin­car el dien­te”, ex­pli­ca.

Du­ran­te su es­tan­cia en de­pen­den­cias po­li­cia­les em­pie­za a dar­se cuen­ta de que, a su jui­cio, se tra­ta de una encerrona. “Mi her­mano me con­tó lo que le ad­vir­tie­ron los po­li­cías na­da más de­te­ner­le: ‘Hom­bre, un Cor­tés... ma­ña­na sa­lís to­dos en la pren­sa’, y así fue”. La per­so­na que ini­ció ha­ce tres años y me­dio una ba­ta­lla pa­ra que los po­lí­ti­cos mo­di­fi­quen el Có­di­go Pe­nal con el fin de que se re­co­ja la ca­de­na per­pe­tua re­vi­sa­ble y que se ela­bo­re una lis­ta de pe­de­ras­tas, se to­pa­ba aho­ra de bru­ces con la Jus­ti­cia. Por ello, ve una mano ocul­ta de­trás de su ca­so. “Es­ta­mos a cin­cuen­ta días de las elec­cio­nes y con eso lo es­toy di­cien­do to­do”.

El pa­dre de Ma­ri Luz cen­su­ra, en es­pe­cial, la ac­tua­ción del sub­de­le­ga­do del Go­bierno, Ma­nuel Ba­go, quien tie­ne a sus ór­de­nes a los po­li­cías que se per­so­na­ron en la ba­rria­da la no­che de los he­chos.

Cor­tés di­ce que fue a co­mi­sa­ría a in­tere­sar­se por su her­mano pe­que­ño y que allí lo de­tu­vie­ron En su ba­rrio im­pe­ra el ojo por ojo tan co­mún cuan­do se tra­ta de sal­var el ho­nor y la hon­ra de una fa­mi­lia

“En­se­gui­da que se en­te­ró de que yo es­ta­ba en co­mi­sa­ría hi­zo una no­ta de pren­sa en la que se de­cía que yo iba a pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial, an­tes in­clu­so que lo su­pie­ra mi pro­pio abo­ga­do. Un error que de­be­ría pa­gar con su res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca”, exi­ge con vehe­men­cia. La ofi­ci­na de Ba­go nie­ga es­te ex­tre­mo.

En su opi­nión, si al­guien es­ta­ba in­tere­sa­do en man­char la ima­gen de Cor­tés, es­te era el mo­men­to. Su nom­bre es uno de los fi­cha­jes es­tre­lla de los que se ha ha­bla­do en el PP an­da­luz de ca­ra a las pró­xi­mas elec­cio­nes del 20-N, pe­ro aho­ra su can­di­da­tu­ra que­da en el ai­re, por no de­cir que irre­me­dia­ble­men­te he­ri­da de muer­te. Mien­tras ha­ce su re­la­to de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, su mó­vil re­ci­be men­sa­jes de so­li­da­ri­dad y al­gu­na que otra lla­ma­da de sus com­pa­ñe­ros del PP, par­ti­do al que lle­gó tras es­tar afi­lia­do al PSOE an­tes del dra­ma de su hi­ja y flir­tear pos­te­rior­men­te con UPD cuan­do em­pe­zó a mo­vi­li­zar­se pa­ra re­co­ger fir­mas por to­da Es­pa­ña. “Ho­la Manolo, ¿có­mo es­tás?... El buen to­re­ro es el que se le­van­ta des­pués de una co­gi­da y se po­ne de nue­vo fren­te al to­ro”, le di­ce por te­lé­fono a un ami­go del PP local. Tras col­gar, vuel­ve a dar­le vuel­tas al asun­to.

“Sa­bía que al­gún día iban a in­ten­tar al­go –di­ce en voz ba­ja–. Mu­cha gen­te es­tá in­tere­sa­da en que el mi­to de Juan Jo­sé Cor­tés se cai­ga, pe­ro no lo van a con­se-

guir”, apos­ti­lla. Él, que se veía ya en los es­ca­ños del Con­gre­so de los Dipu­tados de­fen­dien­do la cau­sa por la que ha lu­cha­do des­de me­dia­dos de 2008, es cons­cien­te aho­ra de que el par­ti­do de Ma­riano Ra­joy se lo pen­sa­rá mu­cho an­tes de in­cluir­le en las lis­tas por Huel­va pa­ra el 20-N, al es­tar impu­tado. “Es­pe­ro que to­da la tra­mi­ta­ción ju­di­cial no per­ju­di­que. Lo pri­me­ro que se tie­ne que ha­cer es con­fiar en mí. La pre­sun­ción de inocen­cia es un de­re­cho de to­do ciu­da­dano, cuan­do he vis­to po­lí­ti­cos que se han lan­za­do al cue­llo en se­gui­da”. En ese pun­to, su ros­tro se cris­pa.

Que­re­lla con­tra dos so­cia­lis­tas.

En su men­te es­tá el que­re­llar­se con­tra los dipu­tados so­cia­lis­tas an­da­lu­ces Miguel Ángel Váz­quez y Ma­nuel Pez­zi -“¿Sa­béis si Ra­joy se va a fo­to­gra­fiar de nue­vo con Juan Jo­sé Cor­tés? El PP in­ten­ta eli­mi­nar la he­me­ro­te­ca”, es­cri­bió es­te úl­ti­mo en Twit­ter tras la de­ten­ción-, así co­mo con­tra el coor­di­na­dor re­gio­nal de IU, Die­go Val­de­ras, que le han cri­ti­ca­do en los úl­ti­mos días. “No en­tien­do que ha­yan em­pe­za­do a des­vir­tuar mi ima­gen cuan­do ellos tie­nen en sus lis­tas a impu­tados, con car­gos mu­cho más gra­ves, por lle­var­se el di­ne­ro de to­dos los es­pa­ño­les, su­pues­ta­men­te. Has­ta que no se de­mues­tre lo con­tra­rio, to­do el mun­do es inocen­te”.

Esa pre­sun­ción de inocen­cia es a la que se aga­rra co­mo un cla­vo ar­dien­do. Cor­tés ase­gu­ra que su tío An­to­nio ha re­ti­ra­do la de­nun­cia (tam­bién, aunque no lo di­ce, ha te­ni­do que aban­do­nar el ba­rrio) y aho­ra es­pe­ra que el juez ar­chi­ve la cau­sa una vez le lla­me a de­cla­rar y pue­da con­tar su re­la­to, “con el que mu­cha gen­te se va a que­dar sor­pren­di­da”, con el fin de que el asun­to ter­mi­ne “en una sim­ple anéc­do­ta”. Si bien, hay que pre­ci­sar que tan­to el juez co­mo los po­li­cías es­tán obli­ga­dos a in­ves­ti­gar los in­di­cios de de­li­to (es­tá pro­ba­do que hu­bo dis­pa­ros y un herido) aunque se ha­ya re­ti­ra­do la de­nun­cia. Por eso, qui­zás, cuan­do se acla­re to­do se­rá ya de­ma­sia­do tar­de pa­ra las pre­ten­sio­nes po­lí­ti­cas del pa­dre de Ma­ri Luz.

“Si no pue­do ir en las lis­tas, voy a se­guir reivin­di­can­do la re­for­ma de la Jus­ti­cia por el bien de to­dos los ciu­da­da­nos y del pro­pio sis­te­ma ju­di­cial”, in­di­ca de for­ma ta­jan­te. In­clu­so, ha­ría una mar­cha has­ta Ma­drid, pre­su­mi­ble­men­te con Ra­joy ya en La Mon­cloa, pa­ra so­li­ci­tar cam­bios en el sis­te­ma y ser la voz de los que pi­den la ci­ta­da ca­de­na per­pe­tua re­vi­sa­ble y una lis­ta de pe­de­ras­tas. “Voy a lu­char has­ta que me mue­ra”, aña­de por si no ha que­da­do cla­ra su de­ter­mi­na­ción.

Cor­tés afir­ma sen­tir­se arro­pa­do y querido por el ba­rrio, que se ha querido ma-

Cor­tés cree que no de­be ser ex­clui­do de las lis­tas del PP por­que hay impu­tados por car­gos más gra­ves

ni­fes­tar a su fa­vor en los úl­ti­mos días, aunque él quie­re aban­do­nar de nue­vo la ba­rria­da en la que ha pa­sa­do los peo­res mo­men­tos de su vi­da. Du­ros re­cuer­dos en los que se­gu­ra­men­te se ges­ta­ron el úl­ti­mo epi­so­dio de vio­len­cia ver­bal y fí­si­ca en el seno de su fa­mi­lia. Con to­do, se re­sis­te a pen­sar que el PP le pue­da dar la es­pal­da en es­tos mo­men­tos, con el 20-N tan cer­ca. “No en­ten­de­ría que des­pués de tres años y me­dio de lu­cha, por un pe­que­ño de­ta­lle que ha­ya ocu­rri­do en un mo­men­to con­cre­to, to­da tu lu­cha se ven­ga aba­jo. Se­ría in­jus­to que en el úl­ti­mo mi­nu­to del par­ti­do te ha­gan un pe­nal­ti y te de­jen fue­ra de la com­pe­ti­ción”, afir­ma.

El apo­yo de Ra­joy.

Las alu­sio­nes al fút­bol flu­yen cons­tan­tes de su bo­ca, pues es­te de­por­te ha si­do su re­fu­gio des­de la des­apa­ri­ción de su hi­ja Ma­ri Luz (ver re­cua­dro en pá­gi­na 20). “Bus­ca­ré siem­pre el apo­yo del par­ti­do, pues so­lo no vas a nin­gún si­tio, co­mo su­ce­de en los te­rre­nos de jue­go”, se­ña­la so­bre su fu­tu­ro con el Par­ti­do Po­pu­lar, al que ha pues­to a dis­po­si­ción su pues­to de ase­sor en te­mas de Jus­ti­cia. Es más, re­cuer­da que tan­to Ra­joy co­mo el lí­der

po­pu­lar en An­da­lu­cía, Javier Are­nas, apo­ya­ron su cau­sa y le ani­ma­ron a tra­ba­jar por un es­ca­ño en Ma­drid, en vez de de­di­car­se a la ac­ción mu­ni­ci­pal, don­de a mu­cha gen­te de El To­rre­jón le gus­ta­ría ver­le. “No se­ría un ver­so suel­to en Ma­drid, qui­zás una voz que cla­ma en el de­sier­to, pe­ro al fin y al ca­bo, una voz”, opi­na Cor­tés so­bre su pre­ten­di­da aven­tu­ra po­lí­ti­ca en la ca­pi­tal.

Cuan­do se acer­ca la ho­ra de pa­gar las be­bi­das en el bar, un car­te­ro le ve de le­jos y le en­tre­ga en mano un en­vío a su nom­bre. Son las co­sas de ser la per­so­na más co­no­ci­da del ba­rrio. “La úni­ca pe­na que me da es que mis hi­jos ha­yan vis­to esa ima­gen yen­do al ca­la­bo­zo”, se la­men­ta un Cor­tés que es­tá en li­ber­tad, pe­ro con car­gos, y que sub­ra­ya que si hu­bie­ra he­cho al­go ma­lo en la vi­da, lo pa­ga­ría sin un atis­bo de du­da. “Aho­ra me han pues­to co­mo Bin La­den y quién me qui­ta a mí esa man­cha”, se pre­gun­ta. “Por mu­cho que yo de­mues­tre lo con­tra­rio, la gen­te se que­da con lo que ya ha vis­to”. Una dura con­fe­sión cuan­do ape­nas que­dan ya dos me­ses pa­ra los co­mi­cios del 20-N y la con­fec­ción de las lis­tas se cie­rra el día 17 de oc­tu­bre.

Sa­li­da. Juan Jo­sé Cor­tés, a su sa­li­da de los juz­ga­dos de Huel­va la ma­ña­na si­guien­te a su de­ten­ción. Le es­pe­ra­ba una nu­be de fo­tó­gra­fos.

Jus­ti­cia. Cor­tés y su es­po­sa, en el cen­tro de la ima­gen, fue­ron muy crí­ti­cos con la Jus­ti­cia cuan­do se su­po el desen­la­ce del ca­so Ma­ri Luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.